Conéctate a nuestras redes
Gentlemen Gentlemen

Discos

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

Publicado

en

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para nadar contra la corriente, y una conciencia adulta y comprometida. Todos estos factores se conjugaron para convertir a “Gentlemen” en uno de los discos más relevantes de una época que no le reconoció ese estatus en su momento, pero que, con la perspectiva que entrega la distancia temporal, va quedando poco a poco como uno de los bastiones escondidos de una época que fácilmente fue minimizada y estigmatizada, y que tuvo mucho más que grunge y britpop.

Hoy, es natural encontrar en la música negra a un componente esencial de los quiebres rítmicos y sonoros que hacen más rico el panorama de las canciones, pero esto tiene directa relación con la preponderancia alcanzada por el hip hop, y también por el surgimiento de intérpretes que revalorizaron el R&B para el pop. A finales de los 80 esa mezcla no era algo que impactara en el rock, pero Greg Dulli fue formado con esa impronta, viendo en figuras como Al Green, Stevie Wonder o Prince a verdaderos ídolos y, pese a vivir en un lugar conservador, sabía que en el movimiento de las caderas y el groove de un bajo bien instalado había una energía que superaba las diferencias.

Incluso al propio Dulli le costó instalar esta mezcla en su sonido característico. Le tomó un par de discos, muchos conciertos y algunas peleas notar cómo el rock de The Afghan Whigs necesitaba esa cadencia para expresar lo que se hacía urgente. En medio de franela y pelo largo, Dulli y los suyos se ponían trajes, se peinaban y combinaban. Nada de eso les quitaba potencia y se ganaron una reputación tal con ello, que saltaron desde la en ese momento quebrada, pero emblemática etiqueta Sub Pop, hacia el sello Elektra. En medio de un crecimiento basado en la diferencia, esos desencuentros hicieron que Dulli quebrara una relación y esas serían las vísceras desde las cuales “Gentlemen” se haría carne.

Aunque el disco tiene una mirada prominentemente masculina, Dulli escribe y piensa en el álbum como una forma de examinar de forma brutal las relaciones humanas, alejándose de los eufemismos y de la mentira del amor romántico. Aunque ahora existe un conocimiento de cómo la dinámica hollywoodense de pareja es algo construido, pocas veces se había puesto bajo la lupa, en especial desde una visión que ve en el hombre a un ente multidimensional que no sólo sufre, sino que hace sufrir, y que no busca una retribución o un regreso al pasado, sino que sencillamente acepta que se equivoca. Aunque no es explícito en ello, Dulli en “Gentlemen” aborda las aristas de la naturaleza de lo masculino, lo que culturalmente se le asocia, los roles que debe tomar, y mucho más. Más aún: en el disco la voz de un hombre dominante es la que poco a poco se va apagando para dar paso al acto de escuchar. No sólo existe una alquimia que transforma el vital rock de The Afghan Whigs en algo sabroso, sino que la mezcla involucra las voces y los hablantes que se disponen. En vez de dejarse llevar por el ego, está el mérito amplio de entender lo que el disco y las canciones requieren.

Desde el rol que se debe jugar (“Gentlemen”) se pasa al contraste entre lo que se espera románticamente y lo que el sentido más bruto quiere (“Be Sweet”). Las fachadas se caen en “Debonair” justo antes de la separación (“When We Two Parted”), el intento de recaída (“Fountain And Fairfax”) y el bloqueo interior inaguantable (“What Jail Is Like”). Una acrobacia de sentimientos que quiebran al hablante, que queda a merced de, por fin, escuchar. Y eso ocurre cuando Dulli le deja el micrófono a Marcy Mays, quien canta en “My Curse”, y lo hace dejando en claro que, aunque el hombre tenga un dominio dado por múltiples instancias, siguen existiendo posibilidades de igualar el campo y que el opresor sea oprimido –donde más le duele–. Con esa revelación viene “Now You Know”, acusando recibo y quitando del camino el pasado.

Este es un arco casi conceptual, pero se da con fluidez y sin elementos forzados. Quizás tiene que ver que en una sola noche Dulli hizo las voces de seis canciones, pero es más que eso. Hay un entendimiento de cómo las relaciones decaen y de la estética que la banda necesitaba disponer en un disco. “Gentlemen” enfrentó las tendencias de géneros más estáticos y dispuso el soul al servicio de la rabia de una guitarra distorsionada, o al R&B como pauta para la sección rítmica.

Viendo cómo el disco se desenvuelve, no es extraño que se rinda un homenaje a los sonidos que lo sostienen con un cover de “I Keep Coming Back”, popularizada por Tyrone Davis. En vez de usar sus palabras, Dulli entiende que existe alguien que expresa mejor eso, y a él le queda interpretar para dejar casi como si fueran los créditos el final con “Brother Woodrow”, un instrumental que parece soundtrack de película, abriendo el abanico de sensaciones.

En un álbum que busca representar prácticas masculinas, es el hombre el que queda poco a poco sin voz para dar paso a otras, otros, y al acto de oír al resto. Despojado de la carga omnipresente del ego, existe un crecimiento palpable, y donde otros hurgaban en sensaciones adolescentes de rabia y angustia, The Afghan Whigs se hace de un disco que tuvo mucho más en juego y que recién en este presente de perspectivas más conscientes se puede ver cómo intentó cambiar reglas y, más importante, mostrar el camino que se podía seguir. Lástima que no se enteraran por allá en 1993.


Artista: The Afghan Whigs

Disco: Gentlemen

Duración: 48:56

Año: 1993

Sello: Elektra Records


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

The Afghan Whigs – “How Do You Burn?”

Publicado

en

How Do You Burn?

¿Cuál es la motivación detrás del arte? Es una incógnita inabarcable porque tiene tantas variaciones como personas en el planeta, e incluso más allá cuando lo colaborativo acaece. Por eso, cuando Mark Lanegan le preguntó a Greg Dulli “How Do You Burn?”, que podría traducirse a “¿Qué te prende?”, no sólo le entregó el título del noveno disco de The Afghan Whigs, sino también materializa lo que está detrás de esta segunda vida de la agrupación de Cincinatti: lo que enciende las pasiones y motivaciones de Dulli, quien a estas alturas maneja la caravana, y en esta ocasión lo hace a alto octanaje.

No es raro que el primer track y single, “I’ll Make You See God”, entregue el tono más incendiario de la banda en décadas, sino que además sea una llamarada que traspasa sensibilidades. Tan raro como suena, The Afghan Whigs en 2022, con esta canción que fue lanzada este año, aparece en el soundtrack de Gran Turismo 7, y sin duda que calza con el perfil lleno de velocidad y acción de una franquicia de carreras de autos. Pero sí es extraño porque, en general, las bandas que se dan una segunda oportunidad pierden fuerza o foco, y en este álbum pareciera que Dulli estuviera más atento a los detalles que nunca.

Puede ser que la sombra de Lanegan cuide como ángel de la guarda el alma de este trabajo, así como la pérdida de Dave Rosser lo hizo sobre el lanzamiento de “In Spades” (2017), y es que el fallecido partner de Greg en The Twilight Singers irrumpe como una capa extra de intriga en “The Getaway” (pese a que no aparece explicitado en los créditos) y en forma más evidente en “Jyja” y “Take Me There”. Esta última en especial, tiene mucho de bohemio, oscuro, atribulado y todos esos adjetivos que siempre se le asignaron a Mark Lanegan, mientras en medio, como un eco, se asoma una melodía que recuerda a la gran “Oriole” del álbum anterior. Asimismo, hay esquirlas de Spoon y su “Do I Have To Talk You Into It” en la fresquísima y vibrante “A Line Of Shots”.

Donde brilla y quema este disco es en la variedad de sonidos presentados. Este año se cumple una década desde que The Afghan Whigs se reuniera para hacer shows en vivo y, aunque este trabajo fue hecho muy a distancia, con Dulli tomando el comando, la cantidad de colores engaña la primera escucha. Pareciera que no hay tanta coherencia o foco, pero, a diferencia de “In Spades”, aquí existe una vocación de ideas muy distintas entre sí, que se reúnen en texturas similares. El hilo conductor viene a través de la voz de Dulli, o de la forma de producir que mantiene la cadencia sensual que siempre ha acompañado a los Whigs incluso en los momentos más tristes y arrojados, como ocurre con el magnánimo cierre de “In Flames”, que poco a poco va dejando el plano terrenal para llevar a lo indefinido, casi como el vuelo de las cenizas que deja este disco a su paso.

Imposible no mencionar el reencuentro casi 30 años después con Marcy Mays, quien vuelve tras su aparición en “My Curse” del álbum esencial “Gentlemen” (1993) en “Domino And Jimmy”, una canción donde se ahonda en los traumas de estos mismos personajes, golpeados por el tiempo y la resignación, pero quizás viviendo por primera vez. Un deleite que no juega desde la nostalgia, sino desde la reflexión, sin perder pie y mente en el presente.

¿Qué te prende? ¿Qué te lleva a hacer lo que haces, y bien? A diferencia de los autos, la creatividad no tiene un motor o un combustible únicos, y por ello, más que una respuesta, este disco de The Afghan Whigs entrega un ánimo, un alma, una alternativa incluso, porque más que fuego, calor o explosiones, “How Do You Burn?” termina siendo una bocanada de aire fresco que puede servir para muchas cosas, ya sea para avivar los fuegos y estos quemen todo más rápido, o también para respirar hondo y seguir adelante, vivos y sin mirar atrás.


How Do You Burn?Artista: The Afghan Whigs

Disco: How Do You Burn?

Duración: 39:35

Año: 2022

Sello: Royal Cream / BMG


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

How Do You Burn? How Do You Burn?
DiscosHace 3 días

The Afghan Whigs – “How Do You Burn?”

¿Cuál es la motivación detrás del arte? Es una incógnita inabarcable porque tiene tantas variaciones como personas en el planeta,...

Gnosis Gnosis
DiscosHace 4 días

Russian Circles – “Gnosis”

Con ocho discos a su haber, Russian Circles sigue proponiendo argumentos cada vez más densos en su tejido sonoro. Si...

The Mars Volta The Mars Volta
DiscosHace 1 semana

The Mars Volta – “The Mars Volta”

Difícilmente exista banda que lo haya inventado o interpretado todo, pero es complejo poder renovarse cuando prácticamente se ha abarcado...

Will Of The People Will Of The People
DiscosHace 3 semanas

Muse – “Will Of The People”

Muse es una banda extrema, y no por el acercamiento caótico y áspero a la música que suele englobar este...

You Belong There You Belong There
DiscosHace 4 semanas

Daniel Rossen – “You Belong There”

Las separaciones o entradas en híato de las bandas son un momento incómodo para todos los involucrados, partiendo por los...

The Alchemist’s Euphoria The Alchemist’s Euphoria
DiscosHace 1 mes

Kasabian – “The Alchemist’s Euphoria”

Kasabian vuelve después de cinco años con su séptimo álbum, y luego de que durante 2020 su ex frontman, Tom...

Baby Baby
DiscosHace 1 mes

Petrol Girls – “Baby”

Política, contingencia y un discurso absolutamente incendiario. Tres aspectos que nos permiten trazar el terreno artístico en el que se...

Sometimes Forever Sometimes Forever
DiscosHace 1 mes

Soccer Mommy – “Sometimes, Forever”

Soccer Mommy trae a la mesa el sonido de los 90 con una mirada joven y actual, mezclando a su...

Radiate Like This Radiate Like This
DiscosHace 1 mes

Warpaint – “Radiate Like This”

Seis años pasaron desde que Warpaint presentara su disco “Heads Up” (2016) y, a pesar de que todas sus integrantes...

Life Is Yours Life Is Yours
DiscosHace 2 meses

Foals – “Life Is Yours”

Partieron siendo cinco y ahora quedan tres; después de que en el documental “Rip Up The Road” (2019) pudimos ver...

Publicidad
Publicidad

Más vistas