Conéctate a nuestras redes

Discos

Echo & The Bunnymen – Meteorites

Publicado

en

Hace 36 años Echo & The Bunnymen inició una carrera musical que influenció a generaciones, y también a la cultura musical posterior. Los ochentas era el escenario en que marcaban tendencia con su característica caja de ritmos y el estilo post-punk que flirteaba con la veta dark. Sorteando dificultades al interior de la formación original, así como la muerte de uno de sus integrantes a fines de aquella década, la banda logró forjar un nombre reconocible y admirado por muchos, construyendo el honor y estilo que lucen hasta el día de hoy. Sin embargo, los Bunnymen de los ochentas no son los mismos del siglo veintiuno.

ECHO AND THE BUNNYMEN 01“Meteorites”, producido por Youth (Martin Glover de Killing Joke y de The Fireman), es el duodécimo álbum de estudio, el tercero engendrado durante los 2000, pero el primero tras cinco años de silencio. Lo que se suponía iba a ser un proyecto solista y biográfico de McCulloch, terminó por incluir a Will Sergeant, aprovechando la gracia de tener, entonces, a dos de sus miembros originales en la formación. La comunión entre McCulloch y Sergeant generó mucha expectación, así como las declaraciones del primero, anunciando que “Meteorites” sería el mejor trabajo del grupo en un largo tiempo y que había cambiado su vida. Sin embargo –y sin poner en duda la convicción del autor respecto a su propio trabajo-, tras escuchar el disco completo, aflora una sensación agridulce, pues si bien se trata de una agrupación talentosa y bien reputada, sólo algunas canciones logran sobresalir de verdad, mientras que la mayoría quedan estancadas en lo repetitivo, atrapadas en un estilo ahora más inclinado al pop comercial con tintes alternativos, sobre todo porque las melodías vocales no tienen casi ninguna variación a lo largo del disco.

Al principio las cosas parecen funcionar. “Meteorites” –la canción- empieza con una lenta introducción ambiental tirando a psicodélica, para luego dar un giro melancólico a cargo de la guitarra de Sergeant, melancolía que se acentúa aún más cuando McCulloch comienza a cantar “Esperanza, ¿dónde está la esperanza en mí? ¿Puede ser hallada entre todos los fantasmas en mí? El humo asfixia el fuego en mí. ¿Seré hallado por alguien cercano a mí?”. Luego suena “Holy Moses”, canción que evoca una luminosidad inesperada, pero que termina abusando de los coros y de la repetición, y he ahí el gran inconveniente del disco, pues se queda detenido en melodías muy simples, fraseos repetitivos y un sonido cliché carente de la intensidad de antaño. Todo ello provoca que la primera escucha sea un poco tediosa, como si estuviésemos oyendo la misma canción durante mucho tiempo. Independientemente de esto, el disco tiene buenos momentos, como “Constantinople”, canción que reproduce un sonido oriental con la guitarra y un toque excéntrico mediante los efectos resonantes de la voz de McCulloch. Sólo por mencionar un detalle: el coro se ve muy desprovisto de esfuerzo redundando en que “hace mucho frío en Constantinopla”.

ECHO AND THE BUNNYMEN 02“Lovers In The Run” es otra destacable gracias a los coqueteos con la guitarra latina, y a ratos pareciera que podría aparecer algo de los primeros trabajos más lúgubres, tipo “Heaven Up Here” (1981) u “Ocean Rain” (1984). Pero así como algunos temas destacan, hay otros que pasan sin pena ni gloria, como es el caso de “Is This A Breakdown?”, que cae en la monotonía y lentitud excesiva de una cadencia poco explotada que, si bien no es mala, tampoco propone nada nuevo. “Market Town” es una canción entretenida, con la guitarra como su piedra angular, otorgándole un ritmo dinámico, incluso bailable. La letra inclinada a la oscuridad no se condice con la música vivaz, hecho que otorga cierta actitud al tema. Por otro lado, “Burn It Down” viene siendo la única canción donde la voz de McCulloch se diferencia del resto del conjunto, pero termina abusando de esto. El adorno excesivo de los coros y los efectos del eco terminan agotando, e impiden que el resto de los instrumentos también se desenvuelvan.

Aun conservando una estética definida, pero demostrándonos que se ha quedado en una zona de confort desde donde no pretende arriesgar mucho, la icónica banda de Liverpool exhibe a través de “Meteorites” un estatus y clase aceptable, pero queda coja en relación a la innovación e intensidad que los hizo célebres en épocas anteriores y que tanto se echa de menos. No hay otra forma de decirlo, a veces las comparaciones se vuelven odiosas, pero ciertamente necesarias.

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Rodrigo.

    13-Ago-2014 en 3:05 pm

    Muy buena crítica. Hecha desde una mirada neutral y sin fanatismos. Concuerdo con en el review de Camila.

Responder

Discos

The Black Dahlia Murder – “Verminous”

Publicado

en

Verminous

Cambiando la tendencia de lanzar un nuevo álbum cada dos años, The Black Dahlia Murder libera “Verminous”, su noveno material de estudio, un trabajo que no se aleja de su esencia sonora característica. Desde su concepción, la banda liderada por el vocalista Trevor Strnad y el guitarrista Brian Eschbach fue parte de una camada de agrupaciones que empezaron a desarrollar el metalcore proveniente de la década anterior, pero el enfoque de los oriundos de Michigan iba en canalizar el death metal melódico desde sus raíces históricas y, a su vez, más extremas, logrando crear una carrera auténtica y consolidada dentro del metal a nivel mundial.

Una breve introducción –donde la claridad de cada instrumento es clave– da paso a “Verminous”. Con una vibra en sus riffs más ligada al thrash metal, el trayecto es una muestra de algunos elementos que han sido pulidos a través de los años. Este acercamiento facilita la transición a “Godlessly”, donde la progresión es llevada a su aspecto más letal, para coronar el primer tercio presentando “Removal Of The Oaken Stake”, con una galopante estructura que sostiene el andar de la canción, tomando lo mejor de los dos mundos que conviven en el sonido de TBDM.

La forma de componer de la agrupación no se ha visto afectada, considerando los cambios de alineación durante sus anteriores discos, y esto continúa validando la suma de elementos que perfeccionan hasta su propuesta actual. Durante la etapa del oscuro y bien catalogado “Everblack” (2013), la llegada del bajista Max Lavelle y del baterista Alan Cassidy reforzó la calidad de lo que parecía encontrar techo creativo,  y desde “Nightbringers” (2017) la llegada del guitarrista Brandon Ellis influye con sus arreglos orientados al heavy metal, en solos con filosa ejecución, encajando en la cohesionada sección rítmica, que es parte fundamental del ambiente de “Verminous”.

Canciones como “Child Of Night”, “The Leather Apron’s Scorn” y “The Wereworm’s Feast” son vertiginosas en su vaivén entre abrasivo ritmo y melódicos espacios, debido al intrincado trabajo de cuerdas cumpliendo en asimilar cada estilo orgánicamente, lo que es apoyado por Alan Cassidy y una batería soberbia. “Dawn Of Rats” permite que el trabajo de percusión brille por la precisión y su incendario despliegue. La narrativa de cada álbum TBDM es llevada por la singular voz de Strnad con su inconfundible registro, añadiendo un matiz que potencia su gutural y su métrica, aportando un valor agregado fundamental para el sonido de la banda. De esta forma, cada canción contiene las dosis precisas e implacables de ferocidad y epicidad.

Cercanos a las dos décadas, “Verminous” engancha de inmediato, validando nuevamente la posición de la banda, puesto que es un larga duración tan apto para fanáticos como para nuevos oyentes. Es notable la convicción de unos tipos que durante 2001 fueron marginados por nichos más tradicionales y, paradójicamente, lo que mantiene tan vigente a The Black Dahlia Murder es rendir honores a los precursores de los sonidos que se materializan en sus obras, con un cambio de tuerca aceitada constantemente por la versatilidad de sus integrantes y, sobre todo, por la pasión hacia la música extrema, que es una guía ideal para crear un trabajo tan vibrante como “Verminous”.


Artista: The Black Dahlia Murder

Disco: Verminous

Duración: 35:52

Año: 2020

Sello: Metal Blade Records


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Verminous Verminous
DiscosHace 10 horas

The Black Dahlia Murder – “Verminous”

Cambiando la tendencia de lanzar un nuevo álbum cada dos años, The Black Dahlia Murder libera “Verminous”, su noveno material...

Mestarin Kynsi Mestarin Kynsi
DiscosHace 4 días

Oranssi Pazuzu – “Mestarin Kynsi”

Tal como asegura la banda, Oranssi Pazuzu es un proyecto donde la reinvención es un principio intransable. Convencidos por la...

Trust Fall (Side B) Trust Fall (Side B)
DiscosHace 5 días

Incubus – “Trust Fall (Side B)”

En tiempos convulsionados y previos a un inimaginable aislamiento mundial al que nos veríamos inducidos, a fines de 2019 Incubus...

Titans Of Creation Titans Of Creation
DiscosHace 1 semana

Testament – “Titans Of Creation”

Por regla general, las bandas son reconocidas por sus primeros trabajos. El factor sorpresa, la novedad y la furia en...

HUMAN. :||: NATURE. HUMAN. :||: NATURE.
DiscosHace 2 semanas

Nightwish – “HUMAN. :||: NATURE.”

Desde los albores de las primeras civilizaciones, cuando los hombres comenzaron a registrar objetos y acciones a partir de símbolos...

Earth Earth
DiscosHace 2 semanas

EOB – “Earth”

Bajo perfil, escudero de Radiohead y uno de sus pilares creativos, Ed O’Brien asoma con su esperado lanzamiento en solitario...

Guardians Guardians
DiscosHace 2 semanas

August Burns Red – “Guardians”

La consistencia en una banda se relaciona con la habilidad para desarrollar una identidad que evite que cada trabajo discográfico...

Sawayama Sawayama
DiscosHace 3 semanas

Rina Sawayama – “SAWAYAMA”

En un viaje al pasado y con miras hacia el futuro, “SAWAYAMA”, el esperado LP debut de Rina Sawayama, es...

Brave Faces Everyone Brave Faces Everyone
DiscosHace 3 semanas

Spanish Love Songs – “Brave Faces Everyone”

El contexto de una pandemia global poco ayuda a dejar de tener entre ceja y ceja la desigualdad, y también...

The Loves Of Your Life The Loves Of Your Life
DiscosHace 3 semanas

Hamilton Leithauser – “The Loves Of Your Life”

Desde que The Walkmen decidió hacer una pausa indefinida en 2013, Hamilton Leithauser, ex líder y voz de la banda,...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: