Conéctate a nuestras redes

Discos

Eagles Of Death Metal – Zipper Down

Publicado

en

Hace siete años que Eagles Of Death Metal no llegaba con una placa. En ese período, Josh Homme las hizo todas: pasó del under al mainstream con Queens Of The Stone Age, se anotó un trabajó con un ex Led Zeppelin, e incluso, desde las perillas en “Humbug” (2009), le cambió la cara al sonido de Arctic Monkeys. Sin embargo, después de tanto prodigio, parecía necesario dejar de ser el alumno aplicado del curso y encontrar un momento para divertirse, y si de esto se trata, qué mejor compañía que la de Jesse “The Devil” Hughes, todo un personaje de la escena –aparte de músico, Hughes es un ministro protestante, próximo a contraer el sagrado vínculo con una ex actriz del cine para adultos– para respirar otros aires y anotarse un nuevo capítulo con EODM.

EAGLES OF DEATH METAL 01Esta vez, sin embargo, y posiblemente debido a la alta exposición de Homme, la llegada de “Zipper Down” ha sido tremendamente anticipada, gozando de un nivel de atención que la banda nunca tuvo en el pasado. Y la verdad es que no es difícil confundirse con EODM creyendo que se trata del proyecto alternativo de Josh Homme, cuando, para ser justos, la realidad indica que se trata de la criatura de Hughes, tanto así, que de las diez “nuevas” canciones, “Complexity”, “I Love You All The Time” y “Oh Girl” son cortes reciclados del ignorado “Honkey Kong” (2011), trabajo solista de Jesse Hughes, editado bajo el nombre de Boots Electric.

Para abrir los fuegos de “Zipper Down”, y casi como una declaración de principios, “Complexity”, corte de base rock glam bailable, marcado desde el inicio por una pesada línea de bajo, llama a la necesidad de mantener las cosas simples: “No se necesita nada sofisticado / sólo el ABC”, apunta la canción. Luego, “Silverlake (K.S.O.F.M.)” mantiene el ánimo y aprovecha la oportunidad para reírse de la cultura hipster de Los Angeles, pero no es sino hasta la rock boogie “Got A Woman”, de letra estilo “shake your ass, babe”, que la personalidad del disco queda claramente definida; acá todos son invitados a la fiesta y podemos incluso imaginar a Barry de la película “High Fidelity” (2000) corriendo a acompañar el tema con las palmas. Sin duda, un imperdible de esta entrega.

EAGLES OF DEATH METAL 02Casi hacia la mitad, el disco se da espacio para el romanticismo, primero con “I Love You All The Time”, tema rock de medio tiempo, del tipo balada romántica de desencanto, y luego, en la misma línea, pero con un aire más sombrío, en “Oh Girl” encontramos a un Jesse Hughes de sentida y bien lograda interpretación vocal. “Got The Power” vuelve a subir la energía, resucitando el sonido de la época “Peace, Love, Death Metal” (2004), poniendo en evidencia uno de los puntos de contraste con “Heart On” (2008), donde el sonido blues garage rock alcanzó un tono más pesado que hoy parece no encajar. “Skin-Tight Boogie”, por otro lado, funciona como testimonio fiel de las personalidades que definen la banda, mezclando de excelente manera sintetizadores y guitarras, e incluyendo en las voces a Tuesday Cross, la futura “señora Hughes”. Hacia la recta final, la versión de “Save A Prayer” se anota uno de los momentos inesperados del álbum, cambiando los sintetizadores del original de Duran Duran por guitarras y bajo, para reflotar este clásico de los ochenta sobre encuentros fortuitos de una noche. Por último, bajando la cortina, “The Reverend” vuelve sobre el sonido rock garage que el dúo entrega una y otra vez sin problemas.

Cuarta entrega de EODM, siete años de espera, Josh Homme con un largo peregrinar fuera de los sonidos del original “Peace, Love, Death Metal” y un Jesse Hughes que encarna en sí mismo el estilo y las contradicciones del rockstar de la vieja escuela. Buena parte de lo que traen hoy ya venía editado por Hughes, sin embargo, es imposible no notar cómo la combinación Homme/Hughes es capaz de sumar claramente más que sus partes, dando origen a una propuesta musical de base rock tradicional que logra sonar natural, espontánea y capaz de mirar de frente (y reírse de ella incluso) a la vereda más seria y snob del mundillo rockero. Puede que no sepamos de ellos por un buen rato, pero, como demuestran hoy en perfectos 34 minutos, parecen estar siempre listos para llegar a ocupar su lugar, porque la fórmula no es compleja y sigue siempre bien calibrada para hacernos pasar un buen rato.

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Alvaro

    26-Oct-2015 en 9:16 pm

    Muy buena reseña del nuevo disco de EODM. Para los que somos neofitos sobre este grupo es verdad que uno se sorprende con el estilo. preparandose antes de poner play a escuchar voces de ultratumba al son de duros riffs, este grupo te invita a pasar un buen rato incluyendo canciones algo mas suaves. .
    En el ciberespacio encontré algo que Josh Homme anuncia sobre el disco “en un estudio independiente, cuatro de cada tres doctores definen Zipper down como un orgasmo auditivo iluminado por un haz de locura”.

Responder

Discos

Marika Hackman – “Any Human Friend”

Publicado

en

Any Human Friend

Es muy común escuchar que, para que el ser humano sea realmente feliz, debe estar en paz consigo mismo; conocerse, quererse, transparentar lo que se es frente al espejo. La auto aceptación implica abrazar lo propio con autenticidad y ser honesto consigo mismo y con los demás, invitando a decir lo que se piensa sin tapujos y a no dejarse llevar por códigos sociales restrictivos ni preocuparse por el qué dirán. Esto es exactamente lo que hace Marika Hackman, cantante y multiinstrumentista británica, en su tercer larga duración “Any Human Friend”, una entrega marcada tanto por el cambio de sonido, como por el toque gráfico y sincero en la lírica respecto a su intimidad y mundo interior.

El inicio está marcado por “Wanderlust”, un tema acústico que engaña a quien lo oye por vez primera, pues lleva a pensar que Hackman vuelve a sus raíces con una línea más unplugged. Es menester recordar que la hija de Sub Pop Records emprendió vuelo bajo el alero de sonidos de cuerda inundados de melancolía, tanto en su debut “We Slept At Last” (2015) como en su primer EP, “That Iron Taste” (2013), por ello, el opening de esta saturada pieza puede entenderse como un regreso a dicha corriente sonora. Pero no. Es solamente una exquisita trampa, pues el sintetizador comienza a agarrar fuerza para dar paso a “The One”, el popero, memorable y bailable segundo sencillo de este compilado. Consolidándose como un punto fuerte de este álbum, su ritmo encabezado por guitarras y su lírica relacionada al creciente e insoportable ego de una estrella de rock arruinada por sus populares pero desdichadas composiciones, hacen de este un tema digno de cantar a todo pulmón (y a coro).

A lo largo del disco, la artista juega con canciones que se contraponen, pero que se funden de forma perfecta. Una fórmula que se hace evidente en los más de 41 minutos es pasar de creaciones más pausadas, reposadas y sentimentales, a otras colmadas de energía, agilidad, vigor y honestidad. Cambios radicales, pero intrigantes y encantadores, son pilar fundamental y principal razón de que el tercer LP de Hackman sea tan cautivante. Es cosa de entregarse sin problemas a la explícita y seductora “All Night”, transitar posteriormente por una ágil y seca melodía en “Blow”, para luego ceder al frenesí y desborde del crudo primer single “I’m Not Where You Are”, y finalmente perderse en la apacible “Send My Love”.

A medida que el LP avanza, se aprecia lo favorable que fue para la británica seguir por la senda que comenzó a trazar con “Boyfriend” hace un par de años, donde se propuso no limitarse ni censurarse en la composición. En una industria dominada por el hombre, con letras de amor, lujuria o desenfreno emanadas y creadas desde un lugar y punto de vista masculino, Marika rompe barreras y abulta el archivo de líricas LGBTQ añadiendo el punto de vista de una mujer queer en el plano emocional y sexual. Sin dejar espacio para la imaginación, la cantante explicita y hace una oda al autoplacer femenino en “Hand Solo”, detallando maniobras, efectos y pensamientos que danzan en torno al mismo y, a su vez, sacándole la lengua a todos ellos que creen que es un tabú del cual no debería hablarse.

La sinceridad nunca se había escuchado tan fuerte y tan despojada de vergüenzas, y en su tercer álbum, Marika Hackman da cátedra de una reveladora metamorfosis. Empoderada de un sonido fuerte, pero frágil a la vez, la artista se desenvuelve más segura que nunca, a pesar de que lo mezcla con la épica tarea de desnudarse física y emocionalmente ante el universo. Más humana que nunca, la artista prueba que el exponer aspectos que el mundo heteronormativo y patriarcal considera a menudo como debilidades, tales como el no querer una relación normal, el autosatisfacerse sexualmente o el reconocer y hablar de la fragilidad mental, solamente la hacen más fuerte, pues tiene el arma más potente de todas: el autoconocimiento.


Artista: Marika Hackman

Disco: Any Human Friend

Duración: 41:01

Año: 2019

Sello: Sub Pop Records


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Any Human Friend Any Human Friend
DiscosHace 5 días

Marika Hackman – “Any Human Friend”

Es muy común escuchar que, para que el ser humano sea realmente feliz, debe estar en paz consigo mismo; conocerse,...

Order In Decline Order In Decline
DiscosHace 6 días

Sum 41 – “Order In Decline”

En tres años y dos discos, Sum 41 demostró que las segundas oportunidades pueden hacer una gran diferencia. Fue en...

Terraformer Terraformer
DiscosHace 2 semanas

Thank You Scientist – “Terraformer”

Thank You Scientist es de aquellas propuestas que, desde la primera escucha, resultan un descubrimiento fresco y satisfactorio; un proyecto...

Bon Iver Bon Iver
DiscosHace 2 semanas

Bon Iver – “i,i”

La música que Justin Vernon ha creado como Bon Iver siempre ha sido asociada a las estaciones del año, desde...

First Taste First Taste
DiscosHace 2 semanas

Ty Segall – “First Taste”

Ty Segall es sin lugar a duda una de las mentes más inquietas de esta década. Comenzando el segundo semestre...

CALIGULA CALIGULA
DiscosHace 3 semanas

Lingua Ignota – “CALIGULA”

No es fácil confrontar una obra cuando esta contiene un carácter tan personal y exigente, lo que compromete aún más...

Blood Year Blood Year
DiscosHace 3 semanas

Russian Circles – “Blood Year”

Pioneros de un post rock grave y con esencia metal, herederos de las más oscuras influencias del sludge, e inclasificables...

Fear Inoculum Fear Inoculum
DiscosHace 3 semanas

Tool – “Fear Inoculum”

Hasta hace unas semanas, la idea de escuchar material nuevo de Tool parecía totalmente inviable; algo más cercano al rumor...

Fever Dream Fever Dream
DiscosHace 4 semanas

Of Monsters And Men – “Fever Dream”

Una de las historias de éxito más curiosa de la década es la de Of Monsters And Men. Si bien,...

Guy Walks Into A Bar Guy Walks Into A Bar
DiscosHace 4 semanas

Mini Mansions – “Guy Walks Into A Bar…”

Mini Mansions, la banda formada por Michael Shuman, bajista de Queens Of The Stone Age, Zach Dawes, bajista de The...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: