Conéctate a nuestras redes

Discos

Drowning Pool – Hellelujah

Publicado

en

Si hay algo bueno de la música, es que esta es inmensamente democrática. En ese sentido, las formas que puede adoptar para complacer a la humanidad en su totalidad son infinitas. Así, es imposible establecer absolutos cuando se evalúa de forma cualitativa un disco, puesto que aquello dependerá del sujeto que escucha. No obstante lo anterior, es posible establecer algunas premisas básicas en relación a una creación específica, en atención a determinadas características que sean relevantes a un público objetivo. Históricamente, en el rock ha prevalecido el criterio de la trascendencia por sobre la popularidad, y la calidad cuantificable por sobre la apreciación del comercio. En tal orden de ideas, este último trabajo de Drowning Pool, “Hellelujah”, será “bueno” o “malo” dependiendo de la identidad del oyente, pero sí es posible sostener que busca privilegiar el verso fácil, el coro catchy, por sobre el perenne manto de la experimentación y la complejidad.

DROWNING POOL 01Lo anterior, si bien es cierto constituye un juicio que se sostiene por las razones que se expondrán, no significa de forma alguna que “Hellelujah” sea un álbum que carezca de méritos. Es imperioso insistir en aquello: habrán quienes encontrarán en él una fuente inagotable de entretención y fuerza, porque posee aquellos elementos en demasía y, en ese sentido, canciones como “Push” o “Snake Charmer” serán suficientes para oídos que buscan un relajo después del trabajo o una música ambiental para un malón con amigos. Sin embargo, no se puede señalar lo mismo si es que el oyente espera encontrar canciones que lo sorprendan o que constituyan una novedad en el metal, porque el disco carece del factor sorpresa.

En efecto, en él se encuentran la amalgama de sonidos que se han reproducido desde finales de los noventa hasta hoy en día, con excepción quizás del  metalcore: “Goddamn Vultures”, de estrofas pegajosas y riff en tono bajo, es un tema que perfectamente pudo haber sido considerada en “Sinner” (2001) álbum que los catapultó a la fama del ya extinto nü metal y que contó con la performance del fallecido vocalista Dave Williams; “Hell To Pay” es un tema que tributa al metal más alternativo de bandas como Hellyeah o Stone Sour, pero sin la profundidad emotiva que aporta un Corey Taylor en las voces; “Another Name” rememora las manoseadas melodías que han profitado en bandas como Seether o Staind, sin marcar ninguna diferencia compositiva que agregue valor a las cuerdas de C.J. Pierce; “My Own Way” traza líneas similares a lo hecho por Machine Head, diferenciándose sólo en que esta pieza es algo más jocosa que alguna similar escrita por los dirigidos de Robb Flynn. Y así, se podría estar cotejando las reminiscencias a lo largo de los casi 49 minutos que dura este LP sin que se encuentre originalidad alguna. No se trata de que se le exija a Drowning Pool que descubran la rueda –la que, por cierto, en el mundo de la música se encuentra rodando hace rato–, pero sí que es preciso apuntar que este trabajo no aporta singularidad alguna.

DROWNING POOL 02En consideración a lo señalado en el párrafo anterior, y hablando en términos de trascendencia, no habrá ningún antes o después de “Hellelujah” en la órbita del rock. Esta historia no se dividirá con ocasión de la edición de temas como “By The Blood” o “All Saints Day” por más potencia que destilen, por lo que, en términos de contexto, no hay temor en señalar que es un álbum baladí que seguramente sobrevivirá sólo en alguna plataforma de música online.

Y aquel sino es lo que distingue a la música, puesto que por más trivial que sea a los ojos de los demás, habrán aquellos que lo encuentren como una pieza única e irrepetible, excelente en todo sentido y que vale la pena cada segundo de ella. Aquello hablará que, por más que se utilice una fórmula, por más que se repitan o se copien melodías y riffs –porque eso es en definitiva este álbum–, la música en sí será empíricamente incombustible.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

José González – Local Valley

Publicado

en

Local Valley

Los intercambios musicales entre distintas culturas siempre son bienvenidos, aunque hayan sido derivados de circunstancias aciagas, como tener que huir de la tristemente célebre cadena de dictaduras sudamericanas en los años setenta. Bien lo sabe José González, nacido en Suecia dos años después del exilio de sus padres argentinos, llevándose ellos consigo la trova latinoamericana y la música popular brasileña a los verdes parajes escandinavos. Si bien, para muchos es conocido por el celebrado cover a “Heartbeat” de los coterráneos The Knife, tampoco está mal como punto de partida para encontrarse con una discografía que, aunque espaciada, no pierde su sello a estas alturas inconfundible, haciendo de la guitarra acústica con cuerdas de nylon y el fingerpicking su marca indeleble. Seis años tuvieron que pasar para volver a tener noticias en larga duración desde su “Vestiges & Claws” (2015), este 2021 con “Local Valley”.

Muchas cosas han ocurrido durante estos seis años, pero la fórmula envolvente del sonido de González sigue ahí, aunque con algunos cambios estructurales: prácticamente no hay percusiones orgánicas; de hecho, en canciones como “Lilla G” y “Swing” prueba montar sus arreglos sobre bases electrónicas con un resultado similar a los experimentos electrónico-orgánicos de Arthur Russell, sólo que intercambiando cello por guitarra. Sin ser un álbum conceptual, el título del mismo –traducido al español en una de sus canciones– tiene un marcado cariz reflexivo, con preguntas existenciales y compromiso con la humanidad y el planeta sin caer en agotes new age ni universalismos. De hecho, “Local Valley” podría perfectamente hacer referencia a la Tierra como un único “valle local”, donde se supone que todos deberíamos llevarnos bien, pero no es así.

Este álbum, además, es el primero en el que González canta en los tres idiomas que domina: inglés, español (como prueba, uno de sus singles llamado “El Invento”) y sueco, en este último sin perder la costumbre de revisitar compatriotas y hacer una bella y simple rendición de “En Stund På Jorden” de la sueca de ascendencia iraní Laleh. También se hace un homenaje a sí mismo revisitando de forma intimista “Line Of Fire” de su banda Junip, resultando con este vuelco una especie de “While My Guitar Gently Weeps” de The Beatles, completamente despojada de decorativos y entregada a ese adorable y clásico juego de acordes descendentes. En otro frente circulan “Visions” y “Lasso In” con sus clásicos rasguidos y arpegios volátiles y, en otro distinto, van “Tjomme” y “Head On”, mucho más vitales y percutivas.

Mucho se ha hablado en la historia musical de González de las similitudes con Nick Drake, y en realidad no ha hecho muchos intentos de ocultarlo tampoco. Conocido es su cover de “Cello Song” junto al dúo de folktronica germano-estadounidense The Books, pero en “Horizons” se hace muy patente, casi obvio. Su música no habita en grandes festivales, sino que habita en lugares pequeños, muy acorde a la vuelta a los conciertos post-pandemia; sesiones íntimas, alejadas de lo maquinal y cercanas a la fragilidad de las arquitecturas sonoras que rehúyen de los murallones de efectos y capas interminables de pistas (aunque no reniega de la duplicidad de pistas vocales para reforzar el punto), y entregándole un efecto hipnótico y repetitivo que juega al esconder cada nota y hacerla aparecer en un lugar distinto de la canción.

“Local Valley” es, sin lugar a duda, su apuesta más arriesgada dentro de los márgenes y limitaciones que la propuesta autoimpone, conciliando su impronta eminentemente acústica con toques de electrónica sutil y uno que otro colchón sintético que en “Visions” asoma tímidamente. Y la naturaleza de las apuestas reside en ganar o perder y acá José González gana lo suficiente para invertir en un futuro promisorio, donde los elementos que más adelante quiera agregar simplemente no deben restar, sino sumar. Aunque entre tanto número muchas veces nos olvidemos de lo esencial y lo humano, eso que en este álbum rebosa.


Local ValleyArtista: José González

Disco: Local Valley

Duración: 41:55

Año: 2021

Sello: City Slang / Mute


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Local Valley Local Valley
DiscosHace 3 días

José González – Local Valley

Los intercambios musicales entre distintas culturas siempre son bienvenidos, aunque hayan sido derivados de circunstancias aciagas, como tener que huir...

Superstate Superstate
DiscosHace 5 días

Graham Coxon – Superstate

Lo de Graham Coxon es un ejemplo de aquellos artistas que, siendo parte de una banda de éxito masivo y...

Pilgrimage Of The Soul Pilgrimage Of The Soul
DiscosHace 1 semana

MONO – “Pilgrimage Of The Soul”

En su último trabajo, MONO apuesta por subir el volumen. Los ocho tracks que contiene “Pilgrimage Of The Soul” proponen...

A Beginner’s Mind A Beginner’s Mind
DiscosHace 2 semanas

Sufjan Stevens & Angelo De Augustine – “A Beginner’s Mind”

Durante la última década, Sufjan Stevens ha musicalizado la visión apocalíptica del futuro con complejas composiciones sobre la desesperanza y...

HEY WHAT HEY WHAT
DiscosHace 2 semanas

Low – “HEY WHAT”

Pese a ser uno de los nombres insignes de ese ambiguo subgénero denominado slowcore, la banda Low jamás ha aceptado...

Senjutsu Senjutsu
DiscosHace 2 semanas

Iron Maiden – “Senjutsu”

Iron Maiden en su mejor forma. No hay otra manera de describir el trabajo que La Doncella logra con su...

Sometimes I Might Be Introvert Sometimes I Might Be Introvert
DiscosHace 3 semanas

Little Simz – “Sometimes I Might Be Introvert”

¿Cómo puede una voz introvertida alzarse ante las injusticias del mundo? ¿Cuáles son las herramientas de una persona tímida para...

GLOW ON GLOW ON
DiscosHace 3 semanas

Turnstile – “GLOW ON”

Es un hecho que no se puede reinventar la rueda, a nadie debería sorprenderle, pero tal vez sí se pueden...

Cool Cool
DiscosHace 1 mes

Colleen Green – “Cool”

Una caja de ritmos y una guitarra fueron suficientes para que Colleen Green llamara la atención en 2013 con “Sock...

Donda Donda
DiscosHace 1 mes

Kanye West – “Donda”

Donda West, la madre de Kanye, falleció en 2007 por complicaciones en una serie de cirugías plásticas. Hacia 2019, West...

Publicidad
Publicidad

Más vistas