Conéctate a nuestras redes

Discos

Drowning Pool – Hellelujah

Publicado

en

Si hay algo bueno de la música, es que esta es inmensamente democrática. En ese sentido, las formas que puede adoptar para complacer a la humanidad en su totalidad son infinitas. Así, es imposible establecer absolutos cuando se evalúa de forma cualitativa un disco, puesto que aquello dependerá del sujeto que escucha. No obstante lo anterior, es posible establecer algunas premisas básicas en relación a una creación específica, en atención a determinadas características que sean relevantes a un público objetivo. Históricamente, en el rock ha prevalecido el criterio de la trascendencia por sobre la popularidad, y la calidad cuantificable por sobre la apreciación del comercio. En tal orden de ideas, este último trabajo de Drowning Pool, “Hellelujah”, será “bueno” o “malo” dependiendo de la identidad del oyente, pero sí es posible sostener que busca privilegiar el verso fácil, el coro catchy, por sobre el perenne manto de la experimentación y la complejidad.

DROWNING POOL 01Lo anterior, si bien es cierto constituye un juicio que se sostiene por las razones que se expondrán, no significa de forma alguna que “Hellelujah” sea un álbum que carezca de méritos. Es imperioso insistir en aquello: habrán quienes encontrarán en él una fuente inagotable de entretención y fuerza, porque posee aquellos elementos en demasía y, en ese sentido, canciones como “Push” o “Snake Charmer” serán suficientes para oídos que buscan un relajo después del trabajo o una música ambiental para un malón con amigos. Sin embargo, no se puede señalar lo mismo si es que el oyente espera encontrar canciones que lo sorprendan o que constituyan una novedad en el metal, porque el disco carece del factor sorpresa.

En efecto, en él se encuentran la amalgama de sonidos que se han reproducido desde finales de los noventa hasta hoy en día, con excepción quizás del  metalcore: “Goddamn Vultures”, de estrofas pegajosas y riff en tono bajo, es un tema que perfectamente pudo haber sido considerada en “Sinner” (2001) álbum que los catapultó a la fama del ya extinto nü metal y que contó con la performance del fallecido vocalista Dave Williams; “Hell To Pay” es un tema que tributa al metal más alternativo de bandas como Hellyeah o Stone Sour, pero sin la profundidad emotiva que aporta un Corey Taylor en las voces; “Another Name” rememora las manoseadas melodías que han profitado en bandas como Seether o Staind, sin marcar ninguna diferencia compositiva que agregue valor a las cuerdas de C.J. Pierce; “My Own Way” traza líneas similares a lo hecho por Machine Head, diferenciándose sólo en que esta pieza es algo más jocosa que alguna similar escrita por los dirigidos de Robb Flynn. Y así, se podría estar cotejando las reminiscencias a lo largo de los casi 49 minutos que dura este LP sin que se encuentre originalidad alguna. No se trata de que se le exija a Drowning Pool que descubran la rueda –la que, por cierto, en el mundo de la música se encuentra rodando hace rato–, pero sí que es preciso apuntar que este trabajo no aporta singularidad alguna.

DROWNING POOL 02En consideración a lo señalado en el párrafo anterior, y hablando en términos de trascendencia, no habrá ningún antes o después de “Hellelujah” en la órbita del rock. Esta historia no se dividirá con ocasión de la edición de temas como “By The Blood” o “All Saints Day” por más potencia que destilen, por lo que, en términos de contexto, no hay temor en señalar que es un álbum baladí que seguramente sobrevivirá sólo en alguna plataforma de música online.

Y aquel sino es lo que distingue a la música, puesto que por más trivial que sea a los ojos de los demás, habrán aquellos que lo encuentren como una pieza única e irrepetible, excelente en todo sentido y que vale la pena cada segundo de ella. Aquello hablará que, por más que se utilice una fórmula, por más que se repitan o se copien melodías y riffs –porque eso es en definitiva este álbum–, la música en sí será empíricamente incombustible.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Genghis Tron – “Dream Weapon”

Publicado

en

Dream Weapon

Pasar de un sonido arrollador e irrefrenable hacia una propuesta etérea y mucho más sobria, es un movimiento que causa sorpresa viniendo de una banda como Genghis Tron. Luego de más de una década de ausencia discográfica, “Dream Weapon” es un giro inesperado, que deja la sensación de reinvención por sobre la consigna de continuidad. Un trabajo donde el riesgo es alto, pero cuyo resultado es sólido y mira hacia adelante.

El factor tiempo fue uno de los primeros ingredientes que componen este nuevo álbum. Ya han pasado 13 años desde que “Board Up The House” posicionó a la banda dentro de un espacio donde convive la música extrema con los arreglos electrónicos, marcando una huella profunda, que incluso suena novedosa en la actualidad. No fue hasta principios de este año que los estadounidenses dieron las primeras luces de un tercer trabajo. Mediante los singles “Dream Weapon”, “Ritual Circle” y “Pyrocene”, Genghis Tron despertaba interés y dejaba en claro que este retorno se articularía desde una fórmula diferente. Estos adelantos son, precisamente, una ventana al concepto sonoro del disco, donde las guitarras ceden protagonismo a los sintetizadores, generando composiciones sumamente hipnóticas, en las que los guiños al ambient y el krautrock viajan con fluidez a lo largo del tracklist.

La apertura instrumental con “Exit Perfect Mind” es el inicio apropiado para generar esta idea de abstracción y luego situarse de forma brusca en “Pyrocene”, donde las voces oníricas del sencillo despiertan otro de los factores más evidentes de este regreso. Mookie Singerman ya no forma parte del proyecto, dejando atrás los alaridos y abriéndole camino a un trabajo vocal más refinado a cargo de Tony Wolski. Del mismo modo, Nick Yacyshyn marca una diferencia significativa en comparación a las producciones anteriores. Las canciones se alejan de las máquinas de ritmos, optando esta vez por un sonido orgánico donde resalta la calidad artística del baterista, reconocido también por su banda mater, Sumac.

Más allá de descansar en los cortes de adelanto, “Dream Weapon” goza de un cuidado equilibrio y cohesión, que incluye interludios tales como “Desert Strais” y extensas composiciones donde se aprecia un sólido desarrollo de esta nueva etapa. “Alone In The Heart Of The Light” destaca como uno de los momentos más altos del álbum, donde la progresión de sintetizadores y cambios de ritmo no tienen nada que envidiar a su pasado más caótico, sino que nutren la versatilidad de la banda. Mediante una fórmula bastante similar, “Great Mother” es el cierre de este viaje surreal, que no deja de ser apoteósico ni demoledor, pese a la atípica aura de templanza que lo rodea.

En definitiva, el contundente retorno de Genghis Tron con “Dream Weapon” está compuesto de una serie de elementos frescos e inusuales, considerando la trayectoria de la banda, siendo un claro ejemplo de aquellos casos donde el factor sorpresa resulta una virtud más que un desacierto. Un cambio interesante, que deja el camino abierto y donde sólo el futuro dirá si se trata de una nueva faceta o tan sólo es un aire de experimentación por paisajes nebulosos y espaciales.


Artista: Genghis Tron

Disco: Dream Weapon

Duración: 45:31

Año: 2021

Sello: Relapse


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Dream Weapon Dream Weapon
DiscosHace 2 días

Genghis Tron – “Dream Weapon”

Pasar de un sonido arrollador e irrefrenable hacia una propuesta etérea y mucho más sobria, es un movimiento que causa...

Is 4 Lovers Is 4 Lovers
DiscosHace 2 días

Death From Above 1979 – “Is 4 Lovers”

Conceptualmente hablando, ir a contrapelo de la estructura guitarra-bajo-batería en el rock es audaz por lo bajo, porque los resultados...

Tonic Immobility Tonic Immobility
DiscosHace 2 semanas

Tomahawk – “Tonic Immobility”

Ocho años tuvieron que pasar para que Mike Patton, Duane Denison, John Stanier y Trevor Dunn volvieran a estar juntos...

Chemtrails Over The Country Club Chemtrails Over The Country Club
DiscosHace 3 semanas

Lana Del Rey – “Chemtrails Over The Country Club”

Para ser una artista con un sonido tan distintivo, Lana Del Rey es uno de los nombres más impredecibles de...

When You See Yourself When You See Yourself
DiscosHace 4 semanas

Kings Of Leon – “When You See Yourself”

Explorando un nuevo y contemporáneo formato, y luego de cinco años desde su último larga duración, Kings Of Leon lanza...

Show Me How You Disappear Show Me How You Disappear
DiscosHace 4 semanas

IAN SWEET – “Show Me How You Disappear”

En “Shapeshifter” (2016), Jilian Medford se presentó como IAN SWEET con una interesante propuesta de pop sucio cargado a las...

CARNAGE CARNAGE
DiscosHace 1 mes

Nick Cave & Warren Ellis – “CARNAGE”

En un mundo sin pandemia, Nick Cave & The Bad Seeds estaría girando alrededor del globo para presentar el excelente...

Ghost Tapes #10 Ghost Tapes #10
DiscosHace 1 mes

God Is An Astronaut – “Ghost Tapes #10”

En la Guerra de Vietnam, EE.UU. utilizó una campaña de terror psicológico llamada Operación Alma Errante (Operation Wandering Soul), consistente...

The Shadow I Remember The Shadow I Remember
DiscosHace 1 mes

Cloud Nothings – “The Shadow I Remember”

“The Shadow I Remember”, séptimo disco de Cloud Nothings, nace casi de la misma manera que su anterior lanzamiento de...

Little Oblivions Little Oblivions
DiscosHace 1 mes

Julien Baker – “Little Oblivions”

No pasa ni un minuto del inicio de “Little Oblivions” para que quede claro que este será un viaje distinto...

Publicidad
Publicidad

Más vistas