Conéctate a nuestras redes

Discos

Dream Theater – The Astonishing

Publicado

en

“The Astonishing” es el decimotercer trabajo de estudio de Dream Theater, y en esta oportunidad los precursores del metal progresivo llegan con un álbum conceptual doble de 34 canciones y de más de dos horas de duración. La placa es la ficción de un mundo futuro épico y apocalíptico en conflicto entre dos bandos: “The Great Northern Empire” y “The Ravenskill Rebel Militia”, todo ejecutado en extenso y en clave de ópera rock. En ese contexto, buena parte del estilo operático corre por cuenta del vocalista James LaBrie, quien realiza todas las voces de la obra, haciendo tanto de narrador como de los diferentes personajes de la trama, lo que en general comprueba una vez más el talento y versatilidad del canadiense y, por supuesto, siempre acompañado por el virtuosismo y calidad interpretativa que permanentemente ha caracterizado a Dream Theater.

DREAM THEATER 01En lo netamente sonoro, el abanico de “The Astonishing” da para todos los gustos. Los cortes y estilos son numerosos, se escuchan desde baladas a partes progresivas, secciones metaleras, marchas militares, instrumentales, coros, orquesta, y todo eso junto. En ese sentido, este debe ser uno de los trabajos más versátiles de la banda, sin embargo, aquello no significa que tal característica sea siempre una virtud del disco.

La primera parte del álbum se inicia con “Descent Of The NOMACs”, que da paso para “Dystopian Overture”, ambas canciones de tipo instrumental y, la segunda, con los rasgos propios del grupo: sonido progresivo y metalero en ejecución impecable. Le sigue el tema que se lanzó como primer single del disco, “The Gift Of Music”, y que acá también hace de presentación del primer personaje, Arhys, el jefe de los rebeldes. Prosigue con “The Answer”, la canción que introduce a Gabriel, el hermano del anterior y el elegido para luchar contra el imperio del emperador Nafaryus. En toda esta narrativa musical hay una variedad de temas de corta duración que son partes de los segmentos musicales dramáticos de la totalidad de la obra. Por ejemplo, “A Better Life” es la pieza musical que da pie al momento cuando “los malos” entran en el juego, parte donde LaBrie encarna al mencionado villano que da título a la pieza siguiente, “Lord Nafaryus”, todo bajo un sonido “maléfico” propio de lo que se presenta.

DREAM THEATER 02“A Saviour In The Square” es el momento cuando ambos bandos se encuentran, y que enlaza de forma directa con “When Your Time Has Come”, “Act Of Faythe”, “Three Days”, “The Hovering Sojourn” y “Brother Can You Hear Me?”, desarrollando al personaje de Faythe, la hija del emperador, siendo estos cortes de esencia triunfante y heroica. Con “A Life Left Behind” el progresivo y sinfónico están de vuelta y llegan con una de las composiciones más destacables del disco. “Ravenskill” –tema que da título al ejército rebelde– es lento en su primera parte y algo más duro en la segunda; mientras que la siguiente, “Chosen”, es otra balada bonita y épica, aunque acá algunos ya se podrían estar preguntado si era necesaria otra balada dentro de la primera parte. Y así hasta llegar a “The Road To Revolution” que, con coro de apoyo incluido, se encarga de concluir el primer disco.

“2285 Entr’acte” es la intro que se encarga de abrir el segundo volumen, que mejora bastante el nivel general de la placa. “Moment Of Betrayal” es de lo más destacado del trabajo, con un estribillo que por fin no se diluye entre tantos pasajes, tempos y jams. El inicio y ejecución de “Heaven’s Cove” vuelve a recuperar a los mejores Dream Theater, mientras que “Begin Again” es una pieza acústica preciosista de mensaje esperanzador, que sigue acrecentando el lado más lírico de la banda. “The Path That Divides” nuevamente es un punto alto, con pasajes progresivos que narran otro enfrentamiento crucial entre dos de los protagonistas principales en conflicto.

“Machine Chatter” es otra de las intros innecesarias que conduce a “The Walking Shadow”, con un pasaje muy intenso donde los teclados de Jordan Rudess, muy relevantes en todo el trabajo, introducen a “My Last Farewell”, cuya esencia casi cinematográfica prevalece en todo momento. La pieza más triste del disco –expresivamente hablando– es “Losing Faythe”, muy emocionante y sentida. De esencia similar, aunque mucho más corta, es la preciosista “Whispers On The Wind”. “Hymn Of A Thousand Voices” se nos presenta con ciertos momentos folk, lo que confirma que el trabajo es DREAM THEATER 03excesivamente calmo para aquellos que busquen a los Dream Theater más técnicos y “metaleros”.

Llegamos al final de la placa con la corta intro “Power Down” (otra más), que introduce a la composición que se encarga de concluir y dar a su vez título a la obra, “Astonishing”, otra épica canción característica del sonido general del doble disco, uno que es orquestal, ambiental y, sobre todo, baladístico.

En suma, estamos frente a un álbum que requiere tiempo y paciencia; su extensión y cantidad de partes no lo hacen idóneo para introducir a nuevos oyentes a la música de los neoyorquinos, puesto que hasta para los seguidores más antiguos su escucha de una sola vez puede ser trabajosa. Es probable que esta obra se convierta en un disco que divida aguas entre los fans de la agrupación, y los ávidos del sonido más corrosivo y metalero de Dream Theater de seguro no lo tendrán en muy alta estima. En general, el disco es apto sólo para fans de la agrupación y del metal progresivo. De lo contrario es mejor abstenerse, porque “The Astonishing” no está hecho para todo el mundo.

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

  1. Papo

    12-Abr-2016 en 11:34 pm

    No se comento el mejor corte del disco y fundamental en la historia que es A new beginning…ni tampoco se hace referencia a que varias melodias se van repitiendo en el disco, asi como lo hiciera la primera opera rock Tommy de The who…flojito el review

  2. kako

    13-Abr-2016 en 10:04 am

    Gonzalo tu review no dice nada.

Responder

Discos

Gaerea – “Limbo”

Publicado

en

Limbo

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias musicales y estéticas de bandas como Venom, Celtic Frost y Mercyful Fate, un colectivo de bandas de Noruega impulsó al extremo a uno de los subgéneros más controversiales dentro del metal. Provocadores y selectivos, establecieron las raíces de lo que conocemos como black metal tradicional, y continuando con una de sus características fundamentales, lo desafiante de este sonido también sirvió para que el enfoque pagano, mitológico y musicalmente minimalista, evolucionara a través de agrupaciones que vieron en su oscuridad nuevas formas de expresión.

Desde Portugal, cinco individuos encarnan las tinieblas en el anonimato absoluto, haciendo que Gaerea sea un ente materializado sólo por sus obras. “Limbo” es el segundo larga duración oficial de esta agrupación, un trabajo que durante sus seis canciones expande la frialdad con matices ambientales, que remueven fibras emocionales por su desgarradora propuesta. La estridente obertura de “To Ain” se ve interrumpida con una crudeza majestuosa. La potencia rítmica de Gaerea despeja todo atisbo de pasividad hasta el aterrizaje a mitad del track, en un delicado pasaje con un cuidado armado en su trabajo de cuerdas, muy apegado al post rock, siendo un respiro previo al remate del tramo final.

Una vorágine conduce a un potente clímax, navegando entre lo solemne y disonante, para arremeter de inmediato con “Null”, la apabullante muestra de la dimensión más feroz del misterioso quinteto. El brillante despliegue de percusión, que va más allá de lo brutal, aplica leves variaciones que brindan los espacios necesarios para que los componentes más emotivos brillen por su descarnada entrega, lo que desemboca en la devastadora “Glare”, donde un filoso riff con sentido de urgencia se ve inmerso en una sofocante atmósfera, conjugando elementos del shoegaze y que son bien asimilados dentro de la desesperación que envuelve toda la canción.

En equilibrio, la mitad de “Limbo” va mostrando más aristas del sonido de Gaerea. En crescendo, “Conspiranoia” se va desenvolviendo en lo intrigante. Cada elemento va añadiendo algo exquisito al armado del explosivo ataque de cuerdas, que tiene a lo inquietante y a lo bestial de la voz durante el introspectivo viaje a través de la mente del intérprete y sus demonios como combustible sonoro.

Preparándonos para un final inminente, “Urge” es un letal homenaje a los precursores del black metal. Siendo el corte más breve del opus, Gaerea no se guarda nada e invoca absoluta destrucción, dando lugar –aún en contrariedad con los pioneros del sonido de origen– a un bajo muy presente, junto a tenebrosos acordes que van dando forma a “Mare”, el extenso cierre del larga duración: una muralla sonora que no escatima en potencia, llevado a un disonante intervalo que cautiva por la solemnidad en su punto más alto, el cual se disuelve en un gélido valle.

En el pasado, lo que hacía a una banda “verdadera” dentro del hermético circuito del black metal radicaba en privarse de una producción de calidad y en la claridad del sonido mostrado, y así impactar con una visceral muestra. Es en este último punto donde Gaerea se alza como un conjunto que hace de la catarsis un componente indispensable para librarse de un esquema que bebe del pasado, y con “Limbo”, en su agonía y frenesí, los portugueses consiguen crear una extrema muestra emotiva, que brilla en la vasta oscuridad.


Artista: Gaerea

Disco: Limbo

Duración: 51:47

Año: 2020

Sello: Season Of Mist


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Limbo Limbo
DiscosHace 1 semana

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 2 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 2 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Keleketla Keleketla
DiscosHace 2 semanas

Keleketla! – “Keleketla!”

Nacido en Sudáfrica y cruzando las fronteras, Keleketla! es un proyecto tan diverso como los múltiples artistas que lo componen....

A Hero’s Death A Hero’s Death
DiscosHace 2 semanas

Fontaines D.C. – “A Hero’s Death”

Para muchas bandas el segundo disco es un gran desafío, ya que en un período de tiempo acotado deben volver...

Microphones In 2020 Microphones In 2020
DiscosHace 3 semanas

The Microphones – “Microphones In 2020”

“Las bandas que se separan y se reúnen por dinero pueden hacer lo que quieran. Pero me pone feliz ser...

Forever Blue Forever Blue
DiscosHace 3 semanas

A.A. Williams – “Forever Blue”

En el arte, el azul es un color asociado a climas fríos, atmósferas intimistas cargadas de nostalgia y tristeza. Es...

Thalassic Thalassic
DiscosHace 4 semanas

Ensiferum – “Thalassic”

Dentro de las historias que aparecen en la mitología griega, existe una que hace referencia a Talasa, la diosa primordial...

Certified Heavy Kats Certified Heavy Kats
DiscosHace 4 semanas

!!! – “Certified Heavy Kats”

Primero que todo, son necesarias dos aclaraciones: primero, que no es posible hablar del dance punk sin incluir a los...

Slow Decay Slow Decay
DiscosHace 4 semanas

The Acacia Strain – “Slow Decay”

En nuestros tiempos de inmediatez, captar la atención del oyente durante los años requiere de algún valor agregado, independiente de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: