Contáctanos

Discos

Dream Theater – The Astonishing

Publicado

en

“The Astonishing” es el decimotercer trabajo de estudio de Dream Theater, y en esta oportunidad los precursores del metal progresivo llegan con un álbum conceptual doble de 34 canciones y de más de dos horas de duración. La placa es la ficción de un mundo futuro épico y apocalíptico en conflicto entre dos bandos: “The Great Northern Empire” y “The Ravenskill Rebel Militia”, todo ejecutado en extenso y en clave de ópera rock. En ese contexto, buena parte del estilo operático corre por cuenta del vocalista James LaBrie, quien realiza todas las voces de la obra, haciendo tanto de narrador como de los diferentes personajes de la trama, lo que en general comprueba una vez más el talento y versatilidad del canadiense y, por supuesto, siempre acompañado por el virtuosismo y calidad interpretativa que permanentemente ha caracterizado a Dream Theater.

DREAM THEATER 01En lo netamente sonoro, el abanico de “The Astonishing” da para todos los gustos. Los cortes y estilos son numerosos, se escuchan desde baladas a partes progresivas, secciones metaleras, marchas militares, instrumentales, coros, orquesta, y todo eso junto. En ese sentido, este debe ser uno de los trabajos más versátiles de la banda, sin embargo, aquello no significa que tal característica sea siempre una virtud del disco.

La primera parte del álbum se inicia con “Descent Of The NOMACs”, que da paso para “Dystopian Overture”, ambas canciones de tipo instrumental y, la segunda, con los rasgos propios del grupo: sonido progresivo y metalero en ejecución impecable. Le sigue el tema que se lanzó como primer single del disco, “The Gift Of Music”, y que acá también hace de presentación del primer personaje, Arhys, el jefe de los rebeldes. Prosigue con “The Answer”, la canción que introduce a Gabriel, el hermano del anterior y el elegido para luchar contra el imperio del emperador Nafaryus. En toda esta narrativa musical hay una variedad de temas de corta duración que son partes de los segmentos musicales dramáticos de la totalidad de la obra. Por ejemplo, “A Better Life” es la pieza musical que da pie al momento cuando “los malos” entran en el juego, parte donde LaBrie encarna al mencionado villano que da título a la pieza siguiente, “Lord Nafaryus”, todo bajo un sonido “maléfico” propio de lo que se presenta.

DREAM THEATER 02“A Saviour In The Square” es el momento cuando ambos bandos se encuentran, y que enlaza de forma directa con “When Your Time Has Come”, “Act Of Faythe”, “Three Days”, “The Hovering Sojourn” y “Brother Can You Hear Me?”, desarrollando al personaje de Faythe, la hija del emperador, siendo estos cortes de esencia triunfante y heroica. Con “A Life Left Behind” el progresivo y sinfónico están de vuelta y llegan con una de las composiciones más destacables del disco. “Ravenskill” –tema que da título al ejército rebelde– es lento en su primera parte y algo más duro en la segunda; mientras que la siguiente, “Chosen”, es otra balada bonita y épica, aunque acá algunos ya se podrían estar preguntado si era necesaria otra balada dentro de la primera parte. Y así hasta llegar a “The Road To Revolution” que, con coro de apoyo incluido, se encarga de concluir el primer disco.

“2285 Entr’acte” es la intro que se encarga de abrir el segundo volumen, que mejora bastante el nivel general de la placa. “Moment Of Betrayal” es de lo más destacado del trabajo, con un estribillo que por fin no se diluye entre tantos pasajes, tempos y jams. El inicio y ejecución de “Heaven’s Cove” vuelve a recuperar a los mejores Dream Theater, mientras que “Begin Again” es una pieza acústica preciosista de mensaje esperanzador, que sigue acrecentando el lado más lírico de la banda. “The Path That Divides” nuevamente es un punto alto, con pasajes progresivos que narran otro enfrentamiento crucial entre dos de los protagonistas principales en conflicto.

“Machine Chatter” es otra de las intros innecesarias que conduce a “The Walking Shadow”, con un pasaje muy intenso donde los teclados de Jordan Rudess, muy relevantes en todo el trabajo, introducen a “My Last Farewell”, cuya esencia casi cinematográfica prevalece en todo momento. La pieza más triste del disco –expresivamente hablando– es “Losing Faythe”, muy emocionante y sentida. De esencia similar, aunque mucho más corta, es la preciosista “Whispers On The Wind”. “Hymn Of A Thousand Voices” se nos presenta con ciertos momentos folk, lo que confirma que el trabajo es DREAM THEATER 03excesivamente calmo para aquellos que busquen a los Dream Theater más técnicos y “metaleros”.

Llegamos al final de la placa con la corta intro “Power Down” (otra más), que introduce a la composición que se encarga de concluir y dar a su vez título a la obra, “Astonishing”, otra épica canción característica del sonido general del doble disco, uno que es orquestal, ambiental y, sobre todo, baladístico.

En suma, estamos frente a un álbum que requiere tiempo y paciencia; su extensión y cantidad de partes no lo hacen idóneo para introducir a nuevos oyentes a la música de los neoyorquinos, puesto que hasta para los seguidores más antiguos su escucha de una sola vez puede ser trabajosa. Es probable que esta obra se convierta en un disco que divida aguas entre los fans de la agrupación, y los ávidos del sonido más corrosivo y metalero de Dream Theater de seguro no lo tendrán en muy alta estima. En general, el disco es apto sólo para fans de la agrupación y del metal progresivo. De lo contrario es mejor abstenerse, porque “The Astonishing” no está hecho para todo el mundo.

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

  1. Papo

    12-Abr-2016 en 11:34 pm

    No se comento el mejor corte del disco y fundamental en la historia que es A new beginning…ni tampoco se hace referencia a que varias melodias se van repitiendo en el disco, asi como lo hiciera la primera opera rock Tommy de The who…flojito el review

  2. kako

    13-Abr-2016 en 10:04 am

    Gonzalo tu review no dice nada.

Responder

Discos

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

Publicado

en

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto y así esclarecer las ideas para dar el siguiente paso. Bajo ese escenario, Lee Ranaldo optó por alejarse de todo lo que ya había hecho, intentando encontrar un sonido más acústico y dándole un pequeño giro a su proyecto Lee Ranaldo And The Dust. Así fue como el músico lanzó “Acoustic Dust” (2014), donde versionó de un modo más desnudo las canciones de “Last Night On Earth” (2013), único LP de este proyecto. Ese último período supuso un tiempo en España, donde el ex guitarrista de Sonic Youth comenzó a trabajar con el productor Raúl Fernández para trazar las líneas de su siguiente trabajo de estudio, “Electric Trim”, que refleja todo lo aprendido durante este viaje musical.

El sentido introspectivo y personal se siente de inmediato: canciones como “Moroccan Mountains”, “Uncle Skeleton” o “Let’s Start Again” demuestran la melancolía característica en la música del cano guitarrista, quien se apoyó en muchos de sus amigos y colaboradores recurrentes para concebir este trabajo de estudio. Una de esas colaboradoras es la cantante Sharon Van Etten, quien acompaña a Lee en la canción “Last Looks”, con una armonía natural que fluye muy bien, recordando mucho el intercambio que Lou Reed y Nico realizaban en The Velvet Underground. Esto último no es al azar, el propio Ranaldo ha establecido al autor de “Perfect Day” como una de sus inspiraciones más grandes a nivel musical y artístico.

Pese a muchos significados, el título del álbum se puede traducir como “ajuste eléctrico”, algo que refleja muy bien lo que realiza Lee mediante estas composiciones. “Circular (Right As Rain)”, “Electric Trim” y “Purloined” se entreven como un ajuste de la furiosa y estridente composición que el músico deja caer regularmente dentro de sus canciones. Ranaldo siempre fue la parte más “limpia” de Sonic Youth, más melódico y calmo que su compañero Thurston Moore, pero cuando se trataba de meter ruido, lo hacía sin mayores problemas, y lo siguió haciendo también en “Between The Times And The Tides” (2012), el que es, técnicamente, el trabajo que antecede a “Electric Trim” dentro de su carrera solista.

Con un cierre a la altura, “Thrown Over The Wall” se presenta como una canción tranquila y bien estructurada, que va progresando hasta un estado más psicodélico y místico, dando el paso perfecto a la más convencional “New Thing”, donde cada integrante luce perfectamente en lo suyo, con cierto toque de emotividad por su bajo ejecutado por el fallecido Tim Lüntzel, compañero de Ranaldo tanto en The Dust como en su faceta solista. Esta “nueva cosa” puede tener muchos significados, pero lo cierto es que lo referente a internet y los nuevos tiempos en que vivimos es el mensaje principal de una composición que se adorna hermosamente de la voz de Sharon Van Etten, el toque más delicado y dulce dentro de toda esta tempestad tecnológica.

El viaje para auto encontrarse de Ranaldo logra llegar a buen puerto finalmente, ya que se nota claro, seguro y muy conciso en el relato que desarrolla durante el álbum. La madurez musical es evidente y, a pesar de que su trayectoria ya acumula varias décadas, es bueno notar cómo todavía es capaz de hacer fluir su creatividad mediante sus composiciones. Quizás este sea el inicio de un período más melódico y elaborado del músico, dejando un poco atrás el ruido y distorsión de las guitarras afiladas que suele interpretar. No obstante, el resultado es consistente y muy bien estructurado, tanto así, que Ranaldo demostró poder salir de su zona de confort explorando nuevas vías y reglas para entregar su música.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 9 horas

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 6 días

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

DiscosHace 1 semana

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 2 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 2 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

DiscosHace 3 semanas

Mogwai – “Every Country’s Sun”

Mogwai sin duda alguna es uno de los principales referentes a la hora de hablar de post rock. Aunque en...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: