Conéctate a nuestras redes

Discos

Dream Theater – The Astonishing

Publicado

en

“The Astonishing” es el decimotercer trabajo de estudio de Dream Theater, y en esta oportunidad los precursores del metal progresivo llegan con un álbum conceptual doble de 34 canciones y de más de dos horas de duración. La placa es la ficción de un mundo futuro épico y apocalíptico en conflicto entre dos bandos: “The Great Northern Empire” y “The Ravenskill Rebel Militia”, todo ejecutado en extenso y en clave de ópera rock. En ese contexto, buena parte del estilo operático corre por cuenta del vocalista James LaBrie, quien realiza todas las voces de la obra, haciendo tanto de narrador como de los diferentes personajes de la trama, lo que en general comprueba una vez más el talento y versatilidad del canadiense y, por supuesto, siempre acompañado por el virtuosismo y calidad interpretativa que permanentemente ha caracterizado a Dream Theater.

DREAM THEATER 01En lo netamente sonoro, el abanico de “The Astonishing” da para todos los gustos. Los cortes y estilos son numerosos, se escuchan desde baladas a partes progresivas, secciones metaleras, marchas militares, instrumentales, coros, orquesta, y todo eso junto. En ese sentido, este debe ser uno de los trabajos más versátiles de la banda, sin embargo, aquello no significa que tal característica sea siempre una virtud del disco.

La primera parte del álbum se inicia con “Descent Of The NOMACs”, que da paso para “Dystopian Overture”, ambas canciones de tipo instrumental y, la segunda, con los rasgos propios del grupo: sonido progresivo y metalero en ejecución impecable. Le sigue el tema que se lanzó como primer single del disco, “The Gift Of Music”, y que acá también hace de presentación del primer personaje, Arhys, el jefe de los rebeldes. Prosigue con “The Answer”, la canción que introduce a Gabriel, el hermano del anterior y el elegido para luchar contra el imperio del emperador Nafaryus. En toda esta narrativa musical hay una variedad de temas de corta duración que son partes de los segmentos musicales dramáticos de la totalidad de la obra. Por ejemplo, “A Better Life” es la pieza musical que da pie al momento cuando “los malos” entran en el juego, parte donde LaBrie encarna al mencionado villano que da título a la pieza siguiente, “Lord Nafaryus”, todo bajo un sonido “maléfico” propio de lo que se presenta.

DREAM THEATER 02“A Saviour In The Square” es el momento cuando ambos bandos se encuentran, y que enlaza de forma directa con “When Your Time Has Come”, “Act Of Faythe”, “Three Days”, “The Hovering Sojourn” y “Brother Can You Hear Me?”, desarrollando al personaje de Faythe, la hija del emperador, siendo estos cortes de esencia triunfante y heroica. Con “A Life Left Behind” el progresivo y sinfónico están de vuelta y llegan con una de las composiciones más destacables del disco. “Ravenskill” –tema que da título al ejército rebelde– es lento en su primera parte y algo más duro en la segunda; mientras que la siguiente, “Chosen”, es otra balada bonita y épica, aunque acá algunos ya se podrían estar preguntado si era necesaria otra balada dentro de la primera parte. Y así hasta llegar a “The Road To Revolution” que, con coro de apoyo incluido, se encarga de concluir el primer disco.

“2285 Entr’acte” es la intro que se encarga de abrir el segundo volumen, que mejora bastante el nivel general de la placa. “Moment Of Betrayal” es de lo más destacado del trabajo, con un estribillo que por fin no se diluye entre tantos pasajes, tempos y jams. El inicio y ejecución de “Heaven’s Cove” vuelve a recuperar a los mejores Dream Theater, mientras que “Begin Again” es una pieza acústica preciosista de mensaje esperanzador, que sigue acrecentando el lado más lírico de la banda. “The Path That Divides” nuevamente es un punto alto, con pasajes progresivos que narran otro enfrentamiento crucial entre dos de los protagonistas principales en conflicto.

“Machine Chatter” es otra de las intros innecesarias que conduce a “The Walking Shadow”, con un pasaje muy intenso donde los teclados de Jordan Rudess, muy relevantes en todo el trabajo, introducen a “My Last Farewell”, cuya esencia casi cinematográfica prevalece en todo momento. La pieza más triste del disco –expresivamente hablando– es “Losing Faythe”, muy emocionante y sentida. De esencia similar, aunque mucho más corta, es la preciosista “Whispers On The Wind”. “Hymn Of A Thousand Voices” se nos presenta con ciertos momentos folk, lo que confirma que el trabajo es DREAM THEATER 03excesivamente calmo para aquellos que busquen a los Dream Theater más técnicos y “metaleros”.

Llegamos al final de la placa con la corta intro “Power Down” (otra más), que introduce a la composición que se encarga de concluir y dar a su vez título a la obra, “Astonishing”, otra épica canción característica del sonido general del doble disco, uno que es orquestal, ambiental y, sobre todo, baladístico.

En suma, estamos frente a un álbum que requiere tiempo y paciencia; su extensión y cantidad de partes no lo hacen idóneo para introducir a nuevos oyentes a la música de los neoyorquinos, puesto que hasta para los seguidores más antiguos su escucha de una sola vez puede ser trabajosa. Es probable que esta obra se convierta en un disco que divida aguas entre los fans de la agrupación, y los ávidos del sonido más corrosivo y metalero de Dream Theater de seguro no lo tendrán en muy alta estima. En general, el disco es apto sólo para fans de la agrupación y del metal progresivo. De lo contrario es mejor abstenerse, porque “The Astonishing” no está hecho para todo el mundo.

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

  1. Papo

    12-Abr-2016 en 11:34 pm

    No se comento el mejor corte del disco y fundamental en la historia que es A new beginning…ni tampoco se hace referencia a que varias melodias se van repitiendo en el disco, asi como lo hiciera la primera opera rock Tommy de The who…flojito el review

  2. kako

    13-Abr-2016 en 10:04 am

    Gonzalo tu review no dice nada.

Responder

Discos

Black Country, New Road – “For The First Time”

Publicado

en

For The First Time

¿Qué es hablar de creatividad en el rock contemporáneo? Una pregunta siempre presente en un mundo musical que vive en un loop, donde se alternan la ortodoxia y revolución como principios de guía estéticos. Cada cierto tiempo, aparecen álbumes que dan luces de una posible respuesta a dicha interrogante, y es en ese horizonte donde encontramos la propuesta orquestal y poética de Black Country, New Road, banda londinense compuesta por Isaac Wood (voz y guitarra), Tyler Hyde (bajo), Lewis Evans (saxofón), Georgia Ellery (violín), May Kershaw (teclados), Charlie Wayne (batería) y Luke Mark (guitarra). Resulta necesario enlistar y enfatizar en que son un septeto, pues, más que pasar desapercibidos, todos son piezas fundamentales en la construcción del laberinto sonoro que significa su primer larga duración, “For The First Time”.

El camino lo comenzamos a recorrer con “Instrumental”, donde una veloz rítmica de jazz y teclado frenético son la base para una orquesta que aumenta la tensión paulatinamente, hasta chocar de golpe con un brusco silencio, convirtiéndose en una pieza que, desde la apertura del LP, nos permite apreciar la variada influencia de la agrupación. Con “Athens, France” transitamos pasajes más afables, que nos llevan hacia momentos de un rock alternativo con tintes de intensidad noventera, y que son matizados por solemnes momentos orquestales que sirven de telón de fondo para la temerosa pero expresiva voz de Wood.

Un cambio un tanto drástico se experimenta con la caótica “Science Fair”, una turbulenta tormenta de bronces, guitarras estridentes y sintetizadores intimidantes, cuyos sucios quiebres jazz y perturbadoras estructuras sonoras nos regalan una experiencia de corte cinematográfico. Cabe destacar que en la letra se hace una referencia explícita a los emblemáticos Slint, alusión que se palpa vívida como influencia estética en “Sunglasses”. Con su comienzo de atmosférica guitarra fuzz, nos encontramos con una base post rock noventera, caracterizada por su incorporación progresiva de capas sonoras y que, tras una descompensación rítmica, cambia drásticamente a una propuesta más potente.

En el último tercio, inspirada en el trabajo de Arthur Russell, “Track X” retoma transitoriamente la calma perdida. Acá toman mayor protagonismo los tímidos, pero curiosos, arreglos de violín. También podemos apreciar la importancia de la propuesta lírica, que destaca por su capacidad de transmitir emociones como desazón, hastío o frenesí con letras sinceras sobre la cotidianeidad. Así llegamos al cierre de “For The First Time”, donde nos encontramos con la monumental “Opus”, una pieza de rítmica acelerada, con cierto color post punk, pero que se entrecruza con juegos de intensidad y explosiones sónicas, generando una apocalíptica atmósfera orquestal cargada de misterio, derivando en calma después de la tormenta.

Tras el recorrido, nos damos cuenta de que lo realizado por estos siete jóvenes ingleses cobra mérito al darnos atisbos de respuesta a la pregunta planteada líneas atrás. En una época en que se supone que ya todo está hecho, la creatividad de una propuesta musical no necesariamente se basa en la capacidad de inventar algo nuevo, sino que también por la inteligencia de utilizar lo ya disponible para generar algo atractivo. En su honestidad, que no tiene tapujos en confesarnos sus influencias, Black Country, New Road con “For The First Time” nos brinda un constructo sónico poseedor de un espíritu propio y abre un camino que nos permite ver que no todo es monotonía allá afuera.


Artista: Black Country, New Road

Disco: For The First Time

Duración: 40:44

Año: 2021

Sello: Ninja Tune


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

For The First Time For The First Time
DiscosHace 1 día

Black Country, New Road – “For The First Time”

¿Qué es hablar de creatividad en el rock contemporáneo? Una pregunta siempre presente en un mundo musical que vive en...

Ignorance Ignorance
DiscosHace 1 semana

The Weather Station – “Ignorance”

Al escuchar el nuevo trabajo de The Weather Station, es difícil entender por qué la artista había pasado bajo el...

As The Love Continues As The Love Continues
DiscosHace 1 semana

Mogwai – “As The Love Continues”

“As The Love Continues” llega cuando Mogwai conmemora 25 años de carrera (o desde el lanzamiento de su primer single)...

IMPERIAL IMPERIAL
DiscosHace 2 semanas

Soen – “IMPERIAL”

Dentro de la escena del metal progresivo existen varios actos que han tratado de mantener viva la llama del género,...

Sound Ancestors Sound Ancestors
DiscosHace 2 semanas

Madlib – “Sound Ancestors”

En jerga futbolística, Madlib es de esos que patean el tiro de esquina y corren a cabecear. Otis Jackson Jr....

Medicine At Midnight Medicine At Midnight
DiscosHace 2 semanas

Foo Fighters – “Medicine At Midnight”

Dave Grohl sabe de trucos. Comerciales, por cierto. Todas las movidas orquestadas que ha presentado arriba de los escenarios han...

Drunk Tank Pink Drunk Tank Pink
DiscosHace 3 semanas

Shame – “Drunk Tank Pink”

Adscritos dentro de la eterna obsesión por encontrar el relevo generacional del rock, Shame es una banda que despertó interés...

OK Human OK Human
DiscosHace 3 semanas

Weezer – “OK Human”

De sorpresas, desencanto, odio y, sin duda, grandes momentos. Así ha sido el camino que hemos recorrido con Weezer en...

THE FUTURE BITES THE FUTURE BITES
DiscosHace 3 semanas

Steven Wilson – “THE FUTURE BITES”

Revisar el progreso y su definición a lo largo de la historia entrega caminos con ripios, sangre derramada y paradigmas...

Kvitravn Kvitravn
DiscosHace 4 semanas

Wardruna – “Kvitravn”

De la creciente ola musical basada en los sonidos étnicos y ambientes paganos, Wardruna se posiciona como uno de los...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: