Conéctate a nuestras redes

Discos

DragonForce – Maximum Overload

Publicado

en

Sobreproducción de contenidos e información digital, la sólida metáfora baumaniana de la liquidez haciéndose presente, la aceleración progresiva de la interacción social, informaciones que se transforman en datos difíciles de controlar. Vivimos en una época de “Maximum Overload” para nuestras mentes, como lo sugiere DragonForce desde el principio con la carátula de su sexto disco. La solución programática propuesta por la banda parece ser la misma de siempre, quizás para reafirmar a una velocidad de mil bpm que pueden navegar en la web y surfear una ola de información y datos sin problema.

DRAGONFORCE 03Una banda reconocida por los adeptos a la velocidad extrema y sonidos intensos, los efectos con la barra whammy y un estilo a la vieja escuela, DragonForce le debe gran parte de su éxito mediático a la aparición en uno de los Guitar Hero. Completar “Through The Fire And Flames” en el nivel más difícil era una prueba que sólo pocos nerds de los cinco botones de colores del control en forma de guitarra lograron conseguir. Históricamente DragonForce también ha sido atacado, muchas veces de manera injusta, por la crítica especializada por ser incapaz de reproducir en vivo un sonido limpio y de no ejecutar a la velocidad supersónica con que lo hace en sus discos. Después de un álbum escaso de inspiración como “Ultra Beatdown” (2008), uno en vivo de paupérrima calidad como “Twilight Dementia” (2010), y tras haber reemplazado al histórico ZP Theart por el talentoso Marc Hudson, los ingleses reaparecieron con “The Power Within” (2012), un disco sobresaliente, menos autorreferente y con buenas letras.

Ahora que el grupo ha crecido artísticamente y es finalmente capaz de autocontrolar su propia furia, la expectativa por ver el resultado del trabajo de Herman Li y sociedad impacienta a sus fanáticos. Hay que admitir que el disco es fiel a “The Power Within” en varios aspectos: desde la línea melódica, pasando por el songwriting hasta la duración promedio de las canciones, que bordea los cinco minutos; el sonido es limpio y la producción, esta vez a manos de Jens Borgen, es sinceramente satisfactoria. Basta escuchar un par de veces “The Game”, primera canción, para darnos cuenta de la descarga de notas con las que crean una atmósfera tétrica pero positiva, para recrear la lucha cotidiana en este gran juego que es la sociedad. También se hace presente el gran Matt Heafy, aportando con su voz de fondo, la que no se logra aprovechar por completo en las tres canciones en que está involucrado (“The Game”, “Defenders” y “No More”).

DRAGONFORCE 01“Tomorrow’s Kings” comienza con una óptima intro acompañada de una velocidad supersónica un tanto banal, con coros que se apagan en notas altísimas. Así, el disco arranca de improviso y parece no perder intensidad.  “Three Hammers” es un tema épico, bastante parecido a “Cry Thunder”, que  rompe con la monotonía de exceso de velocidad yendo de menos a más. Se alzan coros desde el fondo junto a un texto casi manowariano, sobre el cual una típica cabalgata power estilo clásico se mezcla con el sello de la banda de Sam  Totman. “Symphony Of The Night” es otra canción que se aleja del formato estándar de la banda, acercándose más al estilo compositivo de Timo Tolkki y la veloz “Through The Fire And Flames”, marca registrada de DragonForce.

“The Sun Is Dead” es el tema más extenso del álbum y mérito de reconocimiento para la interpretación de Frédéric Leclercq, quien ha escrito gran parte de la música del disco y se hace notar. Continúa “Defenders”, que tal vez por ser la canción más clásica, fue usada como single promocional del disco, mientras que “Extraction Zone” tiene un momento electrónico que se transforma en la instancia perfecta para que DragonForce dé rienda suelta a los efectos de los que alguna vez se hizo cargo Herman Li, como el famoso “Pac-Man Noise”.  Y si hablamos de participaciones individuales, en “City Of Gold” Marc Hudson nos sorprende y rectifica su nivel. El final del disco nos guarda una gran DRAGONFORCE 02sorpresa: una acelerada versión de la legendaria “Ring Of Fire” de Johnny Cash, un cover jugado, pero que al ser interpretada 100% al estilo DragonForce, se gana un par de pulgares hacia arriba.

Excluyendo a los numerosos detractores de la banda, para todos los metaleros de larga trayectoria “Maximum Overload” es una nueva y agradable zona por descubrir en el planeta DragonForce. Un álbum que no representa necesariamente una revolución o un pilar fundamental y, aun estando un escalón debajo de su predecesor, consigue sorprender incluso a sus más grandes fans en distintos momentos con la variedad en la letra de las canciones. Es verdad que faltan hits que se peguen en la cabeza y la sensación de déjà vu que es imposible no sentir con el abuso de efectos o melodías repetitivas, pero después de escuchar repetidas veces se comienza a disfrutar lo mejor del disco. Es verdad, no estamos hablando de un trabajo imprescindible, pero es un álbum honesto que sin duda apreciarán los fans de  DragonForce.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Porcupine Tree – “CLOSURE / CONTINUATION”

Publicado

en

CLOSURE / CONTINUATION

El hype es indudablemente el mayor enemigo para una banda inactiva por tanto tiempo, pero de manera inteligente este nunca fue el caso para Porcupine Tree, gracias a que Steven Wilson, considerado la figura principal del proyecto, se encargaba de decir en cuanta entrevista que podía que todo había terminado, desechando así las posibilidades de un nuevo larga duración luego de la pausa tras “The Incident” (2009) para enfocarse en su carrera solista. Ahora como trío conformado por Wilson junto al tecladista Richard Barbieri y el baterista Gavin Harrison, la agrupación sorprendió con el anuncio de “CLOSURE / CONTINUATION”, trabajo que, tal como su nombre lo indica, viene a cerrar una etapa de silencio para continuar en lo que deparará el futuro para uno de los nombres mejores evaluados en el resurgir del rock progresivo durante los 90.

Ciertamente, “CLOSURE / CONTINUATION” comenzó a construirse de manera anticipada a su lanzamiento, debido a que las tres canciones encargadas de abrir el álbum fueron parte de los cuatro adelantos que presentó la banda. Es así como el viaje parte con un sonido muy familiar no sólo a lo que se conoce de Porcupine Tree, sino que también a la carrera solista de Wilson, resultando imposible no percibir algunos atisbos de esta en los cortes “Harridan”, “Of The New Day” o “Rats Return”, donde apreciamos la calidad instrumental de los músicos mediante intensas secciones llenas de matices y muy en la línea del rock progresivo, sin dejar de lado esa cálida impronta acústica que Wilson aporta en sus composiciones, así como también los elementos más electrónicos, como ha sido tónica en sus lanzamientos solistas más recientes. Indudablemente, algo para todos los gustos, con letras tomando la premisa de cierre o inicio, y una dualidad que es muy bien tratada, tanto en la forma en que se estructura el disco como en sus composiciones.

Punto aparte para la potencia sonora de “Rats Return” y sus guiños a polémicas figuras históricas, como Gengis Kan y los dictadores Mao Tse Tung, Kim Il-Sung e incluso Augusto Pinochet, ejerciendo una carga aún más fuerte en una canción que de por sí sola ya cuenta con un aura completamente sombría gracias al juego de guitarras. Por otro lado, el relato permite que momentos como “Dignity” o “Herd Culling” puedan ir dosificando perfectamente las capas y constantes giros de ritmos a una manera pausada y sin contratiempos, haciendo que el disco quede muy lejos de la monotonía y, a veces, hastío que generan otras obras del progresivo moderno, donde solamente se enfocan en caricaturizar la variedad de ritmos o demostrar quién puede tocar mejor o más rápido su instrumento. Ciertamente, ese nunca ha sido el caso con Porcupine Tree, y en este disco Wilson demuestra particularmente por qué ha sabido configurar su propia versión del género con un acercamiento más popular.

Hacia el final nos encontramos con “Walk The Plank” para luego transitar a “Chimera’s Wreck”, el impecable cierre de esta obra que, en tan solo siete canciones, logra perfectamente su cometido de funcionar como punto final para la banda, pero, a la vez, como el inicio de una nueva etapa sonora, cualquiera sea el camino que decidan tomar de aquí en adelante. La mencionada “Chimera’s Wreck”, inspirada por el fallecimiento del padre de Wilson, toma elementos de ese período de duelo para reflexionar sobre la mortalidad desde una manera existencial y graficando a través de su composición todas las etapas de este proceso, transformándose indudablemente en la canción con mayor peso en cuanto a matices sonoros. Si bien, la existencia de una edición deluxe aporta tres tracks adicionales (la instrumental “Population Three” junto a “Never Have” y “Love In The Past Tense”), se sienten en naturaleza alejadas del ciclo de continuidad que presenta la obra en sus siete composiciones principales, por lo que en resumidas cuentas quedan como muy buenos bonus en un disco cuya narrativa logra construirse por sí sola con la cantidad de canciones antes mencionadas.

Aunque para muchos se pueda sentir como un disco alejado de ese espíritu de reinvención del rock progresivo que caracterizó a la banda en su primera etapa, “CLOSURE / CONTINUATION” logra lo que muchos álbumes de otras agrupaciones que regresan luego de varios años no pudieron conseguir: cumplir y superar las expectativas musicales y creativas de una banda que no ha hecho más que evolucionar sonoramente gracias a su amplio trabajo en proyectos paralelos. Trabajar en secreto por tantos años indudablemente benefició a Wilson, Barbieri y Harrison, permitiéndoles destilar e ir cocinando poco a poco estas canciones que funcionan a la perfección en distintos niveles. Ya sea como el final de su carrera o como el reinicio de esta, Porcupine Tree ha definido nuevamente los parámetros de su propio juego, con un sonido al que pocos pueden acercarse y un mensaje claro de que menos es más, no siendo necesario que los años de espera se vean reflejados en un montón de tracks forzando un sonido clásico para cumplir con expectativas, sino más bien en un pequeño conjunto de ellos que pueda satisfacer sus necesidades musicales y, a la vez, funcionar narrativamente como una obra.


CLOSURE / CONTINUATIONArtista: Porcupine Tree

Disco: CLOSURE / CONTINUATION

Duración: 48:01

Año: 2022

Sello: Music For Nations


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

CLOSURE / CONTINUATION CLOSURE / CONTINUATION
DiscosHace 5 horas

Porcupine Tree – “CLOSURE / CONTINUATION”

El hype es indudablemente el mayor enemigo para una banda inactiva por tanto tiempo, pero de manera inteligente este nunca...

Skinty Fia Skinty Fia
DiscosHace 6 días

Fontaines D.C. – “Skinty Fia”

Usualmente, cuando se habla de tradición cultural de un país, y en especial cuando se habla de música, se suele...

Dance Fever Dance Fever
DiscosHace 1 semana

Florence + The Machine – “Dance Fever”

“Dance Fever”, el nuevo disco de Florence + The Machine, funciona al menos en dos niveles: por una parte, y...

Immutable Immutable
DiscosHace 2 semanas

Meshuggah – “Immutable”

Seis años pasaron desde “The Violent Sleep Of Reason” (2016) para que Meshuggah volviera a publicar un nuevo disco, y...

WE WE
DiscosHace 2 semanas

Arcade Fire – “WE”

Desde “The Suburbs” (2010), Arcade Fire no había sido capaz de despachar un disco de contenido más personal y emotivo...

Emotional Eternal Emotional Eternal
DiscosHace 3 semanas

Melody’s Echo Chamber – “Emotional Eternal”

La década de existencia que lleva Melody’s Echo Chamber, el proyecto de la cantante y compositora francesa Melody Prochet, ha...

Alpha Games Alpha Games
DiscosHace 3 semanas

Bloc Party – “Alpha Games”

Después seis años de silencio discográfico, luego del tan duramente criticado “Hymns” (2016), Bloc Party vuelve con “Alpha Games”, un...

SHUNKA RYOUGEN SHUNKA RYOUGEN
DiscosHace 4 semanas

Haru Nemuri – “SHUNKA RYOUGEN”

Ya sea en festivales o listados de medios especializados, el nombre de Haru Nemuri ha resonado fuerte desde su irrupción...

A Light For Attracting Attention A Light For Attracting Attention
DiscosHace 4 semanas

The Smile – “A Light For Attracting Attention”

Todas las inquietudes musicales de Thom Yorke y Jonny Greenwood, incentivadas por el cerebro de Nigel Godrich, se vuelven a...

Everything Was Beautiful Everything Was Beautiful
DiscosHace 1 mes

Spiritualized – “Everything Was Beautiful”

Grabado casi en simultáneo con “And Nothing Hurt” (2018), pero trabajado durante toda la pandemia, con Jason Pierce a cargo...

Publicidad
Publicidad

Más vistas