Conéctate a nuestras redes

Discos

DragonForce – Maximum Overload

Publicado

en

Sobreproducción de contenidos e información digital, la sólida metáfora baumaniana de la liquidez haciéndose presente, la aceleración progresiva de la interacción social, informaciones que se transforman en datos difíciles de controlar. Vivimos en una época de “Maximum Overload” para nuestras mentes, como lo sugiere DragonForce desde el principio con la carátula de su sexto disco. La solución programática propuesta por la banda parece ser la misma de siempre, quizás para reafirmar a una velocidad de mil bpm que pueden navegar en la web y surfear una ola de información y datos sin problema.

DRAGONFORCE 03Una banda reconocida por los adeptos a la velocidad extrema y sonidos intensos, los efectos con la barra whammy y un estilo a la vieja escuela, DragonForce le debe gran parte de su éxito mediático a la aparición en uno de los Guitar Hero. Completar “Through The Fire And Flames” en el nivel más difícil era una prueba que sólo pocos nerds de los cinco botones de colores del control en forma de guitarra lograron conseguir. Históricamente DragonForce también ha sido atacado, muchas veces de manera injusta, por la crítica especializada por ser incapaz de reproducir en vivo un sonido limpio y de no ejecutar a la velocidad supersónica con que lo hace en sus discos. Después de un álbum escaso de inspiración como “Ultra Beatdown” (2008), uno en vivo de paupérrima calidad como “Twilight Dementia” (2010), y tras haber reemplazado al histórico ZP Theart por el talentoso Marc Hudson, los ingleses reaparecieron con “The Power Within” (2012), un disco sobresaliente, menos autorreferente y con buenas letras.

Ahora que el grupo ha crecido artísticamente y es finalmente capaz de autocontrolar su propia furia, la expectativa por ver el resultado del trabajo de Herman Li y sociedad impacienta a sus fanáticos. Hay que admitir que el disco es fiel a “The Power Within” en varios aspectos: desde la línea melódica, pasando por el songwriting hasta la duración promedio de las canciones, que bordea los cinco minutos; el sonido es limpio y la producción, esta vez a manos de Jens Borgen, es sinceramente satisfactoria. Basta escuchar un par de veces “The Game”, primera canción, para darnos cuenta de la descarga de notas con las que crean una atmósfera tétrica pero positiva, para recrear la lucha cotidiana en este gran juego que es la sociedad. También se hace presente el gran Matt Heafy, aportando con su voz de fondo, la que no se logra aprovechar por completo en las tres canciones en que está involucrado (“The Game”, “Defenders” y “No More”).

DRAGONFORCE 01“Tomorrow’s Kings” comienza con una óptima intro acompañada de una velocidad supersónica un tanto banal, con coros que se apagan en notas altísimas. Así, el disco arranca de improviso y parece no perder intensidad.  “Three Hammers” es un tema épico, bastante parecido a “Cry Thunder”, que  rompe con la monotonía de exceso de velocidad yendo de menos a más. Se alzan coros desde el fondo junto a un texto casi manowariano, sobre el cual una típica cabalgata power estilo clásico se mezcla con el sello de la banda de Sam  Totman. “Symphony Of The Night” es otra canción que se aleja del formato estándar de la banda, acercándose más al estilo compositivo de Timo Tolkki y la veloz “Through The Fire And Flames”, marca registrada de DragonForce.

“The Sun Is Dead” es el tema más extenso del álbum y mérito de reconocimiento para la interpretación de Frédéric Leclercq, quien ha escrito gran parte de la música del disco y se hace notar. Continúa “Defenders”, que tal vez por ser la canción más clásica, fue usada como single promocional del disco, mientras que “Extraction Zone” tiene un momento electrónico que se transforma en la instancia perfecta para que DragonForce dé rienda suelta a los efectos de los que alguna vez se hizo cargo Herman Li, como el famoso “Pac-Man Noise”.  Y si hablamos de participaciones individuales, en “City Of Gold” Marc Hudson nos sorprende y rectifica su nivel. El final del disco nos guarda una gran DRAGONFORCE 02sorpresa: una acelerada versión de la legendaria “Ring Of Fire” de Johnny Cash, un cover jugado, pero que al ser interpretada 100% al estilo DragonForce, se gana un par de pulgares hacia arriba.

Excluyendo a los numerosos detractores de la banda, para todos los metaleros de larga trayectoria “Maximum Overload” es una nueva y agradable zona por descubrir en el planeta DragonForce. Un álbum que no representa necesariamente una revolución o un pilar fundamental y, aun estando un escalón debajo de su predecesor, consigue sorprender incluso a sus más grandes fans en distintos momentos con la variedad en la letra de las canciones. Es verdad que faltan hits que se peguen en la cabeza y la sensación de déjà vu que es imposible no sentir con el abuso de efectos o melodías repetitivas, pero después de escuchar repetidas veces se comienza a disfrutar lo mejor del disco. Es verdad, no estamos hablando de un trabajo imprescindible, pero es un álbum honesto que sin duda apreciarán los fans de  DragonForce.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

The Fall Of Troy – “Mukiltearth”

Publicado

en

Mukiltearth

En la música, literalmente todo puede ser una influencia, ya sea para el concepto de un álbum o para una renovación en la dirección del sonido a materializar. Dentro de la evolución, el pasado también puede aportar algo en pos del aprendizaje y, en una especie de tributo a sus raíces, The Fall Of Troy, banda insigne en el desarrollo del math rock y el post hardcore desde inicios de la década anterior, lanza “Mukiltearth”, su sexto material larga duración, donde el espíritu de lo que dio forma inicialmente a la agrupación se encuentra presente en toda su extensión.

Un año antes del debut homónimo del trío de Mukilteo, “The Fall Of Troy” (2003), el proyecto liderado por el guitarrista fundador y vocalista Thomas Erak, The Thirty Years’ War, lanzaba “Martyrs Among The Casualties”, su único y último EP. Este trabajo funcionó como los cimientos del sonido de The Fall Of Troy y muchas otras bandas que se influenciaron por la mezcla de la catarsis del screamo y los arreglos orientados al jazz del math rock, y en “Mukiltearth” no sólo el nombre de la ciudad de origen de la banda se ve destacado como base de nacimiento del grupo, sino también que seis canciones del listado son regrabaciones de este EP de antaño.

Es así como esta colección de canciones tiene una evidente vibra de los años previos a The Fall Of Troy, con matices reconocibles dentro de las variantes ejecutadas por bandas como Dance Gavin Dance o Chiodos, y más de la oleada que explotó el post hardcore con quiebres más técnicos en su mezcla. Considerando el tiempo y la actual alineación conformada por Erak, el bajista y también vocalista Tim Ward, junto al baterista Andrew Forsman, las voces definitivamente se alejan de las versiones más viscerales de canciones como “A Tribute To Orville Wilcox” y “Chain Wallet, Nike Shoes”, y aún más evidente en una versión un tanto más accesible de “The Tears Of Green-Eyed Angels”, que sin la incendiaria interpretación original queda en un despliegue vertiginoso, y certero, por lo demás.

“Mirrors Are More Fun Than Television” cambia la tendencia al mostrar mucho más ímpetu en su ejecución, y aún con la bajada de intensidad hacia la mitad del track la emotividad concentrada resulta explosiva, al darse el quiebre después de un armado por capas en su rítmica. Para finalizar la revitalización del homenaje a sus raíces, The Fall Of Troy se mantiene firme durante “The Day The Strength Of Men Failed” y “Knife Fight At The Mormon Church”. Con notorios cambios en la claridad del sonido, la conducción de estos cortes desborda nostalgia y son excelentes ejemplos de patrones polirrítmicos en la batería y ejecución frenética en las cuerdas, propias del screamo de finales de la década del noventa.

Sin entregas originales desde “OK” (2016), “Counting Sheep” inicia el recorrido de la actualidad compositiva de The Fall Of Troy. Una inclemente carta que destaca de manera saludable la pericia de la agrupación, que también alterna –como parte de un sello indudable– vertiginosas estructuras y salvajes gritos, con gancheros versos junto a voces limpias, que ven en “Round House” un espacio ideal para brillar.

Cerrar “Mukiltearth” con la movida declaración llamada “We Are The Future” es muy acertada, tomando en cuenta que The Fall Of Troy es una banda influyente, pese al prolongado tiempo desde su anterior álbum. Habiendo tenido un tiempo en pausa a final de 2010, la identidad de la agrupación de Mukilteo se ha mantenido coherente durante su discografía. The Fall Of Troy concibe su último trabajo de estudio como un ejercicio de revisión a sus raíces, lamentablemente sin concretar algo más novedoso, pero dentro de los sonidos que dan la bienvenida a la experimentación y a desafiar límites. En el futuro todo puede suceder.


Artista: The Fall Of Troy

Disco: Mukiltearth

Duración: 39:22

Año: 2020

Sello: Independiente


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Mukiltearth Mukiltearth
DiscosHace 2 días

The Fall Of Troy – “Mukiltearth”

En la música, literalmente todo puede ser una influencia, ya sea para el concepto de un álbum o para una...

Ohms Ohms
DiscosHace 6 días

Deftones – “Ohms”

Se vale decir que lo de Deftones a estas alturas es una carrera sin altibajos. La extraña época del denominado...

Ultra Mono Ultra Mono
DiscosHace 6 días

IDLES – “Ultra Mono”

IDLES se demoró dos semanas en grabar su tercer álbum y más de cuatro meses en mezclarlo. En el tercer...

Down In The Weeds Where The World Once Was Down In The Weeds Where The World Once Was
DiscosHace 1 semana

Bright Eyes – “Down In The Weeds, Where The World Once Was”

Tras un receso de nueve años y con una serie de proyectos bajo el brazo, Conor Oberst ha reunido a...

Imploding The Mirage Imploding The Mirage
DiscosHace 1 semana

The Killers – “Imploding The Mirage”

En este año, tan complicado y sombrío, necesitamos ciertas cosas que nos suban el ánimo y nos hagan volver a...

Whole New Mess Whole New Mess
DiscosHace 2 semanas

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció...

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 3 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 3 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 4 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas