Conéctate a nuestras redes

Discos

Dirty Projectors – “Dirty Projectors”

Publicado

en

Pese a que entre sí no compartan demasiadas similitudes musicales, los llamados álbumes de rupturas amorosas son casi un género musical. Uno forjado entre almas laceradas, drogas y alcohol que pocos saben sortear exitosamente sin recurrir a los clichés sonoros y a las líricas gastadas. Menos aún se podría esperar de Dirty Projectors, puntales del indie rock experimental de los últimos diez años y dueños de estructuras caprichosas y fracturadas. El proyecto liderado desde hace un par de años únicamente por David Longstreth tras la partida de la guitarrista, vocalista y ahora ex pareja sentimental de Longstreth, Amber Coffman, edita este año su séptimo larga duración homónimo.

Resulta prácticamente imposible separar este álbum de su contexto. La ruptura entre Longstreth y Coffman configuró un regreso a los inicios, cuando la banda era en esencia un proyecto “solista” de Longstreth, por lo tanto, no sorprende que lo haya elegido denominar homónimamente, como si de un debut se tratase. Es un conjunto de canciones que termina por completar la elisión voluntaria de las guitarras insinuadas progresivamente en “Swing Lo Magellan” (2012) y que ahora se hace más patente que nunca con composiciones que galopan sobre los ritmos y las voces más cercanas al R&B que al pop pastoral acústico de guitarras en sus trabajos anteriores.

Longstreth las hace todas: compone (de hecho, en los últimos cinco años se convirtió en un cotizado compositor de canciones en el mundo del pop y el R&B, habiendo incluso co-escrito varias canciones de “A Seat At The Table” de Solange Knowles en 2016 o “FourFiveSeconds”, un single que reunía a Rihanna, Kanye West y Paul McCartney), produce, ejerce de arreglista y orquestador, además de tocar alrededor de una decena de instrumentos en el álbum, el que abre “Keep Your Name”, una balada retorcida y pitcheada con la colaboración en los sintetizadores de Tyondai Braxton, ex frontman de Battles, mientras que “Death Spiral” es una canción soul filosa, sostenida por el sample de un corte de Bernard Hermann para el soundtrack de “Vertigo”, la archiconocida película de Alfred Hitchcock.

El abandono de lo acústico se materializa magistralmente en “Up In Hudson”, single y punto alto de este trabajo donde Longstreth se luce vocalmente y en la manipulación de la voz misma, además de trazar un relato entre el comienzo y el fin de la relación. “Work Together” es una amalgama de sintetizadores mareadores y cajas de ritmos frenéticas. En “Dirty Projectors” ninguna canción es igual a otra y ninguna parece relleno, cada una de ellas sirve para completar un pedazo del puzzle que pretende armarse aquí, desgranando y exorcizando los demonios. La cálida e introspectiva “Little Bubble” relata la sensación de confort artificial desde la burbuja de la cotidianeidad de pareja y la sensación de desolación cuando se rompe. Por la misma senda camina también “Winner Take Nothing”, una disección del colapso de la relación entre Longstreth y Coffman.

El perturbador autotune y los delicados arreglos de guitarra pampean en “Ascent Through Clouds” hasta la mitad de la canción, donde se dobla e implosiona acercándose al glitch. “Cool Your Heart” es una vuelta de mano de Knowles a Longstreth ejerciendo la co-escritura de la canción para que la diva del R&B, Dawn Williams, aporte sus cualidades vocales. Cierra el álbum “I See You”, una balada intrincada de bajo vuelo y poca velocidad. “Dirty Pojectors”, tal como “Vulnicura” de Björk, supone una nueva perspectiva y específicamente un nuevo vehículo para expresar emociones tan cáusticas y dolorosas, uno más maquinal, frío tal vez, pero por sobre todas las cosas es un trabajo de madurez musical y personal que destila profunda tristeza, aunque sin caer en la caricaturización de la misma.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

METZ – “Atlas Vending”

Publicado

en

Atlas Vending

Luego de haber publicado el compilatorio “Automat” en 2019, el trío canadiense METZ tenía a todos muy atentos por un eventual nuevo trabajo de estudio. Y es que, claro, ser una de las grandes cartas de un sello tan influyente como Sub Pop Records obviamente haría que los ojos del mundo se pusieran sobre su música, ya que todos querían saber con qué sorprendería el conjunto establecido en Toronto. Así es como el camino nos lleva hasta “Atlas Vending”, su esperadísimo cuarto larga duración, donde la banda trasciende su particular estilo añadiendo nuevas capas de noise, grunge y, sobre todo, una fuerza a prueba de cualquier desafío para sacar adelante una obra de este tamaño.

La banda arremete con poco más de 40 minutos a la merced de una aplanadora sonora, donde desde el primer golpe, con “Pulse”, entramos de lleno en un terreno en que las capas sónicas se funden con intensos golpes en la batería, todo llevándonos a las comparaciones claras con bandas como Nirvana o Mudhoney, algunos de los principales referentes de inspiración para el conjunto canadiense. No hay duda de que, luego de tres placas de estudio, la banda tendría mucho que demostrar en este cuarto LP, por lo que, con Alex Edkins a la cabeza, el conjunto va emitiendo chispazos de furia que a través de sus diez tracks, haciéndonos transitar por veredas del post punk y el grunge, con guitarras abrasivas que encuentran su punto de intensidad tan pronto como en “Blind Youth Industrial Park” y “The Mirror”, la segunda y tercera canción de “Atlas Vending”.

Enfrentarse a la obra de METZ a estas alturas no requiere de mucha preparación, basta con disfrutar y dejarse llevar por la apuesta sonora que genera el trío, quienes no requieren de muchos recursos para llenar cada espacio con una energía que es exudada con mucha confianza en cada track. Fueron muchos los adeptos que el conjunto ganó al trabajar con Steve Albini en su anterior LP, “Strange Peace” (2017), por lo que la decisión de colaborar con Ben Greenberg en este nuevo disco es sorpresiva, pero no muy difícil de comprender una vez que se ve el resultado en ejemplos como “Hail Taxi”, donde se logra conjugar la evolución sonora de la banda hasta este momento con la visión actual y para la posteridad que tienen de su apuesta.

Sin ningún punto bajo, el disco entra de lleno en una última parte completamente centrada en composiciones potentes como “Sugar Pill”, además de momentos esenciales dentro de este recorrido, como la transición que se genera en “Framed By The Comet’s Tail”, o la locura de “Parasite”. Todo esto conduce hasta el épico cierre de “A Boat To Drown In”, una composición con más de siete minutos de duración, donde el conjunto echa a andar una maquina de riffs que no se queda solamente en el ruido, sino que también adopta una naturaleza espacial para entumecer cada espacio con sus estridentes guitarras. Las palabras quedan cortas, pero, si una cosa es clara, es que estamos frente al mejor disco de METZ en su carrera.

Con una velocidad sin pausas, un dominio excepcional del ruido y una fuerza descomunal que avanza por cada uno de los pasajes de “Atlas Vending”, la banda opta por refinar una fórmula que se va alternando entre la crudeza y lo melódico, demostrando que este cuarto LP es otro paso adelante para el conjunto en materia sonora. Por supuesto que la apuesta de METZ se multiplica por mucho cuando abordamos a la banda en vivo, pero en un mundo donde los recitales son cosa del pasado, el trío logró algo que para una banda de esta naturaleza parecería casi imposible: llevar la energía del concierto hasta el estudio, haciendo que esa estridente potencia de sus presentaciones en vivo llegue directamente hasta nuestros oídos.


Artista: METZ

Disco: Atlas Vending

Duración: 40:17

Año: 2020

Sello: Sub Pop


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Atlas Vending Atlas Vending
DiscosHace 7 horas

METZ – “Atlas Vending”

Luego de haber publicado el compilatorio “Automat” en 2019, el trío canadiense METZ tenía a todos muy atentos por un...

Endless Twilight Of Codependent Love Endless Twilight Of Codependent Love
DiscosHace 5 días

Sólstafir – “Endless Twilight Of Codependent Love”

Últimamente, la casa discográfica francesa Season Of Mist ha estado pendiente de lo que ocurre en Islandia en términos musicales....

Post Human: Survival Horror Post Human: Survival Horror
DiscosHace 6 días

Bring Me The Horizon – “Post Human: Survival Horror”

La emergencia sanitaria por el Covid-19 ha sido uno de los sucesos que más ha afectado al ambiente artístico. Lo...

Song Machine, Season One: Strange Timez Song Machine, Season One: Strange Timez
DiscosHace 7 días

Gorillaz – “Song Machine, Season One: Strange Timez”

Lo de Gorillaz siempre ha tenido que ver con dar vida a un espacio donde las cosas pueden ser llevadas...

Vökudraumsins Fangi Vökudraumsins Fangi
DiscosHace 2 semanas

Auðn – “Vökudraumsins Fangi”

Islandia es tierra mágica en cuanto a creación artística. Con una población que bordea los 400 mil habitantes y paisajes...

Lament Lament
DiscosHace 2 semanas

Touché Amoré – “Lament”

Después de su emocionalmente devastador cuarto larga duración, “Stage Four” (2016), Touché Amoré vuelve a remover fibras profundas con “Lament”,...

MMXX MMXX
DiscosHace 2 semanas

Cómo Asesinar A Felipes – “MMXX”

A estas alturas, es un hecho que Cómo Asesinar A Felipes va más allá de la idea tradicional de banda....

Fake It Flowers Fake It Flowers
DiscosHace 3 semanas

Beabadoobee –”Fake It Flowers”

Cada vez es más aparente el estado cíclico de la música. Las generaciones nuevas ven como novedoso cosas que las...

10 Songs 10 Songs
DiscosHace 3 semanas

Travis – “10 Songs”

En sus casi 30 años de trayectoria, Travis acumula una serie de buenas –y lindas– canciones, que han servido para...

Phanerozoic II: Mesozoic | Cenozoic Phanerozoic II: Mesozoic | Cenozoic
DiscosHace 3 semanas

The Ocean – “Phanerozoic II: Mesozoic | Cenozoic”

La vida después de “la gran muerte”, como históricamente se le ha llamado a la más grande extinción masiva de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas