Conéctate a nuestras redes
Koi No Yokan Koi No Yokan

Discos

Deftones – “Koi No Yokan”

Publicado

en

Que Deftones mezcle brutalidad con sutileza no es nuevo, y de hecho es algo que no sorprende en absoluto. El tema es cómo, tras siete álbumes de estudio, siguen maravillando a toda la escena rockera con este contraste que en el papel suena predecible. Y la respuesta es clara: Deftones, lejos del temor a expandirse, crea universos sonoros donde día tras día va conquistando territorios. “Koi No Yokan” parte con un riff inequívocamente tenso y directo como es el inicio de “Swerve City”, y no será el único momento en que la potencia de Chino Moreno y los suyos se reafirme.

No hay que olvidar que este es el segundo álbum sin Chi Cheng, bajista de la banda que tuvo un serio accidente en 2008 del que todavía no se recupera. Por eso, muchos creyeron que “Diamond Eyes” (2010) o este “Koi No Yokan” serían discos de transición para una banda que no esconde la relevancia que, para ellos, tiene la emoción. Error: lo directo del sonido resulta contraproducente con la indescifrable mezcla de su estilo, agresivo pero tierno, potente pero melódico, sutil pero rudo. Si bien muchos se han dedicado a comparar “Koi No Yokan” con el exitoso y remarcable “White Pony” (2000) por las cuotas de variedad estilística y la mezcla emotiva a tope, en realidad “Koi No Yokan” tiene sus propios méritos que la pueden convertir fácilmente en una nueva obra maestra de los de Sacramento. Esto porque no sólo se trata de una declaración de principios como fue “White Pony”, sino que simplemente es una foto del momento de una banda que parece haber encontrado su madurez en medio de la experimentación.

No es casual que hagan una canción de rock cósmico muy bien armada como la cautivante “Entombed”, sin abandonar su forma de componer, con un Chino Moreno tan entregado como siempre, pero ahora con un control aún mayor de las herramientas que su privilegiada voz le ofrece. “Leathers”, primer single, es Deftones en su máxima expresión. De sonidos electrónicos misteriosos y atractivos, a una potencia descomunal en fracciones de segundo. De golpe, pero sin dañar. Estos son golpes que invitan, convocan y crean atractivo inmediato.

“Tempest”, el otro adelanto, es una construcción exquisita y difusa que crece de a poco, donde la producción de Nick Raskulinecz se nota con intensidad, pero con criterio para administrar ese cúmulo de recursos del que dispone Deftones. El riff hacia el final es sublime con esa guitarra de Stephen Carpenter. Es que Deftones quizás encontró la forma de definir –por fin- su sonido. “Koi No Yokan” refiere a una expresión japonesa que indica que el amor a primera vista no existe, pero que tú sabes en ese primer momento que esa persona será tu alguien especial aunque por ahora no lo sea.

Esa sensación de destino tomado con las manos de forma paulatina, se nota en cada uno de los variados tracks de lo nuevo de Deftones. Los traumáticos quiebres de “Gauze”, las capas independientemente superpuestas de “Rosemary” o la dinámica de “Graphic Nature”, hacen del disco uno de los más variados de la banda y eso convierte al todo en un producto sólido de principio a final.

Si “Diamond Eyes” tuvo en la tensión de la ausencia de Chi Cheng una traba para volar más alto y más lejos, en “Koi No Yokan” Deftones domina su sonido nuevamente con toda la grandeza y delicadeza que este tiene, sin dejar de sorprender y, lo más importante, renovando una propuesta que tras siete discos tiene chapa de “clásico”.


Koi No YokanArtista: Deftones

Disco: Koi No Yokan

Duración: 51:50

Año: 2012

Sello: Reprise


Publicidad
55 Comentarios

55 Comments

Responder

Discos

Converge & Chelsea Wolfe – “Bloodmoon: I”

Publicado

en

Bloodmoon: I

Hay veces en que las colaboraciones no terminan de cuajar, y otras en que suena a algo completamente diferente a lo que se podría esperar. También existen casos en que el trabajo final representa un exacto ensamble de elementos entre los involucrados, situación más que aplicable al intenso “Bloodmoon: I”, el debut del proyecto informalmente del mismo nombre, en donde tenemos a dos pesos pesados de la oscuridad: Converge y Chelsea Wolfe. Abordar este trabajo era cosa sencilla con sus antecedentes, ya que la banda se acompañó de la artista en 2016 para una presentación en el festival Roadburn, donde reinterpretaron su catálogo con el componente delicado y, a la vez, poderoso que entrega Wolfe. Al reinterpretar esas composiciones era seguro que algo más saldría, y desde 2019 se comenzó a gestar definitivamente esta colaboración que no escatima recursos en ningún segundo de su oscuro, asfixiante y demandante recorrido.

Desde el primer track, “Blood Moon”, podemos ver como la dinámica entre el frontman Jacob Bannon y Wolfe son el condimento principal de un disco que refleja muy bien la incorporación de los distintos involucrados en su desarrollo. Sumado a la agrupación y la cantante, también participan otros nombres, como Stephen Brodsky de Cave In y Ben Chisolm, quien colabora frecuentemente con la responsable de “Hiss Spun” (2017) en sus proyectos, los que aportan cada uno una visión diferente a la panorámica general que supone el LP.

Por parte de la agrupación, Bannon no sólo desarrolla muy bien la interpretación dramática que se requiere, sino que logra compaginarse con el guitarrista Kurt Ballou en la esencia lúgubre y densa que recorre un disco que, con un relato consistente, se sostiene en cuatro pilares fundamentales para su desarrollo. Esto, porque al mencionado track que inicia el álbum se suman otras canciones como “Viscera Of Man”, “Lord Of Liars” o “Crimson Stone”, cada una funcionando como un pilar que sostiene la obra como tal, concentrando a la misma vez todos los elementos que desfilan de manera esporádica entre cada corte. Independiente de la dualidad entre voces masculina y femenina que se da en la dinámica del disco, el componente que une todos los aportes es la intensidad propia de un disco de Converge, lo que desaparece en contadas ocasiones para dejar al misticismo de Wolfe como protagonista absoluto del relato.

En ese sentido, “Bloodmoon: I” refleja una fórmula que deja entrever que lo mejor está por venir; indudablemente la numeración en el título intuye que podría haber más en el horizonte, y la confianza que logran entre todos para desarrollar el LP es francamente mágica. Un disco de escucha lenta, con mucha atención, y que probablemente tomará más de un intento para cautivar a los más esquivos, tal como suele pasar con prácticamente todas las obras de los involucrados. Eso sí, las crudas emociones reflejadas en sus once composiciones demuestran la honesta intención de texturizar, rearticular y darle forma a un rock gótico que fusiona elementos del doom, folk, hardcore e incluso punk, dando como resultado un sonido sustancioso, con cuerpo y un carácter que va en directa relación con el trabajo lírico.

Puede que “Bloodmoon: I” sea el trabajo más liviano de Converge, pero indudablemente es el más consistente en cuanto a estructura y exploración de sonidos, mostrándonos otra faceta de una banda que ha sabido reinventarse para transitar por distintos géneros en sus años de carrera. Un disco así habría sido imposible sin el aporte fundamental de Chelsea Wolfe, ya que es gracias a su interpretación que se llega a esos paisajes cinemáticos y de tintes apocalípticos, los que finalmente son el perfume esencial de esta obra que, más allá de ser una colaboración sin norte seguro, logra desarrollarse de una manera íntegra y respetuosa como un trabajo colaborativo bajo una idea común, mirada desde diferentes puntos de vista.


Bloodmoon: IArtista: Converge & Chelsea Wolfe

Disco: Bloodmoon: I

Duración: 58:44

Año: 2021

Sello: Epitaph / Deathwish


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Bloodmoon: I Bloodmoon: I
DiscosHace 1 mes

Converge & Chelsea Wolfe – “Bloodmoon: I”

Hay veces en que las colaboraciones no terminan de cuajar, y otras en que suena a algo completamente diferente a...

Things Take Time, Take Time Things Take Time, Take Time
DiscosHace 1 mes

Courtney Barnett – “Things Take Time, Take Time”

Cuando Courtney Barnett irrumpió y su nombre ganó un espacio privilegiado en la exitosa y explosiva escena australiana, una de...

An Evening With Silk Sonic An Evening With Silk Sonic
DiscosHace 2 meses

Silk Sonic – “An Evening With Silk Sonic”

Los talentosos Anderson .Paak y Bruno Mars dejaron sensaciones más que positivas cuando dieron a conocer “Leave The Door Open”,...

The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows
DiscosHace 2 meses

Damon Albarn – “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows”

Inagotable y cada vez más camaleónico. Algo tiene el imaginario que está construyendo Damon Albarn que, con cada día que...

Comfort To Me Comfort To Me
DiscosHace 2 meses

Amyl And The Sniffers – “Comfort To Me”

Una de las piedras angulares del punk, como filosofía, consiste en abrazar las imperfecciones, reconocerse como seres desprolijos y enaltecer...

CRAWLER CRAWLER
DiscosHace 2 meses

IDLES – “CRAWLER”

Para todos fue una sorpresa el día en que IDLES publicó la melancólica “The Beachland Ballroom”, donde, a un ritmo...

Sympathy For Life Sympathy For Life
DiscosHace 2 meses

Parquet Courts – “Sympathy For Life”

El indie rock de Parquet Courts es bastante sui generis dentro de los márgenes difusos que la crítica le ha...

Engine Of Hell Engine Of Hell
DiscosHace 2 meses

Emma Ruth Rundle – “Engine Of Hell”

Mientras Emma Ruth Rundle se dedicaba a preparar lo que sería su quinto disco, la pandemia y las cuarentenas golpearon...

Valentine Valentine
DiscosHace 2 meses

Snail Mail – “Valentine”

En situaciones de crisis, es complicado alinear las emociones con lo que se piensa o analiza, pero ese acontecer no...

Twin Plagues Twin Plagues
DiscosHace 2 meses

Wednesday – “Twin Plagues”

La actitud con la que Karly Hartzman trata la guitarra en los primeros minutos de “Twin Plagues”, canción que abre...

Publicidad
Publicidad

Más vistas