Conéctate a nuestras redes

Discos

Deftones – Gore

Publicado

en

Muchos se cuelgan de una frase de Einstein sobre la locura, que indica algo así como que es de locos esperar diferentes resultados si siempre se hace lo mismo. Pero hay gente que consistentemente hace lo mismo y sí logra cosas distintas, o que al menos hace parecer que fuera así. Sea por la calidad de su trabajo o por la variedad de matices que manejan, hay bandas que sin cambios radicales consiguen mantener una identidad de raíz, sin que las ramificaciones sean necesariamente exactas y miméticas. Deftones es acusado por sus detractores de hacer siempre el mismo disco, pero las diferencias entre “Koi No Yokan” (2012) y “Gore” son evidentes desde el comienzo. Mientras el primero golpeaba de inmediato con el número más directo para luego elaborar dinámicas más intrincadas, en “Gore” existe una tendencia a que las estructuras sean claras, crecientes, con una épica que se repite, ya sea en números reflexivos como “(L)MIRL” o en frenesís rockeros como en “Geometric Headdress”.

DEFTONES 2016 01En materia sonora, “Gore” debe ser el disco más variado de Deftones desde “Saturday Night Wrist” (2006) y, al mismo tiempo, uno con una coherencia implacable en la diversidad, que es parte de la marca registrada de la banda de Sacramento desde hace mucho tiempo. El único problema con todo ello es que la capacidad de crear discos consistentes se ha devorado las ambiciones de armar singles ganadores. Deftones tiene una vocación para los grandes coros que en “Gore”, así como en su anterior entrega, se esconde en algunas canciones, pero que ni siquiera se traduce a tracks completos, más allá del impacto directo a la yugular que resulta “Prayers / Triangles”.

Es extraño pensar en que Stephen Carpenter pueda tener reparos con “Gore”; a menos que sintiese que su participación en la composición fuera muy mínima, no aparecen mayores razones para esa extrañeza. Los riffs son excelentes en casi todos los tracks, en especial porque cuentan una historia y la hacen fluir de forma clara. Esto redunda en lo lamentable porque pone una lupa sobre un disco que, al revés de lo que se podía pensar, no cae en concesiones o en bajas de calidad, o en prescindir de las guitarras del propio Carpenter para brillar. En “Gore” no hay extremos tan contrastantes como en “Koi No Yokan”, sino que los mundos de Deftones se funden. Por muy ambiental que parezca “Hearts / Wires”, el peso de sus compases es tal, que igualmente genera algo más que un devaneo inerte. En el álbum no hay instantes etéreos porque todo tiene una trascendencia que no va en lo onírico, como pasa a ratos en casi toda la discografía de la agrupación; no hay ecos de los sueños, sino que hay latidos fuertes del aquí y ahora, como se nota en la gran “(L)MIRL” o en la balada que termina siendo “Phantom Bride”, una de las grandes sorpresas del disco, y que contó con la colaboración de Jerry Cantrell, guitarrista de Alice In Chains.

DEFTONES 2016 02“Pittura Infamante”, “Doomed User” o “Geometric Headdress” sin duda que van en el carril más directo y sin pausas, aunque también tienen esa angustia claustrofóbica que no los aleja tanto de “Xenon” o “Gore”. Resulta tan entretenido como agotador el fijarse en los puentes sonoros entre las distintas canciones, que al comienzo no se ven tan obviamente, pero que con el correr de las escuchas van convergiendo de forma muy natural. Quizás allí hay un ripio pequeño: que se sienta que son necesarias varias reproducciones a “Gore” para notar lo bueno que es, pero eso tampoco tiene algo de malo.

“Gore” es un disco que difícilmente trae de vuelta a Deftones, pese a los cuatro años de silencio discográfico y las diferencias con “Koi No Yokan”, pero sí es la reafirmación de la inventiva de una banda que no hace lo mismo jamás, aunque se la tilde de esta forma. La locura puede venir de la sordera de ciertas audiencias, esa locura que sí se canaliza de forma notable en la triada final del disco. “Rubicon” es el broche de oro para un álbum que expande aún más el mundo de Deftones, banda que con “Gore” compila una discografía de las más sólidas en ideas y calidad dentro del rock de las últimas décadas.

Publicidad
9 Comentarios

9 Comments

  1. Dostoievski

    06-Abr-2016 en 10:45 am

    Un disco bajo dentro de su gran catálogo. Algunos riffs tienen menos amor que la infancia del Cisarro.

  2. Chi Cheng

    06-Abr-2016 en 12:33 pm

    Bueno, yo lo encontré malísimo, igual que cuando escuché el White Pony por primera vez.
    De hecho, si lo piensan es como si Gore fuera el White Pony pero con Sergio Vega en vez de Chi Cheng.

    Adrenaline = Diamond Eyes (sonido básico)
    Around The Fur = Koi No Yokan (reafirmación de su sonido)
    White Pony = Gore (algo más experimental)

    Lo mágico de Gore es que mientras más lo escuchas más te gusta, vas descubriendo cosas nuevas igual que con el White Pony.
    Algunos temas te llevan a un trance clásico de Deftones que no hay en el DE o en el KNY.

    • Caco

      06-Abr-2016 en 12:53 pm

      Raras analogías, para mi Deftones no tiene discos muy parecidos entre si, sino una evolución constante. Concuerdo en que no me gusto Gore en la primera escuchada. Estoy dándole las varias oportunidades que se merecen estos cracks de Sacramento

      • Esteban

        07-Abr-2016 en 1:25 pm

        Si se parecen, sobre todo el White Pony, el Deftones y el Saturday Night Wrist están calcados. De hecho es super simple, por ejemplo en el White Pony está Elite, Teenager, Korea, Knife Party, Change…
        En el Deftones está Hexagram, WGTB, Lucky You, Moana, Minerva…
        SNW está Rapture, Ratsratsrats, Beware, Combat, Kimdracula, Pink Cellphone… Cachai, son como reversiones de sus mismo temas.
        El riff de Knife Party es el mismo de Bloody Cape
        El riff de Moana es el mismo de Smile
        El intro de Lovers es el mismo de Diamond Eyes
        Melanie es una reversion de Ratsratsrats
        Y así podría seguir todo el día…

        Obvio que hay una evolución en su sonido porque la intención en cada álbum es diferente pero es innegable que muchas de sus canciones se parecen entre si.

  3. Gonzalo Pacheco (@gonn)

    06-Abr-2016 en 1:27 pm

    Quiero escucharlo cuando esté listo, la filtración es como una mala masterización, se estucha todo raro.

  4. Sergio soto gamboa

    07-Abr-2016 en 1:30 am

    yo lo escuche volado manejando en la noche y me hizo recuerdo cuando viajaba por la ruta de la muerte en coroico un dia lluvioso y escuchando pink floyd… es un disco que es una volada morrisei de chino con sazón deftones, claramente si esperaban algo brutal, no lo es, es un disco volado, muy ambiental, con un aire a ese soft pop electro 80tero… me gustó y me gusta cuando una banda se inventa, aun es deftones, pero no es como escuchar una banda tipo iron maiden con 18 discos iguales…

  5. Moana

    07-Abr-2016 en 11:56 am

    Yo lo escuché volao y en flac. El trabajo es bueno, hay temazos que te dejan en trance. Yo también siento que se había perdido eso desde el Diamond Eyes pero lo bueno es que aún está ahí.
    Además de Morrisei y esa volá ochentera que le gusta a Chino, se nota mucho la influencia de Palms, de hecho es como si fuera Palms feat. Stef.

    El trabajo vocal de Chino es sencillo, en algunas canciones transmite mucho (como en los 5 primeros discos) pero otras sólo canta.

    Se extraña la presencia de Stef, sus riffs son demasiado simples en este álbum, Doomed User y Gore vendrían siendo los temas más pesados del disco y eso que en Gore se destaca el puro coro… que suena mucho al Chino del SNW, eso me encantó. Pero en general Stef se perdió en este álbum, no hay riff demoledores, solo hay guitarras aburridas y somnolientas.
    Y ojo, que el Deftones (2004) igual fue somnoliento pero también fue duro y pesado,hay una gran diferencia.

    Sergio Vega en algunas cosillas me recordó a Chi Cheng. Punto para Sergio.

    Y bueno, eso. En general es un buen álbum, tiene una pizca del Deftones clásico pero es muuuuuuuuy diferente a los 7 álbumes que todos amamos.

    Así que a escucharlo, repasarlo, estudiarlo, sentirlo, analizarlo y a amarlo.

  6. Iván

    10-Abr-2016 en 11:58 pm

    Me pasó exactamente lo mismo, primera escucha nada . Después de varias le vas agarrando el gustito . Hay que pensar que ya han pasado más de 20 años del adrenaline . Lo que me dejó k.o. y no me gustó fue el solo de Phantom Bride, no recuerdo algo así en la discografía.

  7. Allan Yasir

    12-Abr-2016 en 12:57 pm

    Los Deftones se caracterizan por no hacer discografías parecidas o similares, me paso al igual que todos al inicio me parecio malo, pero me pase un día escuchándolo y hay muy buenas canciones, el álbum se caracteriza por un sonido clásico 70’s(hearts) y 80´s (Phantom Bride). Triangles, Doomed, Hearts, (L)Mirl, Phantom Bride (comparto lo del solo, no me gusto) son buenas, la canción mas floja es sin duda Pittura,

Responder

Discos

The Fall Of Troy – “Mukiltearth”

Publicado

en

Mukiltearth

En la música, literalmente todo puede ser una influencia, ya sea para el concepto de un álbum o para una renovación en la dirección del sonido a materializar. Dentro de la evolución, el pasado también puede aportar algo en pos del aprendizaje y, en una especie de tributo a sus raíces, The Fall Of Troy, banda insigne en el desarrollo del math rock y el post hardcore desde inicios de la década anterior, lanza “Mukiltearth”, su sexto material larga duración, donde el espíritu de lo que dio forma inicialmente a la agrupación se encuentra presente en toda su extensión.

Un año antes del debut homónimo del trío de Mukilteo, “The Fall Of Troy” (2003), el proyecto liderado por el guitarrista fundador y vocalista Thomas Erak, The Thirty Years’ War, lanzaba “Martyrs Among The Casualties”, su único y último EP. Este trabajo funcionó como los cimientos del sonido de The Fall Of Troy y muchas otras bandas que se influenciaron por la mezcla de la catarsis del screamo y los arreglos orientados al jazz del math rock, y en “Mukiltearth” no sólo el nombre de la ciudad de origen de la banda se ve destacado como base de nacimiento del grupo, sino también que seis canciones del listado son regrabaciones de este EP de antaño.

Es así como esta colección de canciones tiene una evidente vibra de los años previos a The Fall Of Troy, con matices reconocibles dentro de las variantes ejecutadas por bandas como Dance Gavin Dance o Chiodos, y más de la oleada que explotó el post hardcore con quiebres más técnicos en su mezcla. Considerando el tiempo y la actual alineación conformada por Erak, el bajista y también vocalista Tim Ward, junto al baterista Andrew Forsman, las voces definitivamente se alejan de las versiones más viscerales de canciones como “A Tribute To Orville Wilcox” y “Chain Wallet, Nike Shoes”, y aún más evidente en una versión un tanto más accesible de “The Tears Of Green-Eyed Angels”, que sin la incendiaria interpretación original queda en un despliegue vertiginoso, y certero, por lo demás.

“Mirrors Are More Fun Than Television” cambia la tendencia al mostrar mucho más ímpetu en su ejecución, y aún con la bajada de intensidad hacia la mitad del track la emotividad concentrada resulta explosiva, al darse el quiebre después de un armado por capas en su rítmica. Para finalizar la revitalización del homenaje a sus raíces, The Fall Of Troy se mantiene firme durante “The Day The Strength Of Men Failed” y “Knife Fight At The Mormon Church”. Con notorios cambios en la claridad del sonido, la conducción de estos cortes desborda nostalgia y son excelentes ejemplos de patrones polirrítmicos en la batería y ejecución frenética en las cuerdas, propias del screamo de finales de la década del noventa.

Sin entregas originales desde “OK” (2016), “Counting Sheep” inicia el recorrido de la actualidad compositiva de The Fall Of Troy. Una inclemente carta que destaca de manera saludable la pericia de la agrupación, que también alterna –como parte de un sello indudable– vertiginosas estructuras y salvajes gritos, con gancheros versos junto a voces limpias, que ven en “Round House” un espacio ideal para brillar.

Cerrar “Mukiltearth” con la movida declaración llamada “We Are The Future” es muy acertada, tomando en cuenta que The Fall Of Troy es una banda influyente, pese al prolongado tiempo desde su anterior álbum. Habiendo tenido un tiempo en pausa a final de 2010, la identidad de la agrupación de Mukilteo se ha mantenido coherente durante su discografía. The Fall Of Troy concibe su último trabajo de estudio como un ejercicio de revisión a sus raíces, lamentablemente sin concretar algo más novedoso, pero dentro de los sonidos que dan la bienvenida a la experimentación y a desafiar límites. En el futuro todo puede suceder.


Artista: The Fall Of Troy

Disco: Mukiltearth

Duración: 39:22

Año: 2020

Sello: Independiente


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Mukiltearth Mukiltearth
DiscosHace 15 horas

The Fall Of Troy – “Mukiltearth”

En la música, literalmente todo puede ser una influencia, ya sea para el concepto de un álbum o para una...

Ohms Ohms
DiscosHace 4 días

Deftones – “Ohms”

Se vale decir que lo de Deftones a estas alturas es una carrera sin altibajos. La extraña época del denominado...

Ultra Mono Ultra Mono
DiscosHace 5 días

IDLES – “Ultra Mono”

IDLES se demoró dos semanas en grabar su tercer álbum y más de cuatro meses en mezclarlo. En el tercer...

Down In The Weeds Where The World Once Was Down In The Weeds Where The World Once Was
DiscosHace 1 semana

Bright Eyes – “Down In The Weeds, Where The World Once Was”

Tras un receso de nueve años y con una serie de proyectos bajo el brazo, Conor Oberst ha reunido a...

Imploding The Mirage Imploding The Mirage
DiscosHace 1 semana

The Killers – “Imploding The Mirage”

En este año, tan complicado y sombrío, necesitamos ciertas cosas que nos suban el ánimo y nos hagan volver a...

Whole New Mess Whole New Mess
DiscosHace 1 semana

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció...

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 1 semana

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 3 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 3 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 3 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: