Conéctate a nuestras redes

Discos

Deafheaven – New Bermuda

Publicado

en

Bastaron 4 años para ubicarse dentro de los actos extremos más aclamados de la actualidad. Si bien obtuvieron cierto reconocimiento con “Roads To Judah” en 2011, fue el siguiente álbum, “Sunbather” (2013), el que captó la atención en masa de una audiencia ávida de nuevos híbridos que refrescaran el panorama del metal. Mucho se ha hablado y debatido acerca de esta propuesta que no se cuestiona la experimentación, dividiéndose así las facciones entre quienes casi les desprecian (más por su apariencia que por la música en sí, lo que evidencia la fortaleza del argumento, por lo demás) y quienes alaban el trabajo, por consecuencia propagan la palabra acerca de lo que consideran son las virtudes de Deafheaven. Con la venia de la crítica –y desde la perspectiva de quien, aún joven, aprecia y se dispone a transitar un camino al que aún le queda mucho por ser recorrido-, desarrollaron este, su nuevo registro de estudio llamado “New Bermuda”. La sensación inicial que deja el escuchar por primera vez el álbum, es que contiene una vibra más metalera en comparación a sus predecesores, por sobre cualquier otro elemento que hayan utilizado.

DEAFHEAVEN 01Una introducción etérea nos confunde con su niebla y se extiende hasta casi el segundo 40 de duración, cuando explota “Brought To The Water”. A través de un riff simple y una endemoniada técnica del blast beat que, luego de un quiebre casi al estilo de Slayer, continúa su camino impetuoso e incorpora la voz de George Clarke para devenir de a poco en una pieza con una parte intermedia y final más melódicas, cercanas a las etiquetas que han recaído sobre su música, como el post-rock o el post-metal. La vocalización de Clarke emula los mejores tonos alcanzados alguna vez por la escuela clásica del black metal, lo que es algo innegable: su voz, aún joven, es capaz de desgarrarse para lograr la transmisión de las emociones que emanan de sus letras. Esto queda en evidencia en “Luna”, que –como se mencionó antes en relación a la obra completa- posee una esencia aún más arraigada en la violencia y estructura del metal más extremo, pero cuyos puentes y estribillos incorporan armonías más sutiles que contrastan con la crudeza de este corte, que es uno de los mejores logrados del opus.

La tendencia en todos sus discos, y en especial en este nuevo paso en la meteórica carrera de Deafheaven, es hacer pocas composiciones pero extensas, de manera que todo lo que le da la forma a la intención artística tenga el espacio suficiente para desarrollarse, y así conjugar cada componente de la propuesta. “Baby Blue”, por su parte, en su comienzo pareciera pertenecer casi a otra banda o a otro álbum, espejismo que se diluye a medida que la calma y la parsimonia del inicio hacen lugar a un tema oscuro, denso y lúgubre, que además resulta más parejo que el resto. En este caso en particular, es como una especie de interludio o respiro dentro del eclecticismo que abunda, así se transforma en lo único con un carácter más convencional presente en “New Bermuda”, porque “Come Back” detona nuevamente la mezcla de estilos tan propia que caracteriza a los estadounidenses y que tantas buenas reseñas ha generado. Lo que ofrece la agrupación es algo tan épico y visceral como cualquier DEAFHEAVEN 02muestra del catálogo de los considerados clásicos o estandartes del black metal, pero con un aire renovado y matices melodiosos que le inyectan una energía fresca. En la sección media, “Come Back” da un giro radical hacia un espectro sonoro amable y melancólico, que logra ubicar a esta canción en un nivel superlativo: es exactamente el punto de equilibrio de la banda y, a la vez, su sello característico. Es claro que este es el sendero indicado para Deafheaven y donde mejor se mueven.

Las últimas notas del corte anterior se unen a la entrada de “Gifts For The Earth”, que en esencia es menos ambiciosa que sus pares, pero sólo por una convicción de cerrar el disco bajo el manto de un velo delicado, que protege y sana las heridas que dejó la tormenta que se desató durante la mayor parte del tiempo.

Sin duda, esta placa es la mejor de los tres larga duración que han lanzado hasta la fecha, porque acá todas las ideas están mejor cohesionadas y fluyen sin obstáculos hacia donde Deafheaven desea: un híbrido único en su especie, que es capaz de mostrar tanta vehemencia y brutalidad, como sutileza y emotividad. Con “New Bermuda” ratifican su reputación y de seguro provocarán más debates acerca de su propuesta innovadora. Y no es extraño que, por lo demás, el registro ya esté dentro de las listas a nivel mundial de los mejores discos del año.

Publicidad
4 Comentarios

4 Comments

  1. Bien por el “Hipster Black Metal”…

    • alo alo

      10-Nov-2015 en 12:32 pm

      Te vas a llegar a cagar tragandote tus palabras cuando los veas en vivo

  2. luis

    17-Nov-2015 en 1:22 pm

    la raja deaf heaven !! ¿¿ que hispster chuhcetumare soy de pobla gil qlio y vacilo deaf heaven y le vuela la raja a todas tus bandas qlias metaleras que en 50 años no han sido capaces de innovar ni un puto riffs pa salir de su mediocridad , alimentandose de grupies qlias que no son capaces de escuchar nada que los saque de sus cabezas qlias cuadradas ,,, pedazo de banda mono qlio,

    • Nico

      22-Dic-2015 en 2:56 pm

      que?

Responder

Discos

Hinds – “The Prettiest Curse”

Publicado

en

The Prettiest Curse

Llevar las influencias musicales en la manga puede resultar en molestas comparaciones. En el caso de Hinds, la sombra de bandas como The Strokes se ha vuelto en una constante, pero en su último disco, “The Prettiest Curse”, el cuarteto español amplía sus sonidos y mira hacia una audiencia más amplia, con un material distintivo que celebra el trabajo y carisma de la agrupación. Con producción de Jenn Decilveo (Beth Ditto, Bat For Lashes), la banda deja de lado su clásico sonido garage pop por una paleta más expansiva y colorida. Esto se percibe rápidamente en la apertura “Good Bad Times”, un explosivo giro al power pop con relucientes guitarras y percusión, liderada por el juego vocal entre Carlotta Cosials y Ana Perrote.

Sus personalidades relucen en “Just Like Kids (Miau)”, una crítica a los sexismos y prejuicios que han enfrentado en la industria: “¿Puedo decirte algo sobre tu banda? Estoy seguro de que te encantaría escuchar mi consejo. El sarcástico corte es acompañado de un instrumental dulzón que enaltece la actitud pasivo-agresiva de la composición, en un giro que apela a una mayor audiencia, pero que se presenta como un paso natural más que una necesidad de satisfacer al mainstream. Otra agradable sorpresa son las primeras letras en español de la banda, presentando un arriesgado spanglish que puede resultar molesto para unos y disfrutable para otros. Este juego cultural se materializa musicalmente en la cautivante “Come Back And Love Me <3”, un romántico homenaje a sus raíces, girando hacia bossa nova en la disonancia más grande del “The Prettiest Curse”, pero que se gana un espacio gracias a la constancia en sus vocales. El uso de su lenguaje nativo es una herramienta más que bienvenida, haciendo que su sonido sea más distintivo.

Los elementos del garage no son olvidados por completo, y canciones como “Burn” son ejemplos fieles a su sonido original, donde las chicas se unen en un rugiente estribillo que culmina en un outro a cargo del guitarreo electrónico clásico. Sin embargo, sus estructuras son mucho más pulidas que antes y la técnica en estas logra destacar, como en “Take Me Back”, un tema clásico del repertorio de la agrupación, pero con una evolución que deja brillar cada elemento, con un solo que funciona como el golpe emocional del disco en una nostálgica y atrapante melodía.

Si bien este es un disco de cambios, el elemento principal sigue siendo las voces de de Cosials y Perrote. Mucho de “The Prettiest Curse” es liderado por la personalidad que sale de sus vocales, logrando cambiar el tono en que cada canción es percibida, desde la irónica “Just Like Kids”, la sensual “Come Back And Love Me”, o “Riding Solo”, que presenta un pegajoso coro creado para estadios, en uno de los sonidos más expansivos del álbum. Y es que gran parte del trabajo presenta himnos dignos de cantar en vivo, donde “Boy” es el matrimonio perfecto de los elementos pop y rock del disco, así como también del inglés y español, con un dulce estribillo sepultado en fuertes guitarras.

La batalla más grande que enfrenta el disco es precisamente la magnitud sonora que tiene como objetivo. Al optar por melodías más cercanas al pop, muchos de estos elementos son barridos por las fuertes guitarras propias del garage. Este choque melódico amenaza con opacar la mejor carta de la agrupación: el peculiar, pero inescapable estilo vocal que narra las composiciones. Por esto, la pieza final, “This Moment Forever”, es un apreciado momento donde el instrumental descansa para darle protagonismo a la potencia de sus voces, despidiéndose con el momento más intimo del disco, pero no menos cautivante.

La idea de que los giros hacia el pop reflejan una reducción del sonido original se ha convertido en una narrativa obsoleta, en especial en el caso de Hinds, quienes logran usar estos elementos para construir su propia identidad. Este cambio puede asustar a los fans más puritanos, pero el espíritu de sus primeros discos está presente en “The Prettiest Curse”, si es que no más amplificado. Las guitarras son más brillosas y los vocales presentan más confianza, sin embargo, el encanto original no ha disminuido ni un poco.


Artista: Hinds

Disco: The Prettiest Curse

Duración: 32:45

Año: 2020

Sello: Lucky Number / Mom + Pop Music


https://open.spotify.com/album/5EAxNmYYdSAswaDuqPTiYN

Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

The Prettiest Curse The Prettiest Curse
DiscosHace 4 días

Hinds – “The Prettiest Curse”

Llevar las influencias musicales en la manga puede resultar en molestas comparaciones. En el caso de Hinds, la sombra de...

Shadow Of Life Shadow Of Life
DiscosHace 5 días

Umbra Vitae – “Shadow Of Life”

La vida es un camino de luces y sombras, donde aquellos pasajes más lúgubres suelen verse desde una óptica negativa...

Muzz Muzz
DiscosHace 6 días

Muzz – “Muzz”

Proyecto paralelo y superbanda fueron las credenciales para mostrar al mundo a Muzz. El trío liderado por Paul Banks, y...

Stare Into Death And Be Still Stare Into Death And Be Still
DiscosHace 2 semanas

Ulcerate – “Stare Into Death And Be Still”

Desde su concepción, el death metal como subgénero ha sido llevado a experimentación, con muchas agrupaciones que han acoplado este...

Italian Ice Italian Ice
DiscosHace 2 semanas

Nicole Atkins – “Italian Ice”

Los efectos del Covid-19 en la industria musical se han presentado en múltiples formas: cancelaciones de festivales, conciertos o álbumes...

RTJ4 RTJ4
DiscosHace 2 semanas

Run The Jewels – “RTJ4”

Cuando Killer Mike habla de un hombre negro que está siendo asfixiado en “walking in the snow”, no se sabe...

Petals For Armor Petals For Armor
DiscosHace 3 semanas

Hayley Williams – “Petals For Armor”

¿Qué puede salir de una mente agobiada? La pregunta es sencilla si solamente se mira desde una vereda superficial y...

Premonitions Premonitions
DiscosHace 3 semanas

Sojourner – “Premonitions”

Las barreras de la distancia ya parecen ser cosa del pasado. Si bien, siempre cuando oímos algún larga duración recién...

Set My Heart On Fire Immediately Set My Heart On Fire Immediately
DiscosHace 3 semanas

Perfume Genius – “Set My Heart On Fire Immediately”

“La mitad de mi vida se ha ido”, son las palabras con las que Mike Hadreas comienza su quinto álbum...

Notes On A Conditional Form Notes On A Conditional Form
DiscosHace 4 semanas

The 1975 – “Notes On A Conditional Form”

Pese a que Matty Healy indicó que los dos discos lanzados en la era “Music For Cars” de The 1975...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: