Conéctate a nuestras redes

Discos

Deafheaven – New Bermuda

Publicado

en

Bastaron 4 años para ubicarse dentro de los actos extremos más aclamados de la actualidad. Si bien obtuvieron cierto reconocimiento con “Roads To Judah” en 2011, fue el siguiente álbum, “Sunbather” (2013), el que captó la atención en masa de una audiencia ávida de nuevos híbridos que refrescaran el panorama del metal. Mucho se ha hablado y debatido acerca de esta propuesta que no se cuestiona la experimentación, dividiéndose así las facciones entre quienes casi les desprecian (más por su apariencia que por la música en sí, lo que evidencia la fortaleza del argumento, por lo demás) y quienes alaban el trabajo, por consecuencia propagan la palabra acerca de lo que consideran son las virtudes de Deafheaven. Con la venia de la crítica –y desde la perspectiva de quien, aún joven, aprecia y se dispone a transitar un camino al que aún le queda mucho por ser recorrido-, desarrollaron este, su nuevo registro de estudio llamado “New Bermuda”. La sensación inicial que deja el escuchar por primera vez el álbum, es que contiene una vibra más metalera en comparación a sus predecesores, por sobre cualquier otro elemento que hayan utilizado.

DEAFHEAVEN 01Una introducción etérea nos confunde con su niebla y se extiende hasta casi el segundo 40 de duración, cuando explota “Brought To The Water”. A través de un riff simple y una endemoniada técnica del blast beat que, luego de un quiebre casi al estilo de Slayer, continúa su camino impetuoso e incorpora la voz de George Clarke para devenir de a poco en una pieza con una parte intermedia y final más melódicas, cercanas a las etiquetas que han recaído sobre su música, como el post-rock o el post-metal. La vocalización de Clarke emula los mejores tonos alcanzados alguna vez por la escuela clásica del black metal, lo que es algo innegable: su voz, aún joven, es capaz de desgarrarse para lograr la transmisión de las emociones que emanan de sus letras. Esto queda en evidencia en “Luna”, que –como se mencionó antes en relación a la obra completa- posee una esencia aún más arraigada en la violencia y estructura del metal más extremo, pero cuyos puentes y estribillos incorporan armonías más sutiles que contrastan con la crudeza de este corte, que es uno de los mejores logrados del opus.

La tendencia en todos sus discos, y en especial en este nuevo paso en la meteórica carrera de Deafheaven, es hacer pocas composiciones pero extensas, de manera que todo lo que le da la forma a la intención artística tenga el espacio suficiente para desarrollarse, y así conjugar cada componente de la propuesta. “Baby Blue”, por su parte, en su comienzo pareciera pertenecer casi a otra banda o a otro álbum, espejismo que se diluye a medida que la calma y la parsimonia del inicio hacen lugar a un tema oscuro, denso y lúgubre, que además resulta más parejo que el resto. En este caso en particular, es como una especie de interludio o respiro dentro del eclecticismo que abunda, así se transforma en lo único con un carácter más convencional presente en “New Bermuda”, porque “Come Back” detona nuevamente la mezcla de estilos tan propia que caracteriza a los estadounidenses y que tantas buenas reseñas ha generado. Lo que ofrece la agrupación es algo tan épico y visceral como cualquier DEAFHEAVEN 02muestra del catálogo de los considerados clásicos o estandartes del black metal, pero con un aire renovado y matices melodiosos que le inyectan una energía fresca. En la sección media, “Come Back” da un giro radical hacia un espectro sonoro amable y melancólico, que logra ubicar a esta canción en un nivel superlativo: es exactamente el punto de equilibrio de la banda y, a la vez, su sello característico. Es claro que este es el sendero indicado para Deafheaven y donde mejor se mueven.

Las últimas notas del corte anterior se unen a la entrada de “Gifts For The Earth”, que en esencia es menos ambiciosa que sus pares, pero sólo por una convicción de cerrar el disco bajo el manto de un velo delicado, que protege y sana las heridas que dejó la tormenta que se desató durante la mayor parte del tiempo.

Sin duda, esta placa es la mejor de los tres larga duración que han lanzado hasta la fecha, porque acá todas las ideas están mejor cohesionadas y fluyen sin obstáculos hacia donde Deafheaven desea: un híbrido único en su especie, que es capaz de mostrar tanta vehemencia y brutalidad, como sutileza y emotividad. Con “New Bermuda” ratifican su reputación y de seguro provocarán más debates acerca de su propuesta innovadora. Y no es extraño que, por lo demás, el registro ya esté dentro de las listas a nivel mundial de los mejores discos del año.

Publicidad
4 Comentarios

4 Comments

  1. Bien por el “Hipster Black Metal”…

    • alo alo

      10-Nov-2015 en 12:32 pm

      Te vas a llegar a cagar tragandote tus palabras cuando los veas en vivo

  2. luis

    17-Nov-2015 en 1:22 pm

    la raja deaf heaven !! ¿¿ que hispster chuhcetumare soy de pobla gil qlio y vacilo deaf heaven y le vuela la raja a todas tus bandas qlias metaleras que en 50 años no han sido capaces de innovar ni un puto riffs pa salir de su mediocridad , alimentandose de grupies qlias que no son capaces de escuchar nada que los saque de sus cabezas qlias cuadradas ,,, pedazo de banda mono qlio,

    • Nico

      22-Dic-2015 en 2:56 pm

      que?

Responder

Discos

Marika Hackman – “Any Human Friend”

Publicado

en

Any Human Friend

Es muy común escuchar que, para que el ser humano sea realmente feliz, debe estar en paz consigo mismo; conocerse, quererse, transparentar lo que se es frente al espejo. La auto aceptación implica abrazar lo propio con autenticidad y ser honesto consigo mismo y con los demás, invitando a decir lo que se piensa sin tapujos y a no dejarse llevar por códigos sociales restrictivos ni preocuparse por el qué dirán. Esto es exactamente lo que hace Marika Hackman, cantante y multiinstrumentista británica, en su tercer larga duración “Any Human Friend”, una entrega marcada tanto por el cambio de sonido, como por el toque gráfico y sincero en la lírica respecto a su intimidad y mundo interior.

El inicio está marcado por “Wanderlust”, un tema acústico que engaña a quien lo oye por vez primera, pues lleva a pensar que Hackman vuelve a sus raíces con una línea más unplugged. Es menester recordar que la hija de Sub Pop Records emprendió vuelo bajo el alero de sonidos de cuerda inundados de melancolía, tanto en su debut “We Slept At Last” (2015) como en su primer EP, “That Iron Taste” (2013), por ello, el opening de esta saturada pieza puede entenderse como un regreso a dicha corriente sonora. Pero no. Es solamente una exquisita trampa, pues el sintetizador comienza a agarrar fuerza para dar paso a “The One”, el popero, memorable y bailable segundo sencillo de este compilado. Consolidándose como un punto fuerte de este álbum, su ritmo encabezado por guitarras y su lírica relacionada al creciente e insoportable ego de una estrella de rock arruinada por sus populares pero desdichadas composiciones, hacen de este un tema digno de cantar a todo pulmón (y a coro).

A lo largo del disco, la artista juega con canciones que se contraponen, pero que se funden de forma perfecta. Una fórmula que se hace evidente en los más de 41 minutos es pasar de creaciones más pausadas, reposadas y sentimentales, a otras colmadas de energía, agilidad, vigor y honestidad. Cambios radicales, pero intrigantes y encantadores, son pilar fundamental y principal razón de que el tercer LP de Hackman sea tan cautivante. Es cosa de entregarse sin problemas a la explícita y seductora “All Night”, transitar posteriormente por una ágil y seca melodía en “Blow”, para luego ceder al frenesí y desborde del crudo primer single “I’m Not Where You Are”, y finalmente perderse en la apacible “Send My Love”.

A medida que el LP avanza, se aprecia lo favorable que fue para la británica seguir por la senda que comenzó a trazar con “Boyfriend” hace un par de años, donde se propuso no limitarse ni censurarse en la composición. En una industria dominada por el hombre, con letras de amor, lujuria o desenfreno emanadas y creadas desde un lugar y punto de vista masculino, Marika rompe barreras y abulta el archivo de líricas LGBTQ añadiendo el punto de vista de una mujer queer en el plano emocional y sexual. Sin dejar espacio para la imaginación, la cantante explicita y hace una oda al autoplacer femenino en “Hand Solo”, detallando maniobras, efectos y pensamientos que danzan en torno al mismo y, a su vez, sacándole la lengua a todos ellos que creen que es un tabú del cual no debería hablarse.

La sinceridad nunca se había escuchado tan fuerte y tan despojada de vergüenzas, y en su tercer álbum, Marika Hackman da cátedra de una reveladora metamorfosis. Empoderada de un sonido fuerte, pero frágil a la vez, la artista se desenvuelve más segura que nunca, a pesar de que lo mezcla con la épica tarea de desnudarse física y emocionalmente ante el universo. Más humana que nunca, la artista prueba que el exponer aspectos que el mundo heteronormativo y patriarcal considera a menudo como debilidades, tales como el no querer una relación normal, el autosatisfacerse sexualmente o el reconocer y hablar de la fragilidad mental, solamente la hacen más fuerte, pues tiene el arma más potente de todas: el autoconocimiento.


Artista: Marika Hackman

Disco: Any Human Friend

Duración: 41:01

Año: 2019

Sello: Sub Pop Records


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Any Human Friend Any Human Friend
DiscosHace 2 días

Marika Hackman – “Any Human Friend”

Es muy común escuchar que, para que el ser humano sea realmente feliz, debe estar en paz consigo mismo; conocerse,...

Order In Decline Order In Decline
DiscosHace 2 días

Sum 41 – “Order In Decline”

En tres años y dos discos, Sum 41 demostró que las segundas oportunidades pueden hacer una gran diferencia. Fue en...

Terraformer Terraformer
DiscosHace 1 semana

Thank You Scientist – “Terraformer”

Thank You Scientist es de aquellas propuestas que, desde la primera escucha, resultan un descubrimiento fresco y satisfactorio; un proyecto...

Bon Iver Bon Iver
DiscosHace 1 semana

Bon Iver – “i,i”

La música que Justin Vernon ha creado como Bon Iver siempre ha sido asociada a las estaciones del año, desde...

First Taste First Taste
DiscosHace 1 semana

Ty Segall – “First Taste”

Ty Segall es sin lugar a duda una de las mentes más inquietas de esta década. Comenzando el segundo semestre...

CALIGULA CALIGULA
DiscosHace 2 semanas

Lingua Ignota – “CALIGULA”

No es fácil confrontar una obra cuando esta contiene un carácter tan personal y exigente, lo que compromete aún más...

Blood Year Blood Year
DiscosHace 2 semanas

Russian Circles – “Blood Year”

Pioneros de un post rock grave y con esencia metal, herederos de las más oscuras influencias del sludge, e inclasificables...

Fear Inoculum Fear Inoculum
DiscosHace 2 semanas

Tool – “Fear Inoculum”

Hasta hace unas semanas, la idea de escuchar material nuevo de Tool parecía totalmente inviable; algo más cercano al rumor...

Fever Dream Fever Dream
DiscosHace 3 semanas

Of Monsters And Men – “Fever Dream”

Una de las historias de éxito más curiosa de la década es la de Of Monsters And Men. Si bien,...

Guy Walks Into A Bar Guy Walks Into A Bar
DiscosHace 3 semanas

Mini Mansions – “Guy Walks Into A Bar…”

Mini Mansions, la banda formada por Michael Shuman, bajista de Queens Of The Stone Age, Zach Dawes, bajista de The...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: