Conéctate a nuestras redes

Discos

Deafheaven – New Bermuda

Publicado

en

Bastaron 4 años para ubicarse dentro de los actos extremos más aclamados de la actualidad. Si bien obtuvieron cierto reconocimiento con “Roads To Judah” en 2011, fue el siguiente álbum, “Sunbather” (2013), el que captó la atención en masa de una audiencia ávida de nuevos híbridos que refrescaran el panorama del metal. Mucho se ha hablado y debatido acerca de esta propuesta que no se cuestiona la experimentación, dividiéndose así las facciones entre quienes casi les desprecian (más por su apariencia que por la música en sí, lo que evidencia la fortaleza del argumento, por lo demás) y quienes alaban el trabajo, por consecuencia propagan la palabra acerca de lo que consideran son las virtudes de Deafheaven. Con la venia de la crítica –y desde la perspectiva de quien, aún joven, aprecia y se dispone a transitar un camino al que aún le queda mucho por ser recorrido-, desarrollaron este, su nuevo registro de estudio llamado “New Bermuda”. La sensación inicial que deja el escuchar por primera vez el álbum, es que contiene una vibra más metalera en comparación a sus predecesores, por sobre cualquier otro elemento que hayan utilizado.

DEAFHEAVEN 01Una introducción etérea nos confunde con su niebla y se extiende hasta casi el segundo 40 de duración, cuando explota “Brought To The Water”. A través de un riff simple y una endemoniada técnica del blast beat que, luego de un quiebre casi al estilo de Slayer, continúa su camino impetuoso e incorpora la voz de George Clarke para devenir de a poco en una pieza con una parte intermedia y final más melódicas, cercanas a las etiquetas que han recaído sobre su música, como el post-rock o el post-metal. La vocalización de Clarke emula los mejores tonos alcanzados alguna vez por la escuela clásica del black metal, lo que es algo innegable: su voz, aún joven, es capaz de desgarrarse para lograr la transmisión de las emociones que emanan de sus letras. Esto queda en evidencia en “Luna”, que –como se mencionó antes en relación a la obra completa- posee una esencia aún más arraigada en la violencia y estructura del metal más extremo, pero cuyos puentes y estribillos incorporan armonías más sutiles que contrastan con la crudeza de este corte, que es uno de los mejores logrados del opus.

La tendencia en todos sus discos, y en especial en este nuevo paso en la meteórica carrera de Deafheaven, es hacer pocas composiciones pero extensas, de manera que todo lo que le da la forma a la intención artística tenga el espacio suficiente para desarrollarse, y así conjugar cada componente de la propuesta. “Baby Blue”, por su parte, en su comienzo pareciera pertenecer casi a otra banda o a otro álbum, espejismo que se diluye a medida que la calma y la parsimonia del inicio hacen lugar a un tema oscuro, denso y lúgubre, que además resulta más parejo que el resto. En este caso en particular, es como una especie de interludio o respiro dentro del eclecticismo que abunda, así se transforma en lo único con un carácter más convencional presente en “New Bermuda”, porque “Come Back” detona nuevamente la mezcla de estilos tan propia que caracteriza a los estadounidenses y que tantas buenas reseñas ha generado. Lo que ofrece la agrupación es algo tan épico y visceral como cualquier DEAFHEAVEN 02muestra del catálogo de los considerados clásicos o estandartes del black metal, pero con un aire renovado y matices melodiosos que le inyectan una energía fresca. En la sección media, “Come Back” da un giro radical hacia un espectro sonoro amable y melancólico, que logra ubicar a esta canción en un nivel superlativo: es exactamente el punto de equilibrio de la banda y, a la vez, su sello característico. Es claro que este es el sendero indicado para Deafheaven y donde mejor se mueven.

Las últimas notas del corte anterior se unen a la entrada de “Gifts For The Earth”, que en esencia es menos ambiciosa que sus pares, pero sólo por una convicción de cerrar el disco bajo el manto de un velo delicado, que protege y sana las heridas que dejó la tormenta que se desató durante la mayor parte del tiempo.

Sin duda, esta placa es la mejor de los tres larga duración que han lanzado hasta la fecha, porque acá todas las ideas están mejor cohesionadas y fluyen sin obstáculos hacia donde Deafheaven desea: un híbrido único en su especie, que es capaz de mostrar tanta vehemencia y brutalidad, como sutileza y emotividad. Con “New Bermuda” ratifican su reputación y de seguro provocarán más debates acerca de su propuesta innovadora. Y no es extraño que, por lo demás, el registro ya esté dentro de las listas a nivel mundial de los mejores discos del año.

Publicidad
4 Comentarios

4 Comments

  1. Bien por el “Hipster Black Metal”…

    • alo alo

      10-Nov-2015 en 12:32 pm

      Te vas a llegar a cagar tragandote tus palabras cuando los veas en vivo

  2. luis

    17-Nov-2015 en 1:22 pm

    la raja deaf heaven !! ¿¿ que hispster chuhcetumare soy de pobla gil qlio y vacilo deaf heaven y le vuela la raja a todas tus bandas qlias metaleras que en 50 años no han sido capaces de innovar ni un puto riffs pa salir de su mediocridad , alimentandose de grupies qlias que no son capaces de escuchar nada que los saque de sus cabezas qlias cuadradas ,,, pedazo de banda mono qlio,

    • Nico

      22-Dic-2015 en 2:56 pm

      que?

Responder

Discos

DIIV – “Deceiver”

Publicado

en

Deceiver

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada a los estereotipos de los iconos del rock noventero, con una estética grunge que, para felicidad de Smith, les valieron numerosas comparaciones con su ahora ex modelo a seguir, Kurt Cobain. Sin embargo, la música de la banda nunca sonó similar a Nirvana o a sus coetáneos. En “Oshin” (2012) la melódica voz de Smith era acompañada de dulces instrumentaciones, asegurándoles un espacio como rostros del dream pop y el shoegaze. Este sonido se profundizo en “Is The Is Are” (2016), sin embargo, su contenido se aleja de la luminosidad de su predecesor y ofrece relatos más personales. Es en “Deceiver” donde el grupo toma las guitarras y abandona las dulces melodías para su trabajo más oscuro e introspectivo, escribiendo sus propias narrativas.

Resulta irónico que sea “Deceiver” el disco que por primera vez se asemeja a las influencias grunge que la banda ha presentado de forma estilística. Poco antes de su lanzamiento, Zachary Cole aseguró ya no ver a Cobain como un modelo a seguir y decidió separar al hombre de su trabajo. El primer sencillo, “Skin Game”, continúa con el tema de las adicciones de su predecesor, pero con fuertes guitarras que contrarrestan la dulce voz de Smith. A diferencia del disco anterior, el sencillo no lidia con la recuperación, sino que con la aceptación de una enfermedad y el cómo vivir con ella. La canción es un perfecto adelanto del disco, manteniendo un sonido dream pop, pero abandonando los meros guiños al rock; esta vez las guitarras son protagonistas.

El primer corte del disco, “Horsehead”, es una antítesis a las introducciones de las placas anteriores de DIIV, con una oscura instrumentación a cargo de poderosas guitarras que adelantan la gama sonora del disco. La voz de Smith no pierde su dulzura, pero su tuno sugiere una honestidad y fragilidad más presente que en trabajos anteriores. Canciones como “Like Before You Were Born” y “Between Tides” muestran que la banda no ha desestimado sus composiciones características, sólo ha expandido su gama sonora para maximizar toda la experiencia. “Blankenship”, por ejemplo, es un clásico de DIIV desde su inicio, con una suave melodía que fluye a través del liderazgo vocal de Smith, pero este espacio común es rápidamente corrompido por la inclusión de guitarras que recuerdan la intencionalidad del disco y expresan la diversidad de la banda.

Si bien su duración es menor que la de su antecesor, “Deceiver” suena mucho más grande. Las vocales y líricas son mucho más claras y la instrumentación nos acerca a un maximalismo no visto antes en su discografía. Y es que en este esfuerzo no hay espacios para sutilezas; después del lanzamiento de “Is The Is Are” el cantante se refirió a sus composiciones como unas “mentiras”, lamentando la forma en que representó las adicciones, enfocándose sólo en la recuperación y no en la vida con estas. Por esto, todos los elementos del disco se maximizan, como una contraparte más oscura y profunda que la anterior. “Taker” se presenta como una pieza central, tomando las responsabilidades de las mentiras cometidas y aceptando las consecuencias de un viaje lejos de terminar. Las guitarras son mucho más pesadas en este punto, adelantando la forma en que esta oscuridad se profundizará en la segunda mitad.

Es la segunda parte del disco la que presenta su mayor vulnerabilidad y sinceridad, donde el problema ha sido aceptado y comienza la búsqueda por la redención. “For The Guilty” presenta los efectos que las adicciones han causado en su círculo y en sí mismo, con un instrumental que prueba que el álbum triunfa en sus momentos sonoros más oscuros, sin opacar el desempeño vocal, sino que resaltándolo. “The Spark”, tal como lo índica su título, presenta un inusual momento de luz en el disco, con una brillante melodía que acompaña la catarsis de su narración. Sin embargo, culmina con “Acheron”, quizás uno de los momentos más oscuros de “Deceiver”, con sombrías guitarras y líricas: “Odio al Dios en el que no creo. El paraíso es sólo una parte del infierno”. La pieza es lo más cercano a rock noventero que alude su imagen, y sus siete minutos de duración dejan en un punto alto el cierre del disco.

La escena de rock en la que DIIV ha participado durante esta década ha sido asociada a las adicciones por casi tanto tiempo como existe. Asimismo, la figura de Zachary Cole Smith, quien había gozado de las comparaciones con quien veía como un modelo a seguir, pero su distanciamiento de estas figuras no viene desde un lugar juzgador, sino de reconocerse y querer narrar su propia historia. El protagonismo de las guitarras no es coincidencia, es parte del viaje a emprender y un reconocimiento a las influencias que esas bandas que lo formaron estilísticamente tuvieron a la hora de hablar sin tapujos de las adicciones. “Deceiver” puede no ser el sonido más característico de DIIV, pero es el más sincero y pertinente para reflejar el presente de la banda.


Artista: DIIV

Disco: Deceiver

Duración: 42:28

Año: 2019

Sello: Captured Tracks


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 2 meses

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: