Conéctate a nuestras redes
Infinite Granite Infinite Granite

Discos

Deafheaven – “Infinite Granite”

Publicado

en

“El que mucho abarca, poco aprieta”, reza un dicho popular y, en cierto grado, podría aplicarse a Deafheaven. Demasiado mainstream para los arquetipos del black metal, demasiado ruidosos e incomprensibles para los fans del lado más amable del shoegaze, sin embargo, la de los californianos es una propuesta que, aunque llamativa en su unicidad, ha generado ciertos anticuerpos. Aún así, se las arreglaron para ser punta de lanza junto a los franceses Alcest de un híbrido llamado blackgaze, que ha tenido aceptación cuasi universal. Pese a esta mescolanza, de las guitarras divergentes y luminiscentes es de donde más ha habido hilo para tirar y, después de cuatro celebrados álbumes de estudio, especialmente desde “Sunbather” (2013) y “New Bermuda” (2015), aterrizan en este 2021 con “Infinite Granite”, de la mano del productor Justin Meldal-Johnsen, responsable de álbumes de la talla de “Hurry Up, We’re Dreaming” de M83 o “Visions Of A Life” de Wolf Alice.

“Infinite Granite” desatiende casi por completo la muralla de sonido característica del toque black metal de su propuesta, salvo excepciones, como la segunda mitad de “Villain” y muy especialmente el colofón apoteósico de “Mombasa”, la canción que cierra de forma abrupta la placa. No cabe duda de que este es el álbum menos agresivo y violento de la banda, no obstante, no es un salto al vacío porque esas dos canciones se entienden mucho mejor sonoramente al escuchar el resto del álbum, ya que el tratamiento de las guitarras es amplio –hasta donde los ojos y oídos pueden llegar a percibir– en todas sus versiones e intenciones. La batería de Daniel Tracy sigue siendo el motor metálico de la banda, aunque (muy entre comillas) “adolece” de los distintivos blast beats de antaño.

Un capítulo aparte merece el tema de la voz. Sin duda el carisma y los berridos de George Clarke son (o han sido) el sello de la banda y el puente entre estilos, en ocasiones tenues y en otras ininteligibles, estando siempre al servicio equitativo de la idea conjunta. Hoy, en “Infinite Granite”, teniendo tiro y cancha para despuntar con un más que aceptable y poco visto rango vocal, permanece muchas veces enterrado, siendo un guiño al shoegaze y a las poquísimas bandas de post-rock que se han arriesgado a poner voces en su música, más como una capa de sonido extra que algo a destacar. Y ese es otro aspecto relevante aquí: este es el disco más post-rock de Deafheaven, el más destellante y ensoñador, sin abusar de la obviedad del gancho melódico, sino que descaminando una y otra vez, alternando partes delicadas con cañonazos apabullantes, muy a tono con el estilo; “Shellstar” y “Lament For Wasps” son pruebas de ello.

En el apartado del “gaze” en lo blackgaze están “In Blur” y “Great Mass Of Color” y, si hacía falta ruido, está “The Gnashing”, una canción en forma y fondo noise rock, que es a grandes rasgos un punto medio en esta transición que los californianos llevan a cabo con la suficiente gracia y gusto para no descolocar. De hecho, este es el gran punto fuerte en este álbum: gana más en sonido y adeptos que lo que pierde. La música de Deafheaven ha sido históricamente una ventana en las que unos (los fans del metal extremo) se miran a los otros (los adeptos a lo más luminoso) quizás con algo de recelo. O, visto de otra forma, como una película que muchos están mirando, a unos les llama la atención gran parte y a otros algunos pasajes (o viceversa, según sea el caso), pero todos se llevan a casa en la memoria algo que les interesó y de lo que puedan asirse para ampliar su concepción vernácula. Esta vez, por ventaja numérica, gana la luz.

Resulta muy difícil aventurarse a decir que “Infinite Granite” es el mejor trabajo de Deafheaven a la fecha porque los habrá con episodios más urgentes, más brutales o más etéreos, dependiendo del oído que los está absorbiendo, pero de lo que sí se puede estar seguro es que es un hito dentro de su discografía, que de seguro va a marcar un precedente y una base para montar y desmontar libremente su música y redirigirla hacia donde se les dé la gana. Quizás el próximo álbum sea una oda al metalhead que muchos llevan dentro, y tal vez incluso logren encantar ese lado de la moneda y, en ese entonces, podrán apretar tanto como lo que pretenden abarcar.


Infinite GraniteArtista: Deafheaven

Disco: Infinite Granite

Duración: 53:30

Año: 2021

Sello: Sargent House


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Halsey – “If I Can’t Have Love, I Want Power”

Publicado

en

If I Can't Have Love, I Want Power

Es imposible no cruzar la situación mundial con cada disco que aparece en las plataformas de streaming y ver si las angustias, nudos, indignaciones y debilidades aparecen en el sonido, en las letras, en alguna parte; ver si las emociones de los individuos también llegan a ser las del arte. En general lo han sido, y por ello el último par de años, contra todo pronóstico, ha entregado consistencia de múltiples orígenes, pero pocos artistas se plantean de forma tan honesta ante las vulnerabilidades como Halsey, y si su apertura prepandémica en el implacable “Manic” (2020) ya removía cimientos, era una aventura morbosa, pero innegable ver cómo la letrista más clara en el pop iba a enfrentar este contexto.

Lo primero que se nota es que el pop ya le quedó chico, con su definición artística abriéndose al rock, la electrónica y lo industrial en su cuarto álbum, “If I Can’t Have Love, I Want Power”, donde, pese al gran sonido que se alcanza, son las canciones y lo que estas cuentan lo que más brilla. Sí, es un disco producido y coescrito con la dupla maravilla de soundtracks y Nine Inch Nails, Trent Reznor y Atticus Ross, pero como el propio autor de “Broken” dijo, las canciones ya venían con todos estos elementos impresos desde los primeros demos de Halsey, quien se enfrentó al síndrome del impostor e hizo el disco que siempre quiso hacer.

Paseándose entre pop de cámara (“The Tradition”), pop industrial (“Bells In Santa Fe”), rock alternativo (“Easier Than Lying”) y un trip hop seductor (“Lilith”), Halsey ocupa menos de 15 minutos en instalar un camino que, más que tomarse un sonido, lo utiliza al servicio de los temas que canta, entre el terror y la atracción a los desastres que pasan en la vida, a las malas decisiones, a la falta de seguridad en sí misma. Halsey siempre ha hablado de estos temas, pero hábilmente da un paso atrás en el nivel de transparencia y detalle. Si en álbumes anteriores regalaba detalles que convertían las emociones en situaciones específicas para sí, ahora las canciones son más universales, más generales, sin abandonar el filo de la verdad con la que están escritas. “Girl Is A Gun” o “I Am Not A Woman, I’m A God” no son sólo los tracks más probables como singles del disco, sino que también muestran cómo Halsey no abandona la precisión en su composición sólo por usar sentimientos generales.

“If I Can’t Have Love, I Want Power” fue definido por su creadora como una muestra de las sensaciones que su embarazo y la posición de lo femenino como algo digno de subvertir o de interpelar, pero esto no es tan logrado en las canciones, como sí lo es probablemente en la película que acompaña a este lanzamiento (lamentablemente, no disponible en Chile). Lo que sí se logra es entregar esas sensaciones en constante choque, que tan familiares resultan en un contexto crudo como es el de una pandemia que sigue extendiéndose. Halsey, de todas maneras, también logra otra revolución: volverse artista inclasificable, eligiendo referencias del rock, e incluso colaboraciones desde ese mundo, como Dave Grohl en la intensa “Honey”, Lindsey Buckingham en la preciosa “Darling”, Dave Sitek en la garbagesca “You Asked For This”, y Dino Palladino con un bajo lleno de groove en “Lilith”.

Lo que brilla en un álbum preciso, universal, potente, feminista, aunque también desde la individualidad innegable de los encierros y las reflexiones, es la forma en que Halsey escarba en las emociones. En “If I Can’t Have Love, I Want Power” encontramos parte de las canciones que mejor describen la confusión de estos tiempos, en clave pop, en clave rock, y en la que quiera, porque demuestra en su cuarto capítulo que no hay elemento más importante que la composición y la honestidad de hacer lo necesario para evitar encierros. De esos, ya tenemos suficientes.


If I Can't Have Love, I Want PowerArtista: Halsey

Disco: If I Can’t Have Love, I Want Power

Duración: 42:52

Año: 2021

Sello: Capitol


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

If I Can't Have Love, I Want Power If I Can't Have Love, I Want Power
DiscosHace 22 horas

Halsey – “If I Can’t Have Love, I Want Power”

Es imposible no cruzar la situación mundial con cada disco que aparece en las plataformas de streaming y ver si...

Loving In Stereo Loving In Stereo
DiscosHace 7 días

Jungle – “Loving In Stereo”

Es difícil pensar en cuántas cosas le ha quitado la pandemia al mundo. Son vidas, recursos, tiempo, recuerdos y ansias...

Infinite Granite Infinite Granite
DiscosHace 1 semana

Deafheaven – “Infinite Granite”

“El que mucho abarca, poco aprieta”, reza un dicho popular y, en cierto grado, podría aplicarse a Deafheaven. Demasiado mainstream...

Solar Power Solar Power
DiscosHace 1 semana

Lorde – “Solar Power”

En un mundo donde la información avanza aceleradamente, es comprensible la necesidad de desconectarse para escapar de una sociedad cada...

Pressure Machine Pressure Machine
DiscosHace 2 semanas

The Killers – “Pressure Machine”

Las cuarentenas y los momentos de introspección sirvieron de inspiración para muchísimos artistas durante el año pasado; reconectarse con viejas...

Intacto Intacto
DiscosHace 2 semanas

Cevladé – “Intacto”

El universo del rap vive actualmente en una dicotomía en la que, si bien no es necesario tomar bando, es...

Take The Sadness Out Of Saturday Night Take The Sadness Out Of Saturday Night
DiscosHace 3 semanas

Bleachers – “Take The Sadness Out Of Saturday Night”

En la última década, Jack Antonoff se estableció como el arquitecto del indie pop por excelencia. Colaborando con algunas de...

Distant Populations Distant Populations
DiscosHace 3 semanas

Quicksand – “Distant Populations”

Demoledor. El nuevo trabajo de Quicksand supera con creces las expectativas de un retorno esperado desde “Interiors” (2017), y una...

SINNER GET READY SINNER GET READY
DiscosHace 4 semanas

Lingua Ignota – “SINNER GET READY”

Esta nueva, interesante y prolífica aproximación hacia sonidos estrechamente ligados al noir, es un hecho. Ha sido posible ver, entre...

Happier Than Ever Happier Than Ever
DiscosHace 1 mes

Billie Eilish – “Happier Than Ever”

El dilema del segundo disco es algo de lo que se ha escrito y hablado en muchas ocasiones, pero para...

Publicidad
Publicidad

Más vistas