Conéctate a nuestras redes

Discos

Dead Cross – “Dead Cross”

Publicado

en

No hay nada como canalizar el enojo y botar energías gracias a la música, en especial cuando esta nos sube las revoluciones hasta lo más alto. Desde el momento en que se anunció el disco debut de Dead Cross, todos comprendimos el hecho de que estaríamos ante ese tipo de trabajos, principalmente esperanzados por el agresivo resultado que podía salir de la unión entre la siempre potente batería del ex integrante de Slayer, Dave Lombardo, junto al bajo y guitarra de Justin Pearson y Mike Crain, ambos de la banda Retox. Para completar la fórmula de la mejor manera, la adición del legendario Mike Patton vendría a dejar las cosas con el hype en lo más alto posible, con la crítica y los fans atentos a cada movimiento de este nuevo cuarteto.

Es así como vio la luz “Dead Cross” (2017), álbum homónimo de este supergrupo, que en sólo 28 minutos realiza una introspección a tópicos tan diversos como el paganismo y la política, siempre con la característica crudeza de Patton, que escupe cada palabra como si se tratara de un manifiesto de revolución. La rabia y agresividad provenientes del hardcore hacen a Lombardo volver a sus raíces, alejándose de lo que muchos podrían esperar como un disco de metal. Ciertamente, aquí no estamos ante un refrito de Fantômas, sino más bien ante una versión más cruda, desenfrenada y retorcida de todo lo que sus integrantes han hecho hasta ahora. Canciones como “Seizure And Desist” o “Idiopathic” representan ese limbo en el que todo el álbum se balancea, y nos deja frente a un trabajo catalogado como hardcore, aunque la oscuridad y estridencia del metal se haga presente muchas veces.

Cabe mencionar que el álbum estaba completo antes de la incorporación de Patton, lo que hace difícil imaginar cómo habrían sonado estas canciones sin la característica voz del frontman. La batería de Lombardo marca la pauta principal en “Obedience School”, con los espasmos de Patton soltando una furia y sentimiento de desesperación que es contagiosa, al punto de no dar descanso alguno en el puente que genera el final de este track y el inicio de “Shillelagh”, primer adelanto del disco, que se oye tal como era de esperar: una verdadera locura. Si bien se abordan temas oscuros como los miedos internos (representando también muchos elementos del satanismo en sus videos), el hecho de tratarse de un álbum punk permite abordar temas como las drogas, las peleas de pandillas, e inclusive las constantes guerras entre los dealers del sur de California, como se puede evidenciar en “Grave Slave”, que cuenta la historia de un pistolero, aprovechando de apuntar sus dardos implícitamente hacia Donald Trump y sus problemas con lo que ocurre en la frontera entre Estados Unidos y México.

Quizás una de las sorpresas más grandes es “Bela Lugosi’s Dead”, cover de los británicos Bauhaus, que se presenta en una versión de 2:34, muy alejado de los más de nueve minutos que contiene la versión original. “Gag Reflex” recuerda a esos riffs oscuros y densos de Black Sabbath, pareciendo por momentos una canción de Faith No More. La crudeza de la banda por completo no tarda mucho en cuajar, mostrándose prácticamente desde el primer minuto del álbum, por lo que el cierre con “Church Of The Motherfuckers” parece un verdadero ritual satánico, oscuro y solemne, y donde probablemente sea la canción en que mejor se condensan los distintos elementos sonoros del álbum, pasando por el hardcore, el metal, algo de punk, e inclusive riffs muy en plan del black metal.

Claramente iba a ser difícil desmarcarse de ciertas etiquetas; Patton y su carrera con Faith No More ha generado un impacto tan grande como lo realizado por Dave Lombardo con Slayer. Y si le sumamos el tremendo trabajo de ambos en Fantômas, resultaba en que todos esperaran un álbum que de cierta forma enclaustrara todos los elementos clásicos en la música de ambos artistas. De cierta forma, “Dead Cross” sí hace todo esto, pero increíblemente logran que suene fresco, intenso y, por sobre todo, entretenido. Solo 28 minutos bastan para demostrar que es posible sonar agresivo a los 50 años, dando cuenta de que Patton es un verdadero rufián y Lombardo es una bestia en las baquetas. “Dead Cross” es una especie de viaje que nos lleva hacia todos los aspectos del mundo en la actualidad. Vivimos tiempos convulsionados, donde la violencia es reinante en un mundo putrefacto comandado por la política. Siempre estará el antagonista, el villano que intenta imponer su orden, pero también están los que se paran y luchan, los que van de frente con las cosas y dicen todo como debe ser. Este álbum refleja eso: no busca jugar a ser el rudo ni plantear los clichés típicos, sino más bien expone todo lo malo que cargamos como sociedad día a día, esa pesada cruz muerta que guarda todos nuestros pecados.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

The Fall Of Troy – “Mukiltearth”

Publicado

en

Mukiltearth

En la música, literalmente todo puede ser una influencia, ya sea para el concepto de un álbum o para una renovación en la dirección del sonido a materializar. Dentro de la evolución, el pasado también puede aportar algo en pos del aprendizaje y, en una especie de tributo a sus raíces, The Fall Of Troy, banda insigne en el desarrollo del math rock y el post hardcore desde inicios de la década anterior, lanza “Mukiltearth”, su sexto material larga duración, donde el espíritu de lo que dio forma inicialmente a la agrupación se encuentra presente en toda su extensión.

Un año antes del debut homónimo del trío de Mukilteo, “The Fall Of Troy” (2003), el proyecto liderado por el guitarrista fundador y vocalista Thomas Erak, The Thirty Years’ War, lanzaba “Martyrs Among The Casualties”, su único y último EP. Este trabajo funcionó como los cimientos del sonido de The Fall Of Troy y muchas otras bandas que se influenciaron por la mezcla de la catarsis del screamo y los arreglos orientados al jazz del math rock, y en “Mukiltearth” no sólo el nombre de la ciudad de origen de la banda se ve destacado como base de nacimiento del grupo, sino también que seis canciones del listado son regrabaciones de este EP de antaño.

Es así como esta colección de canciones tiene una evidente vibra de los años previos a The Fall Of Troy, con matices reconocibles dentro de las variantes ejecutadas por bandas como Dance Gavin Dance o Chiodos, y más de la oleada que explotó el post hardcore con quiebres más técnicos en su mezcla. Considerando el tiempo y la actual alineación conformada por Erak, el bajista y también vocalista Tim Ward, junto al baterista Andrew Forsman, las voces definitivamente se alejan de las versiones más viscerales de canciones como “A Tribute To Orville Wilcox” y “Chain Wallet, Nike Shoes”, y aún más evidente en una versión un tanto más accesible de “The Tears Of Green-Eyed Angels”, que sin la incendiaria interpretación original queda en un despliegue vertiginoso, y certero, por lo demás.

“Mirrors Are More Fun Than Television” cambia la tendencia al mostrar mucho más ímpetu en su ejecución, y aún con la bajada de intensidad hacia la mitad del track la emotividad concentrada resulta explosiva, al darse el quiebre después de un armado por capas en su rítmica. Para finalizar la revitalización del homenaje a sus raíces, The Fall Of Troy se mantiene firme durante “The Day The Strength Of Men Failed” y “Knife Fight At The Mormon Church”. Con notorios cambios en la claridad del sonido, la conducción de estos cortes desborda nostalgia y son excelentes ejemplos de patrones polirrítmicos en la batería y ejecución frenética en las cuerdas, propias del screamo de finales de la década del noventa.

Sin entregas originales desde “OK” (2016), “Counting Sheep” inicia el recorrido de la actualidad compositiva de The Fall Of Troy. Una inclemente carta que destaca de manera saludable la pericia de la agrupación, que también alterna –como parte de un sello indudable– vertiginosas estructuras y salvajes gritos, con gancheros versos junto a voces limpias, que ven en “Round House” un espacio ideal para brillar.

Cerrar “Mukiltearth” con la movida declaración llamada “We Are The Future” es muy acertada, tomando en cuenta que The Fall Of Troy es una banda influyente, pese al prolongado tiempo desde su anterior álbum. Habiendo tenido un tiempo en pausa a final de 2010, la identidad de la agrupación de Mukilteo se ha mantenido coherente durante su discografía. The Fall Of Troy concibe su último trabajo de estudio como un ejercicio de revisión a sus raíces, lamentablemente sin concretar algo más novedoso, pero dentro de los sonidos que dan la bienvenida a la experimentación y a desafiar límites. En el futuro todo puede suceder.


Artista: The Fall Of Troy

Disco: Mukiltearth

Duración: 39:22

Año: 2020

Sello: Independiente


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Mukiltearth Mukiltearth
DiscosHace 2 días

The Fall Of Troy – “Mukiltearth”

En la música, literalmente todo puede ser una influencia, ya sea para el concepto de un álbum o para una...

Ohms Ohms
DiscosHace 6 días

Deftones – “Ohms”

Se vale decir que lo de Deftones a estas alturas es una carrera sin altibajos. La extraña época del denominado...

Ultra Mono Ultra Mono
DiscosHace 6 días

IDLES – “Ultra Mono”

IDLES se demoró dos semanas en grabar su tercer álbum y más de cuatro meses en mezclarlo. En el tercer...

Down In The Weeds Where The World Once Was Down In The Weeds Where The World Once Was
DiscosHace 1 semana

Bright Eyes – “Down In The Weeds, Where The World Once Was”

Tras un receso de nueve años y con una serie de proyectos bajo el brazo, Conor Oberst ha reunido a...

Imploding The Mirage Imploding The Mirage
DiscosHace 1 semana

The Killers – “Imploding The Mirage”

En este año, tan complicado y sombrío, necesitamos ciertas cosas que nos suban el ánimo y nos hagan volver a...

Whole New Mess Whole New Mess
DiscosHace 2 semanas

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció...

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 3 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 3 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 4 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas