Conéctate a nuestras redes
Blackstar Blackstar

Discos

David Bowie – “Blackstar”

Publicado

en

Un crematorio en Nueva York. Ese fue el último sitio terrenal de David Bowie. El cuerpo de David Robert Jones estuvo ahí, entre las llamas claustrofóbicas de las desintegración de lo corpóreo. Quedaron cenizas que fueron esparcidas en Bali, sí, pero en esa jornada neoyorkina ya no hubo más David Bowie en esta Tierra, y tal vez no era motivo de tristeza suprema que estuviera solo en ese trámite, sin familia, amigos o fanáticos, porque su inmortalidad ya había sido alcanzada, a través del legado perenne que se propagó durante décadas en el planeta.

DAVID BOWIE 01Con el beneficio de la distancia se puede decir que “Blackstar” es una exploración de David Bowie a su vida, en el que sería su último álbum de estudio. Con la producción de Tony Visconti, y con la colaboración y lealtad de músicos de jazz que había reclutado hace no tanto tiempo, Bowie evoluciona cómo sólo él sabe hacerlo: contra los pronósticos y contra las líneas serializadas de creatividad. No hay forma de pensar en el disco como un producto separado de las circunstancias, donde el eclecticismo y misterio del sonido y de las letras alcanzan una dimensión complementaria con los hechos ocurridos, con las emociones de cada uno de los fanáticos, y por cierto con el cruce de las historias de cada uno.

“Blackstar” es uno de los mejores álbumes de la carrera de David Bowie, aun sin este torbellino contextual y factual, pero el gran cambio es cuánto significa el disco para cada uno y para la historia de la música. Es el primer y único álbum del inglés en alcanzar el N° 1 en ventas en Estados Unidos, y es muy difícil que salga un disco mejor este año. Un álbum salido un 8 de enero sería el mejor de 2016. Una empresa compleja pensando en las bandas que sacarían sus registros este año, pero ya lo dijimos: no sólo se trata de la calidad innegable de un álbum jugado, sino que también de las experiencias de vida y muerte asociadas.

DAVID BOWIE 02Musicalmente, el jazz, el avant-garde y por cierto buenas cuotas de pop como elemento cohesionador, se suceden en canciones donde las letras hablan de finales, de incógnitas, donde la música se dispone en ese tono abierto a interpretaciones pero también oscuro, un tanto tenebroso, con canciones que parecen ser mundos en sí mismos como “Blackstar”, mientras que otras como “Lazarus” o “Dollar Days” siguen lógicas más tradicionales y fáciles de digerir, y justo en ambas tenemos letras que remiten a una futura ausencia. En tanto, las composiciones de carácter más expansivo terminan siendo las más intensas, como “‘Tis a Pity She Was A Whore” y el gran final, que a estas alturas redunda en épica, “I Can’t Give Everything Away”, casi una petición clerical, que se une a “Dollar Days” en la sensación de que una deidad está pidiendo a sus creyentes que hagan una labor por ella. Es Bowie dictaminando un camino tranquilo para evitar mayores despedidas. Es el adiós devenido en obra de arte, tal como diría después Visconti.

Analizar “Blackstar” en integridad es un ejercicio extraño porque tiene mucho de personal, y el contexto es más grande que cualquier visión respecto a un disco en particular, entonces queda la emoción, quedan las ideas y experiencias específicas, y más que cualquier otra cosa, la imagen de millones de personas marcadas para siempre con la obra y presencia de un artista que dejó atrás su cuerpo y su mortalidad, con la que dialoga abundantemente en “Blackstar”, para convertirse en espíritu e inmortalidad, en legado e historia, y en arte cotidiano, trascendiendo a las leyes que rigen al hombre para llegar al panteón colectivo.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

U.S. Girls – “Heavy Light”

Publicado

en

Heavy Light

Con su séptimo álbum bajo el proyecto de U.S. Girls, Meghan Remy nos ofrece un material libre de restricciones, reflexivo, listo para la pista de baile, lleno de nostalgia y apuntando hacia las ilimitadas experimentaciones, representando el estado musical que engloba 2020. Durante los últimos diez años, U.S. Girls se ha asegurado de evolucionar a la vez que lo ha hecho la industria musical, enriqueciendo su material y su aguda visión sobre el mundo que la rodea, alcanzando un peak de maestría con “In A Poem Unlimited” (2018), disco que le valió aclamación crítica y la atención de un público fiel.

“4 American Dollars”, el tema inicial de “Heavy Light”, es un paso en la dirección correcta y un gran indicio de la calidad que se avecina. El sencillo engloba la dualidad presente en el disco, contrastando las dulces cuerdas y percusiones, acompañadas de un coro que convierten un himno en un góspel veraniego, con alarmantes líricas sobre la pobreza bajo el capitalismo, la conciencia de la mortalidad y la banalidad de la vida misma. “Overtime” dinamiza el inicio del álbum, ofreciendo un acercamiento más tradicional al art rock y al soul, combinando las potentes vocales con fuertes percusiones y un saxo que ayuda a alcanzar un dramático clímax.

Lamentablemente, el resto del disco no logra alcanzar el nivel de los dos primeros cortes, pero se asegura de explorar las distintas facetas de la artista, a la vez de ofrecer múltiples riesgos líricos y sonoros. “IOU” es una existencialista pieza de art pop que cuestiona su mismo nacimiento; una glamorosa balada que utiliza la voz de la cantante como otro instrumento para ampliar la experiencia sonora. Mucho del resto del disco funciona a partir de este escenario: un viaje onírico a través de las distintas etapas de la vida, que es narrado por la dulce y multifacética voz de Remy. “Born To Lose” (un claro guiño a “Wooly Bully”) es un experimento musical que se enriquece por la fuerza de sus partes individuales, con el coro que potencia a la cantante principal, un delicado piano y un setentero instrumental, motivando una experiencia multisensorial.

A través del álbum, los interludios “Advice To Teenage Self”, “The Most Hurtful Thing” y “The Color Of Your Childhood Bedroom” se encargan de orientar la narración y propósito del mismo, dándole protagonismo a múltiples voces anónimas para que relaten sus propias vivencias individuales, otorgándole globalidad a las temáticas presentes. Las voces cumplen una funcionalidad doble, por una parte asegurando que las problemáticas a enfrentar no son únicas, sino que compartidas por múltiples sujetos, y por otra funcionando como múltiples voces de un solo oyente, agregándole un tono claustrofóbico a este viaje onírico. Son por momentos las piezas más calmas y tensas del disco, pero vitales para comprender la intencionalidad de este. Detrás de este dolor social que la cantante percibe, se esconden una serie de dolores individuales, que son los que han construido una sociedad como la presente y, para poder hacer algo sobre ello, es fundamental no callarlos y expresarlos sin miedo.

La batalla más grande que enfrenta “Heavy Light” es su fluidez sin caer en lo monótono. Al usar la fuerza principalmente en su inicio, la segunda mitad, y en especial la última parte del disco, palidecen en comparación, pero sirven para apreciar las distintas texturas vocales e instrumentales. “Denise, Don’t Wait” es una bella balada que utiliza exitosamente elementos del glam y del synthpop, en un melodramático momento que le agrega misterio a este viaje. De esta forma, mucho del disco se encarga de reivindicar géneros o movimientos musicales vistos con desdén. El coro que acompaña la mayoría de las canciones es una inventiva estrategia para revivir bandas de mujeres de los setenta y ochenta, mientras que canciones como “Woodstock ‘99” realizan un guiño a la música disco y en especial a “MacArthur Park”. Por su parte, “The Quiver To The Bomb” toma elementos clásicos del glam rock, como sus guitarras y teatralidad, nunca cayendo en una parodia, sino que homenajeando claras influencias.

Al finalizar, “Heavy Light” deja con la sensación de no haber superado a su antecesor, pero, a la vez, de nunca haber intentado recorrer ese camino. Y es que, con este material, U.S. Girls ofrece un trabajo que no se limita ni presiona por el éxito de su antecesor, sino que se da la libertad de recorrer distintos pasajes, de divertirse mientras recorre distintas experiencias a través de un ejercicio onírico. Durante todos estos años, Meghan Remy se ha encargado de analizar y estudiar el ambiente musical y social, logrando ofrecer en esta ocasión un disco introspectivo y optimista; una mirada necesaria de los dolores, tanto individuales como globales.


Artista: U.S. Girls

Disco: Heavy Light

Duración: 37:29

Año: 2020

Sello: 4AD


Seguir Leyendo

Podcast HN Cine

Publicidad

Podcast HN Música

Facebook

Discos

Heavy Light Heavy Light
DiscosHace 11 horas

U.S. Girls – “Heavy Light”

Con su séptimo álbum bajo el proyecto de U.S. Girls, Meghan Remy nos ofrece un material libre de restricciones, reflexivo,...

Underneath Underneath
DiscosHace 4 días

Code Orange – “Underneath”

El término mainstream es un foco de observación por el apartado de artistas que pueden ser considerados –independiente de controversias–...

Aló! Aló!
DiscosHace 6 días

Pedropiedra – “Aló!”

Hay artistas que no tienen miedo cuando se trata de hacer música que no responde a las expectativas ni al...

Ordinary Man Ordinary Man
DiscosHace 1 semana

Ozzy Osbourne – “Ordinary Man”

Una de las fórmulas históricamente exitosas en el mundo del rock es intentar romper algún paradigma. Golpear desde la apuesta...

F8 F8
DiscosHace 2 semanas

Five Finger Death Punch – “F8”

Es curioso lo que ocurre con Five Finger Death Punch: en Estados Unidos y en Europa son, acaso, la banda...

Miss Anthropocene Miss Anthropocene
DiscosHace 2 semanas

Grimes – “Miss Anthropocene”

No hay dudas de que Grimes se compromete totalmente con los conceptos que su mente imagina. Con sorpresa recibieron muchos...

Cuauhtémoc Cuauhtémoc
DiscosHace 2 semanas

Niños Del Cerro – “Cuauhtémoc”

Latinoamérica es un continente de elementos comunes. No sólo compartimos un idioma o un espacio geográfico, sino que nuestras historias...

Splid Splid
DiscosHace 3 semanas

Kvelertak – “Splid”

Se dice que para los gustos no hay nada escrito. Llevado al aspecto musical, recorrer un camino de experimentación a...

color theory color theory
DiscosHace 3 semanas

Soccer Mommy – “color theory”

Dos años después del álbum que la puso al frente de la nueva generación de cantautoras del indie, “Clean” (2018),...

The Fallen Crimson The Fallen Crimson
DiscosHace 3 semanas

Envy – “The Fallen Crimson”

¿Puede una banda tener un espacio trascendental, aun cuando se mantiene en el underground? ¿Incluso cuando la ausencia se explaya?...

Publicidad
Publicidad

Más vistas