Conéctate a nuestras redes
The Long Road North The Long Road North

Discos

Cult Of Luna – “The Long Road North”

Publicado

en

El sonido avasallador de Cult Of Luna es un titán que los suecos llevan alimentando durante más de dos décadas, tiempo que han dedicado para depurar un concepto cuyas principales directrices son la densidad y lo atmosférico. Con un buen puñado de discos a su haber, la banda ha sido capaz de evitar los clichés de un estilo altamente replicable y sofisticar su sonido hacia nuevos niveles en materias de producción, además de pulir sus habilidades para crear composiciones inmersivas y grandilocuentes.

Precisamente, la construcción de piezas extensas forma parte de la fórmula desde los primeros trabajos del conjunto. Y en “The Long Road North”, como primer ejemplo, “Cold Burn” es un inicio apabullante: con casi diez minutos de duración, la canción articula un crescendo en capas de sonido y tensión dramática, dando como resultado una obra monstruosa, donde el contenido lírico y la técnica vocal aportan en la creación de un imaginario gélido y colosal.

Continuando por el terreno que más les acomoda a los suecos, “An Offering To The Wild” es otro de los hitos monumentales. El crecimiento paulatino en cada sección, las melodías reiterativas y el peso instrumental como motor principal, hacen de esta canción uno de los momentos donde mejor se aprecian las cualidades atmosféricas de Cult Of Luna. Junto con darle nombre al disco, “The Long Road North” se posiciona desde una óptica más agresiva y disonante, recordando en cierta forma la fuerte dosis de intensidad en sus primeros trabajos. Siendo la última de las obras vastas de este álbum, “Blood Upon Stone” logra sacar provecho de la estructura habitual de la banda, donde su desarrollo medio adquiere un carácter contemplativo, y en cuyo cierre se aprecian con mayor notoriedad los arreglos de sintetizador.

Con el propósito de otorgar aire al ritmo de escucha, el álbum también se sostiene de pasajes con menor grado de duración y estridencia, operando como puntos de unión entre aquellos tracks de mayor espesor. El sonido espacial de “Full Moon” es la antesala instrumental para la composición que nombra a este trabajo, mientras que “Beyond I” se mueve por espacios etéreos, aprovechando la expresividad interpretativa de Mariam Wallentin. “Into The Night” también aporta con voces limpias, cuyos matices con referencias góticas la constituyen como un intervalo anecdótico, alejándose de la norma que prima en el disco. “Beyond II” es un cierre suave, donde los arreglos ambientales otorgan un carisma fantasmagórico y sellan un momento de calma durante los últimos minutos de un intenso transcurso.

Sin alejarse de la dirección que han mostrado anteriormente, “The Long Road North” es una pieza que reafirma la capacidad de Cult Of Luna para crear obras cautivadoras y consistentes, pese a lo extenuante que pueda resultar para algunas audiencias, principalmente debido a su duración. Ya sea por su evidente evolución musical o por la pulcritud en su producción, los suecos mantienen vigente su habilidad para expandir los límites de una propuesta que pareciera ser inabarcable, construyendo escenarios llenos de epicidad a lo largo de un recorrido lento y extenso de sonoridades boreales.


The Long Road NorthArtista: Cult Of Luna

Disco: The Long Road North

Duración: 69:01

Año: 2022

Sello: Metal Blade


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Wilco – “Cruel Country”

Publicado

en

Cruel Country

Roberto Bolaño decía que la patria podían ser sus hijos, sus libros, e incluso simplemente se podía no tener patria porque el oficio de escritor se ejerce desde donde se esté. Así, la interrogante sobre el manoseado término y definición de patria se abre a múltiples interpretaciones. Es emocional, es abstracto. ¿Cuál es la patria que imagina un músico? ¿En qué país pilla actualmente a este sexteto con más de 20 años de carrera? Eso es más o menos lo que pretende Wilco en su 12° larga duración, “Cruel Country”, un disco doble en el que 21 tracks dan señales de un trabajo íntimo, personal, de cuidada producción y una fuerte carga emocional.

Y es que desde la premisa de revisitar sus raíces sonoras y hacer gala de su estampa de banda country alternativa, la banda reflexiona sobre su propia idea de patria, algo que va más allá del país en el que están parados y abordan el género desde una raíz identitaria, con referencias sonoras de sus principales influencias y, también, con un trabajo lírico que es uno de los mejores de Jeff Tweedy. “Cruel Country” se pasea entre argumentos personales (“I Am My Mother”) y más abstractos y abiertos (“Cruel Country”) para introducir el viaje de disco doble que proponen, y que se grabó en directo y a banda completa en The Loft, su cuartel-estudio de Chicago, formato que no utilizaban hace años y que los reencontró en un contexto más relajado, acercándolos como agrupación.

“Cruel Country” hace ver opaco al que era hasta ahora el último disco de la banda, “Ode To Joy” (2019), de corte similar en cuanto al uso de guitarras acústicas y una personalidad musical muy centrada en la figura de Tweedy como principal compositor, ejecutor y letrista. Hoy, la banda se sentó junto a una fogata y trabajaron más unidos que nunca en lo que avanza con cada escucha a ser uno de sus mejores trabajos del último tiempo. El disco está plagado de detalles que son su marca registrada, pero que aquí adquieren otro significado, como el uso de steel guitar, slides y acordes clásicos del country, como en “Hints” o “Ambulance”. Esos argumentos se sienten más sólidos y se complementan por primera vez desde sus últimos discos de manera fluida con las baterías, todo tipo de percusiones y cambios de ritmo de Glenn Kotche (“Tonight’s The Day”) y los arreglos de Pat Sansone. Wilco funciona como un equipo y como banda en el estudio, y así logran plasmar todo tipo de sentimientos, que pasan por la alegría, la reflexión y la oscuridad en tan solo las primeras cinco canciones del registro. Los puntos altos son varios, sin embargo, uno de los primeros quiebres está a cargo de la espesa “The Empty Condor”.

El trabajo de Tweedy en las letras siempre ha sido clave para la identidad de la banda, pero últimamente ha adquirido mayor relevancia, quizás por un cambio en la manera de ver el mundo de un hombre de 54 años, sobrio hace 26, con más de 20 discos entre todas sus bandas, 1 amigo y ex miembro muerto, y 2 libros editados. Una vida que empezó a mirar en perspectiva justamente desde la escritura. Hoy, el motor de su lírica es más personal, y sigue siendo importante y exclusiva en su espacio seguro llamado Wilco. Otro de los quiebres está a cargo de la canción más extensa del álbum, “Many Worlds”, de emotiva poesía y casi ocho minutos de desarrollo, dibujando un paisaje donde por primera vez un piano es protagonista, dando paso a una segunda parte instrumental full banda.

En otro rincón, las canciones más íntimas o personales están siempre acompañadas de una correcta ejecución acústica (“Darkness Is Cheap”), de simples acordes y un trabajo en producción envidiable para la extensa colección de guitarras que posee Tweedy, ya sean sus viejas de los años 30, las clásicas Gibson, de 12 cuerdas, nylon o de puentes de caucho, que dan un toque muteado a las cuerdas, como en “Sad Kind Of Way”. De allí en más, el álbum se centra en breves composiciones que van dejando pequeños trazos entre el desfile de arreglos a cargo del virtuoso Nels Cline, que se cuelan entre cada rincón de las canciones. Con la ausencia casi total de la guitarra eléctrica en la primera línea, el formato que da nombre al country se hace presente en cada track.

“Cruel Country” es un disco sólido, uno de los mejores que ha entregado la banda en este formato desde su primera aventura doble con “Being There” (1996), sin contar sus otras exploraciones sonoras desde “Sky Blue Sky” (2007), o el peculiar “Schmilco” (2016). Wilco se miró al espejo y se reencontró consigo mismo, y ya empieza a preparar y comprender lo que es dejar un legado.


Cruel CountryArtista: Wilco

Disco: Cruel Country

Duración: 77:04

Año: 2022

Sello: dBpm Records


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Cruel Country Cruel Country
DiscosHace 3 horas

Wilco – “Cruel Country”

Roberto Bolaño decía que la patria podían ser sus hijos, sus libros, e incluso simplemente se podía no tener patria...

CLOSURE / CONTINUATION CLOSURE / CONTINUATION
DiscosHace 1 día

Porcupine Tree – “CLOSURE / CONTINUATION”

El hype es indudablemente el mayor enemigo para una banda inactiva por tanto tiempo, pero de manera inteligente este nunca...

Skinty Fia Skinty Fia
DiscosHace 1 semana

Fontaines D.C. – “Skinty Fia”

Usualmente, cuando se habla de tradición cultural de un país, y en especial cuando se habla de música, se suele...

Dance Fever Dance Fever
DiscosHace 1 semana

Florence + The Machine – “Dance Fever”

“Dance Fever”, el nuevo disco de Florence + The Machine, funciona al menos en dos niveles: por una parte, y...

Immutable Immutable
DiscosHace 2 semanas

Meshuggah – “Immutable”

Seis años pasaron desde “The Violent Sleep Of Reason” (2016) para que Meshuggah volviera a publicar un nuevo disco, y...

WE WE
DiscosHace 2 semanas

Arcade Fire – “WE”

Desde “The Suburbs” (2010), Arcade Fire no había sido capaz de despachar un disco de contenido más personal y emotivo...

Emotional Eternal Emotional Eternal
DiscosHace 3 semanas

Melody’s Echo Chamber – “Emotional Eternal”

La década de existencia que lleva Melody’s Echo Chamber, el proyecto de la cantante y compositora francesa Melody Prochet, ha...

Alpha Games Alpha Games
DiscosHace 3 semanas

Bloc Party – “Alpha Games”

Después seis años de silencio discográfico, luego del tan duramente criticado “Hymns” (2016), Bloc Party vuelve con “Alpha Games”, un...

SHUNKA RYOUGEN SHUNKA RYOUGEN
DiscosHace 4 semanas

Haru Nemuri – “SHUNKA RYOUGEN”

Ya sea en festivales o listados de medios especializados, el nombre de Haru Nemuri ha resonado fuerte desde su irrupción...

A Light For Attracting Attention A Light For Attracting Attention
DiscosHace 4 semanas

The Smile – “A Light For Attracting Attention”

Todas las inquietudes musicales de Thom Yorke y Jonny Greenwood, incentivadas por el cerebro de Nigel Godrich, se vuelven a...

Publicidad
Publicidad

Más vistas