Conéctate a nuestras redes
Mariner Mariner

Discos

Cult Of Luna & Julie Christmas – “Mariner”

Publicado

en

Hace tres años apareció el último disco de estudio de Cult Of Luna, “Vertikal” (“I” y “II”), ubicándose, al menos de acuerdo a lo que se ha señalado en la crítica, como la cúspide de una historia que comenzó en el amanecer de este milenio y que cada vez ha empujado un poco más allá los límites del metal oscuro y espeso que mostraron al principio de su carrera. Para aquellos que seguimos el crecimiento del colectivo sueco desde aquellos días, la incertidumbre y las ansias respecto al próximo material eran sofocantes, puesto que igualar o superar el resultado del trabajo anterior era un desafío de gran envergadura, cuyo tenor se vio agravado por todo lo que significó la salida de Erik Olofsson, guitarrista y uno de los fundadores, situación que a su vez fue precedida por la partida del tecladista Anders Teglund. Pese a la adversidad, este período de tres años ha sido el más provechoso de su carrera, gracias a la venia de los medios y del público, más el girar constantemente junto a otras agrupaciones de metal que cultivan un perfil similar en términos de originalidad y vanguardia, como Katatonia, Intronaut o TesseracT, lo que ha devenido en que todas las partes vean en ellos a uno de CULT OF LUNA 01los máximos exponentes de una estirpe híbrida que incluye a otros actos como Neurosis, Godflesh o los extintos Isis.

Si se tiene en cuenta que la búsqueda por innovar y enriquecer su propuesta es constante, era lógico entonces preguntarse qué sería lo que ofrecerán en una eventual nueva obra, lo que al mismo tiempo alimentó el crecimiento de las expectativas al respecto. Es probable vaticinar que nadie esperaba que la gran novedad de este capítulo fuese la participación de la intérprete estadounidense Julie Christmas (antes vocalista de Made Out Of Babies y Battle Of Mice, ambas difuntas), por lo tanto la espera por “Mariner” tuvo matices inéditos, que se vieron recompensados con un disco catalogable como soberbio y rotundo.

“A Greater Call” abre la experiencia y de a poco nos sumerge en una pasividad que luego muta hacia una pieza que encaja perfecto en el arranque, debido a que plantea una continuación en cierta medida de lo hecho en “Vertikal”, pero con un espectro lleno de capas que jamás tuvieron antes, gracias al rango vocal de Christmas, que es capaz de abarcar desde lo etéreo y lo volátil, hasta pasajes llenos de vigor y potencia. La inclusión de la cantante no es una mera invitación para aparecer en algunas secciones, sino que se hace cargo de la mayoría de las canciones casi en su totalidad y la verdad es que el resultado es sobresaliente, como queda de manifiesto en “Chevron”, donde pareciera que la comunión entre la composición y la voz es natural, como si ella siempre hubiese estado ahí. El contraste necesario lo da la fuerza de Johannes Persson, quien se limita a apoyar algunas estrofas y deja que fluya la inspiración de su compañera en la labor, mientras el tema avanza y se desenvuelve en diferentes direcciones, pero bajo una atmósfera donde convergen emociones y melodías que abrazan la parsimonia para mostrar su esencia.

JULIE CHRISTMASCada corte dura un poco más que el antecesor y de forma paulatina nos vemos hipnotizados por la amalgama que se produce gracias al espectro sónico creado por Cult Of Luna para “Mariner”, fundamentado en la idea de una travesía espacial que de alguna manera se conecta con “Vertikal”, pero a modo de consecuencia, puesto que en ese disco la fuente de inspiración fueron las características y los defectos propios de la urbe que aparece en la cinta de ciencia ficción  “Metrópolis” de 1927; una ciudad mecánica y deshumanizada que provoca el colapso espiritual de sus habitantes, pero principalmente de la clase trabajadora. Es así como este reciente álbum representa el cambio del paradigma y habla de cómo la búsqueda interna de respuestas de cada persona dirige ahora su mirada hacia las estrellas, hacia el universo, para así cruzar las fronteras de lo humano y adentrarse en la exploración de la vastedad cósmica.

Todas esas sensaciones quedan plasmadas en cada composición, transformando a “Mariner” en un trabajo muy orgánico y honesto, que tiene como una de las muestras mejor lograda a “The Wreck Of S.S. Needle”, que se alza como una de las cumbres dentro de un registro que no sabe de debilidades. “Approaching Transition”, por su parte, se presenta como la última barrera antes de dejar atrás los confines de las leyes físicas de la Tierra y así pasar a otras dimensiones materiales, siendo la instancia donde es posible observar por última vez la vida como la conocemos antes de embarcarse en un viaje hacia lo desconocido.

CULT OF LUNA 02Ya desprendidos de todo lo que en conjunto constituye a la humanidad, se atraviesa una “puerta estelar” que conduce hacia un área inexplorada de la que no se puede regresar, experiencia sensorial que se traduce en “Cygnus”, corte de casi quince minutos que es el encargado de cerrar el larga duración mediante una estructura progresiva que, si bien es repetitiva, al final estalla y embarga con su energía al oyente, quien ha viajado junto a los músicos hasta este punto que es una traducción fiel del concepto que hay detrás:  la catarsis, la culminación, una iluminación espiritual; un instante crítico en donde se abandona este plano para pasar a otro que no se rige ni se compone de los elementos que existen en la Tierra; es la musicalización de una odisea que traspasó los límites del tiempo y del espacio.

Sin duda, “Mariner” estará dentro de las listas de mejores discos del año y lo hará con mucha autoridad, acrecentando el prestigio de Cult Of Luna y, por añadidura, el de Julie Christmas, quienes en conjunto propiciaron un trabajo único en su especie dentro del mundo del metal más experimental, y que se ubica en un nivel superlativo que muy pocos son capaces de alcanzar.


MarinerArtista: Cult Of Luna & Julie Christmas

Disco: Mariner

Duración: 54:34

Año: 2016

Sello: Indie


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

DIIV – “Deceiver”

Publicado

en

Deceiver

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada a los estereotipos de los iconos del rock noventero, con una estética grunge que, para felicidad de Smith, les valieron numerosas comparaciones con su ahora ex modelo a seguir, Kurt Cobain. Sin embargo, la música de la banda nunca sonó similar a Nirvana o a sus coetáneos. En “Oshin” (2012) la melódica voz de Smith era acompañada de dulces instrumentaciones, asegurándoles un espacio como rostros del dream pop y el shoegaze. Este sonido se profundizo en “Is The Is Are” (2016), sin embargo, su contenido se aleja de la luminosidad de su predecesor y ofrece relatos más personales. Es en “Deceiver” donde el grupo toma las guitarras y abandona las dulces melodías para su trabajo más oscuro e introspectivo, escribiendo sus propias narrativas.

Resulta irónico que sea “Deceiver” el disco que por primera vez se asemeja a las influencias grunge que la banda ha presentado de forma estilística. Poco antes de su lanzamiento, Zachary Cole aseguró ya no ver a Cobain como un modelo a seguir y decidió separar al hombre de su trabajo. El primer sencillo, “Skin Game”, continúa con el tema de las adicciones de su predecesor, pero con fuertes guitarras que contrarrestan la dulce voz de Smith. A diferencia del disco anterior, el sencillo no lidia con la recuperación, sino que con la aceptación de una enfermedad y el cómo vivir con ella. La canción es un perfecto adelanto del disco, manteniendo un sonido dream pop, pero abandonando los meros guiños al rock; esta vez las guitarras son protagonistas.

El primer corte del disco, “Horsehead”, es una antítesis a las introducciones de las placas anteriores de DIIV, con una oscura instrumentación a cargo de poderosas guitarras que adelantan la gama sonora del disco. La voz de Smith no pierde su dulzura, pero su tuno sugiere una honestidad y fragilidad más presente que en trabajos anteriores. Canciones como “Like Before You Were Born” y “Between Tides” muestran que la banda no ha desestimado sus composiciones características, sólo ha expandido su gama sonora para maximizar toda la experiencia. “Blankenship”, por ejemplo, es un clásico de DIIV desde su inicio, con una suave melodía que fluye a través del liderazgo vocal de Smith, pero este espacio común es rápidamente corrompido por la inclusión de guitarras que recuerdan la intencionalidad del disco y expresan la diversidad de la banda.

Si bien su duración es menor que la de su antecesor, “Deceiver” suena mucho más grande. Las vocales y líricas son mucho más claras y la instrumentación nos acerca a un maximalismo no visto antes en su discografía. Y es que en este esfuerzo no hay espacios para sutilezas; después del lanzamiento de “Is The Is Are” el cantante se refirió a sus composiciones como unas “mentiras”, lamentando la forma en que representó las adicciones, enfocándose sólo en la recuperación y no en la vida con estas. Por esto, todos los elementos del disco se maximizan, como una contraparte más oscura y profunda que la anterior. “Taker” se presenta como una pieza central, tomando las responsabilidades de las mentiras cometidas y aceptando las consecuencias de un viaje lejos de terminar. Las guitarras son mucho más pesadas en este punto, adelantando la forma en que esta oscuridad se profundizará en la segunda mitad.

Es la segunda parte del disco la que presenta su mayor vulnerabilidad y sinceridad, donde el problema ha sido aceptado y comienza la búsqueda por la redención. “For The Guilty” presenta los efectos que las adicciones han causado en su círculo y en sí mismo, con un instrumental que prueba que el álbum triunfa en sus momentos sonoros más oscuros, sin opacar el desempeño vocal, sino que resaltándolo. “The Spark”, tal como lo índica su título, presenta un inusual momento de luz en el disco, con una brillante melodía que acompaña la catarsis de su narración. Sin embargo, culmina con “Acheron”, quizás uno de los momentos más oscuros de “Deceiver”, con sombrías guitarras y líricas: “Odio al Dios en el que no creo. El paraíso es sólo una parte del infierno”. La pieza es lo más cercano a rock noventero que alude su imagen, y sus siete minutos de duración dejan en un punto alto el cierre del disco.

La escena de rock en la que DIIV ha participado durante esta década ha sido asociada a las adicciones por casi tanto tiempo como existe. Asimismo, la figura de Zachary Cole Smith, quien había gozado de las comparaciones con quien veía como un modelo a seguir, pero su distanciamiento de estas figuras no viene desde un lugar juzgador, sino de reconocerse y querer narrar su propia historia. El protagonismo de las guitarras no es coincidencia, es parte del viaje a emprender y un reconocimiento a las influencias que esas bandas que lo formaron estilísticamente tuvieron a la hora de hablar sin tapujos de las adicciones. “Deceiver” puede no ser el sonido más característico de DIIV, pero es el más sincero y pertinente para reflejar el presente de la banda.


Artista: DIIV

Disco: Deceiver

Duración: 42:28

Año: 2019

Sello: Captured Tracks


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 1 semana

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 1 semana

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas