Conéctate a nuestras redes

Discos

Coldplay – Viva la Vida or Death and All His Friends

Publicado

en

El pasado 12 de junio se estrenó por fin el esperado disco de Coldplay, ‘Viva la Vida or Death and All His Friends’, cuarto álbum de la banda que contó con la producción de Markus Dravs y Brian Eno, entre otros, y que fue registrado en diversos lugares de Londres, Barcelona y Nueva York.

‘Viva la Vida or Death and All His Friends’ supone una evolución musical de los anteriores trabajos de Coldplay, tal como lo comentó Chris Martin casi un año antes de su lanzamiento. Se trata de una etapa de exploración, de la cual los mismos integrantes del grupo han afirmado que es el estilo y el sonido definitivo que han estado buscando hace tiempo. Esto es debido en gran parte al mítico Brian Eno, quien ha engomado hasta el fondo toda esa esencia que alguna vez implementó en discos como ‘The Unforgettable Fire’ (1984), la cual es tan propia de U2 que a ratos resulta decepcionante reparar en que una de las propuestas más fuertes de la música actual no sea más que un refrito de un cuento que ya hemos escuchado antes una y otra vez, y lo que es peor… que antes lo hayamos escuchado mejor aun.

Si bien es cierto que el disco prometía ser una reivindicación del talento compositivo que alguna vez la banda ostentó, la ambición que despilfarran sus canciones y ese aire seudo futurista y pomposo que otorga su envoltura –y que es, sin dudas, el antónimo de su álbum debut y obra maestra por excelencia, ‘Parachutes’ (2000)-, en rigor, han decepcionado a algunos y a otros han convencido sólo apenas. Claro, porque el hecho de que ‘Viva la Vida…’ supere a su predecesor, el fallido ‘X & Y’ (2005), no quiere decir que sea, por consiguiente, el disco definitivo de la banda. En lo absoluto.

Y es que saciar las expectativas de un público que esperaba una continuación de ‘A rush of blood to the head’ (2002) de todas formas era algo ilógico, Coldplay debía hacer algo diferente; había que evolucionar, mas sin perder la delicadeza y esa aura melancólica y perspicaz que en sus inicios el conjunto había demostrado a la perfección. Pero Coldplay optó por “revolucionar”. El guitarrista Jonny Buckland añadió sonidos Post-rock, riffs espaciales muy bien trabajados (emulando a otros contemporáneos más ingeniosos, como Sigur Rós o Arcade Fire), pero a la larga descontextualizando la labor en ritmos poco adecuados, haciendo que las cuerdas suenen excesivas, llegando incluso a abotagar los oídos. Con ese sonido ya no podían seguir interpretando de la forma intimista como lo hacían antes, por lo mismo se les ocurrió mezclar las atmósferas con las típicas melodías que Bono aplicaba para su grupo, y he allí el error.

Graso error también fue alardear sobre la inclusión de sonidos latinos y elementos de otras partes del mundo, o innovar con una categórica carátula que habría de expresar el sentimiento revolucionario al cual pretendían apostar como banda. De eso hay poco o casi nada, y las agigantadas expectativas inevitablemente se parten en mil pedazos. Mucho ruido y pocas nueces.

De todas formas el disco tiene buenos momentos que son dignos de subrayar. Tal es el caso de “42” o “Lovers in Japan/Reign of Love”, dos canciones que sorprenden sobremanera, porque es en ellas donde la fórmula que intentan aplicar sí resulta. Dulces melodías que suenan frescas y muy propias por lo demás, dejando claro que en una primera instancia había inspiración después de todo. Otra que vale la pena repasar es “Viva la Vida” (la canción), ya que a pesar de los fuertes rumores de la existencia de un desvergonzado plagio a otra banda de un perfil más bajo, los chicos de Londres tocan el cielo y alcanzan el climax del disco con una tonada increíble, que hace un muy buen uso de cuerdas clásicas y ritmos contagiosos. Del single “Violet Hill” sólo cabe destacar su coro, que es lo más parecido al Coldplay que uno ya está acostumbrado, pero aun así no posee la fuerza suficiente para haber sido escogida como el primer single promocional de la placa. “Death and All His Friends” es otra que recomendaría, por su estructura en plan in crescendo, y cuyo tramo concluyente (“The Escapist”) se desconecta gradual y enternecedoramente con un talante casi glorioso.

No obstante, y en un ámbito general, la ausencia de chispa en ‘Viva la Vida…’ se nota a todas luces. Esas honestas y conmovedoras composiciones de sus primeros trabajos simplemente se han esfumado. En su reemplazo ahora se escucha una ensalada de aparatosas melodías pop, que además de sonar a falsedad pura (en algunas ocasiones), están en su mayoría fabricadas con los mismos artilugios archiconocidos de siempre, forjando una puesta en escena arrogante, muy parecida a la que la banda adoptó en el malogrado ‘X & Y’. Sin embargo las intenciones de Coldplay por compenetrarse con la música de autor y tratar de variar la tendencia en cada álbum es un hecho que se agradece, y si Chris Martin y compañía continúan trabajando así de esmerados, esperaremos con ansias entonces el próximo disco. Si es así, por ahora podríamos decir que los ingleses han perdido la guerra, pero no la batalla.

Publicidad
3 Comentarios

3 Comments

  1. Felipe Ramírez Amigo

    17-Jul-2008 en 4:58 pm

    HN Informa! Coldplay – Viva la Vida or Death and All His Friends http://tinyurl.com/5c6g74

  2. Pacman

    23-Oct-2008 en 3:25 am

    SU 4ta OBRA DE ARTE

    MAGINIFICA!

  3. Pacman

    23-Oct-2008 en 3:25 am

    MAGNIFICA!!

Responder

Discos

The Avalanches – “We Will Always Love You”

Publicado

en

We Will Always Love You

Aunque la irresponsabilidad de quienes creen que la pandemia no ha terminado haga creer lo contrario, 2020 fue el año de los puentes cortados, de las relaciones a distancia, de la pérdida de habilidades comunicativas y/o emocionales que viene desde la conciencia extrema de lo dañino que es un contacto humano sin cuidado. Es una derrota muy profunda para la espontaneidad y sensaciones accesorias, como la euforia o la fluidez, y mucho tiene que ver la erradicación de las pistas de baile o los puntos de encuentro. Pero la música se encargó de, al menos, entregar cuotas sonoras que no dejen en el olvido que la humanidad se conecta desde lo consciente, y también desde lo inconsciente.

The Avalanches, casi en el cierre del año más duro para las sociedades contemporáneas en décadas, no sólo nos hace recordar las emociones de la compañía, sino que exalta el amor por esta mera posibilidad. En el tercer disco del ahora dúo australiano, “We Will Always Love You”, hay una exaltación de la vida y del acto de tener memoria desde, justamente, la creación de recuerdos. En la onda del pegoteo del samples, que los hizo mundialmente reconocidos con el precioso “Since I Left You” (2000), este trabajo fluye con maestría por los oscuros y psicodélicos pasillos que llevan de un ambiente al otro. Pero una novedad es que, para dotar de otra profundidad a sus canciones, muchísimos elementos que antes hubieran sido sampleados, ahora son interpretados específicamente para el disco, y así se da un listado ecléctico y brillante de colaboraciones, desde Rivers Cuomo hasta Pink Siifu, pasando por Perry Farrell, Blood Orange, MGMT, Johnny Marr, Karen O, Neneh Cherry o Leon Bridges.

En un año de muerte y vacío por doquier, no es extraño que el concepto que aterriza “We Will Always Love You” sea la muerte y el vacío que se puede sentir en el espacio exterior, pero en este caso con la esperanza contenida y eterna de un deseo cuya grabación lo hizo esperanza eterna. Ann Druyan, directora creativa del Voyager Golden Record, es quien aparece en la portada (imagen pasada por un espectrógrafo para volverla sonido, y luego volver a convertirla en una foto), e inspiró a la banda cuando supieron que los latidos grabados para esos vinilos dorados del Voyager fueron de ella, el día después de que Carl Sagan le propusiera matrimonio. Es ese anhelo de capturar un momento el que impulsa la luz que nunca deja de brillar en este disco.

No es el álbum más sencillo de escuchar, con la variedad que lo lleva desde lo abrasivo en “Until Daylight Comes” con Tricky, y luego, de inmediato, a la fiesta más carnal en “Wherever You Go”, donde hasta se mezcla “Magalenha” de Carlinhos Brown como si las fiestas de hace 20 años se materializaran en este espacio exterior. También existen secciones de transición y tracks que ayudan más a la narrativa del disco que a la canción en sí, como “Gold Sky” o “Born To Lose”, antes del gran final con “Music Is The Light”. Sin embargo, si hay algo que no tiene “We Will Always Love You” es la sensación de que hay rellenos innecesarios. Incluso los momentos débiles se ponen como parte de un disfrute colectivo, casi generando patrimonio desde el presente para su rescate en un futuro desconocido.

“Weightless” y el inquietante código binario que contiene ADN humano y de especies terrestres es la representación final de ese anhelo de trascendencia que tiene el disco o, mejor dicho, las emociones que busca resaltar. Si Ann Druyan buscaba rescatar los sonidos del planeta, The Avalanches quiere exaltar la vida y sus emociones en forma de canción, por si alguna vez se nos olvida en medio de tanta barbarie, tanto bárbaro, y tanta inhumanidad. En medio de momentos difíciles, el rescate de lo bello que es ser humano parece un esfuerzo de otra era, y calza muy bien que el resultado sea un disco que parece, en cada escucha, como el manifiesto de lo que puede ser un nuevo mundo.


Artista: The Avalanches

Disco: We Will Always Love You

Duración: 71:29

Año: 2020

Sello: Modular


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

We Will Always Love You We Will Always Love You
DiscosHace 9 horas

The Avalanches – “We Will Always Love You”

Aunque la irresponsabilidad de quienes creen que la pandemia no ha terminado haga creer lo contrario, 2020 fue el año...

EVEN IN EXILE EVEN IN EXILE
DiscosHace 2 meses

James Dean Bradfield – “EVEN IN EXILE”

A veces pareciera que la figura de Víctor Jara irrumpe mucho más potentemente en el extranjero que en nuestro país,...

POWER UP POWER UP
DiscosHace 2 meses

AC/DC – “POWER UP”

El 19 de febrero de 1980 falleció Bon Scott, segundo vocalista de la banda de hard rock AC/DC. En la...

CYR CYR
DiscosHace 2 meses

The Smashing Pumpkins – “CYR”

Retomando un formato doble, que no le veíamos desde el reconocido “Mellon Collie And The Infinite Sadness” (1995), The Smashing...

Letter To You Letter To You
DiscosHace 2 meses

Bruce Springsteen – “Letter To You”

A través de su carrera, Bruce Springsteen ha musicalizado la juventud de múltiples generaciones. Los clásicos solos de saxo, su...

Canciones Para El Siglo XXI Canciones Para El Siglo XXI
DiscosHace 2 meses

Poder Fantasma – “Canciones Para El Siglo XXI”

Tierra fértil para el pop ha sido nuestro país. Con una rica tradición y un variado catálogo a punta de...

Atlas Vending Atlas Vending
DiscosHace 2 meses

METZ – “Atlas Vending”

Luego de haber publicado el compilatorio “Automat” en 2019, el trío canadiense METZ tenía a todos muy atentos por un...

Endless Twilight Of Codependent Love Endless Twilight Of Codependent Love
DiscosHace 2 meses

Sólstafir – “Endless Twilight Of Codependent Love”

Últimamente, la casa discográfica francesa Season Of Mist ha estado pendiente de lo que ocurre en Islandia en términos musicales....

Post Human: Survival Horror Post Human: Survival Horror
DiscosHace 2 meses

Bring Me The Horizon – “Post Human: Survival Horror”

La emergencia sanitaria por el Covid-19 ha sido uno de los sucesos que más ha afectado al ambiente artístico. Lo...

Song Machine, Season One: Strange Timez Song Machine, Season One: Strange Timez
DiscosHace 2 meses

Gorillaz – “Song Machine, Season One: Strange Timez”

Lo de Gorillaz siempre ha tenido que ver con dar vida a un espacio donde las cosas pueden ser llevadas...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: