Conéctate a nuestras redes
Un Hombre Rubio Un Hombre Rubio

Discos

Christina Rosenvinge – “Un Hombre Rubio”

Publicado

en

En el mundo, hoy son las voces femeninas las que reciben una atención inusitada, en parte remediando las lógicas machistas y masculinizadas que han caracterizado a la industria musical (y al arte, en general). Pero en general se analiza lo malo y lo que debe repararse, sin detenerse en otros aspectos que podrían dar mayores luces de dónde atacar o pensar, o incluso amplificar la empatía. Por eso es interesante lo que hace un tiempo viene haciendo Christina Rosenvinge, que hace unas semanas lanzó el que se advierte como su trabajo más sólido, bajo un concepto profundo y con muchas capas.

“Un Hombre Rubio” es un nuevo paso en su comprensión de la masculinidad y cómo la opresión también opera en ese lado del río. Para esto, Rosenvinge se toma de la relación “horrible” –como ella ha definido en entrevistas múltiples– con su padre, algo que generó una fricción que ahora canaliza a través de canciones que tensionan diferentes facetas de la represión. En el séptimo disco en solitario de su carrera, Christina no dice cosas por ella misma, mas sí intenta comprender su circunstancia, su pasado y las huellas que este dejó en el presente.

El inicio con “La Flor Entre La Vía” delimita la indefinición de género del hablante lírico en el disco, para luego, en “Romance de la Plata”, explicar una relación tormentosa con un padre al que nadie llorará en el funeral, pero que ofrece un consuelo en la rehabilitación mediante el propio reflejo del hoy: “¿Cómo no voy a entenderte, padre, si es mi misma soledad?”. En “El Pretendiente”, mediante la metáfora de la conquista romántica, se aborda el estado dubitativo de la inmigración, pensar en lo desconocido, mientras la música invita con pasajes que van dejando la oscuridad atrás. Así, “Ana y Los Pájaros” también presenta la ligereza de lo súbito, usando la figura del nido, apelando a lo pasajero, pero también la aspiración extraña de asentamientos más estrictos.

Christina elige elementos poéticos que difuminan los significados claros, pero, donde puede verse algo obtuso, la música es más clara que nunca. No está la complejidad o la oscuridad de “La Joven Dolores” (2011) o “Lo Nuestro” (2015), sino que sonoridades más luminosas, aunque no por ello menos interesantes. Guitarras precisas, ya sea en acústico o eléctrico, sintetizadores y pianos profundos, voces dulces, agudas, graves, roncas incluso. No hay elementos al azar y cada canción posee destellos diferentes, como el dinamismo de los beats en tiempos cambiantes de “Berta Multiplicada” –dedicada a una activista hondureña asesinada en 2016– o el gancho pop del crudo relato de la crianza en conflicto de “Niña Animal”.

Aunque la música es ejecutada con maestría, y la producción en solitario de Rosenvinge es exacta y florida en medio de la penumbra aparente, lo cierto es que los detalles más ricos de conocer y analizar se dan en lo lírico, sea en las inflexiones vocales de una Christina dúctil y generosa, o en los recovecos de las letras. La cruda “Pesa La Palabra” posee el peso de la toma de la voz del padre, explicando su aparente ausencia e implacable silencio, y nuevamente es lo dicho lo que se releva. No por nada hay una canción –tal vez la más llena de añoranza desesperanzada del disco– llamada “Afónico”. La voz literalmente pierde la batalla de la ausencia para dar paso a “La Piedra Angular”, en un amor redescubierto, consuelo de la soledad, tal vez a punta de fallas, pero con la posibilidad de tener expectativas redescubiertas.

He ahí la mayor recompensa de este trabajo: esa sensación de redescubrimiento de una empatía perdida, que inevitablemente cierra el disco, y el arco narrativo que, mediante un juego clave de difuminación del género y la puesta en escena de múltiples perspectivas, muestra brutalmente a Christina Rosenvinge hurgando en su pasado para entender su presente. Quizás desde este lado del mundo no se entiendan todas las referencias a lo español o a lo danés, esos trayectos migratorios que forman parte de las cicatrices del disco, pero lo cierto es que son esas huellas las que otorgan un carácter casi perfecto a un disco tan femenino como masculino, y enhorabuena que resulta así.


Artista: Christina Rosenvinge

Disco: Un Hombre Rubio

Duración: 41:35

Año: 2018

Sello: El Segell del Primavera


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Dance Gavin Dance – “Afterburner”

Publicado

en

Afterburner

Como todo nuevo movimiento, un grupo de personas conecta con una idea inicialmente por compartir convicciones. También sucede así con un sonido donde la diversidad tiene un nicho en crecimiento por su atractivo en lo poco convencional y, a su vez, la accesibilidad que una banda puede generar a través de una discografía compleja de hacer encajar en un molde, la cual también comprende cambios de alineación que, paradójicamente, consiguen aportar con una evolución y revitalización de la particular carrera musical de Dance Gavin Dance, agrupación de Sacramento que lleva quince años fusionando el post-hardcore con el math rock, tomando ritmos de jazz y del screamo de los 90, creando un sonido experimental y ganchero.

Desde 2012, Tilian Pearson ha cumplido con las labores de vocalista. Poseedor de un registro muy versátil y melódico, se adaptó muy bien al trabajo de Jon Mess, quien desempeña los gritos que suman a la diversificación del trabajo de los estadounidenses, y en “Afterburner” la progresión se expande con ritmos entre el funk y el rap sin ser una incorporación abrupta, debido a la misma naturaleza de la agrupación. Y es que, como miembros originales, el guitarrista Will Swan, junto a Jon Mess y el baterista Matthew Mingus, han construído un inconfundible sello, que por momentos puede parecer una parodia de sí mismos por su contenido, pero, desbordante de talento, su propuesta es virtuosa, atravesando patrones complejos con una calidad en sonido notable por la producción que los acompaña desde su debut larga duración “Downtown Battle Mountain” (2007).

La dupla que abre el álbum logra reafirmar que se trata de la banda en un momento muy bueno de su trayectoria; “Prisoner” y “Lyrics Lie” son claros ejemplos del trabajo compositivo que tomó un nuevo brillo desde el bien recibido “Instant Gratification” (2015). Cuerdas progresivas, pero que mutan a delicados arreglos y variaciones, acompañando las voces entre gritos que potencian los compases fuera de tiempo en percusión y coros limpios en contagiosa interpretación. Con la llegada de “Calentamiento Global” viene el atrevimiento de exploración y, en una canción en su mayoría en castellano, el ritmo de la escucha cambia de vibra totalmente a una bailable atmósfera que se extiende también a “One In A Million”, no exenta de quiebres, manteniendo la impredecibilidad como parte del sello de la agrupación.

“Strawberry’s Wake” es una continuación de una saga de canciones iniciada en “Happiness” (2009), y justo en mitad del disco se evidencia con esta canción que aún quedan herramientas para emplear en la mezcla. Secciones de rock más radial junto con explosivos giros en un despliegue más progresivo en su instrumentación es lo que sigue con naturalidad durante “Born To Fail” y “Night Sway”, aplicando sus influencias del math-core y rock alternativo. Y, hacia el final, “Say Hi” va coronando de forma implacable la dualidad asequible de Dance Gavin Dance y la intensidad clave en una de las mejores canciones de “Afterburner”.

¿Cómo sostener una prolongada carrera sin riesgos, cambios o una identidad clara? Basado en el noveno trabajo discográfico y analizando sus previas entregas, Dance Gavin Dance satisface las tres alternativas, pero cayendo en un cierre poco cohesionado, donde “Nothing Shameful” e “Into The Sunset” son más tenues, e incluso con las colaboraciones del vocalista de la banda Eidola, Andrew Wells y Bilmuri (nombre artístico del ex vocalista de la banda Attack Attack!), respectivamente, las canciones aterrizan un momento álgido y lo llevan por un espectro más alternativo.

Sin tener un hilo conductor y armando un buen listado de canciones, tiene una validez apoyada en la capacidad de los intérpretes de “Afterburner”, siendo un disco de buena factura y entretenida escucha. Con un recorrido no menor, donde han obtenido una buena base de oyentes, Dance Gavin Dance tiene la agudeza suficiente para ir aún más allá.


Artista: Dance Gavin Dance

Disco: Afterburner

Duración: 48:05

Año: 2020

Sello: Rise Records


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Afterburner Afterburner
DiscosHace 9 horas

Dance Gavin Dance – “Afterburner”

Como todo nuevo movimiento, un grupo de personas conecta con una idea inicialmente por compartir convicciones. También sucede así con...

What The Dead Men Say What The Dead Men Say
DiscosHace 2 días

Trivium – “What The Dead Men Say”

Existe un concepto dentro del relato de Philip K. Dick en el que está inspirado este álbum, el que hace...

Making A Door Less Open Making A Door Less Open
DiscosHace 7 días

Car Seat Headrest – “Making A Door Less Open”

En lo que ya es una década de carrera, Car Seat Headrest ha evolucionado de demos desprolijos creados en el...

I Am Not A Dog On A Chain I Am Not A Dog On A Chain
DiscosHace 1 semana

Morrissey – “I Am Not A Dog On A Chain”

¿Es posible pasar por alto las divagaciones y controvertidas declaraciones y actitudes de Morrissey? Durante el últipo tiempo, algunos dichos...

Verminous Verminous
DiscosHace 1 semana

The Black Dahlia Murder – “Verminous”

Cambiando la tendencia de lanzar un nuevo álbum cada dos años, The Black Dahlia Murder libera “Verminous”, su noveno material...

Mestarin Kynsi Mestarin Kynsi
DiscosHace 2 semanas

Oranssi Pazuzu – “Mestarin Kynsi”

Tal como asegura la banda, Oranssi Pazuzu es un proyecto donde la reinvención es un principio intransable. Convencidos por la...

Trust Fall (Side B) Trust Fall (Side B)
DiscosHace 2 semanas

Incubus – “Trust Fall (Side B)”

En tiempos convulsionados y previos a un inimaginable aislamiento mundial al que nos veríamos inducidos, a fines de 2019 Incubus...

Titans Of Creation Titans Of Creation
DiscosHace 2 semanas

Testament – “Titans Of Creation”

Por regla general, las bandas son reconocidas por sus primeros trabajos. El factor sorpresa, la novedad y la furia en...

HUMAN. :||: NATURE. HUMAN. :||: NATURE.
DiscosHace 3 semanas

Nightwish – “HUMAN. :||: NATURE.”

Desde los albores de las primeras civilizaciones, cuando los hombres comenzaron a registrar objetos y acciones a partir de símbolos...

Earth Earth
DiscosHace 3 semanas

EOB – “Earth”

Bajo perfil, escudero de Radiohead y uno de sus pilares creativos, Ed O’Brien asoma con su esperado lanzamiento en solitario...

Publicidad
Publicidad

Más vistas