Conéctate a nuestras redes
Birth Of Violence Birth Of Violence

Discos

Chelsea Wolfe – “Birth Of Violence”

Publicado

en

Diez años cargan con una simbología que acerca más a lo divino que a lo terrenal. No sólo hay un entendimiento de cómo funciona la realidad, sino que también una madurez para discernir contra qué elementos pertenecientes a esta queremos levantarnos. Eso le pasó a Chelsea Wolfe, quien, en su último trabajo, “Birth Of Violence”, vuelve a la vibra de sus primeros registros, encontrando la calidez del hogar físico y las brasas que envuelven el lar espiritual que se torna a veces tan esquivo.

Hay algo completamente actual en el discurso de este disco: el hartazgo del género femenino para con un mundo que siempre se ha puesto como meta desestimar todo lo que pueda estar relacionado con él. Para Chelsea, el mismo hecho de usar la palabra “nacimiento” –concepto tan arraigado a la espiritualidad y fuerza femenina– ya elucubra una postura bastante potente. De la misma manera, la idea de la “violencia”, con una connotación mayoritariamente negativa, siendo que desciende de una emocionalidad exacerbada que se manifiesta de distintas maneras, adquiere una nueva significación en esta placa.

“Birth Of Violence” tiene mucho de acústico e íntimo; de hecho, si pudiésemos definirlo con categorías más bien literarias, diríamos que se trata de un “road disco“, pues nos muestra el desarrollo de una personalidad a lo largo de un viaje y cómo la materialidad cambia en base al tiempo y concepciones del testigo que la aprehende. Hay dos temas que se relacionan profundamente con esta idea del transcurrir: “The Mother Road” (como es conocida la importante Ruta 66) y “Highway”; el primero, con un uso bastante imaginativo de los vientos para dar la sensación de velocidad, el segundo, con un cierto toque emocional presente en la americana music y la voz de Wolfe sonando más maravillosamente que nunca, dejando entrever la soledad del que siempre mira las cosas desde el movimiento sin tener la oportunidad de apreciarlas desde el quedarse o el estar.

Wolfe se muestra muy crítica con el devenir de la sociedad estadounidense; según ella, su país se perdió en la vía, o derechamente nunca la vio. La desilusión que le producen ciertos tópicos, como por ejemplo la violencia ejecutada por las armas en contextos civiles y la brutalidad del ser humano, se reflejan de manera clara en “Dirt Universe”, con tintes de lamento country apoyado en bases casi espaciales de sintetizador. Por su parte, “Little Grave” –tema que con sólo un par de acordes– nos enfrenta a la crudeza emocional de una madre que sufre todos los días la pérdida de su hijo en un tiroteo ocurrido en la escuela, y “American Darkness”, que también nos habla de un lugar en el que todo lo bueno encuentra su fin; ese sitio en que “los ríos son de fuego y el sol siempre está eclipsado“.

La injusticia de sociedades construidas en base a patriarcados fuertes e inflexibles también es un tema que Chelsea recoge en este disco, manifestándolo en el enojo que conduce a ese “nacimiento” de la voz y la resistencia. El hecho de “dar a luz una nueva fuerza que emerge cuando nos levantamos contra lo que nos denigra” se cristaliza en la épica “Be All Things” y las voces fantasmales que en “When Anger Turns To Honey” susurran: “Ellos te tratan como presa, pero tú eres la cazadora“.

Profesante de varias religiones a lo largo de su vida y receptora de al menos dos actos bautismales, Chelsea decidió abrazar el paganismo. De hecho, el vestido con el que se dejar ver en la portada del disco es nada más y nada menos que el que usó en su bautizo en la naturaleza, realizando para esto un ritual propio y en soledad. La naturaleza como una fuerza creativa con la que convive a diario y que la ha reconectado con una nueva concepción, tanto de sí misma como de su condición femenina, se hace sentir en “Erde” y el clamor de “La mujer es el origen“. También en “The Storm”, registro que pone fin a la travesía y desata la fuerza de cambio, desenredando el nudo aurático presente en todo su trabajo. Durante diez años de carrera, Chelsea Wolfe nos ha hecho volver a experimentar la fuerza de mujeres como Tori Amos, Stevie Nicks o Fiona Apple, entre otras, y en su voz se tejen ecos de antiguas revoluciones, que desencadenan los embrujos de equinoccios y solsticios, esos que dan nueva vida a la semilla que bajo tierra lucha por echar raíces, por nacer y florecer.


Birth Of ViolenceArtista: Chelsea Wolfe

Disco: Birth Of Violence

Duración: 43:46

Año: 2019

Sello: Sargent House


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Deftones – “Ohms”

Publicado

en

Ohms

Se vale decir que lo de Deftones a estas alturas es una carrera sin altibajos. La extraña época del denominado nü metal, que vio nacer y morir a variados proyectos, quedó atrás y es nada más que un rótulo para una banda que rápidamente expandió sus horizontes. Así ha sido el recorrido de Deftones que, con nueve discos, se sacudió del estereotipo para desembocar en álbumes como “Ohms”.

Y es que su último trabajo va más allá de lo etéreo y las atmósferas. O, al menos, desde otra perspectiva. Pese a ser una banda que transita por intensas sensaciones, nunca había estado tan clara la línea entre aquellos elementos. Gracias al reencuentro con Terry Date, un viejo conocido en la producción (“Adrenaline”, “Around The Fur”, “White Pony”, “Deftones”), la banda plantea un interesante equilibrio: los arreglos conviven –y se escuchan– sin quitarse protagonismo. No sobran, no son caprichosos, no son antojadizos.

“Genesis” y “Ceremony” representan un poco aquella relación. La primera, como single, elevó las expectativas y cumplió. Por su parte, el segundo track, mucho más melódico y limpio, permite apreciar mejor los matices que estarán presentes a lo largo del álbum. Es difícil exigirles siempre un poco más a bandas como Deftones, ya que a estas alturas el conjunto no necesita demostrar más que calidad; su sonido se encuentra tan arraigado, que toda sorpresa es un detalle más de una meticulosa producción.

Resulta curioso que aquellos detalles esta vez no quedaron a cargo de las cuerdas y un par de efectos, sino que pasaron a ser administrados con mayor protagonismo por Frank Delgado en los sintetizadores y máquinas. Así, todo dialoga orgánicamente a la par de un inspirado Stephen Carpenter, que se atreve a jugar con los compases, como en “Urantia”, y se desata con estridencia en los ensordecedores pasajes de “Error” y la bella “Pompeji”, quizá la canción más completa del disco. Toda esa potencia y densidad puede responder a muchas variantes y posibilidades. ¿Cómo hacer contrapeso y acompañar a Carpenter? ¿Es más que una decisión estética que en cada disco sume más cuerdas a la guitarra principal?

La seguridad que entrega Sergio Vega en el bajo ha sido un aporte de frescura y actitud, como queda demostrado en “Radiant City”. Si bien, su participación en la banda ya cumple cuatro álbumes, hoy más que nunca se trata de su disco, y “Ohms” debería ser revisado bajo su prisma. Su presencia es aglutinante, está sumamente marcada y funciona en complicidad. Según entrevistas, Vega aportó activamente en la composición y con los riffs más potentes, asumiendo ese rol de compañía y contraparte. Su estilo no pasa inadvertido y ha potenciado varias virtudes del grupo. Por un lado, las guitarras más graves de Carpenter y, por otro, las baterías de un Cunningham menos atrevido, pero manteniéndose igual de intenso.

Con “Ohms”, más allá del cliché que puede significar volver a los orígenes, Deftones ha sabido administrar un concepto más que robusto, que no descansa tan sólo en un desfile de distorsiones para riffs profundos y veloces. Su complejidad radica en las posibilidades que exploran con el pasar del tiempo, dotando a sus canciones de una sensibilidad e intimidad que dialoga con una experiencia oscura y agresiva.


Artista: Deftones

Disco: Ohms

Duración: 46:17

Año: 2020

Sello: Reprise


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Ohms Ohms
DiscosHace 2 días

Deftones – “Ohms”

Se vale decir que lo de Deftones a estas alturas es una carrera sin altibajos. La extraña época del denominado...

Ultra Mono Ultra Mono
DiscosHace 2 días

IDLES – “Ultra Mono”

IDLES se demoró dos semanas en grabar su tercer álbum y más de cuatro meses en mezclarlo. En el tercer...

Down In The Weeds Where The World Once Was Down In The Weeds Where The World Once Was
DiscosHace 5 días

Bright Eyes – “Down In The Weeds, Where The World Once Was”

Tras un receso de nueve años y con una serie de proyectos bajo el brazo, Conor Oberst ha reunido a...

Imploding The Mirage Imploding The Mirage
DiscosHace 6 días

The Killers – “Imploding The Mirage”

En este año, tan complicado y sombrío, necesitamos ciertas cosas que nos suban el ánimo y nos hagan volver a...

Whole New Mess Whole New Mess
DiscosHace 1 semana

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció...

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 1 semana

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 3 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 3 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 3 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Keleketla Keleketla
DiscosHace 4 semanas

Keleketla! – “Keleketla!”

Nacido en Sudáfrica y cruzando las fronteras, Keleketla! es un proyecto tan diverso como los múltiples artistas que lo componen....

Publicidad
Publicidad

Más vistas