Conéctate a nuestras redes

Discos

Cevladé – “Pinceles y Puñales”

Publicado

en

El rapero es un músico, un escritor, un intérprete. Pero el rapero, antes que todo, es un ser humano, y como tal debe hacerse cargo de su propia condición de existir, y por eso hay varios caminos, como construirse una coraza con un personaje que es ente narrador, o también caer en la honestidad brutal que soñaba a distancia Calamaro. Este es el camino que elige Wladimir Espinosa, quien rapea como Cevladé, pero que nunca deja de ser él mismo, porque su andar es brutal y así lo ha descrito en el bestiario que es su discografía, llena de momentos metafóricos de brillantez y con un creador al centro, al que la humildad no le quita grandeza.

Aunque Cevladé se define como un rapero y observa la música como un bello accidente, su trayectoria lo ha llevado a dominar la canción de manera creciente –incluso estudiando música de forma más teórica actualmente–, y por ello no se hace extraño que en sus últimos dos discos haya tenido a una banda como sustento de sus tracks, más allá de la capacidad del uso del sampler, que es un arma intertextual bélica en sus manos, irónica, cruda y necesaria. L4deNegro había hecho de las suyas en “La Casa de Astaire” (2014), y aunque DJ Matz tiene un nivel mayor de protagonismo, lo orgánico es más potente aún en “Pinceles y Puñales”, permitiendo más capas y complejizando los escenarios que se debaten entre citas a Nietzsche, Nas, Freud, Pedro Aznar, Nabila Rifo o “Dr. House”. No hay tanto jazz como en el disco anterior, pero lo “negro” no abandona a Cevladé, con mayores intromisiones en el R&B y el pop más cercano a lo que hoy domina charts en el mundo, como el de Frank Ocean o SZA, pero con más honestidad y, por cierto, más infiernos.

Si en “La Casa de Astaire” Cevladé proponía diferentes ángulos respecto al uso de los espacios y la presencia, en “Pinceles y Puñales” es la sobrevivencia la que se convierte en tótem. Sea en lo afectivo, en lo pragmático o en lo artístico, en cada canción el rapero se juega la vida, quedando herido en el proceso, apostando su reputación, mostrando sus cartas y poniéndose frente a un espejo de doble cara. Rupturas, inseguridades, confesiones, observaciones y diálogos se disponen con un rumbo específico: salir a flote y evitar la claustrofobia de la ausencia de respuestas.

En sus rimas, Cevladé no evita los tópicos usuales de los raperos, como hacerse cargo de gente menos talentosa que sólo busca la negatividad (“Tras El Micro”) o auto definirse entre el ingenio y la diferencia (“Pinceles y Puñales”), pero lo hace con la elegancia de quien no desperdicia recursos en palabras o ritmos sin sentido. “Mis palabras no son fuegos artificiales / lo que brilla es mi corazón y tú lo sabes”, canta Mantoi en “Año Nuevo”, recreando parte de lo primordial en este disco que a ratos puede languidecer, pero que se mantiene genuino y exento de relleno innecesario. Aunque rima que “escribió este disco para vengarse”, Cevladé consigue mucho más que un revanchismo superficial acorralado. El rapero es un ser humano, que también cae en terrenos grises, sin buenos y malos, y por eso es que puede convivir el rapero todopoderoso que puede poner en su lugar a ciertos herejes y el que luego se culpa de todo lo malo. Es naturaleza humana, individual, imperfecta, que gracias a las colaboraciones y el acto de compartir puede aspirar a la perfección, como en “Julia, La Princesa Adormecida”, donde Cevladé con Natalia Corvetto logran una canción tan bailable como memorable, con Feliciano Saldías consiguiendo emociones corales implacables, para llegar a la redención con Maka Mel en “Rijaab”.

Al final, Cevladé alcanza su propia sobrevivencia, y ahí es capaz de entregar un testimonio de empatía doloroso, corrosivo, impactante, pero necesario en “Laura”, donde antes del epílogo del coro interpretado por Maka Mel, el músico exhibe la falta de humanidad que aún existe en la trata de blancas, en el femicidio, en la violencia a la mujer, intentando narrar una historia de tantas, donde la sobrevivencia ya es un lujo en medio de sufrimiento de por vida. Si en “La Casa de Astaire” el artista cerraba un episodio propio con “Mudanza”, en este trabajo lo hace con temas universales, volcando un ejercicio propio en algo de todas y todos. Cevladé sigue acrecentando su trabajo a punta de honestidad brutal, líricas ingeniosas, intertextualidad cercana y un sentido de la canción que evoluciona, igual que el ser humano detrás de esta labor encomiable.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

METZ – “Atlas Vending”

Publicado

en

Atlas Vending

Luego de haber publicado el compilatorio “Automat” en 2019, el trío canadiense METZ tenía a todos muy atentos por un eventual nuevo trabajo de estudio. Y es que, claro, ser una de las grandes cartas de un sello tan influyente como Sub Pop Records obviamente haría que los ojos del mundo se pusieran sobre su música, ya que todos querían saber con qué sorprendería el conjunto establecido en Toronto. Así es como el camino nos lleva hasta “Atlas Vending”, su esperadísimo cuarto larga duración, donde la banda trasciende su particular estilo añadiendo nuevas capas de noise, grunge y, sobre todo, una fuerza a prueba de cualquier desafío para sacar adelante una obra de este tamaño.

La banda arremete con poco más de 40 minutos a la merced de una aplanadora sonora, donde desde el primer golpe, con “Pulse”, entramos de lleno en un terreno en que las capas sónicas se funden con intensos golpes en la batería, todo llevándonos a las comparaciones claras con bandas como Nirvana o Mudhoney, algunos de los principales referentes de inspiración para el conjunto canadiense. No hay duda de que, luego de tres placas de estudio, la banda tendría mucho que demostrar en este cuarto LP, por lo que, con Alex Edkins a la cabeza, el conjunto va emitiendo chispazos de furia que a través de sus diez tracks, haciéndonos transitar por veredas del post punk y el grunge, con guitarras abrasivas que encuentran su punto de intensidad tan pronto como en “Blind Youth Industrial Park” y “The Mirror”, la segunda y tercera canción de “Atlas Vending”.

Enfrentarse a la obra de METZ a estas alturas no requiere de mucha preparación, basta con disfrutar y dejarse llevar por la apuesta sonora que genera el trío, quienes no requieren de muchos recursos para llenar cada espacio con una energía que es exudada con mucha confianza en cada track. Fueron muchos los adeptos que el conjunto ganó al trabajar con Steve Albini en su anterior LP, “Strange Peace” (2017), por lo que la decisión de colaborar con Ben Greenberg en este nuevo disco es sorpresiva, pero no muy difícil de comprender una vez que se ve el resultado en ejemplos como “Hail Taxi”, donde se logra conjugar la evolución sonora de la banda hasta este momento con la visión actual y para la posteridad que tienen de su apuesta.

Sin ningún punto bajo, el disco entra de lleno en una última parte completamente centrada en composiciones potentes como “Sugar Pill”, además de momentos esenciales dentro de este recorrido, como la transición que se genera en “Framed By The Comet’s Tail”, o la locura de “Parasite”. Todo esto conduce hasta el épico cierre de “A Boat To Drown In”, una composición con más de siete minutos de duración, donde el conjunto echa a andar una maquina de riffs que no se queda solamente en el ruido, sino que también adopta una naturaleza espacial para entumecer cada espacio con sus estridentes guitarras. Las palabras quedan cortas, pero, si una cosa es clara, es que estamos frente al mejor disco de METZ en su carrera.

Con una velocidad sin pausas, un dominio excepcional del ruido y una fuerza descomunal que avanza por cada uno de los pasajes de “Atlas Vending”, la banda opta por refinar una fórmula que se va alternando entre la crudeza y lo melódico, demostrando que este cuarto LP es otro paso adelante para el conjunto en materia sonora. Por supuesto que la apuesta de METZ se multiplica por mucho cuando abordamos a la banda en vivo, pero en un mundo donde los recitales son cosa del pasado, el trío logró algo que para una banda de esta naturaleza parecería casi imposible: llevar la energía del concierto hasta el estudio, haciendo que esa estridente potencia de sus presentaciones en vivo llegue directamente hasta nuestros oídos.


Artista: METZ

Disco: Atlas Vending

Duración: 40:17

Año: 2020

Sello: Sub Pop


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Atlas Vending Atlas Vending
DiscosHace 8 horas

METZ – “Atlas Vending”

Luego de haber publicado el compilatorio “Automat” en 2019, el trío canadiense METZ tenía a todos muy atentos por un...

Endless Twilight Of Codependent Love Endless Twilight Of Codependent Love
DiscosHace 5 días

Sólstafir – “Endless Twilight Of Codependent Love”

Últimamente, la casa discográfica francesa Season Of Mist ha estado pendiente de lo que ocurre en Islandia en términos musicales....

Post Human: Survival Horror Post Human: Survival Horror
DiscosHace 6 días

Bring Me The Horizon – “Post Human: Survival Horror”

La emergencia sanitaria por el Covid-19 ha sido uno de los sucesos que más ha afectado al ambiente artístico. Lo...

Song Machine, Season One: Strange Timez Song Machine, Season One: Strange Timez
DiscosHace 7 días

Gorillaz – “Song Machine, Season One: Strange Timez”

Lo de Gorillaz siempre ha tenido que ver con dar vida a un espacio donde las cosas pueden ser llevadas...

Vökudraumsins Fangi Vökudraumsins Fangi
DiscosHace 2 semanas

Auðn – “Vökudraumsins Fangi”

Islandia es tierra mágica en cuanto a creación artística. Con una población que bordea los 400 mil habitantes y paisajes...

Lament Lament
DiscosHace 2 semanas

Touché Amoré – “Lament”

Después de su emocionalmente devastador cuarto larga duración, “Stage Four” (2016), Touché Amoré vuelve a remover fibras profundas con “Lament”,...

MMXX MMXX
DiscosHace 2 semanas

Cómo Asesinar A Felipes – “MMXX”

A estas alturas, es un hecho que Cómo Asesinar A Felipes va más allá de la idea tradicional de banda....

Fake It Flowers Fake It Flowers
DiscosHace 3 semanas

Beabadoobee –”Fake It Flowers”

Cada vez es más aparente el estado cíclico de la música. Las generaciones nuevas ven como novedoso cosas que las...

10 Songs 10 Songs
DiscosHace 3 semanas

Travis – “10 Songs”

En sus casi 30 años de trayectoria, Travis acumula una serie de buenas –y lindas– canciones, que han servido para...

Phanerozoic II: Mesozoic | Cenozoic Phanerozoic II: Mesozoic | Cenozoic
DiscosHace 3 semanas

The Ocean – “Phanerozoic II: Mesozoic | Cenozoic”

La vida después de “la gran muerte”, como históricamente se le ha llamado a la más grande extinción masiva de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas