Conéctate a nuestras redes

Discos

Bloc Party – “Hymns”

Publicado

en

Si del ya lejano siglo XX los críticos argumentan que legó una vasta tradición en materia de estilos musicales y de sonidos, ¿qué podría decirse de las casi primeras dos décadas del siglo XXI en el siglo próximo? Una conjetura que no tiene resolución hoy día y de la cual tampoco nos enteraremos. Sin embargo, si hay algo claro en la música de este siglo, es que la movida indie –tan difusa en su conceptualización, pero evidentemente nutrida de exitosos y recordados experimentos musicales– ha sido un género que ha superado las artificiales fronteras de las periodificaciones del tiempo para asentar escenas musicales en rincones del planeta tan alejados como diversos. En este sentido, si en el siglo próximo ha de hablarse de la música de nuestro tiempo, no puede quedar fuera de cualquier comentario que se precie de serio la banda londinense de Bloc Party.

BLOC PARTY 01Dicen que el silencio y el alejamiento proporcionan nuevas miradas al camino ya andado. Con esto sobre los hombros, la banda liderada por Kele Okereke se propuso volver al estudio y concretar un nuevo trabajo, cuyo resultado son 15 canciones que abandonan la rudeza característica para abrazar unos sonidos melodiosos, profundos, bailables e introspectivos. A más de diez años de un debut demoledor con “Silent Alarm” (2005), y a cuatro años de su último trabajo, “Four” (2012), Bloc Party emprende un nuevo camino con su quinto álbum, titulado “Hymns”, trabajo que los sitúa lejos de su zona de confort y que los desvía de su camino hacia una nueva identidad. Es claro entonces que hay pocos elementos en estas 15 canciones que nos permitan reconocer a la banda de antaño, pero es un disco al que hay que prestarle atención.

Una introducción lenta y larga se avecina con “The Love Within”, una canción que juguetea con un sintetizador bien pensado y que, a medida que se desarrolla, ilumina con mucha energía el inicio del disco. Momento bailable que claramente desentona un poco con el tenor general de las otras composiciones. Con “Only He Can Heal Me” tenemos un momento más introspectivo al presentarnos un sonido monótono, lúgubre pero también intenso. Es una canción que algo de atmósfera post punk nos entrega en unos poco más de 4 minutos. “So Real” es una canción pop, con una batería acompasada, con unos retazos de guitarra, y un bajo que llena todo el espectro sonoro de la composición.

El recorrido se pone algo más rudo con “The Good News”, que en algo recuerda a la banda de la década anterior con un sonido indie claramente más marcado. Guitarras definidas en medio de una lírica profunda y directa. “Fortress” es nostalgia pura, vocalizada con tristeza y con un coro que llama a mirar el presente, es decir, decepcionarse pero finalmente seguir. Esta última canción enlaza perfecto con el inicio de “Different Drugs”, al presentarnos un tema con una batería que lleva el ritmo y que además hace aparecer unas largas líneas de guitarra que ascienden y descienden repentinamente. “Into The Earth” es reconocible por su identidad noventera, juguetona y por su suave melodía. Canción que significa otro momento de alegría después de tanta oscuridad. “My True Name” y “Virtue” son dos claves para entender el virtuosismo y versatilidad de Bloc Party, que, pese a tantear nuevos caminos sonoros, se permiten demostrar y traer algunos trozos de los grandes trabajos que los llevaron a la cima. Canciones que entremezclan coros, alegorías, toques de guitarra y una atmósfera totalmente discotequera. Ya casi al final (de la edición de lujo extendida) aparece “Eden”, BLOC PARTY 02una suerte de experimentación donde el sintetizador está muy presente, pero queda al debe por no entrar con un clímax sonoro y mantenerse por largos minutos flotando en los sonidos. “Paraíso” y “New Blood” son dos cortes emparentados no tanto en lo sonoro, sino que más bien en lo discursivo, pues ambas hablan y manifiestan la permanente preocupación por aquello que está más allá de la materia y las posibilidades que las crisis proporcionan para crecer.

El epílogo de este extenso recorrido lo culmina “Evening Song”, una canción triste, melancólica y aletargada, llena de texturas oscuras dadas por un bajo lejano, una batería casi ausente y una guitarra que se desliza muy suavemente. Para ser justos, estamos lejos del Bloc Party de hace una década, no obstante, “Hymns” es un trabajo que, más allá de las coléricas críticas, representa una fase transicional de la banda. En el disco hay implícita una voluntad por mostrarse honestos y sinceros que se valora más que seguir repitiendo la, a veces, tan sencilla fórmula del éxito.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Liam Gallagher – “C’MON YOU KNOW”

Publicado

en

C’MON YOU KNOW

Este 2022 se cumplen 13 años desde la separación de Oasis, y la incertidumbre de una carrera en solitario de Liam Gallagher sin contar con el talento compositor de su hermano, quedó en el pasado. Después de dos sólidos álbumes, Liam vuelve con “C’MON YOU KNOW”, un tercer larga duración más maduro y genuino, con una apuesta por sonidos nuevos y una producción de calidad, demostrando su evolución sin transar una esencia que vive en la influencia de The Beatles, con las guitarras como protagonistas en canciones melódicas con letras optimistas.

Si bien, la producción de sus tres álbumes se ha mantenido con varios nombres constantes, esta vez el encargado es Andrew Wyatt, quien toma mayor protagonismo, y se nota. Wyatt ha trabajado con artistas como Lady Gaga y Bruno Mars, entre otros, la mayoría principalmente de la escena pop, por ende, no es casualidad que en este álbum el rock se sienta con mayor ritmo, como es el caso de “Better Days”, una canción llena de energía y coescrita por la cantante sueca Tove Lo, mostrando arreglos experimentales que hacen recordar lo mejor de Primal Scream y que se mantiene dinámica con la intensidad de la batería. Una fórmula que se repite en “Don’t Go Halfway”, “World’s In Need”, “I’m Free” y “It Was Not Meant To Be”, esta última mayormente influenciada por The Beatles.

“More Power” abre el álbum como una intro que va in crescendo hasta alcanzar progresivamente un cúmulo de sonidos que sintetizan el estilo de Liam, que, al igual que “C’mon You Know”, son las canciones más influenciadas por el estilo de Oasis, con esa batería constante acompañada del órgano similar a “Mucky Fingers” del álbum “Don’t Believe The Truth” (2005), pero con otro tempo. En “Everything’s Electric”, primer adelanto del álbum, nos encontramos con el track más peculiar, en una colaboración con Dave Grohl que derrocha rock y donde Liam alcanza nuevas notas, demostrando que su voz sigue siendo versátil, y con un coro que mantiene la tensión hasta un riff donde se luce la guitarra. Otra canción con actitud es “Diamond In The Dark”, que suena muy al Arctic Monkeys de la era “AM” (2013), con guitarras distorsionadas y una batería potente.

Por su parte, “Moscow Rules”, una colaboración con Ezra Koenig de Vampire Weekend, es una canción que podría pasar desapercibida por ser más lenta y menos rockera, pero es más instrumental que el resto del disco, contando con varios detalles sonoros que la hacen más compleja y atractiva. Y para terminar las baladas del álbum, “Too Good For Giving Up” y “Oh Sweet Children” destacan por su letra, con un mensaje inspirador al estilo “Stop Crying Your Heart Out” de Oasis, cargada de esa seguridad que Liam Gallagher transmite con su actitud tanto arriba como abajo del escenario.

Las polémicas por esa actitud rebelde que colmaba portadas de diarios quedaron atrás, hoy Liam Gallagher sigue dando que hablar, pero por tocar en Knebworth, trollear a su hermano Noel en redes sociales y seguir siendo rey en su tierra debutando en el N°1 de las listas. Una leyenda viviente, el rockstar original que sobrevivió a la era digital sin abandonar su esencia que se mantiene viva a través del éxito sostenido, siendo “C’MON YOU KNOW” la prueba de ese éxito. Cualquier duda sobre el potencial de Liam Gallagher como artista queda disipada, y este álbum lo consolida como uno con sonido propio, que se adaptó para trascender a través de la música.


C’MON YOU KNOWArtista: Liam Gallagher

Disco: C’MON YOU KNOW

Duración: 45:13

Año: 2022

Sello: Warner Records


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

C’MON YOU KNOW C’MON YOU KNOW
DiscosHace 7 horas

Liam Gallagher – “C’MON YOU KNOW”

Este 2022 se cumplen 13 años desde la separación de Oasis, y la incertidumbre de una carrera en solitario de...

Harry’s House Harry’s House
DiscosHace 6 días

Harry Styles – “Harry’s House”

Harry Styles trae su tercer disco solista con “Harry’s House”, presentando, a diferencia de sus trabajos anteriores, un tránsito por...

PHALARIS PHALARIS
DiscosHace 1 semana

Dir En Grey – “PHALARIS”

Desde que Dir En Grey cambió completamente su orientación sonora en “UROBOROS” (2008), la banda japonesa ha ido entregando una...

Super Champon Super Champon
DiscosHace 2 semanas

Otoboke Beaver – “Super Champon”

Sólo han pasado tres años desde que Otoboke Beaver remeció terrenos musicales con “Itekoma Hits” (2019), una suerte de carta...

Growing Up Growing Up
DiscosHace 2 semanas

The Linda Lindas – “Growing Up”

El conjunto estadounidense The Linda Lindas se convirtió en fenómeno viral en 2021 gracias a una presentación en vivo de...

The Loser The Loser
DiscosHace 3 semanas

Gospel – “The Loser”

Existe una infinidad de bandas y artistas que, publicando un solo trabajo –o incluso ninguno–, se disuelven y pasan al...

Hellfire Hellfire
DiscosHace 3 semanas

black midi – “Hellfire”

No había presión, no había urgencia, sólo había buenos comentarios de black midi con su tremendo debut “Schlagenheim” (2019) y...

Big Time Big Time
DiscosHace 4 semanas

Angel Olsen – “Big Time”

Proponerse crear a partir de la crisis y los tiempos tumultuosos es una práctica riesgosa porque, si no llega a...

Omnium Gatherum Omnium Gatherum
DiscosHace 4 semanas

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Omnium Gatherum”

El 17 de abril de 2020, Bob Dylan lanzaba “I Contain Multitudes”, el segundo sencillo de lo que sería “Rough...

Cruel Country Cruel Country
DiscosHace 1 mes

Wilco – “Cruel Country”

Roberto Bolaño decía que la patria podían ser sus hijos, sus libros, e incluso simplemente se podía no tener patria...

Publicidad
Publicidad

Más vistas