Conéctate a nuestras redes

Discos

Bloc Party – “Hymns”

Publicado

en

Si del ya lejano siglo XX los críticos argumentan que legó una vasta tradición en materia de estilos musicales y de sonidos, ¿qué podría decirse de las casi primeras dos décadas del siglo XXI en el siglo próximo? Una conjetura que no tiene resolución hoy día y de la cual tampoco nos enteraremos. Sin embargo, si hay algo claro en la música de este siglo, es que la movida indie –tan difusa en su conceptualización, pero evidentemente nutrida de exitosos y recordados experimentos musicales– ha sido un género que ha superado las artificiales fronteras de las periodificaciones del tiempo para asentar escenas musicales en rincones del planeta tan alejados como diversos. En este sentido, si en el siglo próximo ha de hablarse de la música de nuestro tiempo, no puede quedar fuera de cualquier comentario que se precie de serio la banda londinense de Bloc Party.

BLOC PARTY 01Dicen que el silencio y el alejamiento proporcionan nuevas miradas al camino ya andado. Con esto sobre los hombros, la banda liderada por Kele Okereke se propuso volver al estudio y concretar un nuevo trabajo, cuyo resultado son 15 canciones que abandonan la rudeza característica para abrazar unos sonidos melodiosos, profundos, bailables e introspectivos. A más de diez años de un debut demoledor con “Silent Alarm” (2005), y a cuatro años de su último trabajo, “Four” (2012), Bloc Party emprende un nuevo camino con su quinto álbum, titulado “Hymns”, trabajo que los sitúa lejos de su zona de confort y que los desvía de su camino hacia una nueva identidad. Es claro entonces que hay pocos elementos en estas 15 canciones que nos permitan reconocer a la banda de antaño, pero es un disco al que hay que prestarle atención.

Una introducción lenta y larga se avecina con “The Love Within”, una canción que juguetea con un sintetizador bien pensado y que, a medida que se desarrolla, ilumina con mucha energía el inicio del disco. Momento bailable que claramente desentona un poco con el tenor general de las otras composiciones. Con “Only He Can Heal Me” tenemos un momento más introspectivo al presentarnos un sonido monótono, lúgubre pero también intenso. Es una canción que algo de atmósfera post punk nos entrega en unos poco más de 4 minutos. “So Real” es una canción pop, con una batería acompasada, con unos retazos de guitarra, y un bajo que llena todo el espectro sonoro de la composición.

El recorrido se pone algo más rudo con “The Good News”, que en algo recuerda a la banda de la década anterior con un sonido indie claramente más marcado. Guitarras definidas en medio de una lírica profunda y directa. “Fortress” es nostalgia pura, vocalizada con tristeza y con un coro que llama a mirar el presente, es decir, decepcionarse pero finalmente seguir. Esta última canción enlaza perfecto con el inicio de “Different Drugs”, al presentarnos un tema con una batería que lleva el ritmo y que además hace aparecer unas largas líneas de guitarra que ascienden y descienden repentinamente. “Into The Earth” es reconocible por su identidad noventera, juguetona y por su suave melodía. Canción que significa otro momento de alegría después de tanta oscuridad. “My True Name” y “Virtue” son dos claves para entender el virtuosismo y versatilidad de Bloc Party, que, pese a tantear nuevos caminos sonoros, se permiten demostrar y traer algunos trozos de los grandes trabajos que los llevaron a la cima. Canciones que entremezclan coros, alegorías, toques de guitarra y una atmósfera totalmente discotequera. Ya casi al final (de la edición de lujo extendida) aparece “Eden”, BLOC PARTY 02una suerte de experimentación donde el sintetizador está muy presente, pero queda al debe por no entrar con un clímax sonoro y mantenerse por largos minutos flotando en los sonidos. “Paraíso” y “New Blood” son dos cortes emparentados no tanto en lo sonoro, sino que más bien en lo discursivo, pues ambas hablan y manifiestan la permanente preocupación por aquello que está más allá de la materia y las posibilidades que las crisis proporcionan para crecer.

El epílogo de este extenso recorrido lo culmina “Evening Song”, una canción triste, melancólica y aletargada, llena de texturas oscuras dadas por un bajo lejano, una batería casi ausente y una guitarra que se desliza muy suavemente. Para ser justos, estamos lejos del Bloc Party de hace una década, no obstante, “Hymns” es un trabajo que, más allá de las coléricas críticas, representa una fase transicional de la banda. En el disco hay implícita una voluntad por mostrarse honestos y sinceros que se valora más que seguir repitiendo la, a veces, tan sencilla fórmula del éxito.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Lagwagon – “Railer”

Publicado

en

Railer

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de tensa incertidumbre que va desde el “genial por un disco nuevo” al “ojalá no decepcionen”. Es que a estas alturas resulta casi inevitable esperar los discos de esta camada con una cuota no menor de inquietud, ya que la cantidad de bandas que han vuelto con trabajos abiertamente desechables es cada día más grande. Ya sea por falta de fuerza, completa pérdida de identidad musical (intentando abrazar un sonido más “moderno”) o por insistir hasta el hastío en cantar acerca de temas que no hacen el más mínimo sentido para un tipo de cincuenta años, el número de desaciertos en estos retornos ha terminado siendo pan de cada día. Por suerte, y para alivio de todos los que disfrutamos del punk rock, Lagwagon una vez más nos deleita con un LP que no tiene nada que envidiarle al resto de su contundente catálogo.

Basta escuchar el primer minuto para ver que el quinteto no ha perdido el toque en lo más mínimo. Preciso y afilado trabajo en las guitarras, batería acelerada y vocales sentidos, hacen de “Stealing Light” el corte preciso para abrir esta nueva aventura. “Surviving California” agrega peso a la apuesta, rememorando el estilo de “Duh” (1992) o “Trashed” (1994), mientras que “Jini” va más allá del sonido de la agrupación y se encarga de resucitar buena parte de las claves estilísticas que hicieron del punk rock el movimiento imparable que fue en los noventa. Sencillo, fácil de seguir y directo, un pequeño homenaje a un sonido que todavía tiene algunas cosas que decir. “Parable” se anota la primera pausa en el larga duración e inmediatamente después, como quién no quiere arriesgarse a perder ni un gramo de intensidad, “Dangerous Animal” se cuelga de la esquina más hardcore del conjunto para llevar la energía nuevamente al tope.

Cerrando la primera mitad, “Bubble” se anota uno de los mejores momentos del disco, no tanto por méritos musicales, sino más bien por la manera en que el corte se las arregla para resumir en tres minutos el concepto que define al larga duración. En lo sonoro, sin tratarse de una canción apabullante, “Bubble” cumple con creces en un estilo similar a “Jini” (coreable y efectivo), sin embargo, es en lo lírico donde el track se hace imprescindible, jugando a disecar y a reírse del concepto de la “burbuja” en que son encasilladas las bandas (en este caso la burbuja del skate punk), definiendo quiénes son y lo que se espera que hagan. La canción habla de ellos y de cómo, después de casi treinta años de carrera, siguen estando acá, incluso cuando para muchos se trate de una caricatura, punto al que de alguna forma hace alusión la portada del disco.

La segunda mitad del álbum sigue sin aflojar. “The Suffering” inicia calmada con intro de piano para luego explotar alcanzando proporciones épicas. “Dark Matter” y “Fan Fiction” mantienen el ánimo arriba, con la primera de ellas cargada de contundente fast punk, mientras que la segunda trabaja una línea similar a “Dangerous Animal”. La pausa en esta cara la pone “Pray For Them”, y para cerrar –en lo que se refiere a temas originales– “Auf Wiederhesen” firma dos minutos treinta del más increíble y melódico skate punk, donde además destaca nuevamente el asombroso trabajo en las guitarras de Rest y Flippin. Y si de punk rock se trata, no podía estar ausente el infaltable cover. En esta ocasión los californianos (que algo saben de estos menesteres) optaron por hacer de “Faithfully”, original de Journey, uno de los nuevos estandartes del género. Cada quién verá qué versión le parece más atractiva, sin embargo, hay que reconocer que la banda logra hacer suyo el corte y esa es justamente una de las cosas que hace la diferencia entre quienes saben hacer una versión y quienes no.

Casi treinta años de carrera, noveno álbum y una integridad musical que ya se quisieran muchas de las bandas del estilo. Lagwagon la tiene muy clara, y en “Railer” lo vuelve a hacer bien, sin pretensiones, de manera sencilla y efectiva. Esto se trata de punk rock honesto, sin jugar a la nostalgia, sino que celebrando cada uno de los atributos musicales que la banda ha sabido explotar desde siempre, no perdiendo el tiempo tratando de atrapar corrientes de moda. Sin embargo, al final del día, lo que realmente hace de este trabajo un capítulo imperdible en la discografía del quinteto, es lo increíble que trabaja Lagwagon como conjunto. Es muy difícil destacar un aporte por sobre el resto, ya que todos hacen su trabajo de forma impecable. No se trata de los sentidos vocales de Cape, el punzante trabajo de Flippin o Rest en las guitarras, o la contundencia de Raposo o Raun en la base rítmica, es claramente el todo. En esta ecuación no hay incertezas, Lagwagon sigue siendo una apuesta segura.


Artista: Lagwagon

Disco: Railer

Duración: 35:50

Año: 2019

Sello: Fat Wreck Chords


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Railer Railer
DiscosHace 3 días

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 días

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 días

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 días

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

A Dawn To Fear A Dawn To Fear
DiscosHace 1 semana

Cult Of Luna – “A Dawn To Fear”

Lo inequívoco, por más que pareciera mantenerse estático, puede ser radicalmente arrancado por un vendaval de circunstancias, y en lo...

Memory Memory
DiscosHace 1 semana

Vivian Girls – “Memory”

No todos los retornos son buenos y no todas las segundas partes son de lo peor, o al menos así...

Birth Of Violence Birth Of Violence
DiscosHace 1 semana

Chelsea Wolfe – “Birth Of Violence”

Diez años cargan con una simbología que acerca más a lo divino que a lo terrenal. No sólo hay un...

Beneath The Eyrie Beneath The Eyrie
DiscosHace 1 semana

Pixies – “Beneath The Eyrie”

Luego de dos apuestas mal logradas, Pixies vuelve al estudio y lanza su mejor disco desde su retorno en 2004....

Chastity Belt Chastity Belt
DiscosHace 2 semanas

Chastity Belt – “Chastity Belt”

Saudade es un vocablo portugués cuyo significado se acerca a la definición de melancolía; un estado afectivo estimulado por la...

Shaped By Fire Shaped By Fire
DiscosHace 2 semanas

As I Lay Dying – “Shaped By Fire”

Durante la primera década del siglo XXI, hubo un estallido de agrupaciones que tomaron variaciones más melódicas para combinar el...

Publicidad
Publicidad

Más vistas