Conéctate a nuestras redes
Wrong Creatures Wrong Creatures

Discos

Black Rebel Motorcycle Club – “Wrong Creatures”

Publicado

en

Si hay algo que Black Rebel Motorcycle Club ha dejado claro cada vez que suma un capítulo a su catálogo discográfico, es que dedicarse a perseguir tendencias nunca ha sido uno de sus móviles. Es más, el trío se ha mantenido tan ajeno a lo que dicta el mercado, que cada vez que ha decidido aventurarse a explorar nuevos terrenos musicales, dicha búsqueda nada ha tenido que ver con intentar emular las claves sonoras que ocupan el tope de las listas de ventas (el góspel de “Howl” de 2005, y el noise de “The Effects Of 333” de 2008 son fiel prueba de ello). Es precisamente en esta dinámica donde el conjunto ha terminado por consolidarse, dando origen a una propuesta que, incluso teniendo puntos de encuentro con bandas como The Jesus And Mary Chain y The Brian Jonestown Massacre, al final del día es evidente que se alimenta de una musa única e irrepetible.

Si bien, en un primer acercamiento pareciera que “Wrong Creatures” se dedica principalmente a resucitar el clásico sonido BRMC, lo cierto es que, si uno mira con cuidado, queda claro que en esta oportunidad (de la mano de Nick Launay en las perillas) la banda apostó por poner el enfásis en los detalles, facturando un álbum que logra combinar espacios de pasmosa oscuridad con otros de mayor calidez, al mismo tiempo que se aventura a explorar nuevos matices sonoros. En la línea más clásica e inmediata (esa que grita por nuevos himnos como “Stop” o “Berlin”) rápidamente encontramos cortes como “Spook” y “King Of Bones”, pesadas, reverberantes y llenas de delay, las que perfectamente podrían ocupar un lugar en cualquiera de los dos primeros discos del conjunto, mientras que el primer single del larga duración, “Little Thing Gone Wild”. se encarga de explotar sin miramientos toda esa vibra vodoo blues que tan bien ejecuta el conjunto.

Sin perjuicio de disfrutar los momentos de aire garajero y chaquetas de cuero, lo cierto es que en esta octava entrega los pasajes más interesantes están dados por aquellos donde el conjunto pone la pausa y deja que las sombras se apoderen del paisaje. En esta línea, “Haunt” se alza como el primer momento irrenunciable. Para este track Levon Been se disfraza de crooner y, echando mano a una hipnótica y espectral base musical, cual Nick Cave, nos entrega seis minutos de amarga e inquietante reflexión. Realmente sobrecogedora. Por su lado, “Question Of Faith” sigue explorando esta veta echando mano a una sencilla y cadenciosa línea de bajo que, hacia el coro, termina por revelarse reverberante y adictiva. Sin embargo, es justo hacia el final que “All Rise” firma el momento más alto de la placa. Se trata de una composición elegante y sobrecogedora (en ningún caso inmediata) que, en base a piano y sentidos arreglos de cuerda, termina por generar una atmósfera única y omnipresente. Un deleite para escuchar con audífonos y olvidarse de todo.

No obstante, no todo cae en el fantástico universo de luces y sombras que nos regala Hayes, Levon Been y Shapiro. Es en este discreto espacio donde la banda sigue aventurándose a encontrar nuevos colores para alimentar su paleta sonora y, en esta línea, “Circus Bazookoo” es sin duda el track llamado a dividir audiencias. Es cierto que el órgano Hammond no forma parte del repertorio habitual del conjunto, y en este caso justamente se dedica a dominar por completo la identidad del corte, sin embargo, es precisamente en este tipo de canciones donde BRMC hace lujo de su veteranía, facturando un tema que, a pesar de no sonar a ellos, luego de algunas pasadas igual termina por cautivar. Menos conflictivo resulta el caso de “Echo”, donde el conjunto, sin echar mano a nuevos arreglos instrumentales, nos regala una atractiva fusión del mejor U2 de fines de los ochenta y la seductora cadencia del “Walk On The Wild Side” de Lou Reed.

Luego de atravesar los casi sesenta minutos de “Wrong Creatures” más de alguno dirá que sólo siguen sonando a ellos mismos, como quien tiene por delante una suerte de refrito. Sin embargo, lo cierto es que aventurarse en aguas como estas con dicha perspectiva es al menos injusto. Tras veinte años de aventura musical, el trío de San Francisco ha sabido rescatar con elegancia su propio legado y, al mismo tiempo, llenarlo de recovecos para el disfrute de todos quienes estén dispuestos a atravesar la superficie. En tiempos donde a diario tenemos que ver cómo artistas consagrados intentan con desespero capturar los trucos que les permitan mantener un sonido “actual” (en una carrera que sólo termina por robarles la identidad), contar con bandas ajenas a esa vorágine vacía y lamentable siempre debería ser motivo de reconocimiento. En ocasiones para destacar no es necesario hacer algo nuevo, muchas veces –como en el caso de BRMC– basta con volver a ser el mejor en lo que realmente sabes hacer.


Artista: Black Rebel Motorcycle ClubWrong Creatures

Disco: Wrong Creatures

Duración: 58:42

Año: 2018

Sello: Vagrant


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Zeal & Ardor – “Zeal & Ardor”

Publicado

en

Zeal & Ardor

La banda suiza Zeal & Ardor nació en 2013 como un proyecto solista del músico suizo-estadounidense Manuel Gagneux, pero no fue hasta 2017 que se consagró como un grupo propiamente tal. El proyecto comenzó a partir de un ejercicio creativo en el que Gagneux pedía a usuarios de un foro online dos géneros musicales para combinarlos en una composición que realizaría en sólo media hora. Le sugirieron mezclar black metal con “música de negros” y, en el álbum homónimo lanzado este año (el tercero de la banda), esa fusión sigue igual de vigente. Además, aquella identidad dual es sazonada con pequeños vistazos a otros estilos, generando combinaciones inesperadas y resultados sonoros frescos.

En “Zeal & Ardor” la banda es también coherente con su pasado en los aspectos líricos, ya que las letras del álbum continúan con lo propuesto en “Devil Is Fine” (2016) y “Stranger Fruit” (2018), relatando una historia alterna en la que los esclavos estadounidenses no se hubieran convertido al cristianismo, sino que habrían volteado hacia el satanismo. Esto permite contextualizar de mejor manera títulos como “Death To The Holy” o “Church Burns”, y es precisamente esta orientación anti-religiosa, junto con la técnica vocal (de gritos agudos), lo que permite a Gagneux enlazarse con la historia del black metal, aun cuando su proyecto no es demasiado dogmático en relación con la música, ya que recoge gestos característicos del djent (“Death To The Holy”) e incluso del nu metal (“I Caught You”). El otro pilar del disco, la música de raíz africana, se manifiesta a través del canto soul, los coros de influencia gospel y el énfasis en los ritmos sincopados.

En términos globales, el álbum refleja una notable mejora en su producción comparado con los discos anteriores, con un timbre moderno, tanto de guitarras como baterías, y profundidad en los arreglos de voces y sintetizadores, alcanzando un sonido que llena el espectro, es decir, sonando pesado, pero con una buena dosis de agudos. En relación con su estructura, la primera canción, “Zeal & Ardor”, funciona como una sinopsis, exponiendo el contraste entre las distintas voces que usará Gagneux, y la postrera “A-H-I-L (All Hope Is Lost)” cumple el rol de outro al ser una pista instrumental de timbres electrónicos, que no tiene mayor relación con el resto del disco. Pese a ello, durante sus 43 minutos de duración, el álbum transita por varios niveles de energía sin establecer ningún patrón particular, lo que permite oír las canciones de manera desordenada sin perderse de mucho.

Por lo anterior, sin un concepto o un título que unifique el contenido del disco, la cohesión recae en la característica sonoridad derivada del cruce del metal y el soul.  Desde un punto de vista compositivo, el desafío de congeniar dos géneros tan distintos es resuelto a través de dos caminos: la yuxtaposición (o contraste directo entre los dos géneros) y la síntesis. Como ejemplos de la primera, encontramos a “Feed The Machine” y “Hold Your Head Low”, donde se recurre a un violento contraste entre los dos mundos sonoros sin que estos se integren con posterioridad. En el caso de la síntesis, “Erase” y “Run” son algunas de las piezas más logradas, ya que consiguen superponer los elementos característicos de cada género de manera efectiva. Por otro lado, hay otras canciones que no se quedan en la dualidad ya mencionada, entre las que destaca “J.M.B. (Jazz Metal Blues)”, que incorpora acordes extendidos característicos del jazz, pero cuyo ritmo y energía la asemejan más al math-rock, o “Emersion” donde se revelan influencias del post-rock.

Pese a ser considerada una banda avant-garde, la propuesta de Zeal & Ardor en este álbum es bastante accesible, e incluso llega a transitar por sonoridades casi publicitarias, gracias a la mezcla de melodías sin letra y ritmos basados en bombo y aplausos. De todos modos, la banda logra situarse dentro del linaje del black metal, encontrando un interesante punto de equilibrio entre novedad y familiaridad. No obstante, cuando prefieren la yuxtaposición de “momentos soul” y “momentos metal” por sobre la síntesis de ambos géneros, las canciones bordean el pastiche, generando a veces un efecto cómico por lo brutal del contraste, que parece ser indeseado, debido a la seriedad con que se comprometen en materia lírica. De todas formas, la impresión global que deja el álbum es positiva y demuestra coherencia con las placas anteriores de la banda.


Zeal & ArdorArtista: Zeal & Ardor

Disco: Zeal & Ardor

Duración: 43:57

Año: 2022

Sello: MVKA


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Zeal & Ardor Zeal & Ardor
DiscosHace 3 días

Zeal & Ardor – “Zeal & Ardor”

La banda suiza Zeal & Ardor nació en 2013 como un proyecto solista del músico suizo-estadounidense Manuel Gagneux, pero no...

THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND
DiscosHace 4 días

PUP – “THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND”

A tres años del excelente “Morbid Stuff” (2019), la banda canadiense PUP se aventura en su cuarto larga duración con...

Bronco Bronco
DiscosHace 1 semana

Orville Peck – “Bronco”

Desde su aparición con “Pony” (2019), la misteriosa imagen de Orville Peck colmó las miradas de medios y fanáticos, y...

Chloë And The Next 20th Century Chloë And The Next 20th Century
DiscosHace 2 semanas

Father John Misty – “Chloë And The Next 20th Century”

El juego de las expectativas es cruel porque pone la carga de la espera y del tiempo en miras a...

Jodeki Jodeki
DiscosHace 2 semanas

tricot – “Jodeki”

Como pocos lugares en el mundo, Japón cuenta con la capacidad de sostenerse sobre su propia industria cultural. Es esta...

Where Myth Becomes Memory Where Myth Becomes Memory
DiscosHace 3 semanas

Rolo Tomassi – “Where Myth Becomes Memory”

La capacidad para habitar terrenos sonoros dispares es una de las primeras características que relucen en “Where Myth Becomes Memory”...

Together Together
DiscosHace 4 semanas

Duster – “Together”

Los herméticos exponentes del slowcore regresan con “Together”, un sorpresivo nuevo disco a sólo tres años después de su regreso...

Fear Of The Dawn Fear Of The Dawn
DiscosHace 4 semanas

Jack White – “Fear Of The Dawn”

Cuando se terminó The White Stripes, fue por una razón en específico: preservar lo bello y especial de la banda,...

Messa Close Messa Close
DiscosHace 1 mes

Messa – “Close”

¿Cómo romper la monotonía dentro de subgéneros musicales que se caracterizan justamente por ese atributo? Si, por ejemplo, hablamos de...

LABYRINTHITIS LABYRINTHITIS
DiscosHace 1 mes

Destroyer – “LABYRINTHITIS”

Abordar la carrera de Dan Bejar, al menos en lo que respecta a Destroyer, se hace complicado por varias razones....

Publicidad
Publicidad

Más vistas