Conéctate a nuestras redes

Discos

Björk – Vulnicura

Publicado

en

A la islandesa Björk hay que reconocerle el mérito de ser una de las artistas más innovadoras del mundo de la música, tanto musical como estéticamente. Durante más de veinte años, después de su debut llamado simplemente “Debut” (1993), ha navegado con mano firme sobre los mares de la industria imponiendo sus propias reglas, con resultados más o menos disímiles, pero siempre aclamados por la crítica. Su último disco, “Biophilia” (2011), es un proyecto audiovisual complejo y sumamente difícil de digerir, que incluso tiene una aplicación para dispositivos móviles. Este año ha dado una vuelta de timón y ha regresado con un nuevo álbum llamado “Vulnicura”.

BJORK 01Es complicado escuchar este disco y entender el concepto que hay detrás de él sin sentir un nudo en la garganta. Todo aquello relativo a “Vulnicura” exuda tristeza profunda y lacerante, incluso su nombre, que significa “cura para las heridas” (Vulnus-Cura) y su portada, que muestra a la mismísima Björk con el pecho abierto aparentemente a carne viva, da señales de lo crudo que es este disco. “Vulnicura” es una oda al dolor y la desesperanza a raíz de un quiebre amoroso con su novio de más de una década, el artista visual Matthew Barney. Para lograr plasmar toda esta tristeza, se alió con el productor venezolano Alejandro Ghersi, más conocido en los círculos de música experimental como Arca, quien co-produjo la mayoría de las canciones. El efecto inmediato se siente brutalmente en “Stonemilker”, la preciosamente desoladora pieza que abre el álbum, construida en arreglos de cuerdas con un beat resonante y profundo. La intro de “Lionsong” recuerda brevemente a “Hide And Seek” de Imogen Heap –otra voz femenina destacada- en el tratamiento de la voz con vocoder, otorgándole una duplicidad vocal que, junto a las programaciones de Arca y los arreglos de cuerdas, entrega una gran canción.

“History Of Touches” es una especie de recreación metafórica, pero por ratos con tintes gráficos, casi una exhumación lírica y musicalmente hablando del momento en que el amor termina, y en esa misma senda renguea “Black Lake”, nuevamente nutriéndose de los arreglos de cuerdas y la sutil pero ascendente percusión de Arca. Quizás la canción más sentida y dolorosa de este disco, al menos en lo que el concepto ya contiene, es “Family” (“¿Hay algún lugar donde pueda rendir respetos a la muerte de mi familia?”, como notable línea de apertura), contando con la colaboración de otro de los grandes nombres que tiene este álbum, el británico Bobby Krlic, más conocido como The Haxan Cloak. Krlic voltea la canción alrededor del tercer minuto en una tétrica oda al desamor, siempre montada lánguidamente en los omnipresentes arreglos.

BJORK 02Tal vez el único momento luminoso, aunque tenso a ratos, es “Notget”, que parte con arreglos más alegres, pero desemboca en un beat complicado de digerir, amarrado a sintetizadores casi industriales. En la sincopada “Atom Dance” le secunda un conocido de la islandesa, el inglés Antony Hegarty, quien ya colaboró en “The Dull Flame Of Desire” de su álbum “Volta” (2007), un verdadero oasis más orientado al pop entre “Medulla” (2004) y el mencionado “Biophilia”. Los momentos solemnes siempre inundados de las programaciones glitch de Arca, vuelven en “Mouth Mantra”, terminando con la ambivalente “Quicksand”, una pieza casi drum’n’bass que de alguna forma suena en el álbum como un atisbo de esperanza, de superación, al menos musicalmente y líricamente también.

“Vulnicura” es muchas cosas al mismo tiempo: un vehículo para expresar el dolor más profundo de Björk frente a una pérdida amorosa y familiar, inclusive. Es un nuevo quiebre musical en su carrera, alejada de cerebralidades y de abstracciones demasiado profundas, totalmente ajena a la pista de baile o a estructuras pop estándar, y quizás por esto mismo es una carta a corazón abierto, desnuda y sensible. Un disco profundamente motivo, pero intelectualmente estimulante al mismo tiempo, obligando a correlacionar música y concepto y, a la vez, obliga a aglutinar toda esta unidad en la obra de Björk, para finalmente decir que sin duda es el mejor álbum que ha publicado en los últimos diez años. Tal vez lanzar un álbum desde las tripas funciona, siempre y cuando se tenga aliados que te enrielen en la tarea.

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. leon

    02-Feb-2015 en 10:57 pm

    hola!
    creo que tu review esta mas detallado que el de rockaxis,con tu escrito me convence y escucho si o si el disco!!

Responder

Discos

Marika Hackman – “Any Human Friend”

Publicado

en

Any Human Friend

Es muy común escuchar que, para que el ser humano sea realmente feliz, debe estar en paz consigo mismo; conocerse, quererse, transparentar lo que se es frente al espejo. La auto aceptación implica abrazar lo propio con autenticidad y ser honesto consigo mismo y con los demás, invitando a decir lo que se piensa sin tapujos y a no dejarse llevar por códigos sociales restrictivos ni preocuparse por el qué dirán. Esto es exactamente lo que hace Marika Hackman, cantante y multiinstrumentista británica, en su tercer larga duración “Any Human Friend”, una entrega marcada tanto por el cambio de sonido, como por el toque gráfico y sincero en la lírica respecto a su intimidad y mundo interior.

El inicio está marcado por “Wanderlust”, un tema acústico que engaña a quien lo oye por vez primera, pues lleva a pensar que Hackman vuelve a sus raíces con una línea más unplugged. Es menester recordar que la hija de Sub Pop Records emprendió vuelo bajo el alero de sonidos de cuerda inundados de melancolía, tanto en su debut “We Slept At Last” (2015) como en su primer EP, “That Iron Taste” (2013), por ello, el opening de esta saturada pieza puede entenderse como un regreso a dicha corriente sonora. Pero no. Es solamente una exquisita trampa, pues el sintetizador comienza a agarrar fuerza para dar paso a “The One”, el popero, memorable y bailable segundo sencillo de este compilado. Consolidándose como un punto fuerte de este álbum, su ritmo encabezado por guitarras y su lírica relacionada al creciente e insoportable ego de una estrella de rock arruinada por sus populares pero desdichadas composiciones, hacen de este un tema digno de cantar a todo pulmón (y a coro).

A lo largo del disco, la artista juega con canciones que se contraponen, pero que se funden de forma perfecta. Una fórmula que se hace evidente en los más de 41 minutos es pasar de creaciones más pausadas, reposadas y sentimentales, a otras colmadas de energía, agilidad, vigor y honestidad. Cambios radicales, pero intrigantes y encantadores, son pilar fundamental y principal razón de que el tercer LP de Hackman sea tan cautivante. Es cosa de entregarse sin problemas a la explícita y seductora “All Night”, transitar posteriormente por una ágil y seca melodía en “Blow”, para luego ceder al frenesí y desborde del crudo primer single “I’m Not Where You Are”, y finalmente perderse en la apacible “Send My Love”.

A medida que el LP avanza, se aprecia lo favorable que fue para la británica seguir por la senda que comenzó a trazar con “Boyfriend” hace un par de años, donde se propuso no limitarse ni censurarse en la composición. En una industria dominada por el hombre, con letras de amor, lujuria o desenfreno emanadas y creadas desde un lugar y punto de vista masculino, Marika rompe barreras y abulta el archivo de líricas LGBTQ añadiendo el punto de vista de una mujer queer en el plano emocional y sexual. Sin dejar espacio para la imaginación, la cantante explicita y hace una oda al autoplacer femenino en “Hand Solo”, detallando maniobras, efectos y pensamientos que danzan en torno al mismo y, a su vez, sacándole la lengua a todos ellos que creen que es un tabú del cual no debería hablarse.

La sinceridad nunca se había escuchado tan fuerte y tan despojada de vergüenzas, y en su tercer álbum, Marika Hackman da cátedra de una reveladora metamorfosis. Empoderada de un sonido fuerte, pero frágil a la vez, la artista se desenvuelve más segura que nunca, a pesar de que lo mezcla con la épica tarea de desnudarse física y emocionalmente ante el universo. Más humana que nunca, la artista prueba que el exponer aspectos que el mundo heteronormativo y patriarcal considera a menudo como debilidades, tales como el no querer una relación normal, el autosatisfacerse sexualmente o el reconocer y hablar de la fragilidad mental, solamente la hacen más fuerte, pues tiene el arma más potente de todas: el autoconocimiento.


Artista: Marika Hackman

Disco: Any Human Friend

Duración: 41:01

Año: 2019

Sello: Sub Pop Records


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Any Human Friend Any Human Friend
DiscosHace 2 horas

Marika Hackman – “Any Human Friend”

Es muy común escuchar que, para que el ser humano sea realmente feliz, debe estar en paz consigo mismo; conocerse,...

Order In Decline Order In Decline
DiscosHace 15 horas

Sum 41 – “Order In Decline”

En tres años y dos discos, Sum 41 demostró que las segundas oportunidades pueden hacer una gran diferencia. Fue en...

Terraformer Terraformer
DiscosHace 6 días

Thank You Scientist – “Terraformer”

Thank You Scientist es de aquellas propuestas que, desde la primera escucha, resultan un descubrimiento fresco y satisfactorio; un proyecto...

Bon Iver Bon Iver
DiscosHace 1 semana

Bon Iver – “i,i”

La música que Justin Vernon ha creado como Bon Iver siempre ha sido asociada a las estaciones del año, desde...

First Taste First Taste
DiscosHace 1 semana

Ty Segall – “First Taste”

Ty Segall es sin lugar a duda una de las mentes más inquietas de esta década. Comenzando el segundo semestre...

CALIGULA CALIGULA
DiscosHace 2 semanas

Lingua Ignota – “CALIGULA”

No es fácil confrontar una obra cuando esta contiene un carácter tan personal y exigente, lo que compromete aún más...

Blood Year Blood Year
DiscosHace 2 semanas

Russian Circles – “Blood Year”

Pioneros de un post rock grave y con esencia metal, herederos de las más oscuras influencias del sludge, e inclasificables...

Fear Inoculum Fear Inoculum
DiscosHace 2 semanas

Tool – “Fear Inoculum”

Hasta hace unas semanas, la idea de escuchar material nuevo de Tool parecía totalmente inviable; algo más cercano al rumor...

Fever Dream Fever Dream
DiscosHace 3 semanas

Of Monsters And Men – “Fever Dream”

Una de las historias de éxito más curiosa de la década es la de Of Monsters And Men. Si bien,...

Guy Walks Into A Bar Guy Walks Into A Bar
DiscosHace 3 semanas

Mini Mansions – “Guy Walks Into A Bar…”

Mini Mansions, la banda formada por Michael Shuman, bajista de Queens Of The Stone Age, Zach Dawes, bajista de The...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: