Conéctate a nuestras redes
Happier Than Ever Happier Than Ever

Discos

Billie Eilish – “Happier Than Ever”

Publicado

en

El dilema del segundo disco es algo de lo que se ha escrito y hablado en muchas ocasiones, pero para Billie Eilish y su hermano FINNEAS la frase “tienes toda tu vida para sacar tu primer álbum y sólo un año para publicar el segundo”, no fue algo que les preocupara si consideramos el tramo que existió entre “WHEN WE ALL FALL ASLEEP, WHERE DO WE GO?” y “Happier Than Ever”, el esperado segundo larga duración de la joven artista. En medio de imparables giras e instancias siendo el centro de atención, la fama prematura es algo que terminó calando profundamente en un disco que, contrario a lo que reza su título, se enfoca más en reflexionar sobre esos pros y contras de ser una figura de admiración en una época donde la buena moralidad excesiva es la regla y los errores no están permitidos, y un paso en falso podría ser imperdonable, musical o personalmente hablando.

Es desde “Getting Older” que podemos comprender el sentido principal de este disco, donde el mensaje reflexivo abunda por sobre la energía más a tope de su debut, intercalando canciones de una potencia un tanto frenada con chispazos de catarsis, como la transición existente entre “My Future” y “Oxytocin” (esta ultima de las más impecables del álbum). Billie funciona como reloj junto a su hermano en la producción, por lo que cualquier resultado musical debe ser esencialmente acreditado a ambos; cada quien entrega un esfuerzo suficiente para establecer las reglas a su manera, utilizando un ritmo de interpretación que en otros tiempos habría sido sólo permitido a un artista con una amplia carrera a cuestas. En un presente donde todo va más rápido, la fama y el éxito también, por lo que esa sensación de ocaso en un disco que constantemente narra las presiones de ser una joven estrella no se siente como una reacción adelantada, sino más bien como un ejercicio preventivo ante un potencial desastre.

Billie tuvo la suerte de poder establecerse casi como icono generacional gracias al éxito de su primer LP, el que, a pesar de todos los aplausos de la crítica, con el tiempo ha ido demostrando la inevitable presencia de clichés que en su momento parecieron no importar. Por ello que las dudas frente a lo que se presentaría en “Happier Than Ever” quedan en desconcierto total al notar que este extremo cambio estético no queda totalmente representando en la música, ya que, el pasar desde el colorido verde y tonalidades neón hasta la glamorosa y elegante estética de esta nueva etapa, es algo que no es tan vintage como se pensaba. El sonido moderno sigue estando ahí y, pese al esfuerzo de incorporar elementos más orgánicos en ejemplos como “Billie Bossa Nova” o “Everybody Dies”, el disco no termina por transformarse en ese “álbum eterno” que describe Eilish en sus entrevistas.

Probablemente sea el disco que la gente esperaba, pero no de la manera en que se creía que sería, debido a que la fórmula de coleccionar canciones en una gran obra queda relegada a un álbum que a ratos suena excesivamente cohesivo, repitiendo conceptos y manteniendo una línea sonora que, a juzgar por la creatividad de los involucrados, podría aventurarse un poco más. Eso no tira por el suelo el impecable desarrollo de tracks cruciales como “Not My Responsability” o “Your Power”, donde la primera saca el lado más ambient de los hermanos para relatar un monólogo que aborda no sólo la situación personal de Billie, sino que en general el exceso de opiniones sobre el otro que se puede leer cada día en redes sociales. La segunda mencionada, en tanto, saca a relucir un lado más suave y cálido en un contexto que logra encontrar y contrastar ambas propuestas como una exploración personal de sonidos y estructuras, tanto en su sonido como en la profundidad de sus letras.

La conversación en torno a este disco será eterna, de eso no hay duda, y probablemente se siga analizando muchos años desde ahora lo que “Happier Than Ever” terminará significando en la carrera de Billie. Lo cierto es que la evolución sonora y de composición que la dupla de hermanos presenta en este álbum es muy superior a su anterior larga duración y, bajo ese contexto, es agradable escuchar obras tan talentosas como esta desde personas tan jóvenes. Puede que con los años se transforme en un desvío, la primera parte de una nueva era, o bien en la transición natural hasta otro cambio sonoro y visual en un próximo disco, pero no quedan dudas de que nunca será un trabajo que atraviese la indiferencia. La nueva generación de artistas femeninas acarrea con una presión innecesaria sobre su trabajo, incluso cuando ciertas propuestas serían infinitamente alabadas en caso de tratarse de artistas masculinos. A pesar de ese doble esfuerzo que requiere establecer un disco como una obra digna de respeto, las miradas siempre estarán encima, por lo que gestos como este logran hacer que las cosas a su manera sean no sólo un acto de valentía, sino que de desafiar paradigmas que ya es tiempo de ir derribando.


Artista: Billie Eilish

Disco: Happier Than Ever

Duración: 56:07

Año: 2021

Sello: Darkroom / Interscope


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Halsey – “If I Can’t Have Love, I Want Power”

Publicado

en

If I Can't Have Love, I Want Power

Es imposible no cruzar la situación mundial con cada disco que aparece en las plataformas de streaming y ver si las angustias, nudos, indignaciones y debilidades aparecen en el sonido, en las letras, en alguna parte; ver si las emociones de los individuos también llegan a ser las del arte. En general lo han sido, y por ello el último par de años, contra todo pronóstico, ha entregado consistencia de múltiples orígenes, pero pocos artistas se plantean de forma tan honesta ante las vulnerabilidades como Halsey, y si su apertura prepandémica en el implacable “Manic” (2020) ya removía cimientos, era una aventura morbosa, pero innegable ver cómo la letrista más clara en el pop iba a enfrentar este contexto.

Lo primero que se nota es que el pop ya le quedó chico, con su definición artística abriéndose al rock, la electrónica y lo industrial en su cuarto álbum, “If I Can’t Have Love, I Want Power”, donde, pese al gran sonido que se alcanza, son las canciones y lo que estas cuentan lo que más brilla. Sí, es un disco producido y coescrito con la dupla maravilla de soundtracks y Nine Inch Nails, Trent Reznor y Atticus Ross, pero como el propio autor de “Broken” dijo, las canciones ya venían con todos estos elementos impresos desde los primeros demos de Halsey, quien se enfrentó al síndrome del impostor e hizo el disco que siempre quiso hacer.

Paseándose entre pop de cámara (“The Tradition”), pop industrial (“Bells In Santa Fe”), rock alternativo (“Easier Than Lying”) y un trip hop seductor (“Lilith”), Halsey ocupa menos de 15 minutos en instalar un camino que, más que tomarse un sonido, lo utiliza al servicio de los temas que canta, entre el terror y la atracción a los desastres que pasan en la vida, a las malas decisiones, a la falta de seguridad en sí misma. Halsey siempre ha hablado de estos temas, pero hábilmente da un paso atrás en el nivel de transparencia y detalle. Si en álbumes anteriores regalaba detalles que convertían las emociones en situaciones específicas para sí, ahora las canciones son más universales, más generales, sin abandonar el filo de la verdad con la que están escritas. “Girl Is A Gun” o “I Am Not A Woman, I’m A God” no son sólo los tracks más probables como singles del disco, sino que también muestran cómo Halsey no abandona la precisión en su composición sólo por usar sentimientos generales.

“If I Can’t Have Love, I Want Power” fue definido por su creadora como una muestra de las sensaciones que su embarazo y la posición de lo femenino como algo digno de subvertir o de interpelar, pero esto no es tan logrado en las canciones, como sí lo es probablemente en la película que acompaña a este lanzamiento (lamentablemente, no disponible en Chile). Lo que sí se logra es entregar esas sensaciones en constante choque, que tan familiares resultan en un contexto crudo como es el de una pandemia que sigue extendiéndose. Halsey, de todas maneras, también logra otra revolución: volverse artista inclasificable, eligiendo referencias del rock, e incluso colaboraciones desde ese mundo, como Dave Grohl en la intensa “Honey”, Lindsey Buckingham en la preciosa “Darling”, Dave Sitek en la garbagesca “You Asked For This”, y Dino Palladino con un bajo lleno de groove en “Lilith”.

Lo que brilla en un álbum preciso, universal, potente, feminista, aunque también desde la individualidad innegable de los encierros y las reflexiones, es la forma en que Halsey escarba en las emociones. En “If I Can’t Have Love, I Want Power” encontramos parte de las canciones que mejor describen la confusión de estos tiempos, en clave pop, en clave rock, y en la que quiera, porque demuestra en su cuarto capítulo que no hay elemento más importante que la composición y la honestidad de hacer lo necesario para evitar encierros. De esos, ya tenemos suficientes.


If I Can't Have Love, I Want PowerArtista: Halsey

Disco: If I Can’t Have Love, I Want Power

Duración: 42:52

Año: 2021

Sello: Capitol


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

If I Can't Have Love, I Want Power If I Can't Have Love, I Want Power
DiscosHace 21 horas

Halsey – “If I Can’t Have Love, I Want Power”

Es imposible no cruzar la situación mundial con cada disco que aparece en las plataformas de streaming y ver si...

Loving In Stereo Loving In Stereo
DiscosHace 7 días

Jungle – “Loving In Stereo”

Es difícil pensar en cuántas cosas le ha quitado la pandemia al mundo. Son vidas, recursos, tiempo, recuerdos y ansias...

Infinite Granite Infinite Granite
DiscosHace 1 semana

Deafheaven – “Infinite Granite”

“El que mucho abarca, poco aprieta”, reza un dicho popular y, en cierto grado, podría aplicarse a Deafheaven. Demasiado mainstream...

Solar Power Solar Power
DiscosHace 1 semana

Lorde – “Solar Power”

En un mundo donde la información avanza aceleradamente, es comprensible la necesidad de desconectarse para escapar de una sociedad cada...

Pressure Machine Pressure Machine
DiscosHace 2 semanas

The Killers – “Pressure Machine”

Las cuarentenas y los momentos de introspección sirvieron de inspiración para muchísimos artistas durante el año pasado; reconectarse con viejas...

Intacto Intacto
DiscosHace 2 semanas

Cevladé – “Intacto”

El universo del rap vive actualmente en una dicotomía en la que, si bien no es necesario tomar bando, es...

Take The Sadness Out Of Saturday Night Take The Sadness Out Of Saturday Night
DiscosHace 3 semanas

Bleachers – “Take The Sadness Out Of Saturday Night”

En la última década, Jack Antonoff se estableció como el arquitecto del indie pop por excelencia. Colaborando con algunas de...

Distant Populations Distant Populations
DiscosHace 3 semanas

Quicksand – “Distant Populations”

Demoledor. El nuevo trabajo de Quicksand supera con creces las expectativas de un retorno esperado desde “Interiors” (2017), y una...

SINNER GET READY SINNER GET READY
DiscosHace 4 semanas

Lingua Ignota – “SINNER GET READY”

Esta nueva, interesante y prolífica aproximación hacia sonidos estrechamente ligados al noir, es un hecho. Ha sido posible ver, entre...

Happier Than Ever Happier Than Ever
DiscosHace 1 mes

Billie Eilish – “Happier Than Ever”

El dilema del segundo disco es algo de lo que se ha escrito y hablado en muchas ocasiones, pero para...

Publicidad
Publicidad

Más vistas