Conéctate a nuestras redes

Discos

Avenged Sevenfold – “The Stage”

Publicado

en

Puede sonar cliché, pero es cierto: las caídas permiten aprender. Cuando existe un infortunio, el padecimiento que provoca puede ser superfluo si uno no alecciona algo de aquella experiencia. En ese sentido, la desventura siempre es bidireccional y depende de cada quien transformarla en una lección o no sacar nada en limpio. Avenged Sevenfold lo aprendió. Luego del desgraciado disco “Hail To The King” (2013) –derechamente uno de los peores discos de lo que va de década; vil tributo y copia de grandes próceres del rock– sorprenden de improviso con su nueva placa, “The Stage”, la que es excelsa en originalidad y experimentación bien entendida.

avenged-sevenfold-01Y es que, si bien superar el anterior álbum no era una tarea que requería mucho esfuerzo, esta versión 2016 de los californianos erige este LP como uno de los más sólidos trabajos a lo largo de su extensa carrera. “The Stage” es la antítesis de su predecesor: ahí donde “Hail To The King” decepcionaba por su plagio a Metallica o Guns N’ Roses, “The Stage” sorprende con ritmos nuevos, arreglos impensados y precisos; ahí donde el anterior es forzado a la grandeza, este la encuentra en la simpleza y tranquilidad. Es reconfortante comprobar que aquellos lúgubres parajes del disco antecesor, en donde campea la afectación por querer ser “como una gran banda de rock”, han sido dejados atrás. Las cadenas han sido rotas para que Matt Shadows y compañía se desprendan de las formas ideales y hagan lo que se les da la gana en un contexto de total compromiso con lo que entienden que es el rock: un constante ejercicio de creatividad colectiva. No por nada muchas de las canciones nacieron en la sala de ensayo, en el casual jamming que recoge la savia misma que está detrás del esfuerzo creativo. Canciones como la imponente “The Stage” o la entretenida “God Damn” son ilustres exponentes del hecho de que más que tratar de tributar a una idea preconcebida y ajena, el rock se debe hacer como fórmula de emancipación.

A lo largo de los 73 minutos y fracción que dura el álbum, ejemplos de esa independencia hay por montones: la psicodelia algo alejada de la música en sus discos anteriores entra de lleno en “Higher”, un tema extraño para ellos, pero bien forjado, con un Shadows que no teme mostrar las fisuras de su voz al no llegar con el tono requerido en el verso, aportando frescura en un mundo del metal donde la sincronización computacional y los arreglos digitales campean para lograr la música plástica que tantos consumen. “Roman Sky” si bien no es tan experimental como la señalada anteriormente, es calma y sin grandes pretensiones, con cuerdas limpias y arreglos de violín que completan el sosiego de manera perfecta. Por otra parte, “Exist” es otra prueba de que los músicos se encuentran libertos, jugando con las secuencias de partes sin aditivos y con un Synyster Gates inspirado en todo momento, elementos que hacen que los 15 minutos que dura la canción no sean extenuantes.

avenged-sevenfold-02Un punto de inflexión de “The Stage” lo constituye el eximio trabajo de Brooks Wackermann. El ex Bad Religion influye de manera decisiva para que la música que transmite el álbum sea de una manufactura superior. A modo de ejemplo, hay que notar cómo el baterista controla en todo momento la intensidad en “Fermi Paradox”, constituyéndose como un director de orquesta que va encauzando a los intérpretes hacia una parsimonia abrumadora, haciendo única esta creación que pudo caer en el facilismo de confundir ímpetu con rapidez. Esta tiene mucho de lo primero, pero a un ritmo lento, pausado, dando cabida a otros elementos como el bajo de Johnny Christ, que no se disfrutan de sopetón, sino que de a poco.

En ese orden, “The Stage” es una interesante propuesta de Avenged Sevenfold, pues, contrariamente a lo que ocurre en esta época en donde casi todo es plástico y desechable, acá existen arreglos que no se perciben a la primera. “Sunny Disposition” (quizá el punto más alto del disco) tiene un sinfín de elementos que el oyente va descubriendo a medida que lo digiere: desde la fuerza hasta la sutileza de los vientos que ya no le dan ese toque circense de antaño, sino un aura más decadente que recuerda algunas murgas latinoamericanas. Y así podemos decir con satisfacción que Avenged Sevenfold supo que para ser grandes no hay que tratar de imitar a los maestros como en su disco anterior, sino que, como dijo Nietzsche, hay que serles lo más infiel posible, pues no hay otra forma de llegar a ser también maestros.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

The Fall Of Troy – “Mukiltearth”

Publicado

en

Mukiltearth

En la música, literalmente todo puede ser una influencia, ya sea para el concepto de un álbum o para una renovación en la dirección del sonido a materializar. Dentro de la evolución, el pasado también puede aportar algo en pos del aprendizaje y, en una especie de tributo a sus raíces, The Fall Of Troy, banda insigne en el desarrollo del math rock y el post hardcore desde inicios de la década anterior, lanza “Mukiltearth”, su sexto material larga duración, donde el espíritu de lo que dio forma inicialmente a la agrupación se encuentra presente en toda su extensión.

Un año antes del debut homónimo del trío de Mukilteo, “The Fall Of Troy” (2003), el proyecto liderado por el guitarrista fundador y vocalista Thomas Erak, The Thirty Years’ War, lanzaba “Martyrs Among The Casualties”, su único y último EP. Este trabajo funcionó como los cimientos del sonido de The Fall Of Troy y muchas otras bandas que se influenciaron por la mezcla de la catarsis del screamo y los arreglos orientados al jazz del math rock, y en “Mukiltearth” no sólo el nombre de la ciudad de origen de la banda se ve destacado como base de nacimiento del grupo, sino también que seis canciones del listado son regrabaciones de este EP de antaño.

Es así como esta colección de canciones tiene una evidente vibra de los años previos a The Fall Of Troy, con matices reconocibles dentro de las variantes ejecutadas por bandas como Dance Gavin Dance o Chiodos, y más de la oleada que explotó el post hardcore con quiebres más técnicos en su mezcla. Considerando el tiempo y la actual alineación conformada por Erak, el bajista y también vocalista Tim Ward, junto al baterista Andrew Forsman, las voces definitivamente se alejan de las versiones más viscerales de canciones como “A Tribute To Orville Wilcox” y “Chain Wallet, Nike Shoes”, y aún más evidente en una versión un tanto más accesible de “The Tears Of Green-Eyed Angels”, que sin la incendiaria interpretación original queda en un despliegue vertiginoso, y certero, por lo demás.

“Mirrors Are More Fun Than Television” cambia la tendencia al mostrar mucho más ímpetu en su ejecución, y aún con la bajada de intensidad hacia la mitad del track la emotividad concentrada resulta explosiva, al darse el quiebre después de un armado por capas en su rítmica. Para finalizar la revitalización del homenaje a sus raíces, The Fall Of Troy se mantiene firme durante “The Day The Strength Of Men Failed” y “Knife Fight At The Mormon Church”. Con notorios cambios en la claridad del sonido, la conducción de estos cortes desborda nostalgia y son excelentes ejemplos de patrones polirrítmicos en la batería y ejecución frenética en las cuerdas, propias del screamo de finales de la década del noventa.

Sin entregas originales desde “OK” (2016), “Counting Sheep” inicia el recorrido de la actualidad compositiva de The Fall Of Troy. Una inclemente carta que destaca de manera saludable la pericia de la agrupación, que también alterna –como parte de un sello indudable– vertiginosas estructuras y salvajes gritos, con gancheros versos junto a voces limpias, que ven en “Round House” un espacio ideal para brillar.

Cerrar “Mukiltearth” con la movida declaración llamada “We Are The Future” es muy acertada, tomando en cuenta que The Fall Of Troy es una banda influyente, pese al prolongado tiempo desde su anterior álbum. Habiendo tenido un tiempo en pausa a final de 2010, la identidad de la agrupación de Mukilteo se ha mantenido coherente durante su discografía. The Fall Of Troy concibe su último trabajo de estudio como un ejercicio de revisión a sus raíces, lamentablemente sin concretar algo más novedoso, pero dentro de los sonidos que dan la bienvenida a la experimentación y a desafiar límites. En el futuro todo puede suceder.


Artista: The Fall Of Troy

Disco: Mukiltearth

Duración: 39:22

Año: 2020

Sello: Independiente


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Mukiltearth Mukiltearth
DiscosHace 1 día

The Fall Of Troy – “Mukiltearth”

En la música, literalmente todo puede ser una influencia, ya sea para el concepto de un álbum o para una...

Ohms Ohms
DiscosHace 5 días

Deftones – “Ohms”

Se vale decir que lo de Deftones a estas alturas es una carrera sin altibajos. La extraña época del denominado...

Ultra Mono Ultra Mono
DiscosHace 6 días

IDLES – “Ultra Mono”

IDLES se demoró dos semanas en grabar su tercer álbum y más de cuatro meses en mezclarlo. En el tercer...

Down In The Weeds Where The World Once Was Down In The Weeds Where The World Once Was
DiscosHace 1 semana

Bright Eyes – “Down In The Weeds, Where The World Once Was”

Tras un receso de nueve años y con una serie de proyectos bajo el brazo, Conor Oberst ha reunido a...

Imploding The Mirage Imploding The Mirage
DiscosHace 1 semana

The Killers – “Imploding The Mirage”

En este año, tan complicado y sombrío, necesitamos ciertas cosas que nos suban el ánimo y nos hagan volver a...

Whole New Mess Whole New Mess
DiscosHace 2 semanas

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció...

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 3 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 3 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 3 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas