Conéctate a nuestras redes

Discos

Ases Falsos – Conducción

Publicado

en

Existe algo a lo que se le podría llamar “la comezón del segundo álbum”, que refiere a esa complicación de los artistas y bandas muy exitosos con su primer disco, en la preparación y lanzamiento de su segundo larga duración. Muchos, la mayoría, empeora porque, después de todo, está la vida entera para planificar el debut, pero meses para el segundo paso. ¿Qué pasa cuando esta “comezón” aparece por segunda vez? El caso de Ases Falsos es particular dentro de la escena nacional, porque la banda es el resultado de la mutación de otra agrupación, los respetados pero nunca masivamente exitosos Fother Muckers, que tuvieron 4 discos de estudio, 2 EP, un compilatorio y un disco en vivo. Una cosa poca.

ASES FALSOS 01El éxito de “Juventud Americana” (2012), debut de Ases Falsos, dejó en claro que esta era una etapa nueva y que la banda no viviría a la sombra de su pasado. El disco no sólo tuvo mucho éxito, sino que también presentó una propuesta catártica y llena de empuje en momentos en los que se vivía la resaca de un país convulsionado por las marchas y la noción de que sí existía una voz colectiva, que hábilmente tomó Cristóbal Briceño, y que condensó en quince tracks directos y con pocas concesiones. Pero una de esas concesiones fue el sonido del disco, que sin dudas no se condecía con el enorme potencial de la banda en vivo, donde logran una comunión casi perfecta con su fanaticada. Allí es donde entusiasma y da gusto “Conducción”, su segundo álbum. El disco suena perfecto, lleno de sutilezas, texturas, manejo de las capas, arreglos excelentemente bien desarrollados y, lo más importante, con las decisiones precisas para dotar a las canciones del marco que se merecen. Una madurez sonora que también coincide con la calma pop que se superpone a la catarsis rockera, muy en línea con los otros proyectos donde se maneja Briceño.

Sin embargo, en este disco es donde más se nota un sentido de banda, fuera de la aparente omnipresencia del frontman y principal compositor. Martín del Real (guitarra) comparte créditos en cuatro tracks, y Francisco Rojas (teclados y sintetizadores) realizó los arreglos de cuerdas en muchas canciones, donde destaca la participación de Magdalena Rust, violonchelista que toca permanentemente con Nano Stern. El resultado no puede ser otro que un disco lleno de colores, de intenciones y de capacidades, donde lo electrónico es una ganancia concreta, teniendo en los sintetizadores una gran novedad, muy bien lograda, por cierto, en tracks como el inicial “Mantén La Conducción” o la creciente “Plácidamente”. Triunfo concreto de Rojas, quien en vivo comenzó a hacerse necesario para el crecimiento de la banda.

ASES FALSOS 02Las canciones tienen una vibra AM que se relaciona directamente con la inquietud de Briceño por la canción romántica, como evidencia su proyecto con La Estrella Solitaria, pero ese sonido se logra de forma más atemporal que revisionista, logrando interpretar al modo de Ases Falsos las claves de un pop que vive en la profundidad del imaginario colectivo latinoamericano. Allí también se explica la inmediata buena recepción de este álbum en otras latitudes del continente, y es que aunque el anterior disco llevara por nombre “Juventud Americana”, es en “Conducción” donde los Ases logran un sonido que se escapa a las convenciones nacionales y se erige como una propuesta de ribetes latinoamericanos.

Es imposible escuchar “Cae La Cortina” sin pensar en el estilo de producción de Gustavo Santaolalla, o “Niña Por Favor” sin recordar el primer disco solista de Jorge González, o “Nada” con una vibra tan setentera y playera que pinta perfecto en un Festival de Viña de los antiguos, o el funk de la vieja escuela de “Al Borde Del Cañón”. Los sintetizadores y arreglos de la entretenida “Tora Bora” son un caso aparte, logrando un track tan desquiciado como bien armado, donde la capacidad de rescatar sonidos aparentemente de décadas pasadas consigue un caos bello, en un espacio en el que perfectamente antes podría haber quedado un desastre.

Otro foco del disco es el amor y el sentido más clásico del romanticismo. No es antojadizo que el primer y segundo singles oficiales de “Conducción” hayan sido la imbatible “Simetría” y la atemporal “Mi Ejército”, y es que parte de la reflexividad que expele el disco viene de la capacidad de mirar las relaciones humanas desde un prisma de añoranza, y no sólo de la lamentación. El amor se torna algo digno de confesar, y no algo que se guarde (“La Flor Del Jazmín”). Este trance romántico se nota también como la evolución desde ese sencillo de transición que fue “Información Sentimental”, que sin duda hubiera sido una buena adición a este disco, tanto por su sonido, como por su complejidad compositiva.

ASES FALSOS 03En vez de relatar historias mediante escenas, como ocurre mucho en “Juventud Americana”, “Conducción” incurre en frases listas para quedar impregnadas en los oídos como “La fuerza de la idea no se mide en decibeles” en “Búscate Un Lugar Para Ensayar”, la canción más cercana al disco anterior, o “voy a cantar hasta aprender a hablar” en “La Gran Curva”, pero lo que más queda grabado es la declaración de principios de la segunda parte de la robusta “Yo No Quiero Volver”, apuntando directamente a empresarios y medios, una excepción en un disco que se concentra más en sentimientos genéricos que en personas específicas.

Ases Falsos expande sus horizontes en un segundo disco que supera con creces lo logrado musicalmente en su debut, con más riesgos, tanto en lo sonoro como en lo estilístico, y donde la figura de Briceño da un par de pasos atrás para que la banda, en sí, avance y dé un gran salto. Si bien es un disco menos memorable y con menos posibilidades de identificar a una generación, como pasó con “Juventud Americana”, y que cae mucho en los clichés de los géneros que a veces homenajea, “Conducción” es sin duda un contendor potente a mejor disco chileno del año, con un sonido impecable, una producción y mezcla de gran factura, y canciones, lo que al final es lo más importante.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Genghis Tron – “Dream Weapon”

Publicado

en

Dream Weapon

Pasar de un sonido arrollador e irrefrenable hacia una propuesta etérea y mucho más sobria, es un movimiento que causa sorpresa viniendo de una banda como Genghis Tron. Luego de más de una década de ausencia discográfica, “Dream Weapon” es un giro inesperado, que deja la sensación de reinvención por sobre la consigna de continuidad. Un trabajo donde el riesgo es alto, pero cuyo resultado es sólido y mira hacia adelante.

El factor tiempo fue uno de los primeros ingredientes que componen este nuevo álbum. Ya han pasado 13 años desde que “Board Up The House” posicionó a la banda dentro de un espacio donde convive la música extrema con los arreglos electrónicos, marcando una huella profunda, que incluso suena novedosa en la actualidad. No fue hasta principios de este año que los estadounidenses dieron las primeras luces de un tercer trabajo. Mediante los singles “Dream Weapon”, “Ritual Circle” y “Pyrocene”, Genghis Tron despertaba interés y dejaba en claro que este retorno se articularía desde una fórmula diferente. Estos adelantos son, precisamente, una ventana al concepto sonoro del disco, donde las guitarras ceden protagonismo a los sintetizadores, generando composiciones sumamente hipnóticas, en las que los guiños al ambient y el krautrock viajan con fluidez a lo largo del tracklist.

La apertura instrumental con “Exit Perfect Mind” es el inicio apropiado para generar esta idea de abstracción y luego situarse de forma brusca en “Pyrocene”, donde las voces oníricas del sencillo despiertan otro de los factores más evidentes de este regreso. Mookie Singerman ya no forma parte del proyecto, dejando atrás los alaridos y abriéndole camino a un trabajo vocal más refinado a cargo de Tony Wolski. Del mismo modo, Nick Yacyshyn marca una diferencia significativa en comparación a las producciones anteriores. Las canciones se alejan de las máquinas de ritmos, optando esta vez por un sonido orgánico donde resalta la calidad artística del baterista, reconocido también por su banda mater, Sumac.

Más allá de descansar en los cortes de adelanto, “Dream Weapon” goza de un cuidado equilibrio y cohesión, que incluye interludios tales como “Desert Strais” y extensas composiciones donde se aprecia un sólido desarrollo de esta nueva etapa. “Alone In The Heart Of The Light” destaca como uno de los momentos más altos del álbum, donde la progresión de sintetizadores y cambios de ritmo no tienen nada que envidiar a su pasado más caótico, sino que nutren la versatilidad de la banda. Mediante una fórmula bastante similar, “Great Mother” es el cierre de este viaje surreal, que no deja de ser apoteósico ni demoledor, pese a la atípica aura de templanza que lo rodea.

En definitiva, el contundente retorno de Genghis Tron con “Dream Weapon” está compuesto de una serie de elementos frescos e inusuales, considerando la trayectoria de la banda, siendo un claro ejemplo de aquellos casos donde el factor sorpresa resulta una virtud más que un desacierto. Un cambio interesante, que deja el camino abierto y donde sólo el futuro dirá si se trata de una nueva faceta o tan sólo es un aire de experimentación por paisajes nebulosos y espaciales.


Artista: Genghis Tron

Disco: Dream Weapon

Duración: 45:31

Año: 2021

Sello: Relapse


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Dream Weapon Dream Weapon
DiscosHace 5 días

Genghis Tron – “Dream Weapon”

Pasar de un sonido arrollador e irrefrenable hacia una propuesta etérea y mucho más sobria, es un movimiento que causa...

Is 4 Lovers Is 4 Lovers
DiscosHace 5 días

Death From Above 1979 – “Is 4 Lovers”

Conceptualmente hablando, ir a contrapelo de la estructura guitarra-bajo-batería en el rock es audaz por lo bajo, porque los resultados...

Tonic Immobility Tonic Immobility
DiscosHace 3 semanas

Tomahawk – “Tonic Immobility”

Ocho años tuvieron que pasar para que Mike Patton, Duane Denison, John Stanier y Trevor Dunn volvieran a estar juntos...

Chemtrails Over The Country Club Chemtrails Over The Country Club
DiscosHace 3 semanas

Lana Del Rey – “Chemtrails Over The Country Club”

Para ser una artista con un sonido tan distintivo, Lana Del Rey es uno de los nombres más impredecibles de...

When You See Yourself When You See Yourself
DiscosHace 1 mes

Kings Of Leon – “When You See Yourself”

Explorando un nuevo y contemporáneo formato, y luego de cinco años desde su último larga duración, Kings Of Leon lanza...

Show Me How You Disappear Show Me How You Disappear
DiscosHace 1 mes

IAN SWEET – “Show Me How You Disappear”

En “Shapeshifter” (2016), Jilian Medford se presentó como IAN SWEET con una interesante propuesta de pop sucio cargado a las...

CARNAGE CARNAGE
DiscosHace 1 mes

Nick Cave & Warren Ellis – “CARNAGE”

En un mundo sin pandemia, Nick Cave & The Bad Seeds estaría girando alrededor del globo para presentar el excelente...

Ghost Tapes #10 Ghost Tapes #10
DiscosHace 1 mes

God Is An Astronaut – “Ghost Tapes #10”

En la Guerra de Vietnam, EE.UU. utilizó una campaña de terror psicológico llamada Operación Alma Errante (Operation Wandering Soul), consistente...

The Shadow I Remember The Shadow I Remember
DiscosHace 1 mes

Cloud Nothings – “The Shadow I Remember”

“The Shadow I Remember”, séptimo disco de Cloud Nothings, nace casi de la misma manera que su anterior lanzamiento de...

Little Oblivions Little Oblivions
DiscosHace 2 meses

Julien Baker – “Little Oblivions”

No pasa ni un minuto del inicio de “Little Oblivions” para que quede claro que este será un viaje distinto...

Publicidad
Publicidad

Más vistas