Conéctate a nuestras redes

Discos

Arch Enemy – War Eternal

Publicado

en

Arch Enemy siempre se planteó como una banda que nacía de las cenizas de la pionera y legendaria agrupación de death metal, Carcass. En esa época, Michael Amott en guitarra y Johan Liiva en voz, proponían una fórmula de lo que el dicho género podía llegar a ser si se incorporaban ingredientes un tanto mas melódicos y técnicos a su ejecución. Composición que le dio un aire distinto al metal de mediados de los noventa y que los hizo muy populares en el circuito europeo, no obstante, para el plan de conquista mundial faltaba algo. Y no fue hasta 2001 que Amott dio con Angela Gossow, con la cual logró marcar el sello diferenciador con una frontwoman realmente potente, poseedora de una voz casi demoníaca al realizar cada grito gutural. Hasta ahí todo bien; desde “Wage Of Sin” (2001) siempre se caracterizaron por ser una banda original y muy pulcra al mezclar la agresividad vocal femenina con la melodía y fuerza propuestas por las guitarras, lo que los llevó a girar por todo el mundo y los consagró como una de las bandas más importantes de la escena metalera.

En el presente, y tras conocerse que la banda ya tenía en mente el sucesor del  impecable “Khaos Legions” (2011), cayó de sorpresa absoluta la noticia de que el nuevo disco ya estaba listo, pero que Angela no seguía en las voces y que daba un paso al costado para cumplir labores administrativas dentro de la banda, cediendo su puesto a la joven Alissa White-Gluz (The Agonist) para tomar el cargo y asumir todo el peso de empezar una nueva era con Arch Enemy.

ARCH ENEMY 01Este disco cuenta con trece tracks que, en poco menos de una hora, nos adentran en las profundas penumbras con “Tempore Nihil Sanat (Prelude In F Minor)”, una sinfónica y precisa intro que da paso a “Never Forgive, Never Forget”, la que nos transmite toda la energía y fuerza necesaria para dejar en claro que Alissa  no fue elegida en vano. Con un constante doble bombo y un impecable jugueteo de solos de guitarras entre Michael Amott y Nick Cordle, nos brindan un esbozo de lo que se viene para el disco.

La brutalidad y potencia vocal continúan con el single “War Eternal”, un track que se siente fresco, pero que sigue la misma temática melódica/brutal clásica que los suecos utilizan para componer singles. Tema bien enganchador, que muestra la solidez de la banda, y cómo la integración de Alissa, una vez más, calza a la perfección. Ya en esta misma senda continúa “As The Pages Burn”, tema de letra íntegramente compuesta por la nueva integrante, y que va acompañada por una violenta metralleta de riffs, complementada con la robustez en las percusiones de Daniel Erlandsson, dando como resultado otro corte muy al estilo Arch Enemy, pero que hacia la mitad nos propone un cambio, implementando unos sintetizadores que abren paso a una fórmula que más adelante, seguramente, se seguirá explotando. Y es que en “No More Regrets” los sintetizadores se hacen presentes y plasman sonidos con un toque más orquestal, los que convergen en “You Will Know My Name”, una pieza con personalidad propia y que cautiva de entrada por su exquisita composición, destacando la forma del detallado tratamiento hacia los sintetizadores mezclados con las guitarras; uno de los puntos más relevantes del disco.

“Graveyard Of Dreams” es la pausa sonora y la calma necesaria antes de la tormenta. Un tema instrumental de buena ejecución y que da la pauta hacia “Stolen Life”, una pista que presenta ese leve toque orquestal que la banda propone como sello distintivo para este disco, y que se funde con la fuerza y melodía de los Arch Enemy de siempre.

El ingrediente sinfónico se sigue explotando y, con una críptica y melancólica intro, llegamos a la bella “Time Is Black”. Acá podemos notar el nuevo método sinfónico-melódico-agresivo en su punto cúlmine. Riffs potentes con cambios de ritmos que se funden con los sintetizadores de manera perfecta, y que convergen en una composición con una melodía llevada hacia otro nivel, dejando esa sensación de que lo que se viene para Arch Enemy es muy prometedor. Es quizás el track más progresivo y arriesgado de estos suecos en toda su carrera.

ARCH ENEMY 02“On And On” es otro corte al estilo clásico de la agrupación, y que hacia el final del mismo abre un puente hacia un cálido teclado que empieza a fluir de manera sutil hasta el inicio de “Avalanche”, donde irrumpe con brutales e impecables riffs de guitarra, delicadamente endulzados con los limpios coros de Alissa. Sin embargo, esta pequeña muestra de versatilidad de la nueva vocalista, es totalmente opacada con sus guturales en “Down To Nothing”, pieza simplemente bestial, riffs avasalladores y un despliegue en baterías dignas de un mosh pit infernal. Llegando al final de este registro, nos encontramos con el instrumental “Not Long For This World”, que sella como broche de oro un trabajo muy variado y rico en elementos nuevos, lo que es inmensamente agradecido, ya que evita el estancamiento que muchas otras agrupaciones sufren.

Y es que “War Eternal” es el manifiesto absoluto de la nueva época de estos suecos, con un mensaje clarísimo de que la pelea no se acaba nunca y que la batalla es día a día. Se mantiene esa raíz melódica-agresiva que los catapultó a mediados de 2000 como una de las bandas mas icónicas e importantes del metal contemporáneo, pero con esa energía proveniente de su nueva vocalista, que entrega la cuota justa de delicadeza y elegancia, funcionando como engranaje a esta fórmula que poco a poco será parte de la composición tanto lírica como sonora de la banda. Alissa cumple perfectamente en su cometido, y es la vocalista ideal para un Arch Enemy que no tiene nada que demostrar y que, al parecer, aún tiene mucho por crecer.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

DIIV – “Deceiver”

Publicado

en

Deceiver

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada a los estereotipos de los iconos del rock noventero, con una estética grunge que, para felicidad de Smith, les valieron numerosas comparaciones con su ahora ex modelo a seguir, Kurt Cobain. Sin embargo, la música de la banda nunca sonó similar a Nirvana o a sus coetáneos. En “Oshin” (2012) la melódica voz de Smith era acompañada de dulces instrumentaciones, asegurándoles un espacio como rostros del dream pop y el shoegaze. Este sonido se profundizo en “Is The Is Are” (2016), sin embargo, su contenido se aleja de la luminosidad de su predecesor y ofrece relatos más personales. Es en “Deceiver” donde el grupo toma las guitarras y abandona las dulces melodías para su trabajo más oscuro e introspectivo, escribiendo sus propias narrativas.

Resulta irónico que sea “Deceiver” el disco que por primera vez se asemeja a las influencias grunge que la banda ha presentado de forma estilística. Poco antes de su lanzamiento, Zachary Cole aseguró ya no ver a Cobain como un modelo a seguir y decidió separar al hombre de su trabajo. El primer sencillo, “Skin Game”, continúa con el tema de las adicciones de su predecesor, pero con fuertes guitarras que contrarrestan la dulce voz de Smith. A diferencia del disco anterior, el sencillo no lidia con la recuperación, sino que con la aceptación de una enfermedad y el cómo vivir con ella. La canción es un perfecto adelanto del disco, manteniendo un sonido dream pop, pero abandonando los meros guiños al rock; esta vez las guitarras son protagonistas.

El primer corte del disco, “Horsehead”, es una antítesis a las introducciones de las placas anteriores de DIIV, con una oscura instrumentación a cargo de poderosas guitarras que adelantan la gama sonora del disco. La voz de Smith no pierde su dulzura, pero su tuno sugiere una honestidad y fragilidad más presente que en trabajos anteriores. Canciones como “Like Before You Were Born” y “Between Tides” muestran que la banda no ha desestimado sus composiciones características, sólo ha expandido su gama sonora para maximizar toda la experiencia. “Blankenship”, por ejemplo, es un clásico de DIIV desde su inicio, con una suave melodía que fluye a través del liderazgo vocal de Smith, pero este espacio común es rápidamente corrompido por la inclusión de guitarras que recuerdan la intencionalidad del disco y expresan la diversidad de la banda.

Si bien su duración es menor que la de su antecesor, “Deceiver” suena mucho más grande. Las vocales y líricas son mucho más claras y la instrumentación nos acerca a un maximalismo no visto antes en su discografía. Y es que en este esfuerzo no hay espacios para sutilezas; después del lanzamiento de “Is The Is Are” el cantante se refirió a sus composiciones como unas “mentiras”, lamentando la forma en que representó las adicciones, enfocándose sólo en la recuperación y no en la vida con estas. Por esto, todos los elementos del disco se maximizan, como una contraparte más oscura y profunda que la anterior. “Taker” se presenta como una pieza central, tomando las responsabilidades de las mentiras cometidas y aceptando las consecuencias de un viaje lejos de terminar. Las guitarras son mucho más pesadas en este punto, adelantando la forma en que esta oscuridad se profundizará en la segunda mitad.

Es la segunda parte del disco la que presenta su mayor vulnerabilidad y sinceridad, donde el problema ha sido aceptado y comienza la búsqueda por la redención. “For The Guilty” presenta los efectos que las adicciones han causado en su círculo y en sí mismo, con un instrumental que prueba que el álbum triunfa en sus momentos sonoros más oscuros, sin opacar el desempeño vocal, sino que resaltándolo. “The Spark”, tal como lo índica su título, presenta un inusual momento de luz en el disco, con una brillante melodía que acompaña la catarsis de su narración. Sin embargo, culmina con “Acheron”, quizás uno de los momentos más oscuros de “Deceiver”, con sombrías guitarras y líricas: “Odio al Dios en el que no creo. El paraíso es sólo una parte del infierno”. La pieza es lo más cercano a rock noventero que alude su imagen, y sus siete minutos de duración dejan en un punto alto el cierre del disco.

La escena de rock en la que DIIV ha participado durante esta década ha sido asociada a las adicciones por casi tanto tiempo como existe. Asimismo, la figura de Zachary Cole Smith, quien había gozado de las comparaciones con quien veía como un modelo a seguir, pero su distanciamiento de estas figuras no viene desde un lugar juzgador, sino de reconocerse y querer narrar su propia historia. El protagonismo de las guitarras no es coincidencia, es parte del viaje a emprender y un reconocimiento a las influencias que esas bandas que lo formaron estilísticamente tuvieron a la hora de hablar sin tapujos de las adicciones. “Deceiver” puede no ser el sonido más característico de DIIV, pero es el más sincero y pertinente para reflejar el presente de la banda.


Artista: DIIV

Disco: Deceiver

Duración: 42:28

Año: 2019

Sello: Captured Tracks


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 6 días

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 6 días

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas