Conéctate a nuestras redes

Discos

Anneke van Giersbergen & Árstíðir – Verloren Verleden

Publicado

en

Anneke van Giersbergen, desde que dejó The Gathering y comenzó su carrera en solitario, ha transitado por una amplia gama de estilos y colaboraciones. Sus caminos musicales se han cruzado tanto con el metal progresivo de Ayreon, al metal sinfónico de Within Temptation, o con el sonido multifacético del canadiense Devin Townsend, todas experiencias que la han permitido explotar su amplio talento artístico y vocal. Sin embargo, en esta ocasión da una nueva muestra de su versatilidad estilística y se atreve, junto a los islandeses Árstíðir, con la música tradicional europea, lo que se traduce en “Verloren Verleden”, un álbum donde versionan diez cortes clásicos y populares del catálogo del viejo continente. En esta novedosa colaboración, la mayor ganancia es la unión de Anneke con la instrumentación del cuarteto Árstíðir, estos últimos expertos en conseguir un sonido a la vez tan clásico como folclórico, creando el escenario perfecto para el lucimiento vocal y emotivo de la voz de la holandesa.

ANNEKE VAN GIERSBERGEN & ARSTOIR 01En la placa, Anneke canta en inglés, islandés, holandés y francés; y Árstíðir utiliza violines, violonchelos, violas, guitarras y piano para reinterpretar a los compositores Leonard Bernstein y Stephen Schwartz, Gorrfried Stölzel, Irving Berlin, Henry Purcell, Gabriel Fauré, entre otros destacados creadores. “Du Bist Bei Mir” es la pista que abre el disco, famosa aria del alemán Johann Sebastian Bach, una buena pieza introductoria que permite mostrar cuál será el tono y estilo del álbum. Si bien, esta es una canción que suele ser interpretada por cantantes líricos, la voz de Anneke no se extravía en ella, aunque obviamente no es ejecutada con la misma fuerza y ​​profundidad del mundo clásico, pero sí gana en dulzura y melancolía.

En “Solveig’s Song” la mezcla es perfecta: la voz y los instrumentos acústicos dan los mejor en pos de una canción estéticamente hermosa y bien lograda, de lo más destacado de la placa. Lo mismo ocurre con “When I Am Laid In Earth” de Purcell, pero con la salvedad que para esta versión hay que olvidarse de la interpretación inconsolable de los cantantes líricos en general y pensar que es música popular y no ópera. Aquí en particular quienes brillan son las agiles cuerdas ejecutadas por Árstíðir, las que entregan a la canción un colorido y emotividad sobresalientes.

En otros cortes la presencia de la guitarra hace que las canciones sean más fácilmente asimilables para el público general, “Londonderry Air (Danny Boy)” y “A Simple Song” son los mejores ejemplos, ya que se basan en canciones tradicionales traducidas a una versión de quinteto, pero aún dentro del terreno original de las piezas. Otro corte destacado es el famoso “Russian Lullaby” de Irving Berlin, tema que conoce varias versiones en diferentes épocas y estilos. En la voz de Anneke van Giersbergen y compañía suena sensible y bien lograda, pero no supera a la interpretación consagrada que Ella ANNEKE VAN GIERSBERGEN & ARSTOIR 02Fitzgerald hizo de ella. El sonido típicamente islandés viene por cuenta de “Heyr Himna Smiður”, con la composición propia de Árstíðir para los versos de Kolbeinn Tumason. En ella encontramos características sonoras muy propias del pequeño país insular del noroeste de Europa, como las capas de varias voces, los sonidos atmosféricos y las armonías melancólicas, lo que, si bien en general no se parece al resto del disco, no desentona con el panorama completo.

El resultado del conjunto de la placa es satisfactorio y, sobre todo, muy agradable de escuchar. Siempre hay algo que oír y notar en “Verloren Verleden”, ya que ofrece arreglos y enfoques diferentes para cada tema, pero en una clave de música actual sin alardes de sobre producción o demasiada innovación, lo que ayuda mucho para hacer que las composiciones se sientan más cerca del público no acostumbrado a escuchar música clásica u óperas. En suma, el fuerte del álbum y sus canciones está en dos pilares: el repertorio muy bien elegido y el excelente ensamble de ejecución instrumental y voz que logra Anneke & Árstíðir. Los fans de Anneke van Giersbergen, de The Gathering y de sus múltiples colaboraciones, se encontrarán con un registro interesante y, sobre todo, bello y emotivo.

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Leo Vergara

    29-Mar-2016 en 4:48 pm

    Simplemente una joya de aquellas!!!!!!!!!!!!!!!! <3

Responder

Discos

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

Publicado

en

Gentlemen

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para nadar contra la corriente, y una conciencia adulta y comprometida. Todos estos factores se conjugaron para convertir a “Gentlemen” en uno de los discos más relevantes de una época que no le reconoció ese estatus en su momento, pero que, con la perspectiva que entrega la distancia temporal, va quedando poco a poco como uno de los bastiones escondidos de una época que fácilmente fue minimizada y estigmatizada, y que tuvo mucho más que grunge y britpop.

Hoy, es natural encontrar en la música negra a un componente esencial de los quiebres rítmicos y sonoros que hacen más rico el panorama de las canciones, pero esto tiene directa relación con la preponderancia alcanzada por el hip hop, y también por el surgimiento de intérpretes que revalorizaron el R&B para el pop. A finales de los 80 esa mezcla no era algo que impactara en el rock, pero Greg Dulli fue formado con esa impronta, viendo en figuras como Al Green, Stevie Wonder o Prince a verdaderos ídolos y, pese a vivir en un lugar conservador, sabía que en el movimiento de las caderas y el groove de un bajo bien instalado había una energía que superaba las diferencias.

Incluso al propio Dulli le costó instalar esta mezcla en su sonido característico. Le tomó un par de discos, muchos conciertos y algunas peleas notar cómo el rock de The Afghan Whigs necesitaba esa cadencia para expresar lo que se hacía urgente. En medio de franela y pelo largo, Dulli y los suyos se ponían trajes, se peinaban y combinaban. Nada de eso les quitaba potencia y se ganaron una reputación tal con ello, que saltaron desde la en ese momento quebrada, pero emblemática etiqueta Sub Pop, hacia el sello Elektra. En medio de un crecimiento basado en la diferencia, esos desencuentros hicieron que Dulli quebrara una relación y esas serían las vísceras desde las cuales “Gentlemen” se haría carne.

Aunque el disco tiene una mirada prominentemente masculina, Dulli escribe y piensa en el álbum como una forma de examinar de forma brutal las relaciones humanas, alejándose de los eufemismos y de la mentira del amor romántico. Aunque ahora existe un conocimiento de cómo la dinámica hollywoodense de pareja es algo construido, pocas veces se había puesto bajo la lupa, en especial desde una visión que ve en el hombre a un ente multidimensional que no sólo sufre, sino que hace sufrir, y que no busca una retribución o un regreso al pasado, sino que sencillamente acepta que se equivoca. Aunque no es explícito en ello, Dulli en “Gentlemen” aborda las aristas de la naturaleza de lo masculino, lo que culturalmente se le asocia, los roles que debe tomar, y mucho más. Más aún: en el disco la voz de un hombre dominante es la que poco a poco se va apagando para dar paso al acto de escuchar. No sólo existe una alquimia que transforma el vital rock de The Afghan Whigs en algo sabroso, sino que la mezcla involucra las voces y los hablantes que se disponen. En vez de dejarse llevar por el ego, está el mérito amplio de entender lo que el disco y las canciones requieren.

Desde el rol que se debe jugar (“Gentlemen”) se pasa al contraste entre lo que se espera románticamente y lo que el sentido más bruto quiere (“Be Sweet”). Las fachadas se caen en “Debonair” justo antes de la separación (“When We Two Parted”), el intento de recaída (“Fountain And Fairfax”) y el bloqueo interior inaguantable (“What Jail Is Like”). Una acrobacia de sentimientos que quiebran al hablante, que queda a merced de, por fin, escuchar. Y eso ocurre cuando Dulli le deja el micrófono a Marcy Mays, quien canta en “My Curse”, y lo hace dejando en claro que, aunque el hombre tenga un dominio dado por múltiples instancias, siguen existiendo posibilidades de igualar el campo y que el opresor sea oprimido –donde más le duele–. Con esa revelación viene “Now You Know”, acusando recibo y quitando del camino el pasado.

Este es un arco casi conceptual, pero se da con fluidez y sin elementos forzados. Quizás tiene que ver que en una sola noche Dulli hizo las voces de seis canciones, pero es más que eso. Hay un entendimiento de cómo las relaciones decaen y de la estética que la banda necesitaba disponer en un disco. “Gentlemen” enfrentó las tendencias de géneros más estáticos y dispuso el soul al servicio de la rabia de una guitarra distorsionada, o al R&B como pauta para la sección rítmica.

Viendo cómo el disco se desenvuelve, no es extraño que se rinda un homenaje a los sonidos que lo sostienen con un cover de “I Keep Coming Back”, popularizada por Tyrone Davis. En vez de usar sus palabras, Dulli entiende que existe alguien que expresa mejor eso, y a él le queda interpretar para dejar casi como si fueran los créditos el final con “Brother Woodrow”, un instrumental que parece soundtrack de película, abriendo el abanico de sensaciones.

En un álbum que busca representar prácticas masculinas, es el hombre el que queda poco a poco sin voz para dar paso a otras, otros, y al acto de oír al resto. Despojado de la carga omnipresente del ego, existe un crecimiento palpable, y donde otros hurgaban en sensaciones adolescentes de rabia y angustia, The Afghan Whigs se hace de un disco que tuvo mucho más en juego y que recién en este presente de perspectivas más conscientes se puede ver cómo intentó cambiar reglas y, más importante, mostrar el camino que se podía seguir. Lástima que no se enteraran por allá en 1993.


Artista: The Afghan Whigs

Disco: Gentlemen

Duración: 48:56

Año: 1993

Sello: Elektra Records


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 7 horas

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 2 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 2 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 2 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Keleketla Keleketla
DiscosHace 2 semanas

Keleketla! – “Keleketla!”

Nacido en Sudáfrica y cruzando las fronteras, Keleketla! es un proyecto tan diverso como los múltiples artistas que lo componen....

A Hero’s Death A Hero’s Death
DiscosHace 3 semanas

Fontaines D.C. – “A Hero’s Death”

Para muchas bandas el segundo disco es un gran desafío, ya que en un período de tiempo acotado deben volver...

Microphones In 2020 Microphones In 2020
DiscosHace 3 semanas

The Microphones – “Microphones In 2020”

“Las bandas que se separan y se reúnen por dinero pueden hacer lo que quieran. Pero me pone feliz ser...

Forever Blue Forever Blue
DiscosHace 4 semanas

A.A. Williams – “Forever Blue”

En el arte, el azul es un color asociado a climas fríos, atmósferas intimistas cargadas de nostalgia y tristeza. Es...

Thalassic Thalassic
DiscosHace 4 semanas

Ensiferum – “Thalassic”

Dentro de las historias que aparecen en la mitología griega, existe una que hace referencia a Talasa, la diosa primordial...

Certified Heavy Kats Certified Heavy Kats
DiscosHace 4 semanas

!!! – “Certified Heavy Kats”

Primero que todo, son necesarias dos aclaraciones: primero, que no es posible hablar del dance punk sin incluir a los...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: