Conéctate a nuestras redes

Discos

Anathema – “The Optimist”

Publicado

en

Anathema es una de esas bandas inquietas que se encuentran en constante estado de alteración, fluyendo como el agua en el curso de sus álbumes. Por un hábil desplante creativo y el cuidado uso de influencias con las que llevan a cabo su música, la agrupación no tiene nada que envidiarles a artistas como Opeth o Steven Wilson. Una muestra de la destreza imaginativa y compositiva de esto se muestra en el disco “The Optimist”, que surge como un relato concluyente a la narración del álbum “A Fine Day To Exit” (2001). En una entrevista realizada a Vincent Cavanagh, afirmó al respecto de la historia desarrollada en el disco de 2001: “Nunca sabes qué pasó con él tipo que desapareció. ¿Acaso empezó una vida nueva? ¿O sucumbió a su destino? Nunca fue explicado. El tema del comienzo del álbum (“32.63N 117.14W”) es la coordenada exacta de la playa Silver Strand en San Diego –última locación conocida de El Optimista –mostrada en la portada de ‘A Fine Day To Exit’”. A partir de esto, se crea un relato que describe el conjunto de reflexiones que tienen lugar en un viaje.

“Springfield”, el único single del disco, es deslumbrante y carga con una calma solemne. La canción es la contemplación de un espectáculo introspectivo, explotando sin perder la elegancia con la entrada de una guitarra intensa y oscilante, que llena la atmósfera hasta el clímax. La voz de Lee Douglas aparece para interrumpir la melodía con una nota impecable, casi como si fuera un sintetizador más, pero con una intensidad y un tacto irreemplazable; en ella todo se desvanece con un sonido marino y un susurro. El rol de la expectación es importante para Anathema: las atmósferas cálidas avanzan con destreza, sin vacilaciones, hasta explosiones catárticas que cumplen con llenar la expectativa. Este juego entre expectación y explosión, muy característico del post y math rock, le da una impronta cinematográfica al disco, y se puede contemplar en canciones como “Endless Ways” y “The Optimist”.

Así como otras bandas que se han alejado del metal en sentido estricto, Anathema mantiene una tendencia hacia las melodías oscuras. “Can’t Let Go”, por ejemplo, sonaría como una canción sacada de contexto si no fuera por la elección de notas que utiliza la guitarra, que juguetea entre elementos lúdicos, casi alegre, pero que en una progresión cambia hacia una melodía más doom. Siguiendo este patrón, el álbum se vale mucho de una impronta fantasmagórica que tiñe canciones como “Wildfires” y “Close Your Eyes”, y es que hay pocos adjetivos que podrían calificar mejor el sello de esta canción, con una selección de sonidos que se utilizan en conjunto al piano que avanza esperando a la vocalista, para entrar después en una secuencia que cita las baladas de swing muy propias de los años 30.

Queda así la faceta tranquila de Anathema, que se siente como un descanso en un camino tempestuoso. La canción “Ghosts” entrega capas de sonidos sutiles y bien pensados, los que se elevan y caen en torno a la voz de Lee Douglas, recorriendo la canción de manera impasible, con elegancia. En esta misma línea, la canción que cierra el disco, “Back To The Start”, se siente como un descanso tranquilo, que en el final deja un espacio para un track oculto con lo que parece ser la voz de un padre cantando a su hijo una canción en mandolina. Como cerrando la historia del viaje con el retorno del protagonista: “volviendo al comienzo”.

Las influencias variopintas que se escuchan en “The Optimist” se oyen como la descripción del “viaje del héroe”, que es habitual en la literatura, donde Anathema lleva a cabo una experimentación en términos técnicos, elaborando piezas de un rock que no rechaza la música electrónica, el post-rock ni el new wave. Por el contrario, a partir de un desplante hábil entre esa diversidad de estilos –tras un concepto que se busca retratar de manera elegante-, genera un conjunto ecléctico en el contexto de lo que se suele englobar como “el rock progresivo”.

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

  1. rockalyrics

    24-Jul-2017 en 11:33 am

    muy buen trabajo de nuevo de los britanicos, siguiendo la linea marcada en los ultimos discos, mas cerca del rock atmosferico y progresivo en busca de la melodia perfecta, quiza añadiendo en esta ocasion mas toques electronicos que otorgan, mas aun si cabe, una tremenda profundidad instrumental en alguno de los temas. anathema, un valor seguro en lo que al buen gusto musical se refiera.
    si alguien necesita las letras…

    • Alioth

      09-Oct-2017 en 8:44 am

      Pues estará bien para tí y para los fans desencantados con radiohead. El sonido es más enlatado y más falso que los efectos especiales de las pelis de superheroes. Ojalá les hubiera dado por hacer un “homage” a discos mejores que el “a fine day to exit”.

Responder

Discos

Dance Gavin Dance – “Afterburner”

Publicado

en

Afterburner

Como todo nuevo movimiento, un grupo de personas conecta con una idea inicialmente por compartir convicciones. También sucede así con un sonido donde la diversidad tiene un nicho en crecimiento por su atractivo en lo poco convencional y, a su vez, la accesibilidad que una banda puede generar a través de una discografía compleja de hacer encajar en un molde, la cual también comprende cambios de alineación que, paradójicamente, consiguen aportar con una evolución y revitalización de la particular carrera musical de Dance Gavin Dance, agrupación de Sacramento que lleva quince años fusionando el post-hardcore con el math rock, tomando ritmos de jazz y del screamo de los 90, creando un sonido experimental y ganchero.

Desde 2012, Tilian Pearson ha cumplido con las labores de vocalista. Poseedor de un registro muy versátil y melódico, se adaptó muy bien al trabajo de Jon Mess, quien desempeña los gritos que suman a la diversificación del trabajo de los estadounidenses, y en “Afterburner” la progresión se expande con ritmos entre el funk y el rap sin ser una incorporación abrupta, debido a la misma naturaleza de la agrupación. Y es que, como miembros originales, el guitarrista Will Swan, junto a Jon Mess y el baterista Matthew Mingus, han construído un inconfundible sello, que por momentos puede parecer una parodia de sí mismos por su contenido, pero, desbordante de talento, su propuesta es virtuosa, atravesando patrones complejos con una calidad en sonido notable por la producción que los acompaña desde su debut larga duración “Downtown Battle Mountain” (2007).

La dupla que abre el álbum logra reafirmar que se trata de la banda en un momento muy bueno de su trayectoria; “Prisoner” y “Lyrics Lie” son claros ejemplos del trabajo compositivo que tomó un nuevo brillo desde el bien recibido “Instant Gratification” (2015). Cuerdas progresivas, pero que mutan a delicados arreglos y variaciones, acompañando las voces entre gritos que potencian los compases fuera de tiempo en percusión y coros limpios en contagiosa interpretación. Con la llegada de “Calentamiento Global” viene el atrevimiento de exploración y, en una canción en su mayoría en castellano, el ritmo de la escucha cambia de vibra totalmente a una bailable atmósfera que se extiende también a “One In A Million”, no exenta de quiebres, manteniendo la impredecibilidad como parte del sello de la agrupación.

“Strawberry’s Wake” es una continuación de una saga de canciones iniciada en “Happiness” (2009), y justo en mitad del disco se evidencia con esta canción que aún quedan herramientas para emplear en la mezcla. Secciones de rock más radial junto con explosivos giros en un despliegue más progresivo en su instrumentación es lo que sigue con naturalidad durante “Born To Fail” y “Night Sway”, aplicando sus influencias del math-core y rock alternativo. Y, hacia el final, “Say Hi” va coronando de forma implacable la dualidad asequible de Dance Gavin Dance y la intensidad clave en una de las mejores canciones de “Afterburner”.

¿Cómo sostener una prolongada carrera sin riesgos, cambios o una identidad clara? Basado en el noveno trabajo discográfico y analizando sus previas entregas, Dance Gavin Dance satisface las tres alternativas, pero cayendo en un cierre poco cohesionado, donde “Nothing Shameful” e “Into The Sunset” son más tenues, e incluso con las colaboraciones del vocalista de la banda Eidola, Andrew Wells y Bilmuri (nombre artístico del ex vocalista de la banda Attack Attack!), respectivamente, las canciones aterrizan un momento álgido y lo llevan por un espectro más alternativo.

Sin tener un hilo conductor y armando un buen listado de canciones, tiene una validez apoyada en la capacidad de los intérpretes de “Afterburner”, siendo un disco de buena factura y entretenida escucha. Con un recorrido no menor, donde han obtenido una buena base de oyentes, Dance Gavin Dance tiene la agudeza suficiente para ir aún más allá.


Artista: Dance Gavin Dance

Disco: Afterburner

Duración: 48:05

Año: 2020

Sello: Rise Records


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Afterburner Afterburner
DiscosHace 7 horas

Dance Gavin Dance – “Afterburner”

Como todo nuevo movimiento, un grupo de personas conecta con una idea inicialmente por compartir convicciones. También sucede así con...

What The Dead Men Say What The Dead Men Say
DiscosHace 1 día

Trivium – “What The Dead Men Say”

Existe un concepto dentro del relato de Philip K. Dick en el que está inspirado este álbum, el que hace...

Making A Door Less Open Making A Door Less Open
DiscosHace 6 días

Car Seat Headrest – “Making A Door Less Open”

En lo que ya es una década de carrera, Car Seat Headrest ha evolucionado de demos desprolijos creados en el...

I Am Not A Dog On A Chain I Am Not A Dog On A Chain
DiscosHace 1 semana

Morrissey – “I Am Not A Dog On A Chain”

¿Es posible pasar por alto las divagaciones y controvertidas declaraciones y actitudes de Morrissey? Durante el últipo tiempo, algunos dichos...

Verminous Verminous
DiscosHace 1 semana

The Black Dahlia Murder – “Verminous”

Cambiando la tendencia de lanzar un nuevo álbum cada dos años, The Black Dahlia Murder libera “Verminous”, su noveno material...

Mestarin Kynsi Mestarin Kynsi
DiscosHace 2 semanas

Oranssi Pazuzu – “Mestarin Kynsi”

Tal como asegura la banda, Oranssi Pazuzu es un proyecto donde la reinvención es un principio intransable. Convencidos por la...

Trust Fall (Side B) Trust Fall (Side B)
DiscosHace 2 semanas

Incubus – “Trust Fall (Side B)”

En tiempos convulsionados y previos a un inimaginable aislamiento mundial al que nos veríamos inducidos, a fines de 2019 Incubus...

Titans Of Creation Titans Of Creation
DiscosHace 2 semanas

Testament – “Titans Of Creation”

Por regla general, las bandas son reconocidas por sus primeros trabajos. El factor sorpresa, la novedad y la furia en...

HUMAN. :||: NATURE. HUMAN. :||: NATURE.
DiscosHace 3 semanas

Nightwish – “HUMAN. :||: NATURE.”

Desde los albores de las primeras civilizaciones, cuando los hombres comenzaron a registrar objetos y acciones a partir de símbolos...

Earth Earth
DiscosHace 3 semanas

EOB – “Earth”

Bajo perfil, escudero de Radiohead y uno de sus pilares creativos, Ed O’Brien asoma con su esperado lanzamiento en solitario...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: