Conéctate a nuestras redes

Discos

Ana Tijoux – Vengo

Publicado

en

De vez en cuando aparecen discos que, más allá de llamarnos la atención, traen algo especial consigo, un “qué se yo” que nos saca más de alguna sonrisa. Con la nueva placa de Ana Tijoux, “Vengo”, sucede esto. Algo se nos había adelantado de este trabajo, principalmente el track que le da nombre al disco y el tema “Somos Sur”, donde comparte líricas con Shadia Mansour, rapera de origen palestino. A pesar de ello, algo faltaba por conocer de un trabajo cuyas características y fortalezas hace rato que no nos las encontrábamos en un registro de estos lares.

ANA TIJOUX 01Mezclando ritmos y culturas, la ex Makiza nos tira una bomba sonora de 17 temas, que pasa desde el tinku hasta el hip hop más ácido y contestatario, incluyendo matices instrumentales con manifiestos emocionales, políticos, llenos de contingencia, carencias sociales y culturales conocidas por todos. Prueba de ello es “Vengo”, track inicial y que da nombre a la placa; la mencionada “Somos Sur”; “Antipatriarca”, dedicada expresamente a la liberación femenina y reivindicación de la mujer en nuestra sociedad; y “Somos Todos Erroristas” la que, siguiendo en la línea de las colaboraciones, posee el aporte de Hordatoj.

Luego del interludio instrumental “Er-rrro-r”, viene “Los Peces Gordos No Pueden Volar”, canción dirigida a su hijo, pero que bien podría ser adoptada por todos, donde por medio de su lírica le muestra las verdades de nuestro sistema, la injusticia y como él (nosotros) podemos hacer de nuestro entorno un espacio mejor y más amigable. Le sigue el tema “Creo En Ti”, que cuenta con la compañía de Juanito Ayala de Juana Fe, con una letra alegre, positiva, cargada de conciencia y esperanza, matizada con sones de charangos, quenas y redobles nortinos, demostrando la versatilidad de estilos conjugados en el presente trabajo. Esta colaboración arremete conectada con “Los Diablitos” e “Interludio Agua”, canciones que, más que hacer relleno dentro del disco, preparan el terreno a su sucesora “Río Abajo”, tema que nuevamente exacerba ritmos autóctonos con una letra reivindicadora.

El disco continúa con “Oro Negro”. Sacando a relucir la versatilidad de su voz sin perder la rítmica del hip hop como base, Tijoux esboza nuevas críticas, esta vez contra la guerra y la ambición que hay tras ella. Un canto a la paz en su estilo, con una armonía agradable que logra su objetivo: llamar a la reflexión y dar a entender que las luchas bélicas por el poder y el enriquecimiento sólo hacen del pueblo alimento para la muerte. Otro punto alto dentro del presente trabajo.

ANA TIJOUX 02“Delta”, “No Más”  y “Todo Lo Sólido Se Desvanece En El Aire” aterrizan el disco y lo llevan a un plano más conocido en la obra de Ana, pero no por ello menos creativo y siendo siempre fiel a su estilo musical de origen. Sin embargo, “Emilia”, con el aporte de RR Burning, lo eleva nuevamente a un nivel similar a “Los Peces Gordos No Pueden Volar”, donde destacan consejos de vida y de agradecimiento permanente a la existencia del otro, seguida de “Rumbo Al Sol”, quizás una de las mas melancólicas rítmicamente hablando. Al cierre nos encontramos con “Mi Verdad”, de la banda sonora de la serie de televisión “El Reemplazante”, una suerte de sandía calada para cerrar un muy buen disco, tanto en lo lírico como en lo sonoro.

Fuera de ciertas comparaciones odiosas que puedan darse con similitudes a otras bandas e intérpretes latinoamericanos, Tijoux logra imprimir en esta placa lo mejor de sí, una variedad de ritmos y colaboraciones que la ponen al tope de la originalidad, con un hip hop instrumental que repasa un variopinto de ritmos locales y autóctonos que logran dar un baño nuevo al ambiente musical local, además de abrirle la puerta a nuevos exponentes en busca de la consagración. Todo un acierto.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Damon Albarn – “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows”

Publicado

en

The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows

Inagotable y cada vez más camaleónico. Algo tiene el imaginario que está construyendo Damon Albarn que, con cada día que pasa, no sólo eleva el estatus de su creador a un lugar único entre sus pares, sino que además tiene la particularidad de hacer que, quienes estamos al otro lado, también nos veamos obligados a exigir un poco más a nuestras propias cualidades como oyentes. Hace tan sólo un año teníamos al otrora chico insigne del britpop interpretando su mejor rol de anfitrión para dar vida a uno de los mejores trabajos de Gorillaz, un álbum ecléctico, extravagante, pero al mismo tiempo tremendamente directo y efectivo, una bomba lista para arrasar con las masas, y este año, casi como si fuera el paso más natural, Albarn golpea nuestras puertas con un proyecto radicalmente opuesto, íntimo y reflexivo, que no sólo lo aleja del resto del mundo, sino que además busca conectarlo con algo más trascendental.

Esto de “escapar” de todo y de todos no es nuevo para Albarn; de hecho, el romance con Islandia, lugar donde se gesta el espíritu de este trabajo, comenzó para él en pleno apogeo del britpop, cuando después de “The Great Escape” necesitó un poco de aire para escapar del sinsentido de fines de los noventa. En esa oportunidad la aventura terminó regalándonos cortes como “Beettlebum” y “Song 2”, claramente un giro para el catálogo de Blur en su momento, cosa que definitivamente se repite en esta nueva travesía islandesa. Ahora, no sonar a Albarn hoy por hoy es un poco más difícil que hace 20 años, considerando lo pleomórfico del catálogo del inglés, aún así, el larga duración se las arregla para regalar pasajes difíciles de emparentar con las distintas encarnaciones de su autor, lo que al final termina siendo una de sus mayores virtudes.

Basta escuchar un minuto de este nuevo álbum para darnos cuenta de que el giro es gigantesco. La canción que da nombre al disco, “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows”, es de una profundidad inquietante. Con una precisa dosis de eco y vocales femeninos, Albarn nos conecta de entrada con algo más grande que nosotros, reflexionando pausada y nostálgicamente sobre lo doloroso e infranqueable que puede ser perder a un ser significativo. Es difícil saber si se refiere a alguien en particular o si es una reflexión abierta, sin embargo, lo que sí es definitivo es la contundencia de este corte, que utilizando sonidos de mar y viento se da el trabajo de trasladarnos paulatinamente hacia un espacio sonoro que busca resaltar las virtudes de la naturaleza –uno de los motivos que se repite a lo largo de este viaje– para luego abrir paso a “The Cormorant”, otro de los momentos de sublime y atmosférica introspección que dan vida a esta placa.

Por fortuna, Damon es un tipo que sabe de equilibrios y, si bien el inicio del álbum puede ser un tanto duro, “Royal Morning Blue” y “Combustion” se encargan de poner la cuota de luz necesaria para seguir el viaje. La primera de ellas, de naturaleza cautivadora, se sostiene en base a un diálogo perfecto de piano y saxo, invitando a cantar y dejarse llevar por el imaginario invernal que da vida a buena parte del registro (de alguna forma en sintonía con el reciente “Solar Power” de Lorde), mientras que “Combustion” se encarga de sacudirlo todo, siendo en este tipo de cortes donde Albarn se destapa por completo. Sin necesidad de echar mano a letras, e incluso sin siquiera seguir las reglas de su propio juego, el compositor se despacha un corte ineludiblemente catártico en lo sonoro, con una cacofonía destemplada de saxo, órgano, chelos, armonio y percusiones que, luego de explotar, gentilmente nos retorna a la senda melódica que veníamos recorriendo al inicio del álbum. Pura lucidez creativa.

En lo sucesivo, la placa sigue alternando luces y sombras sin perder nunca el equilibrio. Con una delicada identidad vals, “Darkness To Light” se anota el pasaje de mayor calidez y dulzura, mientras que “The Tower Of Montevideo” usa las claves del lounge para revivir una experiencia paranormal que Albarn tuvo en una visita al palacio Salvo en Uruguay. Hacia el final, “Polaris” y “Particles” cierran “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows” con propiedad, pero no porque agreguen algo particularmente distinto, sino que más bien porque se dedican a reafirmar los conceptos que el disco ha venido trabajando a lo largo de todo su tracklist. De esta forma, “Polaris” vuelve en lo sonoro a las claves de “Royal Morning Blue”, mientras que “Particles”, con arreglos de cuerda muy al estilo de Brian Eno, se acerca definitivamente a la canción que abre la placa, cerrando así un loop melódico y narrativo excepcional.

Los 40 minutos del disco no son un recorrido sencillo. Tras una escucha casual es fácil extraviarse y pensar que Albarn repite la apuesta de “Everyday Robots” (2014), y lo cierto es que, tras algunas reproducciones, se hace evidente que la identidad narrativa y musical que explora el cantautor en esta oportunidad vienen de una vereda totalmente distinta a la que dio vida a su primer trabajo solista. De alguna manera, Damon Albarn pareciera haber logrado dar con la fórmula precisa para enfrentar con éxito sus procesos de búsqueda personal (musical y extra musical) y, al mismo tiempo, dar vida a un catálogo multifacético y provocador. “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows” es un disco reflexivo, elegante y tremendamente provocador en su aparente sencillez. ¿Qué es lo que viene en adelante? Sin duda es una pregunta difícil de responder tratándose del inglés, aunque lo que sí sabemos es que de alguna forma va a ser algo desafiante.


The Nearer The Fountain, More Pure The Stream FlowsArtista: Damon Albarn

Disco: The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows

Duración: 40 minutes

Año: 2021

Sello: Transgressive


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows
DiscosHace 8 horas

Damon Albarn – “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows”

Inagotable y cada vez más camaleónico. Algo tiene el imaginario que está construyendo Damon Albarn que, con cada día que...

Comfort To Me Comfort To Me
DiscosHace 1 día

Amyl And The Sniffers – “Comfort To Me”

Una de las piedras angulares del punk, como filosofía, consiste en abrazar las imperfecciones, reconocerse como seres desprolijos y enaltecer...

CRAWLER CRAWLER
DiscosHace 6 días

IDLES – “CRAWLER”

Para todos fue una sorpresa el día en que IDLES publicó la melancólica “The Beachland Ballroom”, donde, a un ritmo...

Sympathy For Life Sympathy For Life
DiscosHace 1 semana

Parquet Courts – “Sympathy For Life”

El indie rock de Parquet Courts es bastante sui generis dentro de los márgenes difusos que la crítica le ha...

Engine Of Hell Engine Of Hell
DiscosHace 1 semana

Emma Ruth Rundle – “Engine Of Hell”

Mientras Emma Ruth Rundle se dedicaba a preparar lo que sería su quinto disco, la pandemia y las cuarentenas golpearon...

Valentine Valentine
DiscosHace 2 semanas

Snail Mail – “Valentine”

En situaciones de crisis, es complicado alinear las emociones con lo que se piensa o analiza, pero ese acontecer no...

Twin Plagues Twin Plagues
DiscosHace 2 semanas

Wednesday – “Twin Plagues”

La actitud con la que Karly Hartzman trata la guitarra en los primeros minutos de “Twin Plagues”, canción que abre...

I Don’t Live Here Anymore I Don’t Live Here Anymore
DiscosHace 2 semanas

The War On Drugs – “I Don’t Live Here Anymore”

“Nada se pierde / se transforma”, cantaba Drexler, parafraseando la ley de la conservación de la materia de Lavoisier, y...

Zorked Zorked
DiscosHace 3 semanas

Julia Shapiro – “Zorked”

El tarot, la marihuana y la música de Elliott Smith fueron elementos clave para Julia Shapiro mientras trabajaba en “Zorked”,...

The Myth Of The Happily Ever After The Myth Of The Happily Ever After
DiscosHace 3 semanas

Biffy Clyro – “The Myth Of The Happily Ever After”

Pocas bandas hoy en día pueden hacer gala de su actitud, potencia e identidad sobre cualquier escenario, y una de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas