Conéctate a nuestras redes

Discos

American Football – “American Football (LP2)”

Publicado

en

A fines de la década del noventa, el prolífico guitarrista, bajista y cantante Mike Kinsella, quien ya se había involucrado en proyectos como Cap’n Jazz o Joan Of Arc, armó American Football junto al baterista y trompetista Steve Lamos y el guitarrista Steve Holmes, con quienes alcanzó a grabar un EP homónimo el año 1998 y un larga duración también homónimo el año 1999. Las razones por las que sólo un año después el grupo decide separarse no están claras, lo que sí lo está es que su sonido, exquisitamente trabajado desde el indie genérico alimentado por la desolación reminiscente del emo-core que bandas como Rites Of Spring, Embrace o Fugazi propusieron en la escena underground sumado a una cuota de jazz (cuya mezcla hoy se suele llamar math rock), dio forma a un álbum que se convirtió en manual de estilo para muchas bandas y generaciones que le sucedieron.

Quince años les tomó darse cuenta de la importancia que cobraron en la escena, y diecisiete en grabar y publicar el sucesor, también homónimo, este año. Por lo tanto, las expectativas eran altas, considerando lo mucho que American Football había aportado a la escena con tan poco, y en realidad no despintan en lo absoluto. Es más, ganan desde el primer momento ofreciendo una apuesta similar en esencia, pero acorde a las casi dos décadas que ya han pasado.

Los arpegios prístinos de “Where Are We Now?” se sienten como un abrazo de bienvenida, pero la voz de Kinsella –más gruesa y menos destemplada que antes– le da el factor sorpresa, a manera de invitación a conversar sobre qué pasó durante todo este tiempo. Las letras también hablan de lo mismo: “Hemos estado aquí antes / pero no recuerdo la cerradura en la puerta”. “My Instincts Are The Enemy” apura el tranco e incluye variaciones en la ubicación de las notas en la batería, sello inconfundible de la banda. Unos sutiles colchones sintéticos, arpegios de cuerdas acústicas y notas de xilófono dan inicio a “Home Is Where The Haunt Is”, estelarizando una frase crucial: “Algunas cosas nunca cambian / el pasado es aún presente”), declaración que no podría ir mas de acuerdo con el álbum.

american-football-02En “Born To Lose” profundizan la veta jazz de su sonido actual, mientras que la pulsión del bajo de Nate Kinsella –primo de Mike y reciente adición a la banda desde su reunión en 2014– le da forma y orden. “I’ve Been So Lost For So Long”, el primer corte con el que anunciaron su regreso a los ruedos discográficos y cuyo título es un obvio manifiesto, es una canción fracturada en su estructura, que pasa desde un ritmo simple a uno sincopado muy fácilmente, mismo nerviosismo en la batería que reina en “Give Me The Gun”, espolvoreada por armónicos y arpegios de guitarra y un nuevamente muy bien puesto xilófono durante toda la canción, sobre todo al final. Los bronces –otro de los sellos característicos de la banda– hacen su aparición en “I Need A Drink (Or Two Or Three)”, una linda balada que envuelve la familiaridad con los nuevos paisajes sonoros que hay en este álbum, como un sorpresivo desvío que al final termina en el mismo camino de siempre.

“Desire Gets In The Way” presenta un lado poco visto en American Football, uno travieso y animado, tanto en los jugueteos de la guitarra como en los cambios vocales de Kinsella. “Everyone Is Dressed Up” es una especie de réquiem que también recurre a la trompeta, dándole un aspecto bastante fúnebre por un lado, y arrullador por otro; un llamado a reunirse a contemplar el paso del tiempo y dejarse llevar al calor del sonido de una banda que, a juzgar por este álbum, rehusó apelar a la nostalgia anodina o sumarse a los nuevos tiempos, donde el emo-rock muchas veces es significado de faramallas aparatosas, por el contrario, decidieron mostrarse tal cual son: mas recursivos, mas reposados, sin estridencias ni urgencias juveniles. Si la música fuera vino, American Football supo añejar perfectamente su cosecha y entregar la misma alma, pero de otra forma; ni mejor ni peor, sólo distinta.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Kaiser Chiefs – “Duck”

Publicado

en

Duck

En “Duck” los ingleses dan con su versión más bailable. Coqueteando con ritmos pop y northern soul, Kaiser Chiefs se la juega por un álbum inocente, que sigue la línea de su último trabajo “Stay Together” (2016), pero que lo aleja cada vez más del estilo que los posicionó como una de las bandas más interesantes del indie británico. Con este nuevo LP, los de Leeds regresan para dar vuelta la página de su última producción, la cual llevó a Wilson y compañía a un sonido electro-pop que no terminó de convencer ni a la crítica ni a sus fans, por eso cuesta creer que este nuevo trabajo apunte donde mismo.

“People Know How To Love One Another”, primera canción de la placa, entrega melodías inocentes y letras cliché, dando con un sonido popero que hace bailar y pasarlo bien, pero que no entrega mucho más. De la banda que predecía motines y se caracterizaba por tener un espíritu obrero, queda muy poco. La inocencia es una tónica en el trabajo, el que comienza de una forma mucho más prometedora de la que termina. “Golden Oldies” y “Wait” muestran a los Chiefs más atinados, dejando en claro que los creadores de “Never Miss A Beat” pueden hacer himnos de estadio, aunque hayan dado un giro musical.

Una de las claves para entender los cambios entre “Stay Together” (2016) y este disco es la vuelta a las guitarras, elemento que en su anterior trabajo fue muy poco trascendental. Para “Duck”, Andrew White vuelve a tener un rol protagónico, pero de una manera distinta a la que tuvo en la primera parte de su discografía; ya no es el ejecutor de riffs afilados y grandes solos, sino que busca acompañar y nutrir piezas que van por distintos estilos, pero que terminan siendo canciones parecidas. Así es como pasamos de la balada “Target Market” a “Don’t Just Stand There, Do Something”, una de las canciones más similares a lo que desarrollaba la banda en la década pasada, aunque eso sería darle mucho crédito.

El disco entrega una sensación constante de repetición, provocando que las piezas no varíen mucho entre ellas y tampoco aporten nada nuevo a la escena, incluso pareciera que todas las canciones buscan lo mismo: dar con hits radiales y coros pegadizos, como los de “Record Collection” y “The Only Ones”. El LP deja en claro que la banda busca un nuevo sonido y estilo, luego de que su fórmula inicial comenzará a quedar oxidada con “Education, Education, Education & War” (2014) y, aunque el momento político y social que vive Inglaterra parecía una oportunidad idónea para ver al Ricky Wilson más afilado, este sólo siguió plasmando analogías amorosas y vivencias románticas. Las criticas sociales casi no aparecen en este trabajo y es que Kaiser Chiefs cambió, dejando bien atrás la impronta rebelde y combativa que tenían en “Employment” (2005) y “Yours Truly, Angry Mob” (2007).

Ya para el final del álbum se comienza a notar un agotamiento de la idea, recayendo nuevamente en una fórmula que se repite canción a canción: dar con un sonido pop que probablemente les servirá para seguir recorriendo los festivales más importantes, aunque muy difícilmente los posicione nuevamente como un show estelar de estos. “Lucky Shirt” y “Northern Holiday”, dos canciones extremadamente comerciales, sirven como aperitivo a “Kurt vs Frasier (The Battle For Seattle)” que da cierre al disco y la cual, a pesar de prometer con un título full cultura pop anglosajona, se queda en otra canción inocente tanto por su letra y sonido.

Kaiser Chiefs con este nuevo disco nos demuestra que vive tiempos de cambios y que lo bailable es su nuevo eje, simulando lo que hizo Franz Ferdinand con “Always Ascending” (2018) y The Kooks con “Listen” (2014). Los hombres de “Ruby” se suman a este boom que viven las bandas indie británicas por probar nuevos rubros, usando el pop y la electrónica como respuestas. Aunque el resultado del álbum no sea el mejor, al grupo parece no importarle, ya que su nombre sigue estando en el radar y, con trabajos como este, su participación en los charts y radios parece estar asegurada.


Artista: Kaiser Chiefs

Disco: Duck

Duración: 40:48

Año: 2019

Sello: Polydor


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Duck Duck
DiscosHace 5 horas

Kaiser Chiefs – “Duck”

En “Duck” los ingleses dan con su versión más bailable. Coqueteando con ritmos pop y northern soul, Kaiser Chiefs se...

Purple Mountains Purple Mountains
DiscosHace 1 día

Purple Mountains – “Purple Mountains”

El 7 de agosto de 2019, David Berman falleció a los 52 años. Unos de los compositores emblemas de la...

King's Mouth King's Mouth
DiscosHace 6 días

The Flaming Lips – “King’s Mouth: Music And Songs”

Hay trayectorias musicales que, con el sólo hecho de sostener creaciones durante tantos años, merecen espontáneamente el reconocimiento público. Así...

An Obelisk An Obelisk
DiscosHace 1 semana

Titus Andronicus – “An Obelisk”

Por primera vez en esta década, el regreso de Titus Andronicus a la escena demoró tan solo un año. Quizás...

The Soft Cavalry The Soft Cavalry
DiscosHace 1 semana

The Soft Cavalry – “The Soft Cavalry”

Hay algunos que sostienen que el amor es el único tipo de energía que puede elevar el alma hasta el...

Automat Automat
DiscosHace 2 semanas

METZ – “Automat”

Desde su debut, METZ dejó de lado la chapa de novedad o promesa, sepultando los adjetivos bajo una densa capa...

Kintsukuroi Kintsukuroi
DiscosHace 2 semanas

La Bestia de Gevaudan – “Kintsukuroi”

En la construcción de una identidad musical, es inevitable no tener guiños a quienes significan una influencia para el desarrollo...

The Book Of Traps And Lessons The Book Of Traps And Lessons
DiscosHace 2 semanas

Kate Tempest – “The Book Of Traps And Lessons”

La música puede ser un dispositivo de abstracción. Esa es la invitación que Kate Tempest hace en “The Book Of...

A Bath Full Of Ecstasy A Bath Full Of Ecstasy
DiscosHace 3 semanas

Hot Chip – “A Bath Full Of Ecstasy”

Los cuatro años desde el último lanzamiento de Hot Chip no significaron una pausa para la banda. Desde “Why Make...

Human Delusions Human Delusions
DiscosHace 3 semanas

Lefutray – “Human Delusions”

De origen Mapudungún, la palabra “lefutray” significa “sonido rápido”, y con más de una década de trayectoria, esta banda hace...

Publicidad
Publicidad

Más vistas