Conéctate a nuestras redes

Discos

All That Remains – The Order Of Things

Publicado

en

En los inicios de la década pasada, el metalcore irrumpió masivamente en la escena musical, logrando, en alguna medida, liberar a músicos y fans de la atrofia que representaban los últimos estertores del nü-metal. Bandas como Killswitch Engage, Unearth o Shadows Fall, al mezclar elementos del heavy y thrash con componentes cercanos al hardcore melódico –bastante popular en ese entonces-, rompieron las barreras divisorias entre tales rótulos e introdujeron una fuerte innovación al metal. En otras palabras, si hay algo que transversalmente se puede destacar de esa camada de bandas, fue su aporte a la inventiva más extrema, algo que lamentablemente no es posible decir de “The Order Of Things”, séptimo disco de All That Remains.

ALL THAT REMAINS 01Y es que esta banda, que alguna vez incluso llegó a liderar este estilo con el imponente “The Falls Of Ideals” (2006), comienza a mostrar en su último álbum síntomas de una parálisis que afecta severamente su creatividad: “The Order Of Things” es un trabajo que carece de singularidad, es predecible en demasía y eso es desalentador para quien disfrutó de temas como “This Calling” o “The Air That I Breathe”. Hoy, All That Remains parece que se ha extraviado entre su gloria pasada y la búsqueda de la consagración definitiva por medio de una música más melódica.

No obstante lo anterior, el disco posee canciones decentes, que encuentran una atractiva vocalización por parte de Phil Labonte. Temas como “Divide”, “Victory Lap” o “Flat Empire”, a pesar de no mostrar nada nuevo, sí dan cuenta de armonías bien trabajadas. También es remarcable –como siempre- la labor de Oli Herbert, que se las ingenia para darle una fisonomía única a cada solo de guitarra, aportando frescura. Esto demuestra que la agrupación aún mantiene un oficio destacable, pero que lastimosamente se ahoga ante el abuso de los clichés del género, por más que la música no sea tan agresiva como antaño.

En ese sentido, luego de escuchar reiteradas veces los casi 49 minutos que dura el LP, queda la sensación de que All That Remains, casi como por obligación, decide hacer uso en forma desmedida del doble pedal, violentando temas que podían haber sido interesantes (“Pernicious”), o recurrir a la ya aburrida fórmula de la balada que casi todos los grupos del género han ocupado incansablemente (“For You”). Ni hablar de la utilización excesiva del método “gutural/melódico con breakdowns” (“Criticism And Self Realization”), que de tanto oírlo por años en diferentes bandas, ya perdió su efectividad, pues no transmite violencia, sino aburrimiento, por muchos mosh pit o walls of death que pueda sacar en vivo.

ALL THAT REMAINS 02Los fans de la banda, además, extrañarán aquella furia desatada de antaño. Obras como “No Knock” o “Trv-Kult-Metal” (una poco inspirada diatriba contra aquellos metaleros elitistas que critican cualquier cosa que no provenga del underground) no alcanzan para darle el balance agresivo al álbum, lo cual no es un error per se, pero sí es una prueba de que la manufactura general del mismo fue algo forzada, tomando en consideración que la banda cada vez está menos pesada. Más genuinas resultan aquellas composiciones rápidas que dejan de lado la guturalidad constreñida, como en “A Reason For Me To Fight” o “The Greatest Generation”, pero que de todas formas carecen de ímpetu al punto de coquetear con melodías casi extraídas del pop.

En suma, All That Remains confirma los signos de fatiga creativa que comenzaron con su anterior trabajo (“A War You Cannot Win”, 2012), evidenciando que el agotamiento que afecta al mundo entero del metalcore también repercute en ellos. En consecuencia, tanto para esta banda como para las otras de la misma estirpe, el mensaje es claro: si desean reparar las fisuras es necesario ser más temerarios, arriesgar musicalmente y dejar de vez en cuando la seguridad que entrega el uso casi religioso del scream y los quiebres; de lo contrario, el tema que abre este álbum, “This Probably Won’t End Well”, será un oráculo para todo el género.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Deftones – “Ohms”

Publicado

en

Ohms

Se vale decir que lo de Deftones a estas alturas es una carrera sin altibajos. La extraña época del denominado nü metal, que vio nacer y morir a variados proyectos, quedó atrás y es nada más que un rótulo para una banda que rápidamente expandió sus horizontes. Así ha sido el recorrido de Deftones que, con nueve discos, se sacudió del estereotipo para desembocar en álbumes como “Ohms”.

Y es que su último trabajo va más allá de lo etéreo y las atmósferas. O, al menos, desde otra perspectiva. Pese a ser una banda que transita por intensas sensaciones, nunca había estado tan clara la línea entre aquellos elementos. Gracias al reencuentro con Terry Date, un viejo conocido en la producción (“Adrenaline”, “Around The Fur”, “White Pony”, “Deftones”), la banda plantea un interesante equilibrio: los arreglos conviven –y se escuchan– sin quitarse protagonismo. No sobran, no son caprichosos, no son antojadizos.

“Genesis” y “Ceremony” representan un poco aquella relación. La primera, como single, elevó las expectativas y cumplió. Por su parte, el segundo track, mucho más melódico y limpio, permite apreciar mejor los matices que estarán presentes a lo largo del álbum. Es difícil exigirles siempre un poco más a bandas como Deftones, ya que a estas alturas el conjunto no necesita demostrar más que calidad; su sonido se encuentra tan arraigado, que toda sorpresa es un detalle más de una meticulosa producción.

Resulta curioso que aquellos detalles esta vez no quedaron a cargo de las cuerdas y un par de efectos, sino que pasaron a ser administrados con mayor protagonismo por Frank Delgado en los sintetizadores y máquinas. Así, todo dialoga orgánicamente a la par de un inspirado Stephen Carpenter, que se atreve a jugar con los compases, como en “Urantia”, y se desata con estridencia en los ensordecedores pasajes de “Error” y la bella “Pompeji”, quizá la canción más completa del disco. Toda esa potencia y densidad puede responder a muchas variantes y posibilidades. ¿Cómo hacer contrapeso y acompañar a Carpenter? ¿Es más que una decisión estética que en cada disco sume más cuerdas a la guitarra principal?

La seguridad que entrega Sergio Vega en el bajo ha sido un aporte de frescura y actitud, como queda demostrado en “Radiant City”. Si bien, su participación en la banda ya cumple cuatro álbumes, hoy más que nunca se trata de su disco, y “Ohms” debería ser revisado bajo su prisma. Su presencia es aglutinante, está sumamente marcada y funciona en complicidad. Según entrevistas, Vega aportó activamente en la composición y con los riffs más potentes, asumiendo ese rol de compañía y contraparte. Su estilo no pasa inadvertido y ha potenciado varias virtudes del grupo. Por un lado, las guitarras más graves de Carpenter y, por otro, las baterías de un Cunningham menos atrevido, pero manteniéndose igual de intenso.

Con “Ohms”, más allá del cliché que puede significar volver a los orígenes, Deftones ha sabido administrar un concepto más que robusto, que no descansa tan sólo en un desfile de distorsiones para riffs profundos y veloces. Su complejidad radica en las posibilidades que exploran con el pasar del tiempo, dotando a sus canciones de una sensibilidad e intimidad que dialoga con una experiencia oscura y agresiva.


Artista: Deftones

Disco: Ohms

Duración: 46:17

Año: 2020

Sello: Reprise


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Ohms Ohms
DiscosHace 2 días

Deftones – “Ohms”

Se vale decir que lo de Deftones a estas alturas es una carrera sin altibajos. La extraña época del denominado...

Ultra Mono Ultra Mono
DiscosHace 2 días

IDLES – “Ultra Mono”

IDLES se demoró dos semanas en grabar su tercer álbum y más de cuatro meses en mezclarlo. En el tercer...

Down In The Weeds Where The World Once Was Down In The Weeds Where The World Once Was
DiscosHace 5 días

Bright Eyes – “Down In The Weeds, Where The World Once Was”

Tras un receso de nueve años y con una serie de proyectos bajo el brazo, Conor Oberst ha reunido a...

Imploding The Mirage Imploding The Mirage
DiscosHace 6 días

The Killers – “Imploding The Mirage”

En este año, tan complicado y sombrío, necesitamos ciertas cosas que nos suban el ánimo y nos hagan volver a...

Whole New Mess Whole New Mess
DiscosHace 1 semana

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció...

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 1 semana

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 3 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 3 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 3 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Keleketla Keleketla
DiscosHace 4 semanas

Keleketla! – “Keleketla!”

Nacido en Sudáfrica y cruzando las fronteras, Keleketla! es un proyecto tan diverso como los múltiples artistas que lo componen....

Publicidad
Publicidad

Más vistas