Alice Cooper – “Paranormal”

miércoles, 6 de septiembre de 2017 | 2:28 am | No hay comentarios
Alice Cooper – “Paranormal”

Artista:

Alice Cooper

Álbum:

Paranormal

Año:

2017

Sello:

earMUSIC

Referirse a la figura de Alice Cooper no es fácil. Estamos hablando de un artista que revolucionó la música, especialmente en lo que se refiere a la estética y las presentaciones en vivo cargadas de teatralidad, donde impacta cada noche con su shock rock, el que ha influenciado a un sinnúmero de bandas. Hoy en día, con una carrera de casi 55 años y que la ha desarrollado de manera muy activa, Cooper no está para grandes presiones. Realiza un trabajo donde se siente cómodo y con buena compañía, y vuelve a estar detrás de las mezclas el mítico productor Bob Ezrin, el mismo que lo ha acompañado durante gran parte de su carrera y que también ha colaborado con bandas como KISS, Pink Floyd, Lou Reed y Peter Gabriel, entre otros. Por si fuera poco, trae algunos invitados de lujos, como Larry Mullen Jr. (U2) golpeando los parches en casi la totalidad del disco, así como también Roger Glover (Deep Purple), Billy Gibbons (ZZ Top) y ni más ni menos que los integrantes de su banda clásica.

“Paranormal” abre con su canción homónima, la que comienza con unos arpegios mezclados con unos acordes potentes, invitando de inmediato a ponerse cómodo y disfrutar de una buena dosis de hard rock. Además, incluye la participación de Roger Glover en las cuatro cuerdas; un arranque demoledor. Dentro de la misma línea, “Dead Flies” recuerda la faceta más clásica y al hueso de Alice Cooper, con un ritmo rápido y una vibra de blues. Las guitarras más duras y ochenteras aparecen en “Fireball”, la que además cautiva con una línea vocal muy pegajosa y un minimalista, pero punzante trabajo de Mullen Jr. en batería, coronándola como uno de los momentos más destacados de este trabajo. También hay mucho groove en “Paranoiac Personality”, primer single de este LP, donde se siente la potencia necesaria para que a futuro pueda convertirse en un clásico. Muy setentera, donde incluso a ratos recuerda a uno de sus grandes discípulos, KISS.

Las canciones de este trabajo son más bien directas; de hecho, la mencionada “Fireball” es la de duración más prolongada, apenas llegando a los cinco minutos. Se logra sentir que la intención de Cooper es que fluya de manera natural y sencilla, pero logrando un nivel que esté a su altura, y gran responsable de esto es Bob Ezrin, quien participa de manera activa en cada una de las canciones, colocando arreglos y efectos que las elevan aún más. “Fallen In Love” nos transporta a un viaje en una carretera por el desierto, sintiéndose toda la presencia de un invitado de lujo, Billy Gibbons; junto a la voz de Alice Cooper crean un rock lleno de blues, que hipnotiza durante sus tres minutos y medio. La revisión del sonido cercano a los primeros años de Cooper sigue con “Dynamite Road”, “Private Public Breakdown” y en la fiestera “Holy Water”, esta última donde se introducen bronces al estilo de una big band, dando un mayor brillo a la canción, junto a unos coros hechos para cantar al unísono, dando cuenta de otro momento destacado de este “Paranormal”.

La intensidad aumenta con la rocanrolera “Rats”, que no da respiro en su breve duración. Y finalizando la versión oficial, “The Sound Of A” nos lleva a un ambiente psicodélico que le hace un guiño a Pink Floyd, y además recuerda a “Welcome To My Nightmare” (1975). Hablamos de la versión oficial, porque el disco incluye dos bonus tracks que son una verdadera joya. “Genuine American Girl” y “You And All Of Your Friends” son protagonizadas por Neal Smith, Dennis Dunaway y Michael Bruce, la clásica alineación de The Alice Cooper Band. En ambas canciones se siente la esencia intacta de la agrupación y son logradas con una gran vitalidad, cerrando el álbum con broche de oro.

Alice Cooper nos entrega una producción que está a la altura de su nombre. El padre del shock rock tiene claro que no piensa lograr una nueva tendencia musical, pero con este trabajo demuestra que su calidad está intacta y prefiere tomar los elementos esenciales de su carrera para plasmarlos en un trabajo entretenido, sencillo y sin grandes complicaciones. A veces se dice que menos es más, y este álbum es el ejemplo perfecto de aquello.

Por Matías Alarcón

Enlace corto:

Comentar

Responder