Conéctate a nuestras redes
Unknown Pleasures Unknown Pleasures

Discos

El Álbum Esencial: “Unknown Pleasures” de Joy Division

Publicado

en

Hacia finales de la década del 70, el mundo del rock parecía transformarse con mayor premura de lo que lo hacían los procesos históricos vividos por la humanidad. Prueba de ello fueron las continuas problemáticas que enfrentaron una gran cantidad de ciudades inglesas, como Manchester, Sheffield, Leeds y Liverpool, dificultades que a la larga terminaron por socavar el ánimo y vida de millones de personas. El endurecimiento del conservadurismo británico, el aumento del desempleo, la falta de expectativas de futuro, la permanencia de la pobreza de ciudades que, dada su prosperidad económica, contrastaba con la atmósfera oscura, fría y depresiva que comenzó a teñir parte importante del paisaje cotidiano de aquellas zonas fuertemente industrializadas.

A eso hay que agregar que para 1979 el punk –al menos en la isla británica– parecía ser sólo la imagen fantasmal de un gigante venido a menos que, debido a su impulsividad y agresividad, dejó de expresar el verdadero y genuino sentido de la música. Cuando Sex Pistols logró ser finalmente conocida en otras ciudades de Inglaterra que no fuera Londres, ciertamente a esa altura aquel estilo era oficialmente un cadáver y de él sólo quedaban sus osamentas. Joy Division fue el encargado de hacer la autopsia y entregarle al mundo de la música el parte médico. En este escenario de decrepitud manifiesta aparece Joy Division, y el mundo del rock, de alguna manera, tuvo una nueva vuelta de tuerca y un espacio para seguir desarrollándose.

“Unknown Pleasures” se introduce en la historia como un extraño, pero exitoso álbum debut. La voz lejana y las atormentadas frases de Ian Curtis ofrecen una visión de lo que aparecería con fuerza en el mundo de la música años más tarde. Junto con ello, Bernard Sumner construye con su guitarra atmósferas sonoras que envuelven a unas letras llenas de sensibilidad y dolor humano, muy próximas a las que simultáneamente comenzaba a crear The Smiths. Por su parte, la reverberación del bajo de Peter Hook es un elemento sonoro que tiñe el espacio sonoro de inquietud y un elocuente desgano vital. Stephen Morris instala desde la batería una estética dramática y catastrófica que atraviesa el trabajo de comienzo a fin.

Es este un disco temporalmente escueto, tan sólo son 39 minutos en pistas que en promedio bordean los tres a cuatro minutos, sin embargo, en él coexisten fuerzas polares que transportan al oyente por distintos momentos, sensaciones y estados emocionales. Una vez que los sonidos de “Unknown Pleasures” penetran los oídos y el mensaje musical se hace inteligible para el oyente, se asume rápidamente que en el disco se sintetizan conflictos y guerras emocionales que bien podrían ser personales. De cierto modo, la astucia de esta placa es hacer sentirnos por un breve período de tiempo tan atormentado como Ian Curtis, aunque sin llegar a serlo nunca.

El estilo barítono fatalista de Curtis se deja entrever desde un comienzo. “Disorder”, “Days Of The Lords” e “Insight” son canciones premonitorias, sucias, oscuras, autobiográficas y existencialistas, y están profundamente emparentadas con el gran hit de la banda, “Love Will Tear Us Apart”, llevando a reflexionar sobre el sentido de la vitalidad juvenil cuando se han perdido las ganas de existir. Fuera del mensaje manifestado en las letras de las composiciones del disco, los sonidos se muestran transversalmente expresivos y creativos; en este sentido, son incontables las innovaciones de grabación que Joy Division introdujo al campo musical con “Unknown Pleasures”. En general el álbum suena como atrapado en una bóveda y ello se debe esencialmente a la forma en que Sumner, Hook y Morris han transformado el sonido de sus propios instrumentos a través de la intervención y modificación de estos. Aquellas sutilezas, que si bien parecen imperceptibles, a la larga construyen una atmósfera difícil de evadir al oír este trabajo.

“She’s Lost Control” es uno de los puntos álgidos y manifiestamente críticos del disco, al evidenciar –en abierta oposición al punk– que la pérdida del autocontrol también se puede expresar ya no exclusivamente desde el grito desenfrenado, sino desde la contención caótica y dolorosa. Con esta composición quedó de manifiesto que los días gloriosos de los seguidores de Johnny Rotten y Joe Strummer tenían sus días contados. De aquí en más, “Unknown Pleasures” dibuja con “Shadowplay”, “Interzone” y “New Dawn Fades” construcciones sonoras que, si no supiéramos que son de Joy Division, fácilmente podríamos atribuir su autoría a bandas como Interpol, Radiohead e inclusive Jeff Buckley.

No son pocos los artistas que a lo largo de los años han bebido de la fuente de Joy Division y de su primera creación, y en este sentido nuevamente “Unknown Pleasures” vuelve sobre nosotros para tendernos una trampa con su arte minimalista de portada. En un fondo negro se logran ver pulsares que, en estricto rigor, son restos que quedan atrás cada vez que una estrella de mucha masa agota su energía y colapsa sobre sí misma. Estos pulsares son altamente electromagnéticos y emiten flashes regulares, lo que hace que se vean como faros en medio del negro infinito del cosmos. ¿Era así como Ian Curtis empezaba a verse a sí mismo, como una estrella emitiendo una señal, un faro en medio de la oscuridad? ¿Podría haber sabido que los pulsares forman parte de una clase especial de cuerpos celestes conocidos como ‘estrellas’ de neutrones misantrópicas o aisladas?

Signo de transformación de época y musical, “Unknown Pleasures” es inquietante de comienzo a fin. Aun en sucesivas escuchas el oyente puede perfilar las capas de sonidos encapsuladas en el tiempo queriéndose dejar descubrir. Tan breve como la duración de este disco es la prolongación de la vida de Ian Curtis, y con él la de Joy Division. Con todo lo que sabemos de este misterioso y atormentado vocalista, nos es dable pensar que “Unknown Pleasures” cumple el rol de metáfora musical, puesto que cada vez que pensamos que hemos descubierto el sentido de la letra y los sonidos, ambos ya han huido hacia otro lugar desconcertándonos nuevamente.


Artista: Joy DivisionUnknown Pleasures

Disco: Unknown Pleasures

Duración: 39:24

Año: 1979

Sello: Factory Records


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Trivium – “What The Dead Men Say”

Publicado

en

What The Dead Men Say

Existe un concepto dentro del relato de Philip K. Dick en el que está inspirado este álbum, el que hace referencia a un personaje que vive como un psicopompo, es decir, como un ser que fluctúa entre este mundo y el de los muertos, guiando a los recién fallecidos hacia el siguiente plano existencial. Este ente es mencionado en aquella narración para catalogar a una persona que, cuando sus órganos dejan de funcionar, pasa a un estado de “semi-vida” proporcionado por la tecnología de ese mundo, para poder alargar un tanto más su permanencia en esa realidad y comunicar sus últimas voluntades.

Un objetivo simbólico que Trivium ha querido explorar en “What The Dead Men Say”, su noveno álbum, el que, a su vez, puede ser tomado como una especie de presagio acerca del momento histórico que estamos viviendo, dentro de una pandemia global que ha causado muchas muertes, y que hace converger las impresiones de aquellos que ya han partido a través de sus 46 minutos de duración sobre el daño que estamos haciendo tanto al planeta como a nosotros mismos.

Musicalmente, Trivium nunca ha pertenecido a un solo estilo. Aunque fueron encasillados dentro de la ola metalcore de la década de 2000, se fueron rápidamente desmarcando con cada entrega posterior al legendario “Ascendancy” (2005). Con trazos de heavy metal combinado con thrash e incluso black metal, el cuarteto de Florida estaba bien posicionado con su trabajo predecesor, “The Sin And The Sentence” (2017), acto que los volvió a colocar en el mapa de las mejores bandas de metal de los últimos tiempos. Eso, en parte gracias a la inclusión de Alex Bent (ex Battlecross) como miembro oficial en la batería, otorgando nuevos aires de pulcritud y maestría en las composiciones del grupo. Sólo basta con escuchar el tema del mismo nombre de la placa, con su introducción “IX”, para darse cuenta de que, lejos de algún signo de desgaste, la agrupación se muestra refrescada y resuelta a preparar los fuegos de lo que se vendrá más adelante, que es básicamente –en palabras del vocalista y guitarrista Matt Heafy– un resumen de todos los estilos repasados en un sólo disco.

Así, encontramos dentro de este larga duración canciones con estructuras reconstruidas a partir de la inclusión de Bent, rompiendo con la tradicional manera de actuar de la banda como una verdadera “vía de tres”. Por ejemplo, en temas como “Amongst The Shadows & The Stones” o “Bending The Arc To Fear”, apuestan por asaltar los tímpanos con riffs disonantes y ritmos frenéticos, que se acercan al black/death metal. Mientras que en “Scattering The Ashes” y “Bleed Into Me”, Heafy usa un registro más melódico en su voz, a su vez su labor guitarrística en “The Defiant” posee reminiscencias de sus primeros trabajos, contrastando con las límpidas ejecuciones de Corey Beaulieu en las seis cuerdas. Todo esto, acompañado por el toque punzante del bajo de Paolo Gregoletto y la experticia del mencionado Bent en la batería, parece crear un mensaje sonoro con el que pretenden terremotearnos con renovada brutalidad.

En cuanto a lo lírico, “What The Dead Men Say” recurre a algunos aspectos de la vida moderna que hacen eco en estos tiempos de pandemia. Muchos apuntan a que “Catastrophist”, el primer single, es una predicción acerca del impacto del COVID-19 en nuestras existencias. Sin embargo, el leitmotiv principal dentro del álbum es cómo la muerte puede darnos luces acerca del estilo de vida egoísta y poco empático que llevamos como personas. Por ejemplo, al invisibilizar problemas como la drogadicción o los abusos sexuales (“Bleed Into Me”, “The Defiant”). Si bien esta placa no llega a ser un disco conceptual, temas como “Sickness Unto You” y “The Ones We Leave Behind” suenan como una elegía hacia quienes dejamos partir, sin escuchar lo que tienen que decir acerca de cuán equivocados podemos estar. Y el cuarteto estadounidense es honestamente enfático en esa moraleja que nos dan.

Sea tomado como advertencia o no, lo importante es que Trivium nos entrega un mensaje desde el otro lado, tomando “What The Dead Men Say” como canal de comunicación. Un registro inequívoco, con todos sus elementos agudizados, fuerte contendiente al disco de metal del año por su discurso de mortandad en estos momentos difíciles, donde el cuidarse es primordial para seguir escuchando a los muertos a través de una psicofonía con heavy/thrash metal como soporte.


Artista: Trivium

Disco: What The Dead Men Say

Duración: 46:31

Año: 2020

Sello: Roadrunner Records


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

What The Dead Men Say What The Dead Men Say
DiscosHace 7 horas

Trivium – “What The Dead Men Say”

Existe un concepto dentro del relato de Philip K. Dick en el que está inspirado este álbum, el que hace...

Making A Door Less Open Making A Door Less Open
DiscosHace 5 días

Car Seat Headrest – “Making A Door Less Open”

En lo que ya es una década de carrera, Car Seat Headrest ha evolucionado de demos desprolijos creados en el...

I Am Not A Dog On A Chain I Am Not A Dog On A Chain
DiscosHace 6 días

Morrissey – “I Am Not A Dog On A Chain”

¿Es posible pasar por alto las divagaciones y controvertidas declaraciones y actitudes de Morrissey? Durante el últipo tiempo, algunos dichos...

Verminous Verminous
DiscosHace 1 semana

The Black Dahlia Murder – “Verminous”

Cambiando la tendencia de lanzar un nuevo álbum cada dos años, The Black Dahlia Murder libera “Verminous”, su noveno material...

Mestarin Kynsi Mestarin Kynsi
DiscosHace 2 semanas

Oranssi Pazuzu – “Mestarin Kynsi”

Tal como asegura la banda, Oranssi Pazuzu es un proyecto donde la reinvención es un principio intransable. Convencidos por la...

Trust Fall (Side B) Trust Fall (Side B)
DiscosHace 2 semanas

Incubus – “Trust Fall (Side B)”

En tiempos convulsionados y previos a un inimaginable aislamiento mundial al que nos veríamos inducidos, a fines de 2019 Incubus...

Titans Of Creation Titans Of Creation
DiscosHace 2 semanas

Testament – “Titans Of Creation”

Por regla general, las bandas son reconocidas por sus primeros trabajos. El factor sorpresa, la novedad y la furia en...

HUMAN. :||: NATURE. HUMAN. :||: NATURE.
DiscosHace 3 semanas

Nightwish – “HUMAN. :||: NATURE.”

Desde los albores de las primeras civilizaciones, cuando los hombres comenzaron a registrar objetos y acciones a partir de símbolos...

Earth Earth
DiscosHace 3 semanas

EOB – “Earth”

Bajo perfil, escudero de Radiohead y uno de sus pilares creativos, Ed O’Brien asoma con su esperado lanzamiento en solitario...

Guardians Guardians
DiscosHace 3 semanas

August Burns Red – “Guardians”

La consistencia en una banda se relaciona con la habilidad para desarrollar una identidad que evite que cada trabajo discográfico...

Publicidad
Publicidad

Más vistas