Conéctate a nuestras redes

Discos

Airbourne – Black Dog Barking

Publicado

en

Airbourne es una banda no apta para cínicos. Su propuesta es simple, inmediata e influenciada directamente por sus coterráneos AC/DC, una agrupación que de por sí ya poseía un estilo desprovisto de toda pretensión que fuera más allá de entregar buenos riffs y, como dirían en Estados Unidos, una sana dosis de “good ol’ rock n’ roll”. Y fue justamente esa idea de no llevar su música más AIRBOURNE 01allá de lo permitido según las reglas de Angus Young y compañía, lo que hizo que muchos desecharan casi de antemano a Airbourne. “Allá ellos”, dijeron muchos, y con justa razón, pues si bien no había nada particularmente novedoso, su disco debut “Runnin’ Wild” (2008) demostró que a veces el hard rock necesita solamente estilo y actitud para sobresalir y dar ese golpe que sólo algunos pueden propinar.

“Black Dog Barking” es su tercera placa, que sucede a la decepcionante “No Guts. No Glory.” (2010). Y es que por muy simple que parezcan, las creaciones de bandas como Airbourne no merecen ser despreciadas, ya que se requiere un oficio bastante particular para dar en el clavo y propinar ese golpe que hará que los headbangers disfruten a más no poder. Lamentablemente, su segunda obra no logró dicho cometido, lo cual provocó que muchos se preguntaran si lo hecho en “Runnin’ Wild” no había sido más que un golpe de suerte. Es ahí donde “Black Dog Barking” aparece para disipar toda duda posible. La incendiaria “Ready To Rock” da inicio al disco, con un himno cargado de furia, apto para cualquier arena que los cobije. “Animalize” es quizás el mayor guiño hacia AC/DC, con una introducción típica de los hermanos Young, donde las guitarras muteadas juegan con el trabajo vocal de Joel O’Keeffe, quien en esta ocasión se asemeja más a un Dave Mustaine que un a Brian Johnson. “No One Fits Me (Better Than You)” ayuda a completar la trifecta, alzándose como uno de los puntos altos del disco, gracias a un pegajoso y poco sutil coro.

AIRBOURNE 02Si bien no hay mucho espacio para variaciones sonoras, “Back In The Game” logra desviarse (en la medida de lo posible) de la propuesta tradicional, tomando fuertes influencias de bandas como Mötley Crüe y Guns N’ Roses. Y es que el camino por el cual transita Airbourne es particularmente angosto, dejando poco espacio a la innovación y a las sorpresas y, de esa manera, corren el riesgo de caer en la monotonía y la intrascendencia. Y si bien el resto del álbum se siente un tanto prescindible (salvo excepciones como “Black Dog Barking” o “Live It Up”), la sensación general que deja es la de una banda que sabe como pocas cuál es la clave para crear buen y potente hard rock.

Quizás a veces no acierten con la fineza necesaria, pero los logros terminan compensando las fallas de una banda que sabe con certeza cuál es su papel. “Black Dog Barking” no llevará al rock a nuevos territorios, pero de seguro que hará que más de uno alce su copa entonando un coro encomendándose a los próceres del rock n’ roll.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Two Door Cinema Club – “False Alarm”

Publicado

en

False Alarm

Con una portada azul eléctrico, que luce como si hubiese sido diseñada para adornar un disco de Pet Shop Boys, Two Door Cinema Club lanza “False Alarm” luego de tres años de recreo desde el lanzamiento de “Gameshow” en 2016. Con este LP, el trío norirlandés abre un nuevo capítulo en su búsqueda de identidad musical, inspirado en su cruzada personal de ir a la caza de un sonido que haga que la gente baile y se empape de positivismo.

Sin duda alguna, esta nueva creación responde a la inquietud de la banda por explorar el synthpop y el electropop de manera más profunda que en algunas canciones del disco anterior, como “Bad Decisions” y “Surgery”. Al abrir con “Once”, el grupo pareciera estar haciendo una declaración de principios sobre el álbum, desmarcándose del punto de partida de su carrera con “Tourist History” (2010) y la línea indie que venían siguiendo. Con sonidos computarizados como pilotos de este avión, el tema explora melodías excéntricas, comandadas por sintetizadores y casualmente intervenidas por la guitarra eléctrica de Sam Halliday. La voz de Alex Trimble merece comentario aparte: suave y armónica, da la sensación de que danza entre los alegres y relajados beats que recorren esta pista de más de tres minutos.

El sello kitsch que el trío le imprime a este LP se evidencia a medida que se avanza en él, cumpliendo con características musicales y rítmicas de los 80. “Talk”, el segundo tema y primer single de este disco, es lo suficientemente frívolo para ser ocupado en una pasarela y presentar una nueva colección en la New York Fashion Week, pero es también alegre como para bailarlo en discotecas y escapar de la monótona y gris rutina de la ciudad. Su sucesora, “Satisfaction Guaranteed”, fue creada en colaboración con la banda de afropop Mokoomba; ella provee un ritmo irresistible y cadencioso, que emana de agudos sintetizadores que emulan la sonoridad de la icónica “Popcorn” de Hot Butter.

Los riesgos tomados por los tres músicos se ven reflejados en creaciones como “So Many People”, en la que el coqueteo con una rítmica funk hace que esta espacial y popera canción salga a la luz. Seduciendo con volátiles melodías que aterrizan en los versos y vuelven a emprender vuelo en los coros, resulta imposible no entregarse al viaje galáctico propuesto. También, al encontrarse con “Think”, se revela un groovy e interesante guiño al compás característico del R&B. Más lenta que sus antecesoras, el aporte de la voz distorsionada y los sintetizadores más calmos y tibios, llaman a tomar un descanso de la alegre e hiperventilada línea melódica de esta entrega.

Si se habla de empaparse de influencias, “Nice To See You” es la respuesta. Este hijo traído al mundo de la mano del rapero Open Mike Eagle, da el puntapié inicial con un ritmo oscuro, marcado y seco, digno de “Songs Of Faith And Devotion” (1993) de Depeche Mode. Sobre la misma, rápidamente se mezcla con elementos extraídos de “Let’s Dance” del icónico Duque Blanco, como el riff de la Stratocaster del legendario Stevie Ray Vaughan o el sintetizador que periódicamente le añade textura, seguidos de una intervención del otrora miembro de Thirsty Fish. Además, se evidencia de manera indudable una entrega al estilo inconfundible de bandas como New Order. Desde el timbre de voz grave y distintivo de Bernard Sumner hasta la instrumentación y mezcla, tanto “Dirty Air” como “Satellite” aparecen como fruto de un influjo de emblemáticos éxitos como “Blue Monday”, lo que las convierte en interesantes, bailables e hipnóticas. Al finalizar con “Already Gone” –la cual es melosa, optimista y un tanto naïve–, la banda explora terrenos electropop con un dejo de psicodelia tipo Tame Impala, con un abrupto final que permite comprender el porqué del título.

En este cuarto compilado creativo y riesgoso, pero cohesivo e interesante, Two Door Cinema Club se muestra como una agrupación sólida y audaz, pues salen de su zona de confort estampada en sus dos primeros discos que fácilmente pueden conformar un LP doble. “False Alarm” es la fiel prueba de que su búsqueda por un sonido deseado y orientado hacia lo bailable va acompañado de un fiato y madurez innegables en sus ya doce años de camino colectivo, mezcla infalible para dar a luz a una creación tanto convincente como exquisita.


Artista: Two Door Cinema ClubFalse Alarm

Disco: False Alarm

Duración: 40:25

Año: 2019

Sello: Prolifica / PIAS


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

False Alarm False Alarm
DiscosHace 33 mins

Two Door Cinema Club – “False Alarm”

Con una portada azul eléctrico, que luce como si hubiese sido diseñada para adornar un disco de Pet Shop Boys,...

Gold & Grey Gold & Grey
DiscosHace 1 día

Baroness – “Gold & Grey”

Durante la segunda mitad de la década pasada, Baroness sonaba como una de las agrupaciones responsables de llevar el relevo...

Western Stars Western Stars
DiscosHace 6 días

Bruce Springsteen – “Western Stars”

Dicen que la sabiduría popular prueba ser más cierta que cualquier ciencia exacta. Hay gente que sostiene firmemente que el...

Let’s Rock Let’s Rock
DiscosHace 1 semana

The Black Keys – “Let’s Rock”

Después de cinco años fuera del radar, el dúo de Ohio vuelve a la carretera con un nuevo disco de...

Designer Designer
DiscosHace 1 semana

Aldous Harding – “Designer”

La escena del indie actual no es la misma que aquella en la que Aldous Harding debutó con su LP...

Help Us Stranger Help Us Stranger
DiscosHace 2 semanas

The Raconteurs – “Help Us Stranger”

Un intermedio de once años entre un álbum y otro parece un tiempo muy largo, pero para The Raconteurs fue...

It Won/t Be Like This All the Time It Won/t Be Like This All the Time
DiscosHace 2 semanas

The Twilight Sad – “It Won/t Be Like This All The Time”

Pareciera ser que la discografía de The Twilight Sad es más extensa de lo que parece, pero con cinco títulos...

Anima Anima
DiscosHace 2 semanas

Thom Yorke – “Anima”

Si Thom Yorke ha sido capaz de entregar trabajos tan buenos con Radiohead y como solista, un nuevo álbum de...

Morbid Stuff Morbid Stuff
DiscosHace 3 semanas

PUP – “Morbid Stuff”

En tiempos donde las bandas underground tienen un espacio mucho más amplio, gracias a distintas plataformas digitales que se convierten...

Fishing For Fishies Fishing For Fishies
DiscosHace 3 semanas

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Fishing For Fishies”

Nueve años de carrera y 14 discos de estudio. Ese es el saldo de la discografía de los australianos, quienes,...

Publicidad
Publicidad

Más vistas