Conéctate a nuestras redes

Discos

Agnostic Front – The American Dream Died

Publicado

en

“Estados Unidos es la tierra de las oportunidades. La nación en donde los sueños de prosperidad y bienestar para todos se cumplen”. Eso es lo que la propaganda cuasi goebbeliana del país del norte nos vende a través de programas de televisión, reportajes, noticas y, cómo no, su cine, poderosa arma de difusión de ideología apenas camuflada. No obstante, la sociedad estadounidense –entiéndase el pueblo, la gente común, clase trabajadora- muchas veces está lejos de vivir en ese ideal. En ese sentido, y desde hace casi treinta años, Agnostic Front nos ha revelado a través de su hardcore punk que, en realidad, el ciudadano de a pie –aquel cuya vida no se ve reflejada en MTV ni en las series del cable- está sumergido en los vaivenes y tribulaciones de aquellos que sufren por el poder mal ejercido. En este último disco, “The American Dream Died”, tal narración distópica de Norteamérica llega al público con la furia y vehemencia de quien creyó en el sueño, pero despertó y conoció la fea realidad de las cosas.

AGNOSTIC FRONT 01Este álbum, entonces, es un monumento revitalizado a la actitud contestataria que los provenientes de Nueva York han sostenido a lo largo de su carrera. La fórmula se mantiene incólume: riffs extraídos del thrash excelentemente ejecutados por Vinnie Stigma, la voz desinhibida de cualquier técnica de Roger Miret y los beats punks de Pokey Mo forman los anclajes necesarios para que el mensaje de Agnostic Front llegue directo en la cara de una sociedad hipócrita y haga sangrar todo su cinismo. Para algunos, el mensaje puede sonar repetitivo  y más de lo mismo, pero para otros, se hace necesario que exista este torrente de rebeldía de la vieja escuela, toda vez que los mismos problemas que dieron nacimiento a la música contestataria más extrema se han actualizado. Así, canciones como “Social Justice”, “Test Of Time” y “A Wise Man”, que rescatan lo mejor del crossover de antaño –con aquellas guitarras portentosas y esa batería pesada-, se vuelven indispensables para entender el enojo y la rabia vociferada de Miret, quien deja de lado los manuales de cuidado vocal en su interpretación, dándole un feeling lleno de esencia hardcore.

Justamente, en un mundo en donde el “profesionalismo” y “lo bueno” se entienden de una manera tecnocrática –lo cual, desde cierto punto es aplicado a la música-, esa falta de cuidado academicista profesada por el cantante de origen cubano, y que también se respira en las cuerdas en temas como “Just Like Yesterday”, “No War Fuck You” y especialmente en “Never Walk Alone”, es revitalizadora, pues nos dice que los humillados y ofendidos de siempre aún conservan su espacio en el canto agresivo y tienen a Agnostic Front como uno de sus embajadores en los medios más masivos.

AGNOSTIC FRONT 02“The American Dream Died” puede ser catalogado fácilmente como un álbum nostálgico, de la escena hardcore-punk de hace veinte años. Eso es cierto, porque es palpable que la banda sigue encontrando su inspiración en las urbes despojadas de riqueza y los abusos de los cuales son víctimas por parte del poder. Esa es su mirada, y que queda clara en “Police Violence”, “Only In America” y en “Old New York”, canciones que en su música parecen mirar retrospectivamente a un movimiento que aún se sostiene por sus viejos estandartes y que evidentemente serán del paladar de sus fans más clásicos. Esto puede ser criticado por aquellos que buscan innovación y originalidad, pero si se mira la finalidad del álbum y de la banda misma, tales invectivas pueden quedar rezagadas, pues el designio contestatario de “The American Dream Died” es justamente recordarle al mundo que existe una sociedad que, a pesar de los años, sigue sufriendo los mismos problemas de represión y de frustraciones.

En suma, este disco cumple con su finalidad de denuncia y de catarsis violenta y rápida respecto de un sector de la sociedad que ve cómo las políticas flemáticas pro-empresa, el armamentismo y el despotismo policial, provocan que su futuro se nuble y no sea sólo incierto, sino derechamente negro. Se puede decir que Agnostic Front no ha improvisado, que siguen aferrados a su idea de cómo debe sonar su música y este LP es prueba de ello. No obstante, si aquello es efectivo, si el estilo que ellos mismos forjaron sigue funcionando bien, y si el mensaje llega con claridad y potencia, entonces el cometido está cumplido, aún cuando eso signifique el desengaño de algunos.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

DIIV – “Deceiver”

Publicado

en

Deceiver

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada a los estereotipos de los iconos del rock noventero, con una estética grunge que, para felicidad de Smith, les valieron numerosas comparaciones con su ahora ex modelo a seguir, Kurt Cobain. Sin embargo, la música de la banda nunca sonó similar a Nirvana o a sus coetáneos. En “Oshin” (2012) la melódica voz de Smith era acompañada de dulces instrumentaciones, asegurándoles un espacio como rostros del dream pop y el shoegaze. Este sonido se profundizo en “Is The Is Are” (2016), sin embargo, su contenido se aleja de la luminosidad de su predecesor y ofrece relatos más personales. Es en “Deceiver” donde el grupo toma las guitarras y abandona las dulces melodías para su trabajo más oscuro e introspectivo, escribiendo sus propias narrativas.

Resulta irónico que sea “Deceiver” el disco que por primera vez se asemeja a las influencias grunge que la banda ha presentado de forma estilística. Poco antes de su lanzamiento, Zachary Cole aseguró ya no ver a Cobain como un modelo a seguir y decidió separar al hombre de su trabajo. El primer sencillo, “Skin Game”, continúa con el tema de las adicciones de su predecesor, pero con fuertes guitarras que contrarrestan la dulce voz de Smith. A diferencia del disco anterior, el sencillo no lidia con la recuperación, sino que con la aceptación de una enfermedad y el cómo vivir con ella. La canción es un perfecto adelanto del disco, manteniendo un sonido dream pop, pero abandonando los meros guiños al rock; esta vez las guitarras son protagonistas.

El primer corte del disco, “Horsehead”, es una antítesis a las introducciones de las placas anteriores de DIIV, con una oscura instrumentación a cargo de poderosas guitarras que adelantan la gama sonora del disco. La voz de Smith no pierde su dulzura, pero su tuno sugiere una honestidad y fragilidad más presente que en trabajos anteriores. Canciones como “Like Before You Were Born” y “Between Tides” muestran que la banda no ha desestimado sus composiciones características, sólo ha expandido su gama sonora para maximizar toda la experiencia. “Blankenship”, por ejemplo, es un clásico de DIIV desde su inicio, con una suave melodía que fluye a través del liderazgo vocal de Smith, pero este espacio común es rápidamente corrompido por la inclusión de guitarras que recuerdan la intencionalidad del disco y expresan la diversidad de la banda.

Si bien su duración es menor que la de su antecesor, “Deceiver” suena mucho más grande. Las vocales y líricas son mucho más claras y la instrumentación nos acerca a un maximalismo no visto antes en su discografía. Y es que en este esfuerzo no hay espacios para sutilezas; después del lanzamiento de “Is The Is Are” el cantante se refirió a sus composiciones como unas “mentiras”, lamentando la forma en que representó las adicciones, enfocándose sólo en la recuperación y no en la vida con estas. Por esto, todos los elementos del disco se maximizan, como una contraparte más oscura y profunda que la anterior. “Taker” se presenta como una pieza central, tomando las responsabilidades de las mentiras cometidas y aceptando las consecuencias de un viaje lejos de terminar. Las guitarras son mucho más pesadas en este punto, adelantando la forma en que esta oscuridad se profundizará en la segunda mitad.

Es la segunda parte del disco la que presenta su mayor vulnerabilidad y sinceridad, donde el problema ha sido aceptado y comienza la búsqueda por la redención. “For The Guilty” presenta los efectos que las adicciones han causado en su círculo y en sí mismo, con un instrumental que prueba que el álbum triunfa en sus momentos sonoros más oscuros, sin opacar el desempeño vocal, sino que resaltándolo. “The Spark”, tal como lo índica su título, presenta un inusual momento de luz en el disco, con una brillante melodía que acompaña la catarsis de su narración. Sin embargo, culmina con “Acheron”, quizás uno de los momentos más oscuros de “Deceiver”, con sombrías guitarras y líricas: “Odio al Dios en el que no creo. El paraíso es sólo una parte del infierno”. La pieza es lo más cercano a rock noventero que alude su imagen, y sus siete minutos de duración dejan en un punto alto el cierre del disco.

La escena de rock en la que DIIV ha participado durante esta década ha sido asociada a las adicciones por casi tanto tiempo como existe. Asimismo, la figura de Zachary Cole Smith, quien había gozado de las comparaciones con quien veía como un modelo a seguir, pero su distanciamiento de estas figuras no viene desde un lugar juzgador, sino de reconocerse y querer narrar su propia historia. El protagonismo de las guitarras no es coincidencia, es parte del viaje a emprender y un reconocimiento a las influencias que esas bandas que lo formaron estilísticamente tuvieron a la hora de hablar sin tapujos de las adicciones. “Deceiver” puede no ser el sonido más característico de DIIV, pero es el más sincero y pertinente para reflejar el presente de la banda.


Artista: DIIV

Disco: Deceiver

Duración: 42:28

Año: 2019

Sello: Captured Tracks


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 4 días

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 4 días

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas