Conéctate a nuestras redes

Discos

Agnostic Front – The American Dream Died

Publicado

en

“Estados Unidos es la tierra de las oportunidades. La nación en donde los sueños de prosperidad y bienestar para todos se cumplen”. Eso es lo que la propaganda cuasi goebbeliana del país del norte nos vende a través de programas de televisión, reportajes, noticas y, cómo no, su cine, poderosa arma de difusión de ideología apenas camuflada. No obstante, la sociedad estadounidense –entiéndase el pueblo, la gente común, clase trabajadora- muchas veces está lejos de vivir en ese ideal. En ese sentido, y desde hace casi treinta años, Agnostic Front nos ha revelado a través de su hardcore punk que, en realidad, el ciudadano de a pie –aquel cuya vida no se ve reflejada en MTV ni en las series del cable- está sumergido en los vaivenes y tribulaciones de aquellos que sufren por el poder mal ejercido. En este último disco, “The American Dream Died”, tal narración distópica de Norteamérica llega al público con la furia y vehemencia de quien creyó en el sueño, pero despertó y conoció la fea realidad de las cosas.

AGNOSTIC FRONT 01Este álbum, entonces, es un monumento revitalizado a la actitud contestataria que los provenientes de Nueva York han sostenido a lo largo de su carrera. La fórmula se mantiene incólume: riffs extraídos del thrash excelentemente ejecutados por Vinnie Stigma, la voz desinhibida de cualquier técnica de Roger Miret y los beats punks de Pokey Mo forman los anclajes necesarios para que el mensaje de Agnostic Front llegue directo en la cara de una sociedad hipócrita y haga sangrar todo su cinismo. Para algunos, el mensaje puede sonar repetitivo  y más de lo mismo, pero para otros, se hace necesario que exista este torrente de rebeldía de la vieja escuela, toda vez que los mismos problemas que dieron nacimiento a la música contestataria más extrema se han actualizado. Así, canciones como “Social Justice”, “Test Of Time” y “A Wise Man”, que rescatan lo mejor del crossover de antaño –con aquellas guitarras portentosas y esa batería pesada-, se vuelven indispensables para entender el enojo y la rabia vociferada de Miret, quien deja de lado los manuales de cuidado vocal en su interpretación, dándole un feeling lleno de esencia hardcore.

Justamente, en un mundo en donde el “profesionalismo” y “lo bueno” se entienden de una manera tecnocrática –lo cual, desde cierto punto es aplicado a la música-, esa falta de cuidado academicista profesada por el cantante de origen cubano, y que también se respira en las cuerdas en temas como “Just Like Yesterday”, “No War Fuck You” y especialmente en “Never Walk Alone”, es revitalizadora, pues nos dice que los humillados y ofendidos de siempre aún conservan su espacio en el canto agresivo y tienen a Agnostic Front como uno de sus embajadores en los medios más masivos.

AGNOSTIC FRONT 02“The American Dream Died” puede ser catalogado fácilmente como un álbum nostálgico, de la escena hardcore-punk de hace veinte años. Eso es cierto, porque es palpable que la banda sigue encontrando su inspiración en las urbes despojadas de riqueza y los abusos de los cuales son víctimas por parte del poder. Esa es su mirada, y que queda clara en “Police Violence”, “Only In America” y en “Old New York”, canciones que en su música parecen mirar retrospectivamente a un movimiento que aún se sostiene por sus viejos estandartes y que evidentemente serán del paladar de sus fans más clásicos. Esto puede ser criticado por aquellos que buscan innovación y originalidad, pero si se mira la finalidad del álbum y de la banda misma, tales invectivas pueden quedar rezagadas, pues el designio contestatario de “The American Dream Died” es justamente recordarle al mundo que existe una sociedad que, a pesar de los años, sigue sufriendo los mismos problemas de represión y de frustraciones.

En suma, este disco cumple con su finalidad de denuncia y de catarsis violenta y rápida respecto de un sector de la sociedad que ve cómo las políticas flemáticas pro-empresa, el armamentismo y el despotismo policial, provocan que su futuro se nuble y no sea sólo incierto, sino derechamente negro. Se puede decir que Agnostic Front no ha improvisado, que siguen aferrados a su idea de cómo debe sonar su música y este LP es prueba de ello. No obstante, si aquello es efectivo, si el estilo que ellos mismos forjaron sigue funcionando bien, y si el mensaje llega con claridad y potencia, entonces el cometido está cumplido, aún cuando eso signifique el desengaño de algunos.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Phoebe Bridgers – “Punisher”

Publicado

en

Punisher

En tiempos de pandemia se idealiza la experiencia de la música en vivo, y se extraña, por supuesto, como la cultura, las artes y el encuentro social, pero no se pueden olvidar las trabas para disfrutar cualquier concierto. La más fácil de ocurrir es cuando alguien habla interviniendo la atención en el show, algo para lo que los gringos tienen un término, un “punisher” (castigador), y ese es el concepto que titula la segunda entrega como solista de Phoebe Bridgers, en una especie de declaración de intenciones frente a cualquier síndrome del impostor o posible relajo. Es que la artista, pese a lo activa y reconocida en el mundo del indie, no se sacude nunca la curiosidad de escribir canciones, y es esa ruta la que cómodamente sigue en “Punisher”, el disco.

Hay trampas en el camino de este trabajo que hacen creer que es algo que no es. Sí, la producción es prístina, con un rango emocional desde lo acogedor hacia lo aterrador y hay sonidos diferentes en varios pasajes, pero el fruto no está tan lejos del árbol, y detrás de cualquier artilugio está la solidez de la construcción de canciones que Bridgers vuelve únicas y precisas para sí misma. Ejercicios como Boygenius (con Julien Baker y Lucy Dacus) o Better Oblivion Community Center (con Conor Oberst) no sólo sirvieron para manejar más herramientas en la creación, sino para ensayar un sentido de la colaboración que opera como arma secreta en “Punisher”, con nombres como Dacus, Oberst y muchos más como parte de los créditos de un álbum donde, además, ella tomó la producción junto a Tony Berg y Ethan Gruska, tal como “Stranger In The Alps” (2017).

Desde el comienzo se nota que ese es el desafío más grande para Phoebe, quien escribe y narra desde la perspectiva del temor al apocalipsis, a perder la capacidad de tener una vida personal, o también a convertirse en esa punisher que tanto detesta con el mismísimo Elliott Smith, pero que encuentra en la producción la posibilidad de ahondar más en los sentimientos e historias. Sin eso, el efecto de “Savior Complex” no sería el mismo, por ejemplo, desde una canción que irrumpe con mucha belleza, pero cuyo hálito nostálgico viene desde las decisiones de producción, o en preceder a la loopeada “Garden Song” con “DVD Menu”, track ambiental que samplea “You Missed My Heart”, tema que cerraba su disco anterior, que resulta algo aterrador, posicionando una atmósfera completamente distinta respecto a las canciones.

La canción más tradicional del lote resulta “Kyoto”, que funciona como single y también como parte de las explosiones controladas en el disco. “Te voy a matar / Si no me ganas”, versa una canción que habla de cómo se puede llegar a odiar incluso lo que se ama, hasta la capacidad de sorprenderse. La siguiente es la suerte de homenaje a Elliott Smith, que es el track que nombra al disco, donde ella sabe bien que, si lo hubiera conocido, era demasiado fan para caerle bien o cultivar una buena conversación.

Los mejores pasajes en escritura vienen cerca del final, con la tierna y desgarradora “Graceland Too”, donde se pone en el lugar de quien apoya a alguien con sensaciones de autodestrucción con sustancias o tendencias suicidas, y lo difícil que es el acto de estar ahí. Y el cierre épico con “I Know The End” expresa cómo todo puede acabarse, y está bien que sea así. La canción empieza con trazos melódicos similares a los esbozados en “DVD Menu” para luego decantar en un espíritu más que una melodía, mezclándose de forma efectiva con líricas descriptivas para un viaje extenso, de esos que miran hacia el interior, entre parajes gigantes y vías angostas. Al final, una catarsis que se aguantó durante el álbum completo, tan de contención y de honestidad seca, que es inevitable asociarla con los tiempos que se viven.

Sí, se extrañan los conciertos en vivo, se aborrece a la misma gente de siempre que los arruina, pero también se extraña esa posibilidad de explotar, en oído, voz y sentidos, en emociones y en las entrañas. “Punisher” presenta excelentes canciones, pero, más allá de lo obvio, termina presentando un espejo para darse palmadas en la espalda y creer por cuarenta minutos que lo que está mal con el mundo no es uno, no es la gente que uno conoce, ni tampoco un virus, sino que un universo que no se puede controlar, aunque al menos se puede evadir en cierta medida. Un disco fundamental para sobrevivir a un año de plagas y apocalipsis personales.


Artista: Phoebe Bridgers

Disco: Punisher

Duración: 40:37

Año: 2020

Sello: Dead Oceans


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Punisher Punisher
DiscosHace 13 horas

Phoebe Bridgers – “Punisher”

En tiempos de pandemia se idealiza la experiencia de la música en vivo, y se extraña, por supuesto, como la...

Años En Infierno Años En Infierno
DiscosHace 1 día

Xibalba – “Años En Infierno”

La identidad, como concepto, es un conjunto de características que hacen que algo o alguien se pueda diferenciar con el...

Rough And Rowdy Ways Rough And Rowdy Ways
DiscosHace 2 días

Bob Dylan – “Rough And Rowdy Ways”

Es la voz cansada y áspera que abre “I Contain Multitudes” un chispazo del largo aliento que hay tomar para...

The Ghost Inside The Ghost Inside
DiscosHace 1 semana

The Ghost Inside – “The Ghost Inside”

Uno de los aspectos fundamentales de la vida es su fragilidad, el nulo poder que tenemos para impedir que un...

To Love Is To Live To Love Is To Live
DiscosHace 1 semana

Jehnny Beth – “To Love Is To Live”

Cuando David Bowie murió, su legado fue ampliamente discutido y considerado, en especial desde la coincidencia de “Blackstar” (2016) y...

Splinters From An Ever-Changing Face Splinters From An Ever-Changing Face
DiscosHace 1 semana

END – “Splinters From An Ever-Changing Face”

El término “supergrupo” suele aplicarse a un nuevo proyecto conformado por miembros de otras bandas activas, o que cesaron su...

The Prettiest Curse The Prettiest Curse
DiscosHace 2 semanas

Hinds – “The Prettiest Curse”

Llevar las influencias musicales en la manga puede resultar en molestas comparaciones. En el caso de Hinds, la sombra de...

Shadow Of Life Shadow Of Life
DiscosHace 2 semanas

Umbra Vitae – “Shadow Of Life”

La vida es un camino de luces y sombras, donde aquellos pasajes más lúgubres suelen verse desde una óptica negativa...

Muzz Muzz
DiscosHace 2 semanas

Muzz – “Muzz”

Proyecto paralelo y superbanda fueron las credenciales para mostrar al mundo a Muzz. El trío liderado por Paul Banks, y...

Stare Into Death And Be Still Stare Into Death And Be Still
DiscosHace 3 semanas

Ulcerate – “Stare Into Death And Be Still”

Desde su concepción, el death metal como subgénero ha sido llevado a experimentación, con muchas agrupaciones que han acoplado este...

Publicidad
Publicidad

Más vistas