Accept – “The Rise Of Chaos”

miércoles, 30 de agosto de 2017 | 12:57 am | No hay comentarios
Accept – “The Rise Of Chaos”

Artista:

Accept

Álbum:

The Rise Of Chaos

Año:

2017

Sello:

Nuclear Blast

Para ser una banda que lleva cuarenta años facturando buen heavy metal, Accept goza de una salud envidiable que no sólo refleja su actual momento de estabilidad, sino que también da cuenta de un fiato en el núcleo de la agrupación que no da permiso a la nostalgia. En ese contexto, “The Rise Of Chaos” marca la primera entrega con la nueva formación compuesta por Mark Tornillo, Wolf Hoffmann y Peter Baltes, y completada por las adiciones más recientes: el guitarrista Uwe Lulis (ex Grave Digger) y el baterista Christopher Williams, reemplazando a Herman Frank y Stefan Schwarzmann, respectivamente, tras su desvinculación de la banda cuatro meses después del lanzamiento del “Blind Rage” (2014).

Desde que volvieron en 2009, con Tornillo como vocalista, los teutones han demostrado una vigorosidad aplastante que se vio plasmada en los excelentes “Blood Of The Nations” (2010), “Stalingrad” (2012) y, en menor medida, en el ya mencionado “Blind Rage”, con un sonido mucho más renovado y rudo, que en cada pasada demostraba una adaptación a los tiempos modernos del metal. Sin embargo, lo que se expone en “The Rise Of Chaos” es una sonoridad mucho más ligada a lo clásico y que bebe en gran medida de lo explorado por Hoffmann en su segundo esfuerzo solista, llamado “Headbangers Symphony” (2016).

Desde la partida, con la hímnica “Die By The Sword”, se nota el escenario que Accept nos quiere plantear en esta entrega. El poderoso riff principal desencadena una marcha que llega hasta un coro titánico, como siendo el telón de fondo del mismo apocalipsis; una canción que huele a clásico. El disco sigue su camino con “Hole In The Head”, que bien podría haber salido del “Dystopia” (2016) de Megadeth; de hecho, la relación con el disco de la banda de Mustaine no es al azar, ya que ambos trabajos tienen el futuro distópico como cordón umbilical que los une y que se puede ver en el escenario destruido que adorna la presente gira de los alemanes. Cortes como “The Rise Of Chaos” o la furiosa “No Regrets” dejan entrever el magnífico trabajo que aporta Williams tras la batería, en la que maneja de gran forma los cambios que conducen a los trabajados solos de Hoffmann.

Uno de los puntos altos de la placa yace en sus letras, como en “Koolaid”, la cual hace referencia a la matanza de Jonestown perpetrada en un remoto lugar de Guyana, noreste de América del Sur, en 1978, donde los integrantes de una secta conocida como “El Templo Del Pueblo” bebió cianuro para suicidarse en masa, según las ordenes de su delirante líder, Jim Jones. Tornillo juega de narrador y sitúa al oyente en la intrincada historia con un halo de misterio que la parte instrumental acompaña de gran forma. Por su parte, “Analog Man” expresa de manera divertida la lucha que vive el hombre común atrapado en un mundo digital con un riff a lo AC/DC, que la convierte en una pieza extremadamente festiva, sonido que le sienta bien a Accept. “What’s Done Is Done” y “Worlds Colliding” mantienen el gancho que se puede apreciar durante todo el registro: suenan melódicas y grandilocuentes, al igual que “Carry That Weight”, con un doble pedal tan matador, que parece un tren a toda velocidad a punto de impactar. Tras un comienzo muscular y un desarrollo atronador, “Race To Extinction” da el cierre al disco, pero no baja la intensidad, ya que cae como un yunque con un final caótico, en el que Mark Tornillo nos alerta sobre el fin de la raza humana con un cambio de marcha desde un riff acelerado a una titánica bajada de ritmo al son de los platillos chinas aplastantes.

Aunque carezca del enfoque más pesado de los registros que Accept facturó a principios de esta década, es imposible decepcionarse de “The Rise Of Chaos”. Un disco hecho con respeto al sonido característico que la banda ha defendido por décadas y que, además, es un trabajo coherente con el presente de la agrupación y con el mundo que los rodea. Accept nos ha demostrado una vez más que su actualidad es demasiado sólida como para que la estela del pasado se pose sobre ellos, algo que no necesitan.

Por Pablo Cerda

Enlace corto:

Comentar

Responder