Conéctate a nuestras redes

Discos

Accept – Blind Rage

Publicado

en

Como dice el refrán: no hay dos sin tres. Si “Blood Of The Nations” (2010) fue una apuesta ganada para un regreso a lo grande de uno de los pilares del heavy metal, el siguiente, “Stalingrad” (2012), certificó que Accept  va en serio y tienen cuerda para rato. Ahora, año 2014, es el momento de “Blind Rage”. Volver al juego es una prueba de valentíaimpregnada de incógnitas, por esocomenzamos a buscar la seguridad en elpasado del combo alemán, cuando la mente maestra, WolfHoffmann,habitabaaún en elllamado Reino Prusiano y dabavida a un riff trasotro, con una poderosa V voladorasobreelescenariobajo la inspiración de JudasPriest. Elalemándesdehace un tiempoqueya es calvo y su envidiablecabellerarubiaquedó en elolvido, pero el gusto por escribir un heavy metal potente y del bueno permanece intacto. Junto a su compañero de milbatallas, Peter Baltes, son todavia uno de losequipos con solidez dentro del mundo del metal, y la calidad de susúltimoslanzamientos lo prueba.

ACCEPT 01El regreso de hace cuatro años trajo una novedad tras el micrófono: no más Udo Dirkschneider. El ex electricista con pasado en TT Quick y guerrero de New Jersey, autor del potente “Metal Of Honor” (1986), Mark Tornillo, se ponía al frente. Los otros 2/5 de la alineación se completan con el viejo conocido Herman Frank presente en “Balls To The Wall” (1983) y Stefan Schwarzmann, otra certeza germana tras los tambores. “Blind Rage” es  un disco esperadísimo por todos los amantes del sonido más tradicional de la banda, y aparece con una gran  carátula que emana con potencia metal hasta por los poros, adoptando la forma de un toro furioso listo para embestir con sus 11 canciones.

“Stampede” abre velozmente con riffs y solos fuertes, creando una combinación bélica-emotiva interesante, que no representa para nada el sonido del disco, mientras que “Dying Breed” es una de las mejores canciones “lentas” que encontraremos. Uno de los puntos fuertes de Accept ha sido siempre los coros, y este disco no pierde la oportunidad de demostrarlo. Con fuerza, “Dark Side Of My Heart” pone en evidencia el lado más melódico, pero con toques de hard rock imposibles de dejar pasar incluso después de treinta años de evolución artística, aunque se echa de menos ese fuego sagrado que la agrupación ha emanado siempre. Con una marcha épica y marcial comienza “Fall Of The Empire”, recordando un pasaje en la historia de la alguna vez llamada Cortina de Hierro. “Trail Of Tears” se acerca al sonido de “Stampede”, pero sin alcanzar su calidad, aunque hay que destacar la interpretación de Stefan Schwarzmann en la batería. “200 Years” pasa sin pena ni gloria, no como su predecesora, “Wanna Be Free” que, tras un comienzo marcado por suaves guitarras, se presenta épica y postula para transformarse en un nuevo himno. Seguimos con “Bloodbath Mastermind”, que es decididamente incisiva, rodeada de aires que nos recuerdan la época de “Pain Killer” (1990) de Judas Priest.

ACCEPT 02Quizás la obra maestra dentro del disco es la que logra hacer correr por las venas de Wolf Hofmann un torrente del metal más clásico, y nos transporta a la era de “Metal Heart” (1985) y “Russian Roulette” (1986). Hay canciones que, apenas escucharlas, podemos imaginarlas siendo interpretadas sobre el escenario con la energía de estar en vivo; “From The Ashes We Rise” crea esta ilusión al ir de menos a más, lo que no acontece con “The Curse”. Esta última es más lenta y débil que las demás, baja un poco las revoluciones y da la impresión de ser un experimento salido del laboratorio Accept al mezclar riffs al estilo Manowar con el gran trabajo guitarrístico de Hoffmann. Los cinco guerreros se embarcan con furia en su propio viaje final con un destino desconocido, y así “Final Journey”, ubicada como último track de “Blind Rage”, ordena las cosas y cierra con la misma potencia e identidad con la que abren los fuegos.

Con esta versión 2014, confirmamos que Accept será siempre Accept; brillantes y majestuosamente metálicos. A treinta años de su debut, aún el combo alemán-americano demuestra que es uno de los pocos con la capacidad de dar una lección a muchas bandas de última generación. Cuatro décadas de historia no pasan en vano, y así, grupos como Accept forman parte del espíritu del heavy metal.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

The Fall Of Troy – “Mukiltearth”

Publicado

en

Mukiltearth

En la música, literalmente todo puede ser una influencia, ya sea para el concepto de un álbum o para una renovación en la dirección del sonido a materializar. Dentro de la evolución, el pasado también puede aportar algo en pos del aprendizaje y, en una especie de tributo a sus raíces, The Fall Of Troy, banda insigne en el desarrollo del math rock y el post hardcore desde inicios de la década anterior, lanza “Mukiltearth”, su sexto material larga duración, donde el espíritu de lo que dio forma inicialmente a la agrupación se encuentra presente en toda su extensión.

Un año antes del debut homónimo del trío de Mukilteo, “The Fall Of Troy” (2003), el proyecto liderado por el guitarrista fundador y vocalista Thomas Erak, The Thirty Years’ War, lanzaba “Martyrs Among The Casualties”, su único y último EP. Este trabajo funcionó como los cimientos del sonido de The Fall Of Troy y muchas otras bandas que se influenciaron por la mezcla de la catarsis del screamo y los arreglos orientados al jazz del math rock, y en “Mukiltearth” no sólo el nombre de la ciudad de origen de la banda se ve destacado como base de nacimiento del grupo, sino también que seis canciones del listado son regrabaciones de este EP de antaño.

Es así como esta colección de canciones tiene una evidente vibra de los años previos a The Fall Of Troy, con matices reconocibles dentro de las variantes ejecutadas por bandas como Dance Gavin Dance o Chiodos, y más de la oleada que explotó el post hardcore con quiebres más técnicos en su mezcla. Considerando el tiempo y la actual alineación conformada por Erak, el bajista y también vocalista Tim Ward, junto al baterista Andrew Forsman, las voces definitivamente se alejan de las versiones más viscerales de canciones como “A Tribute To Orville Wilcox” y “Chain Wallet, Nike Shoes”, y aún más evidente en una versión un tanto más accesible de “The Tears Of Green-Eyed Angels”, que sin la incendiaria interpretación original queda en un despliegue vertiginoso, y certero, por lo demás.

“Mirrors Are More Fun Than Television” cambia la tendencia al mostrar mucho más ímpetu en su ejecución, y aún con la bajada de intensidad hacia la mitad del track la emotividad concentrada resulta explosiva, al darse el quiebre después de un armado por capas en su rítmica. Para finalizar la revitalización del homenaje a sus raíces, The Fall Of Troy se mantiene firme durante “The Day The Strength Of Men Failed” y “Knife Fight At The Mormon Church”. Con notorios cambios en la claridad del sonido, la conducción de estos cortes desborda nostalgia y son excelentes ejemplos de patrones polirrítmicos en la batería y ejecución frenética en las cuerdas, propias del screamo de finales de la década del noventa.

Sin entregas originales desde “OK” (2016), “Counting Sheep” inicia el recorrido de la actualidad compositiva de The Fall Of Troy. Una inclemente carta que destaca de manera saludable la pericia de la agrupación, que también alterna –como parte de un sello indudable– vertiginosas estructuras y salvajes gritos, con gancheros versos junto a voces limpias, que ven en “Round House” un espacio ideal para brillar.

Cerrar “Mukiltearth” con la movida declaración llamada “We Are The Future” es muy acertada, tomando en cuenta que The Fall Of Troy es una banda influyente, pese al prolongado tiempo desde su anterior álbum. Habiendo tenido un tiempo en pausa a final de 2010, la identidad de la agrupación de Mukilteo se ha mantenido coherente durante su discografía. The Fall Of Troy concibe su último trabajo de estudio como un ejercicio de revisión a sus raíces, lamentablemente sin concretar algo más novedoso, pero dentro de los sonidos que dan la bienvenida a la experimentación y a desafiar límites. En el futuro todo puede suceder.


Artista: The Fall Of Troy

Disco: Mukiltearth

Duración: 39:22

Año: 2020

Sello: Independiente


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Mukiltearth Mukiltearth
DiscosHace 2 días

The Fall Of Troy – “Mukiltearth”

En la música, literalmente todo puede ser una influencia, ya sea para el concepto de un álbum o para una...

Ohms Ohms
DiscosHace 5 días

Deftones – “Ohms”

Se vale decir que lo de Deftones a estas alturas es una carrera sin altibajos. La extraña época del denominado...

Ultra Mono Ultra Mono
DiscosHace 6 días

IDLES – “Ultra Mono”

IDLES se demoró dos semanas en grabar su tercer álbum y más de cuatro meses en mezclarlo. En el tercer...

Down In The Weeds Where The World Once Was Down In The Weeds Where The World Once Was
DiscosHace 1 semana

Bright Eyes – “Down In The Weeds, Where The World Once Was”

Tras un receso de nueve años y con una serie de proyectos bajo el brazo, Conor Oberst ha reunido a...

Imploding The Mirage Imploding The Mirage
DiscosHace 1 semana

The Killers – “Imploding The Mirage”

En este año, tan complicado y sombrío, necesitamos ciertas cosas que nos suban el ánimo y nos hagan volver a...

Whole New Mess Whole New Mess
DiscosHace 2 semanas

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció...

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 3 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 3 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 4 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas