Conéctate a nuestras redes

Cine

Ya Te Extraño

Publicado

en

La situación profesional de Catherine Hardwicke es dispar: si bien, ampliamente aseguró su buen pasar, el de sus familiares y de los que vendrán gracias al mega exitazo de “Twilight” (2008), su prestigio como directora tocó fondo con la misma. Un bodrio cinematográfico adaptado de un bodrio literario, que hasta el mismo Pattinson quisiera borrar de su memoria, y que empañó el recuerdo del interesante debut de Hardwicke en la independiente “Thirteen” (2003). Definitivamente lo suyo va por un approach más intimista de las relaciones humanas.

MISS YOU ALREADY 01Amigas por siempre, Milly (Toni Collette) y Jess (Drew Barrymore) han estado juntas en todos los momentos importantes. Cuando ambas ya han hecho su vida con sus respectivos esposos y trabajos, el destino las golpea de la peor manera: Milly es diagnosticada de cáncer.

Es virtualmente imposible presenciar la temática del cáncer sin sentirse involucrado. Independiente del sentido del humor de la cinta, el tópico es demasiado potente por sí solo para no tocar alguna fibra y evocar el efecto lacrimógeno. El desafío, entonces, radica en cómo tratarlo para que el efecto en el público sea mérito de la producción en vez de una reacción automática. Embarcarse a la comedia dramática es una salida, que es la que escoge “Ya Te Extraño”, y que de novedoso no tiene mucho porque hace rato este género ha ganado terreno como la opción inteligente para tratar asuntos serios. El caso de “50/50” (2011) se viene a la mente, como antecedente en el árbol genealógico.

Collette se roba la película, y es que convengamos que una buena interpretación suya se da casi por defecto. Era, por lo tanto, una preocupación esencial la elección de un compañero de elenco que se desempeñara a su altura, de lo contrario sería insoslayablemente ensombrecido por la presencia escénica de la inglesa. La aliada en esta ocasión es Drew Barrymore, cuyo carisma, tan indispensable MISS YOU ALREADY 02para el triunfo de sus comedias románticas, aquí no le alcanza para componer una pareja acorde. Vendida como una película sobre dos amigas de relevancia equivalente, en realidad es sobre cómo Milly lidia con la enfermedad rodeada de sus seres queridos, entre los cuales sobresale el personaje de Barrymore.

Es Jess, entonces, un secundario importante en vez de la protagonista –lo que, sólo porque no cumple con la premisa original, responde a un elemento contraproducente–. Arranca, incluso, desde los ojos de Jess, introduciéndonos junto a ella en su amistad con Milly. Mas, una vez que la última nos es presentada, el foco sobre Jess se va diluyendo, tornándose más inestable todavía cuando se desencadena el conflicto. La balanza es injusta: una pareja que quiere quedar embarazada con cierta dificultad, pero que finalmente lo logra para efectos dramáticos (en estrictos términos de relato ficcional), no se compara con una mujer luchando contra el cáncer. Y ya que el film, con cierta inseguridad, intenta paralelar ambas tramas, pues cojea.

Si bien carece de brújula, “Ya Te Extraño” llega a puerto en términos de tacto y sensibilidad. Es, MISS YOU ALREADY 03esencialmente, una obra de momentos, de aquellos que exploran sentimientos y lazos en la adultez. Vista desde esa vereda, Hardwicke despliega un valorable esfuerzo por elaborar una fábula sobre esta mujer que de un día para otro se entera que su vida, y la de sus amados, será destruida por un inexplicable capricho del universo. No cuenta con el guión más acabado que hile una historia certera, pero ese vacío lo equilibra respetando el sentir de sus personajes.

La cinta es abierta en su apelación a la emotividad, lugar común que tampoco la arrastra al melodrama económico; es decir, agarra el tema más delicado, y aunque lo utiliza a su favor como elemento empatizante, tampoco forzosamente lo agranda. Sopesando, “Ya Te Extraño” es correcta y de intenciones nobles. Una cualidad diferenciadora, eso sí, se echa de menos. Ese peso específico que la habría hecho resaltar de una categoría donde la propuesta autoral tragicómica se volvió tendencia.

Por María José Álvarez

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Midway: Batalla en el Pacífico

Publicado

en

Midway

La Batalla de Midway en 1942 entre Japón y Estados Unidos fue un punto de inflexión en la Segunda Guerra Mundial, cuyas fuerzas se enfrentaron y demostraron el potencial militar con el que contaban, cambiando el curso que los enfrentamientos estaban teniendo hasta el momento. Aquella batalla sirvió como material de inspiración para la película “Midway” (1976) y nuevamente es retratada en pantalla en las manos de Roland Emmerich, quien está a cargo de una producción que rememora uno de los grandes momentos bélicos del siglo pasado.

“Midway: Batalla en el Pacífico” se ubica en 1942, justo en medio de la Segunda Guerra Mundial y seis meses después del ataque en Pearl Harbor a manos de la armada japonesa. Sus enemigos estadounidenses preparan un contraataque al ejercito japonés y una de las grandes batallas toma lugar en las Islas Midway, donde todo el poder militar estadounidense se pondrá a prueba para poder vencer a las fuerzas opuestas y darle un giro a la gran guerra.

Roland Emmerich es reconocido por su ostentación visual, donde el espectáculo de efectos especiales es el foco de atención y las grandes explosiones y batallas sirven como el adorno perfecto para, al mismo tiempo, complementar historias centradas en el heroísmo y el sacrificio por un bien mayor.

Después de “Independence Day: Resurgence” (2016), Emmerich se embarca en uno de sus proyectos de vida, queriendo rememorar y homenajear a quienes formaron parte de una de las batallas más importantes en las que Estados Unidos fue parte en el contexto de la Segunda Guerra Mundial. El heroísmo y la abnegación son el pilar fundamental en la manera en que los protagonistas de esta historia son retratados, siendo ellos quienes conectan el monumental enfrentamiento y el drama humano detrás de la destrucción de portaaviones y cruceros.

Considerando las posibilidades visuales con las que se cuentan para representar este evento histórico, esta superproducción aprovecha con creces cada una de esas herramientas, reproduciendo la batalla aérea y naval de manera épica, y cumpliendo con el nivel grandilocuente de Emmerich. Aquellas escenas bélicas –apoyadas fundamentalmente por efectos digitales– constituyen la gran fortaleza de una cinta que pretende alcanzar más allá de lo que realmente logra. Por lo tanto, y desde un comienzo, estas secuencias harán de “Midway: Batalla en el Pacífico” una película que se basa más en la forma que en el fondo.

Sin embargo, el principal problema recae en el ensamblaje de estas secuencias de batalla con otras de un tono mucho más íntimo, donde el drama personal de algunos de los personajes sale a flote en medio de una guerra externa. Estos momentos, cuya naturalidad se pierde en diálogos flojos y forzados, aflojan la gran historia que se está tejiendo en el campo de batalla, produciendo una disonancia entre la ostentosidad de efectos visuales y hazañas heroicas, y la sencillez de acciones puestas a la fuerza para abarcar cada rincón que esconde un evento histórico. Queda en evidencia la desconexión que existe al momento de entrelazar y dar como resultado final un relato que pretende profundizar, no obstante, se queda en la superficie como si no supiera cómo avanzar.

“Midway: Batalla en el Pacífico” cuenta con el potencial y las características necesarias para poder convertirse en una producción que quiere mezclar secuencias épicas y el drama humano detrás de las grandes batallas. Sin embargo, falla al no poder lograr juntar ambas visiones de una manera coherente y natural, no alcanzando a abarcar en profundidad uno de sus objetivos, dejando que el espectáculo se apodere de la pantalla y resultando en una cinta atractiva de ver, pero carente de sustancia.


Título Original: Midway

Director: Roland Emmerich

Duración: 138 minutos

Año: 2019

Reparto: Ed Skrein, Woody Harrelson, Patrick Wilson, Luke Evans, Aaron Eckhart, Nick Jonas, Mandy Moore, Dennis Quaid, Darren Criss, Luke Kleintank, Alexander Ludwig, Mark Rolston


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 1 semana

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 1 semana

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas