Conéctate a nuestras redes

Cine

X-Men: Días del Futuro Pasado

Publicado

en

La franquicia de X-Men tiene muchos más méritos de lo que el grueso de la gente quiere reconocer, pero sería poco astuto no conceder que la saga quedó a mal traer luego de “X-Men: The Last Stand” (2006) y “X-Men Origins: Wolverine” (2009). Sin embargo, donde las dudas están bastante despejadas, es en cuanto a que esta serie de películas no tardó mucho en  volver a revitalizarse, con una cinta que proponía contar el origen de la relación de Charles Xavier y Erik Lehnsherr, “X-Men: First Class” (2011). Toda una inyección de frescura que fue sucedida por “The Wolverine” (2013), un filme para nada despreciable, pero cuyo mayor interés residía en su escena post-créditos, que sirve de puente con la presente “X-Men: Días del Futuro Pasado”.

X-MEN DAYS OF FUTURE PAST 01En el año 2023 los mutantes se encuentran al borde de la extinción por su cruenta guerra contra los Centinelas, unos robots gigantes creados por la humanidad para acabar con ellos. En Malasia el Profesor X (Patrick Stewart) y Magneto (Ian McKellen) le revelan al pequeño grupo que lideran que hay esperanza: ese catastrófico futuro podría abortarse en caso de que un vital acontecimiento en 1973 no se produjese. Gracias a los poderes de Kitty Pride (Ellen Page), Wolverine (Hugh Jackman) será  enviado al pasado, con la misión de encontrar a las versiones jóvenes de los líderes de los mutantes (James McAvoy y Michael Fassbender) y convencerlos de que sólo unidos pueden impedir la desaparición de su especie, que sólo así podrán revertir el curso de la historia.

¿Cómo levantar el interés por una saga que nunca ha estado entre las preferidas de la galería? Fácil, dando un golpe a la cátedra, haciendo algo inédito en el cine de superhéroes: jugar con el viejo e irresistible recurso del viaje en el tiempo. En vez de perseguir la senda fácil de dar inmediata continuidad a los hechos de  “X-Men: First Class”, formula un planteamiento a todas luces osado. Al introducirse en esas tierras, la cinta tiene una primera parte de énfasis bastante explicativo, que sirve para situar al espectador y resolver cabos sueltos, para a continuación meterse de lleno en el despliegue de una trama dotada por recursos exquisitos. Asimismo, los personajes se retratan con calma y adquieren tonalidades que los hacen aún más dinámicos que en la predecesora.

X-MEN DAYS OF FUTURE PAST 02Si bien la de Wolverine es una carrera contra el tiempo, el filme jamás cae en un ritmo atropellador, por el contrario, lo suyo es de una narración de enorme prolijidad. Bryan Singer parece haber recordado que la diversión no es nada sino va de la mano con un cuidado del argumento y los personajes. En consecuencia, la espectacularidad jamás se sale de control, porque detrás hay un director que cree firmemente que el nervio y la emoción deben provenir de las mismas complejidades de la trama. Eso lleva a que incluso la secuencia de mayor asombro esté plenamente justificada. Por lo mismo, la película comparte con “Godzilla” (2014) la virtud de ser un blockbuster orquestado con madurez y sin concesiones facilistas.

Debido al mismo realce otorgado a la construcción del argumento, es que está tan presente el vínculo con la historia. Si en “X-Men: First Class” se hacía el enlace con la crisis de los misiles en Cuba, aquí esa apuesta se ve duplicada e inundada de sentido, sacando provecho de un álgido período de la historia mundial como lo fue la Guerra Fría, provocando la sensación de que nunca una historia de superhéroes se sintió tan real como esta (siendo ineludible la referencia a “Watchmen” de 2009).

X-MEN DAYS OF FUTURE PAST 03La cinta cumple con holgura en otro apartado: fundir los estilos impuestos a lo largo de las películas anteriores. Si bien, al menos en este plano, Singer decide persistir en lo que hizo Matthew Vaughn en “X-Men: First Class”, con una puesta en escena más dada a replicar la forma del comic, toma algo del brillante y más clásico estilo de las dos primeras que justamente dirigió él, “X-Men” (2000) y “X-Men 2” (2003). Mientras que deja completamente de lado lo que hizo Brett Ratner en “X-Men: The Last Stand”, más próximo al espectáculo desbordado y vulgar, y lo realizado en los dos filmes centrados en Wolverine.

Acaso lo mejor que le pudo haber pasado a la saga es que retornara a la silla de director Bryan Singer, quien abandonó la franquicia por largarse a hacer su muy personal versión del Hombre de Acero en “Superman Returns” (2006), y posteriormente no pudo volver en “X-Men: First Class” por estar comprometido con la producción de la flojísima “Jack The Giant Slayer” (2013). A medida que la cinta se acerca a su fin y no para de encadenar acierto tras acierto, queda claro que fue una lástima que Singer tardara tanto en volver, y que sólo un director que conoce tan bien la saga podía despacharse una película como esta. Hay cariño por estos personajes, un afecto por este universo, un conocimiento de lo que puede funcionar y qué no. A su mando, inclusive, el  reparto completo crece y se erige como uno de los baluartes del filme. No hay conformidad con quedarse en la simple X-MEN DAYS OF FUTURE PAST 04impresión inicial de ver reunidos a gran parte de los actores que han pasado por la franquicia, sino que mantienen la admiración a tope por su solidísimo desempeño.

Por incorporar los saltos temporales en su narración y enlazar su trama con hitos de la segunda mitad del siglo XX, esta es, indudablemente, una de las cintas más ambiciosas de superhéroes, a la altura de la pletórica reunión de “The Avengers” (2012) y la densidad del Batman de Nolan. Se atreve con un recurso inaudito y el resultado es prodigioso, lo que sumado a un desarrollo certero de personajes y una tensión amplificada, da origen a una película magnífica, probablemente la mejor de los Hombres X. A un paso tranquilo, sin hacer mucho escándalo, los X-Men se han ganado el derecho a ser la saga de superhéroes más estimulante de la actualidad.

Por Gonzalo Valdivia

Publicidad
3 Comentarios

3 Comments

  1. Yozopio

    25-May-2014 en 5:41 pm

    Película larga y floja, muchas vueltas en dar explicaciones y forzado el intento de los cameos de mutantes que poco aportan…Para mi los centinelas no lograron crear la tensión que esperaba y Wolverine con garras de hueso en el año equivocado…pppffff una pena…Quicksilver muy bien.

  2. Seba.

    25-May-2014 en 10:51 pm

    Jajajaja, ve a ver spider-man mejor compadre… es para adolescentes, todo fácil.

  3. Fantomas

    26-May-2014 en 11:16 am

    Excelente pelicula, un elenco de puros nominados o ganadores a Oscar y Emmy, realmente un lujo: Berry, Jackman, Fassbender, McAvoy, Dinklage, etc…
    Totalmente de acuerdo con que la vuelta de Synger es un acierto, eran y el gran Matthew Vaughn son los unicos que han dado en el clavo con la saga de los hombres X, gran narracion que le hace justicia a la riqueza de personajes memorables que tiene esta serie, que para mi es lejos la mejor de Marvel, ya que mi corazon esta con DC y el hombre murcielago, Synger una vez mas hace una gran pelicula, ademas de una gran pelicula de superheroes…esta dentro de mis favoritas, quizas la mejor..no lo se, pero Xmen 2, Xmen First Class, Xmen y esta ultima son realmente excelentes peliculas para los amantes de esta gran saga de comics.

Responder

Artículos Cine

Star Wars y el auge de los efectos visuales

Publicado

en

Star Wars

Desde prácticamente siempre, ha existido un odio irracional hacia las precuelas de Star Wars, aquella trilogía de películas que estrenada entre 1999 y 2005 que prometía conectar todos los hilos en torno a la historia que George Lucas iniciara en 1977. Amparado bajo una segunda explosión de popularidad de la saga, el director comenzó a principios de la década del 90 lo que sería la concepción de una idea que ya tenía cuando trabajaba “El Imperio Contraataca”, y que, según sus propias declaraciones en múltiples ocasiones, no le era posible filmar debido a las limitancias tecnológicas propias de la época. Así, el desarrollo del CGI hizo que Lucas pudiera adentrarse en la realización de una nueva trilogía, donde, más allá de su cuestionado argumento e innecesaria creación de fallas argumentales para la saga original, terminó por transformarse en una revolución gracias al elemento que fue más destacado por la crítica: los efectos especiales.

Fue en 1997 cuando comenzó el rodaje de “La Amenaza Fantasma” (1999) y, aunque se mantuvieron algunos elementos como la marioneta de Yoda y una utilización de escenarios reales con un cuidado diseño de producción, la transición se fue desarrollando de manera natural a lo que terminaría siendo “El Ataque de los Clones” (2002) y “La Venganza de los Sith” (2005), donde el uso de fondo verde fue más prominente que en ocasiones anteriores. Como dato curioso, y para reforzar la idea de que la animación digital fue el elemento principal de estas cintas, es sabido que no se construyó ni una sola armadura de trooper durante las tres películas, con dichos modelos siendo todos creados por computadora. A pesar de que el uso de CGI ya se había presenciado en otras películas previas –probablemente “Jurassic Park” (1993) siendo el caso más reconocido–, su utilización dentro de la producción de Star Wars significó todo un precedente, gracias a un innovador software donde se crearían los efectos visuales, al punto de que en la primera cinta existe una sola secuencia que no contiene efectos digitales.

A veinte años de su estreno, los efectos visuales en el cine son cosa de cada día, con prácticamente la totalidad de las cintas más taquilleras utilizándolo en su mayoría, lo que en un espectro más crítico ha terminado por omitir en el espectador el deseo de intentar diferenciar qué es real y qué no al momento de mirar una película. Asimismo, los directores actualmente pueden gozar de la misma libertad que Lucas describió a la hora de realizar las precuelas, pudiendo crear un guion a su antojo sin preocuparse de restricciones en torno a la producción, el desarrollo de personajes y, sobre todo, la creación de mundos y criaturas tan fantásticas como se ha caracterizado la saga desde sus orígenes. Todo lo anterior permitió también una reducción en los tiempos de rodaje, comenzándose a producir blockbusters en masa gracias a la implementación de la fotografía digital, y el uso de cámaras digitales que permiten grabar sin la necesidad de revelar el celuloide, pudiendo así montar y modificar escenas de una manera mucho más rápida.

Ya con la trilogía original Lucas había innovado en una serie de técnicas cinematográficas que eran prácticamente desconocidas para la época, pero todo ese trabajo fue opacado en cierta forma gracias al abrumador éxito que la saga tuvo más allá de la pantalla, transformándose en un icono de la cultura pop gracias a la explosiva venta de juguetes y una creciente popularidad que nunca decayó en el período de 1977 a 1983. Y es así como las tecnologías fueron evolucionando en pos de una saga que desde sus orígenes buscó una forma de deslumbrar y crear experiencias nunca vistas, algo que sin duda se logró con todos los contratiempos que pueda significar. Pasar de un aproximado de 365 tomas con efectos visuales en la primera cinta de 1977 a las más de 2200 que tiene la última de la era Lucas en 2005, habla de una necesidad de incorporar la tecnología con el fin de contar historias, derribando límites y permitiendo que la creatividad e imaginación de los realizadores pueda verse reflejada en la gran pantalla.

Hoy en día, con una nueva trilogía que llegará a su fin este 19 de diciembre, se puede ver como las técnicas de las otras seis entregas se van complementando para darle un romanticismo a la producción, omitiendo de plano un uso totalmente digital para seguir incluyendo animatronics, marionetas, maquillaje y otras técnicas de producción. Sin embargo, es imposible no reconocer el trabajo e influencia de George Lucas en el desarrollo del cine de fantasía como lo conocemos hoy en día y, más allá de cualquier falencia narrativa que haya cometido en sus cuestionadas precuelas, el cine y la tecnología comenzaron una relación que ha beneficiado tanto lucrativa como creativamente a la industria.

  • Star Wars: El Ascenso de Skywalker” se estrena el próximo 19 de diciembre. Preventa AQUÍ.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 semanas

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 semanas

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 4 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 4 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 4 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 4 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: