Conéctate a nuestras redes

Cine

Winter, el Delfín 2

Publicado

en

En el año 2005, y sumando un caso más de maltrato animal –directo o por omisión- a la tendencia globalizada, se publicó una noticia que después causaría un inusitado impacto: una delfín nariz de botella había quedado atrapada en las redes que los barcos pesqueros utilizan para capturar cangrejos cerca de las comisuras del Golfo de México. Gracias a su rescate y a los cuidados que recibió en el Clearwater Marine Aquarium (CMA), una institución sin fines de lucro que recibe a animales en riesgo y que tiene una permanente exhibición, Winter –como fue bautizada- pudo recuperarse satisfactoriamente, no sin antes serle amputada su cola y removidas dos de sus vértebras. Su historia quedó registrada en la película de 2011, “Dolphin Tale”, que aparte de significar grandes ganancias en términos de recaudación para sus realizadores, también se transformó en un efectivo puente entre la ficción y la realidad, este último lugar en el que representa fuente de inspiración para miles de personas que visitan periódicamente el CMA. En esta segunda entrega, la historia queda sujeta a la demostración de amistad por sobre el ánimo de superación que tuvo lugar en la primera instancia.

DOLPHIN TALE 2 01Pasados tres años desde que Sawyer (Nathan Gamble) encontrase a Winter varada en la orilla de una playa para ser posteriormente curada en su totalidad, hoy la delfín se encuentra triste luego de que Panamá, su compañera de cautiverio en el CMA, muriera por su avanzada edad. Por sus condiciones de salud, Winter jamás podrá ser liberada en el océano, y como los delfines son animales que necesitan la compañía de sus pares, será necesario encontrarle pronto una compañera para que no se deban tomar otras medidas más drásticas. Sawyer, el doctor Clay Haskett (Harry Connick Jr.) y su hija Hazel (Cozi Zuehlsdorff), quienes son los más cercanos a Winter, lo saben perfectamente, por lo tanto deberán hacer todo lo que esté a su alcance, e incluso más, para garantizar la seguridad y bienestar de la delfín.

Se puede convenir que el sentimiento generalizado que despierta una película que tiene por objetivo primario disponer de una historia que se sabe aleccionadora, y que en función de aquello, se encarga de situar los hechos reales siempre por delante de lo que se está retratando, no es otro que el de receptividad hacia el trabajo honesto. Cuando la primera parte de “Winter, El Delfín 2” –que en rigor es la delfín- hizo su estreno, las expectativas quedaron ampliamente superadas por la respuesta del público, algo que sirvió como aliciente para una segunda parte, que si bien en teoría se continúa estableciendo con todas las virtudes de una cinta bien intencionada, esta vez el relato no logra dar con el ancho que la primera parte cubrió con holgura. En esta secuela la narración está determinada por recursos demasiado facilistas; la inclusión de conflictos paralelos, como el desliz de un dilema DOLPHIN TALE 2 02amoroso, reflejado en los sentimientos que comienza a desarrollar Hazel por Sawyer (con sorprendentes cambios físicos desde 2011), así también como el devenir profesional de este último, no convencen en absoluto, quedando en la vereda de la semblanza torpe y mediocre, puestos en lo que se puede inferir como un intento de reblandecer un relato que en el papel podría resultar agotador en esta pasada.

Complementando lo anterior, la película fija sus falencias en la excesiva reutilización de los recursos que tienen espacio en una primera parte, por consecuencia es comprensible que a este título se le pueda achacar el mote de repetitivo y cansador. La línea que sigue el filme propone que, idealmente, al menos se conozca la historia detrás del actual lanzamiento; una jugada inteligente tomando en cuenta que, gracias al camino allanado por la cinta interior, esta parte no termine de naufragar por completo. Quizás se pudo tomar como referencia lo que pasó con la historia de Terry Fox, un atleta discapacitado cuya biografía, amén de la superación, sirve para el quehacer de dos películas que trabajan al alero de los mismos motivos –“The Terry Fox Story” (1983) y “Terry” (2005)-,  siendo ambas igualmente correctas.

Es necesario establecer que una película como “Winter, el Delfín 2”, como su antecesora, trascienden al cada vez más ultrajado cartel que reza basado en hechos reales. Los créditos que una sentencia como aquella pueden entregar a una cinta random, aquí se muestran inherentes al relato, por lo tanto cada movimiento se percibe con una honestidad abiertamente encomiable, indistintamente que algunos detalles hayan sido omitidos o cambiados de la realidad. Lo que aquí se expone puede tener DOLPHIN TALE 2 03el mismo resultado en el opuesto con trabajos como “The Cove” (2009), que a través de la brutalidad más sincera de sus imágenes, puede remecer los esquemas de cualquiera. En ese contexto, la primera parte de la historia de Winter funciona de manera perfecta, otorgando la posibilidad de hacer pasar un buen rato al adulto y sembrando la génesis de una idea en los más pequeños, que en escenarios ideales, puede convertirse en un recto principio.

Lamentablemente en “Winter, el Delfín 2” la fórmula no termina por arrojar buenos resultados en la forma como se lleva la historia, y todo lo que en una primera entrega sigue un curso natural, acá se termina desvaneciendo en lagunas de cursilería que son difíciles y, por momentos, desagradables de seguir, estando la disposición para hacerlo.

Por Pablo Moya

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Milagro en la Celda 7

Publicado

en

Milagro en la Celda 7

Los lazos familiares y los obstáculos que estos deben sortear para mantenerse firmes, es un tema recurrente en producciones que tienen como principal objetivo conectar emocionalmente con la audiencia, generando un vínculo que apele a las sensibilidades del espectador. Sin embargo, aquel objetivo no es fácil de alcanzar si no se cuenta con personajes que logren representar con honestidad las complejidades de las relaciones familiares.

“Milagro en la Celda 7” es el remake turco de “7-Beon-Bang-Ui Seon-Mul”, una cinta surcoreana estrenada con gran éxito en el año 2013. La historia se centra en la vida de Memo (Aras Bulut Iynemli), un hombre con discapacidad intelectual, y su hija Ova (Nisa Sofiya Aksongur), quienes ven cómo su apacible vida cambia cuando él es acusado de asesinar a una niña y, teniendo todo en contra, deberá demostrar su inocencia.

La primera y principal característica que resalta en “Milagro en la Celda 7” es la entrañable relación entre padre e hija, siendo cada una de sus interacciones el corazón de una historia que no pretende ser más de lo que está relatando en pantalla. En ambos se puede ver el compromiso que existe hacia el bienestar del otro y lo que están dispuestos a sacrificar (dentro de sus posibilidades) para poder estar juntos. El fuerte vínculo que los une es el motor que los mantiene firmes una vez que deben estar separados, y es así cómo el relato hace lo posible para poder resaltar aquellos momentos.

Para alcanzar tal objetivo y que resulte con naturalidad, la actuación de ambos actores interpretando a sus protagonistas logra la complicidad necesaria para hacer de su relación un vinculo creíble y capaz de enternecer la mirada de la audiencia. La dinámica de ambos juega a favor cuando quieren mostrar con total espontaneidad la relación que se ha construido, pero, además, en el momento en el que se ven distanciados, cada uno logra destacar en el entorno en el que se ven expuestos. De esta forma, logran crear personajes verosímiles y capaces de trascender a la historia en la que se ven insertos.

Por otra parte, la cinta es lo suficientemente honesta consigo misma al momento de plantear sus objetivos y lo que quiere generar en el espectador. Por lo tanto, utilizará todos los recursos necesarios para encausar y mantener el relato en el drama y, aunque a veces existen momentos de respiro para sus protagonistas, estos vuelven rápidamente a sumergirse en obstáculos que pretenden impedir esos momentos de calma. En ese sentido, su construcción narrativa está apuntando constantemente en enfatizar las dificultades que les ha tocado atravesar, donde la compasión y la empatía se vuelven esenciales para acompañarlos.

Utilizando recursos que a ratos podrían parecer insistentes, su relato se arma con el propósito de conmover a quien está viendo una cinta que no niega de su melodrama. Y aunque las técnicas utilizadas empujan con fuerza hacia las lágrimas, la sinceridad con la que se sostiene pide que esos elementos sean aceptados como las piezas que le dan el corazón a su narración.

Considerando que dicho melodrama permea cada rincón de la película, esta característica se acentúa no tan sólo con su guion, sino que también a través del montaje y la música, características que podrían poner en riesgo la complicidad con la que se ha trabajado la relación entre el relato y el espectador. Sin embargo, dichos elementos están incluidos para empujar la aflicción y lograr su principal finalidad: conmover a su público.

Con todo a su favor para lograr su propósito, “Milagro en la Celda 7” no es más que lo que promete ser: un drama familiar con los elementos necesarios para encontrar conflicto en cada paso que dan sus protagonistas. De esta forma, logra transformarse en una cinta honesta y directa cuando empieza a encausar su estructura y, a pesar de casi transitar en la desdicha, es capaz de entregar momentos de calidez apoyándose en la sencillez e ingenuidad de sus protagonistas.


Título Original: Yedinci Kogustaki Mucize

Director: Mehmet Ada Öztekin

Duración: 132 minutos

Año: 2019

Reparto: Aras Bulut Iynemli, Nisa Sofiya Aksongur, Deniz Baysal, Celile Toyon Uysal, Ilker Aksum, Mesut Akusta, Yurdaer Okur, Sarp Akkaya, Yildiray Sahinler, Deniz Celiloglu


Seguir Leyendo

Podcast HN Cine

Publicidad

Podcast HN Música

Facebook

Discos

Aló! Aló!
DiscosHace 1 día

Pedropiedra – “Aló!”

Hay artistas que no tienen miedo cuando se trata de hacer música que no responde a las expectativas ni al...

Ordinary Man Ordinary Man
DiscosHace 3 días

Ozzy Osbourne – “Ordinary Man”

Una de las fórmulas históricamente exitosas en el mundo del rock es intentar romper algún paradigma. Golpear desde la apuesta...

F8 F8
DiscosHace 1 semana

Five Finger Death Punch – “F8”

Es curioso lo que ocurre con Five Finger Death Punch: en Estados Unidos y en Europa son, acaso, la banda...

Miss Anthropocene Miss Anthropocene
DiscosHace 1 semana

Grimes – “Miss Anthropocene”

No hay dudas de que Grimes se compromete totalmente con los conceptos que su mente imagina. Con sorpresa recibieron muchos...

Cuauhtémoc Cuauhtémoc
DiscosHace 1 semana

Niños Del Cerro – “Cuauhtémoc”

Latinoamérica es un continente de elementos comunes. No sólo compartimos un idioma o un espacio geográfico, sino que nuestras historias...

Splid Splid
DiscosHace 2 semanas

Kvelertak – “Splid”

Se dice que para los gustos no hay nada escrito. Llevado al aspecto musical, recorrer un camino de experimentación a...

color theory color theory
DiscosHace 2 semanas

Soccer Mommy – “color theory”

Dos años después del álbum que la puso al frente de la nueva generación de cantautoras del indie, “Clean” (2018),...

The Fallen Crimson The Fallen Crimson
DiscosHace 2 semanas

Envy – “The Fallen Crimson”

¿Puede una banda tener un espacio trascendental, aun cuando se mantiene en el underground? ¿Incluso cuando la ausencia se explaya?...

Perdida Perdida
DiscosHace 3 semanas

Stone Temple Pilots – “Perdida”

Han transcurrido tres décadas desde que Stone Temple Pilots fuera parte de los grandes del grunge, tiempo esplendoroso que, años...

The Slow Rush The Slow Rush
DiscosHace 3 semanas

Tame Impala – “The Slow Rush”

El tiempo ha sido siempre un enigma en sí mismo para el ser humano. A veces, pareciera que pasa de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas