Conéctate a nuestras redes

Cine

Vicio Propio

Publicado

en

Tras casi dos décadas de trabajo, el lugar de Paul Thomas Anderson en el panteón cinéfilo donde se ubica a los maestros contemporáneos, es difícil de cuestionar. Sus estrenos suelen ser esperados con ansias por la garantizada calidad de las obras que produce, pero también con el interés de descubrir qué camino se adentrará a explorar un realizador que ha demostrado que, el mayor hilo que une las cintas en su filmografía, es la ambición con las que las aborda y la escala que con ellas alcanza, abarcando distintos temas y géneros, centrándose a veces en un protagonista definido y otras en grandes elencos, adaptando o escribiendo obras originales, pero siempre detrás de algún interés que nos motiva a seguirlo. Aquí el desafío es “Vicio Propio”, basada en el libro del legendario y misterioso autor norteamericano Thomas Pynchon, quien, conocido por sus novelas densas, nunca antes había permitido una adaptación cinematográfica de su trabajo.

INHERENT VICE 04Son los 70 y California está sumida en la somnolencia de un verano tomado por los hippies. Larry “Doc” Sportello (Joaquín Phoenix) es un investigador privado constantemente drogado y confundido, que una noche es visitado por su ex Shasta Fay Hepworth (Katherine Waterson), quien le pide ayuda para resolver un aprieto en el que está metida con su pareja actual, un magnate de los bienes raíces, la esposa de él y el novio de ella. Naturalmente, la situación que le presenta es sólo la punta del iceberg y ella desaparece a medida que comienzan a multiplicarse los personajes involucrados en un caso que rápidamente empieza a dar giros y a apuntar a distintas direcciones, y que va sumiendo a Doc en algo más oscuro y peligroso de lo pensado originalmente.

Tras su estreno, y probablemente influenciados por la novela que sirve de base, se le tildó a la cinta de compleja y difícil de seguir, pero estas acusaciones no debieran ser preocupantes. La película puede requerir la atención sostenida del espectador –después de todo, su estructura básicamente consiste en la acumulación sucesiva y creciente de información respectiva al caso-, pero no termina siendo intrincada o inaccesible. La duración puede ser un punto de rechazo más válido: casi dos horas y media de conversaciones podrían resultar agotadoras, pero Anderson se toma su tiempo con cada personaje que Sportello se topa, dándole a la gran mayoría de ellos su momento para destacar. Un recurso recurrente que utiliza es el de presentar a los personajes satelitales en largos planos ininterrumpidos con un lento travelling que nos acerca a ellos. Es una forma de mostrar con simpleza quiénes son los demás involucrados en la historia, cuál es su relación con el protagonista y qué es lo que pueden aportar al caso mientras el rápido y ocurrente diálogo tiene lugar.

INHERENT VICE 02Y dichas conversaciones son una gran plataforma para regodearse del nivel del elenco que aquí ha juntado el director. Es desde “Magnolia” (1999) que Anderson no trabajaba con un reparto de este tamaño y estatus, y es que, aunque el personaje de Phoenix sea el claro protagonista, los secundarios son fundamentales para mantener la película a flote, aportando el humor y complejizándola paso a paso. Katherine Waterson es todo lo atractiva y enigmática que Shasta Fay necesita ser, para que comprendamos por qué es capaz de poner en marcha todo el embrollo en que terminamos metidos, y Josh Brolin se roba cada escena como el agresivo “Bigfoot” Bjornsen, un policía obligado a cooperar con Sportello a pesar de un desdén hacia su estilo de vida liberal que no se esfuerza por ocultar. Joanna Newsom es Sortilège, una etérea presencia incondicional que se asoma de vez en cuando, y que sirve como narradora de la película entera. Este es un agregado interesante y una de las mayores fuentes de un humor que no parece deliberado: los pasajes que relata su narradora sirven para explicar detalles del pasado y completar información que alguna escena no entregue por completo, pero están decorados por la subjetividad de una hippie impresionable y con afinidad por lo astrológico y metafórico, dotando a escenas más serias y sombrías de una bienvenida ironía.

La película es, primero que nada, una historia de crimen y detectives, pero está consumida por un humor absurdo que la hace sentirse particular en la forma en que mezcla estilos y géneros. Es, simultáneamente, la comedia stoner de un investigador privado que a duras penas puede abrir los ojos para enfocarse en el caso que tiene delante, un misterio noir de clase B y un drama maduro con el peso y la solemnidad que Anderson suele imprimirle a su trabajo. Es forma más que fondo, pero INHERENT VICE 03aunque se intuya que no hay mayor profundidad en lo que se presenta, es un gran ejercicio estilístico: bellas secuencias melancólicas en los que el protagonista recuerda su relación con la desaparecida, se mezclan con simples gags sexuales en un acabado sorprendentemente coherente, que demuestra la intención de un realizador que prefiere no ceñirse a un único tono, sino testear los límites que estos presentan y a los que estamos acostumbrados.

Es una película que seguramente se beneficiará de visionados posteriores, y cuyo estado como filme de culto se puede empezar a oler desde su mero estreno. Es un destino similar al que muchos predijeron para la última obra de Anderson, “The Master” (2013), aunque por razones muy distintas. Donde aquella despertó curiosidad por ser inescrutable, “Vicio Propio” lo hace por ser simplemente peculiar. Por ser distinta, tanto a las demás entradas en la filmografía de Anderson como a lo que se puede ver en cartelera estos días, al mismo tiempo que es quizás una mezcolanza de las más clásicas convenciones de distintos géneros. Por hallar originalidad en lo reciclado y por ser su propia clase de animal: serio, cómico, ridículo, absurdo, bizarro, frustrante y brillante, y por dejarnos –como era de esperar- pendientes de lo que el director nos tendrá para ofrecer la próxima vez.

Por Ignacio Goldaracena

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Contra Lo Imposible

Publicado

en

Contra Lo Imposible

Plasmar cinematográficamente acontecimientos relacionados con el deporte implica trazar una línea, aludiendo al proceso detrás de la preparación antes de enfrentarse a un gran evento, con los conflictos situados entre medio configurando la trayectoria de quienes protagonizan grandes hazañas deportivas. Una de las carreras de automovilismo más prestigiosas sirve como el escenario perfecto para situar fuerzas opuestas en medio de un conflicto de intereses donde las destrezas, el compañerismo y la determinación serán fundamentales para alcanzar el éxito. Dos años después de su exitosa “Logan”, James Mangold dirige una historia inspirada en hechos reales y que tiene al centro a dos de las grandes compañías de automóviles del mundo: Ford y Ferrari.

“Contra Lo Imposible” se centra en el visionario diseñador de autos Carroll Shelby (Matt Damon) y el corredor Ken Miles (Christian Bale). Ambos estarán encargados de diseñar y construir un auto de carreras para la compañía Ford, el que debe ser capaz de vencer a su oponente más poderoso en manos de Enzo Ferrari (Remo Girone). Juntos deberán luchar contra los intereses corporativos para, al mismo tiempo, alcanzar sus victorias personales.

La cinta aprovecha desde su inicio el concepto en el que se encuentra inmersa, pues las carreras de autos son su principal motor, y estas son representadas con una mirada intuitiva, capaz de exhibir con agilidad cada momento y componente de una carrera automovilística. Y considerando su extensión, alcanzando las dos horas y treinta minutos, el ritmo agitado se vuelve esencial para conducir un relato que realmente profundiza en su principal temática.

Las decisiones de encuadres y montaje ayudan a edificar una historia que arranca tal como lo hace un auto de carrera y debe avanzar poniendo especial atención a las curvas con las que se encuentra. Y es ahí donde las pausas son necesarias para así poder evidenciar el entramado que se teje al interior de la compañía Ford y, a la vez, aprovechando de adentrarse en la vida personal del corredor que estará a cargo de conducir el moderno automóvil.

Para poder construir una historia que intenta alcanzar un nivel épico dentro de su contexto, esta es divida en dos trayectos que avanzan a la vez y que juntan su camino en la carrera de Las 24 Horas de Le Mans. Por una parte, la compañía Ford y su lucha por competir con las grandes entidades del mundo automotriz, es el centro y detonador que empujará a sus protagonistas a enfrentarse a grandes obstáculos para alcanzar el principal objetivo. La compañía es a la vez representada como quienes instalan los inconvenientes corporativos, donde los intereses monetarios preponderan frente a la pasión que significa para los protagonistas el poder diseñar el revolucionario nuevo modelo.

Por otra parte, el encargado de conducir el nuevo automóvil es el obstinado Ken Miles, el que simboliza un espíritu agitador y con el objetivo de alterar la firmeza de la compañía. Junto a su carácter testarudo y poco apacible, Ken es el personaje que más cambios sufre a través del relato, siendo capaz de transformar su razonamiento, pero gracias a quienes lo rodean, su esposa e hijo. Sin embargo, su camino no podría completarse sin el apoyo de su amigo y socio en este negocio, Caroll Shelby. La relación de ambos es la manifestación del compañerismo y el cariño fraternal; en ellos está puesta la cuota necesaria de idealismo, la que los ayudará a continuar adelante, pese a las adversidades.

James Mangold logra crear un drama deportivo complejo y con las características de un cine algo más clásico, rememorando a producciones hollywoodenses de antaño, pero con la apariencia física de una obra moderna que cuida su tratamiento. “Contra Lo Imposible” alcanza un nivel satisfactorio, donde el mundo que retrata queda plasmado con total firmeza y es coherente con sí misma hasta el final.


Título Original: Ford v Ferrari

Director: James Mangold

Duración: 152 minutos

Año: 2019

Reparto: Matt Damon, Christian Bale, Jon Bernthal, Caitriona Balfe, Noah Jupe, Josh Lucas, Tracy Letts, JJ Feild, Ray McKinnon, Rudolf Martin, Ward Horton, Bridie Latona, Lachlan Buchanan


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 5 días

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 5 días

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas