Conéctate a nuestras redes

Artículos Cine

Viajes en el Tiempo: La Esencia del Cine

Publicado

en

Los seres humanos nacemos, sorteamos una existencia y morimos. Nada ni nadie puede escapar de esta obvia verdad, de la que surge otra conclusión igual de evidente: ocupamos un espacio temporal definido, desde que tomamos conciencia del mundo hasta que fallecemos. No podemos hacer nada fuera de ese tiempo y tampoco podemos conocer –por experiencia propia- nada fuera de esa línea. Siendo estrictos, no podemos conocer el pasado, porque nos llega de rebote (la historia es un relato, y la memoria también, pero esto último sería hilar demasiado fino); ni el futuro, porque todavía no ha sucedido. Por eso el hombre se ha obsesionado con la idea de visitar, tal como lo hace con lugares en la Tierra (y el espacio exterior), lo que fue y lo que será.

El viaje en el tiempo surge como la respuesta a ese anhelo “imposible” de realizar. Las comillas son intencionales: pese a que la ciencia aporta casi en su totalidad la retórica que sustenta toda la ciencia ficción dedicada a los saltos temporales, y en teoría este podría realizarse, actualmente es impracticable cualquier posibilidad de realización (¿Será alguna vez posible? Y si lo es, ¿por qué no los vemos? ¿O los hemos visto?). Aunque la primera ficción que aborda el viaje temporal es una obra teatral surgida en 1781 (“Año7603”), su premisa está lejos del carácter científico de las explicaciones que pueblan la ciencia ficción y los saltos temporales en la literatura, el cine y la televisión, donde su ejemplo más exagerado está en “Primer” (2004), película de bajo presupuesto donde los supuestos que sustentan el descubrimiento que permite retroceder una hora en el tiempo, son cargados con lenguaje sólo comprensible para expertos, dejando de lado la espectacularidad de la ciencia ficción más comercial.

Todo viaje necesita de un vehículo. Muchas veces en el cine se da el caso de un salto temporal, donde el protagonista puede manipular a su antojo la posibilidad de estar en una fecha u otra (“The Butterfly Effect”, 2004), o el del accidente natural que envía a los protagonistas a un punto del pasado o futuro (“Groundhog Day”, 1993; “The Final Countdown”, 1980). Sin embargo, las máquinas del tiempo muchas veces son más importantes que el viaje en sí: el Delorean del Doctor Brown, los dispositivos usados en Star Trek, o la TARDIS de Doctor Who, todos objetos que escapan de las producciones de donde surgen, y se vuelven un icono que representa el concepto mismo del tiempo. De hecho, una de las historias más representativas del boom de la ciencia ficción en la literatura, tiene como nombre “La Máquina Del Tiempo”.

Si bien los antecedentes de manipulación temporal como tema en la ficción son anteriores a la invención y desarrollo del cine, y las películas sobre este tópico fueron parte del género B hasta la década del ‘70 y ‘80, se puede decir que el viaje temporal está ligado al quehacer cinematográfico de forma intrínseca, hasta configurarlo de manera profunda. Por eso la frase “esculpir en el tiempo” que titula el libro del director ruso Andrei Tarkovsky, toma una fuerza inusitada cuando comprendemos que el cine, tal como una máquina del tiempo, nos entrega la posibilidad de manipular a nuestra voluntad la experiencia temporal. Tal como el personaje que acciona el artefacto de turno dentro del relato, la cámara y posterior edición, entrega al creador la posibilidad de construir una línea temporal propia, que escapa a las leyes de la física, y que luego será compartida por todos en la sala.

Lo más interesante de la exploración que ha hecho la literatura y el cine sobre los viajes a través del tiempo, son las preguntas acerca de sus efectos. He ahí su atracción más potente, porque nos obliga a preguntarnos “¿Qué pasaría si…?”, llegando a situaciones tan absurdas e hilarantes como que Fry, el protagonista de Futurama, sea su propio abuelo (en referencia a la novela “Le Voyageur Imprudent” de René Barjavel), o que Cartman deba advertirse a sí mismo en el pasado para que no se congele y termine 500 años en el futuro. Tal como se puede ver, no sólo la ficción seria ha explorado las llamadas “paradojas temporales”, pero son estas las que aportan las cuestiones más interesantes.

Las paradojas temporales no son más que una adaptación del concepto del destino que define a la tragedia griega, o el de la profecía como posibilidad de conocer los hechos del futuro, pero sin manipularlos. Cualquiera de los dos casos se puede encontrar en el cine. En el mismo clásico “La Máquina Del Tiempo” se puede ver que, por mucho que intente cambiar la fatídica suerte de su esposa, el protagonista está impedido de detener este hecho. O como sucede en “The Final Countdown”, ni la intervención de armas anacrónicas para la II Guerra Mundial puede evitar el bombardeo a Pearl Harbor (incluso se entiende que indirectamente lo provocan). En “The Terminator” (1984), la obligación de John Connor de enviar a su propio padre al pasado a salvar a su madre y engendrarlo, toma ribetes incluso más profundos, ya que en la segunda entrega se plantea que el surgimiento de la tecnología que posibilita a Skynet llegó desde el futuro.

El giro retórico para sortear las paradojas temporales está en la concepción de realidades paralelas. Dos de las series televisivas (y una de ellas cinematográfica) más extensas, sustentan en esa posibilidad muchas de sus historias, y en un sentido práctico, reinvención que les ha permitido mantenerse vigentes: Star Trek y Doctor Who. “Viaje a las Estrellas”, tal como se conoce en habla hispana, ha explorado todas las posibles variaciones de esta premisa, hasta llegar a redefinir el concepto de “reboot” de una franquicia; la versión de 2009, acargo de J.J. Abrams, incorpora de manera magistral el salto temporal del más icónico de sus personajes, para así saltarse toda la anterior mitología trekkie, no ofender a los fanáticos, y dotar de una lógica consistente a la cinta y todas las secuelas que pueda generar.

De esta forma, los viajes a través del tiempo, la fascinación que producen y las paradojas que provocan, seguirán poblando al imaginario del cine, con sus vueltas de tuerca y reinvenciones, como es el caso de Looper (“Asesinos Del Futuro”), que llega esta semana a salas nacionales. Los saltos temporales seguirán en la retina de los fanáticos del cine, porque no hay nada más entretenido que fantasear con lo imposible, y que la gran pantalla lo haga realidad.

Por Juan Pablo Bravo

Artículos Cine

Nuevo trailer de “Avatar: The Way Of Water”

Publicado

en

A mediados de diciembre llegará finalmente “Avatar: The Way Of Water“, nueva obra de James Cameron y secuela de la película de 2009 y que cuenta con un casting compuesto por Sam Worthington, Zoe Saldaña, Sigourney Weaver, Stephen Lang y Kate Winslet. Hoy tenemos el trailer oficial de la cinta, cuya historia se sitúa una década después de los eventos de la primera cinta, contando la historia de la familia Sully, Jake, Neytiri, y sus hijos, abordando su dinámica familiar y los constantes problemas en las batallas que deben mantener para seguir con vida.

Mira el trailer a continuación:

Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Free LSD Free LSD
DiscosHace 4 días

OFF! – “Free LSD”

Luego de ocho años de pausa discográfica, OFF! vuelve a las pistas con un álbum que, de primera impresión, traza...

Ritmos En Cruz Ritmos En Cruz
DiscosHace 5 días

La Ciencia Simple – “Ritmos En Cruz”

Desde “Hacia El Mar” (2014), La Ciencia Simple ha propuesto una reconfiguración de su sonido, pasando por el post rock...

Cool It Down Cool It Down
DiscosHace 2 semanas

Yeah Yeah Yeahs – “Cool It Down”

A casi 20 años de la explosión del post-punk, o garage revival (que cada uno le ponga la etiqueta que...

II II
DiscosHace 2 semanas

Dead Cross – “II”

Con tantos proyectos que posee Mike Patton, no es difícil perder la pista de cada cosa que hace el frontman...

The Car The Car
DiscosHace 3 semanas

Arctic Monkeys – “The Car”

El lanzamiento de su séptimo disco no era un paso más en la carrera de Arctic Monkeys. Tras un “Tranquility...

The End So Far The End So Far
DiscosHace 3 semanas

Slipknot – “The End, So Far”

Fuerte y claro fue el mensaje que Slipknot entregó con “We Are Not Your Kind” (2019), una obra que vio...

As The Moon Rests As The Moon Rests
DiscosHace 4 semanas

A.A. Williams – “As The Moon Rests”

Bastó solo el lanzamiento de “Forever Blue” (2020) para que la música de A.A. Williams comenzara a ser destacada por...

Luz Figura y Sombra Luz Figura y Sombra
DiscosHace 4 semanas

Cómo Asesinar A Felipes – “Luz, Figura y Sombra”

Cómo Asesinar A Felipes nos tiene mal acostumbrados a sembrar expectativas en la espera de cada uno de sus lanzamientos,...

Aethiopes Aethiopes
DiscosHace 1 mes

Billy Woods – “Aethiopes”

En “La Odisea” de Homero, África subsahariana era llamada Aethiopia, hoy conocida como Etiopía; mientras que Aethiope se transformó en...

God's Country God's Country
DiscosHace 1 mes

Chat Pile – “God’s Country”

El ejercicio de escuchar música en formato álbum es una experiencia que se puede abordar de muchas maneras. Ya sea...

Publicidad
Publicidad

Más vistas