Conéctate a nuestras redes
Una Mujer Fantástica Una Mujer Fantástica

Cine

Una Mujer Fantástica

Publicado

en

Nuevos directores entran en una etapa de madurez creativa, y esa es una realidad cautivante de observar. En especial, estudiar los inicios, rastrear las huellas, establecer los núcleos de filmografías, ver los materiales que se desechan y los que se incorporan. Es un asunto que está pasando con una generación completa de cineastas chilenos, encabezada probablemente por Pablo Larraín, a estas alturas despegado del lote y haciendo obras espléndidas como “Jackie” (2016). Estacionado como uno de los insignes de ese clan también aparece Sebastián Lelio, que al realizar “Gloria” (2013) se anotó con una de las películas más agudas y finas que se recuerde en las últimas dos décadas de producción nacional, sin duda las más prolíficas de la historia. Caballo que gana, repite, por lo que el también director de “Navidad” (2009) da forma a otro retrato femenino, cargado de una fuerza narrativa y visual que parece haber bañado su visión cinematográfica de modo indeleble.

Esta es en un comienzo la historia de Marina (Daniela Vega) y Orlando (Francisco Reyes), una pareja que mantiene una gran diferencia de edad y parece provenir desde mundos distintos, pero que por sobre todo se ama. La partida de él ocasiona la disolución de todos los planes que tenían y da inicio a una dura lucha de Marina, mujer transexual que aspira a ser cantante, por poder estar presente y resistir a los hostigamientos y violencias de la familia de su amado. Aun en medio del duelo y cuestionada desde todos los lugares, ella peleará por hacer lo que siente correcto y no desertar.

Como cualquier artista o creador, hay cineastas que entran en rachas impresionantes de vez en cuando, en que hilan varias obras de calidad exuberante. Lelio parece haber iniciado con “Gloria” un camino refulgente y “Una Mujer Fantástica” es la perfecta continuidad y expansión de ese mundo tan delicioso, sentido y complejo que le habíamos conocido. Si todo marcha como hasta ahora, “Disobedience”, que filma con Rachel Weisz y Rachel McAdams, debiera completar el triángulo que forme una serie fundamental del director chileno.

Este, su quinto filme, le abre las puertas hacia algo igualmente bello, pero teñido de una realidad que golpea duro. La pérdida y el amor cruzan el relato, pero el tema de la película, aquel que la guía desde que se instala en el hospital, es sin duda el desenvolvimiento de su protagonista al lidiar con las acciones y palabras de mentes estrechas que, para peor suerte, pueden coartar su existencia. Lelio escoge poner a su personaje en una situación crítica y ver cómo un ser tan lleno de amor y fulgor se enfrenta a una violencia latente en sociedades machistas y ultraconservadoras como la chilena. Ese retrato tiene capas múltiples y claramente su visión, su cariño y su esmero están con Marina y en cómo sobrelleva todo. Ahí el cineasta se dedica a urdir con una delicadeza y una humanidad que resultan descollantes, y que encuentran una interpretación de luz por parte de Daniela Vega, una actriz con una capacidad emotiva que completa la cinta y prueba su estampa de fulminante estrella nacional.

Pero más allá de todos los tipos de violencias desperdigados a lo largo del relato, es su dignidad lo que más le interesa a Lelio. Por eso la deja -al igual que a Gloria- libre en el cosmos, cerca de algo que no es tangible, pero que parece llenar la pantalla y la vida de quien está sentado. Es mágico lo que produce su cine, y aún más cuando idea momentos que escapan a lo terrenal y se constituyen imágenes maravillosas, que exaltan a la protagonista y empequeñecen a quienes intentan atropellarla. El desarrollo de ese recurso lleva a que sea fuera de las palabras donde más brille la película: sensible, poderosa y política.

También con esa virtud es que instala la transexualidad y le concede un desarrollo vigoroso y cálido, muestra de un director que ama a su creación. Con eso como fin, conduce una historia simple, que abarca apenas unos días, dándole nuevas texturas hasta el final, como intentando pulir un tesoro y encontrar la perfección, en este caso la esencia y la evolución de Marina, alguien con todo resuelto que no necesita ni salvadores ni pañuelos de lágrimas, sólo seguir viviendo con su mismo esplendor. Evitando orientarse por lo condescendiente, por momentos la protagonista parece escurrirse entre los dedos y no es posible anticiparse a ella, signo de que el realizador no la aprisiona y la filma con la devoción de quien está seguro cuenta con el mejor personaje que un narrador podría tener.

Desde una cinematografía exquisita, de una elegancia que absorbe, hasta una exploración de lo femenino que hace palidecer al Almodóvar del último tiempo, “Una Mujer Fantástica” se apodera de un lugar de privilegio dentro de los estrenos del último tiempo. Con una Vega estelar y un reparto siempre eficaz, además de una gran banda sonora del músico inglés de electrónica Matthew Herbert, la cinta se macera hasta consolidarse como una obra que deja preguntas y transmite sensaciones que sólo las películas majestuosas generan. Lelio camina hacia compartir con los más grandes, y hoy, luego de una muestra de cine urgente y delicado, sólo queremos ver qué más puede salir de su ojo incisivo y radiante.


Título Original: Una Mujer Fantástica

Director: Sebastián Lelio

Duración: 104 minutos

Año: 2017

Reparto: Daniela Vega, Francisco Reyes, Luis Gnecco, Aline Küppenheim, Amparo Noguera

 


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos Cine

Star Wars y el auge de los efectos visuales

Publicado

en

Star Wars

Desde prácticamente siempre, ha existido un odio irracional hacia las precuelas de Star Wars, aquella trilogía de películas que estrenada entre 1999 y 2005 que prometía conectar todos los hilos en torno a la historia que George Lucas iniciara en 1977. Amparado bajo una segunda explosión de popularidad de la saga, el director comenzó a principios de la década del 90 lo que sería la concepción de una idea que ya tenía cuando trabajaba “El Imperio Contraataca”, y que, según sus propias declaraciones en múltiples ocasiones, no le era posible filmar debido a las limitancias tecnológicas propias de la época. Así, el desarrollo del CGI hizo que Lucas pudiera adentrarse en la realización de una nueva trilogía, donde, más allá de su cuestionado argumento e innecesaria creación de fallas argumentales para la saga original, terminó por transformarse en una revolución gracias al elemento que fue más destacado por la crítica: los efectos especiales.

Fue en 1997 cuando comenzó el rodaje de “La Amenaza Fantasma” (1999) y, aunque se mantuvieron algunos elementos como la marioneta de Yoda y una utilización de escenarios reales con un cuidado diseño de producción, la transición se fue desarrollando de manera natural a lo que terminaría siendo “El Ataque de los Clones” (2002) y “La Venganza de los Sith” (2005), donde el uso de fondo verde fue más prominente que en ocasiones anteriores. Como dato curioso, y para reforzar la idea de que la animación digital fue el elemento principal de estas cintas, es sabido que no se construyó ni una sola armadura de trooper durante las tres películas, con dichos modelos siendo todos creados por computadora. A pesar de que el uso de CGI ya se había presenciado en otras películas previas –probablemente “Jurassic Park” (1993) siendo el caso más reconocido–, su utilización dentro de la producción de Star Wars significó todo un precedente, gracias a un innovador software donde se crearían los efectos visuales, al punto de que en la primera cinta existe una sola secuencia que no contiene efectos digitales.

A veinte años de su estreno, los efectos visuales en el cine son cosa de cada día, con prácticamente la totalidad de las cintas más taquilleras utilizándolo en su mayoría, lo que en un espectro más crítico ha terminado por omitir en el espectador el deseo de intentar diferenciar qué es real y qué no al momento de mirar una película. Asimismo, los directores actualmente pueden gozar de la misma libertad que Lucas describió a la hora de realizar las precuelas, pudiendo crear un guion a su antojo sin preocuparse de restricciones en torno a la producción, el desarrollo de personajes y, sobre todo, la creación de mundos y criaturas tan fantásticas como se ha caracterizado la saga desde sus orígenes. Todo lo anterior permitió también una reducción en los tiempos de rodaje, comenzándose a producir blockbusters en masa gracias a la implementación de la fotografía digital, y el uso de cámaras digitales que permiten grabar sin la necesidad de revelar el celuloide, pudiendo así montar y modificar escenas de una manera mucho más rápida.

Ya con la trilogía original Lucas había innovado en una serie de técnicas cinematográficas que eran prácticamente desconocidas para la época, pero todo ese trabajo fue opacado en cierta forma gracias al abrumador éxito que la saga tuvo más allá de la pantalla, transformándose en un icono de la cultura pop gracias a la explosiva venta de juguetes y una creciente popularidad que nunca decayó en el período de 1977 a 1983. Y es así como las tecnologías fueron evolucionando en pos de una saga que desde sus orígenes buscó una forma de deslumbrar y crear experiencias nunca vistas, algo que sin duda se logró con todos los contratiempos que pueda significar. Pasar de un aproximado de 365 tomas con efectos visuales en la primera cinta de 1977 a las más de 2200 que tiene la última de la era Lucas en 2005, habla de una necesidad de incorporar la tecnología con el fin de contar historias, derribando límites y permitiendo que la creatividad e imaginación de los realizadores pueda verse reflejada en la gran pantalla.

Hoy en día, con una nueva trilogía que llegará a su fin este 19 de diciembre, se puede ver como las técnicas de las otras seis entregas se van complementando para darle un romanticismo a la producción, omitiendo de plano un uso totalmente digital para seguir incluyendo animatronics, marionetas, maquillaje y otras técnicas de producción. Sin embargo, es imposible no reconocer el trabajo e influencia de George Lucas en el desarrollo del cine de fantasía como lo conocemos hoy en día y, más allá de cualquier falencia narrativa que haya cometido en sus cuestionadas precuelas, el cine y la tecnología comenzaron una relación que ha beneficiado tanto lucrativa como creativamente a la industria.

  • Star Wars: El Ascenso de Skywalker” se estrena el próximo 19 de diciembre. Preventa AQUÍ.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 semanas

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 semanas

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 4 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 4 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 4 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 4 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas