Conéctate a nuestras redes

Cine

Un Momento de Amor

Publicado

en

Las historias de amor han sido siempre un foco de atracción a la hora de narrar, desde los amores imposibles hasta las grandes pasiones que constantemente inundan todos los productos artísticos, o desde el arte hasta la televisión y el cine. Es por esto que es difícil encontrar una propuesta que revista alguna novedad sustancial en el modo de contar o hacernos partícipes como espectadores de un idilio amoroso. “Un Momento de Amor”, cinta que viene de la mano de Nicole Garcia y basada en la novela de Milena Agus, es un nuevo intento de hacer ese cruce entre amor, locura y pasión que promete atrapar al espectador entre sus garras, pero sin lograrlo en ningún momento. Un intento fracasado que, a pesar de su estética y el notable trabajo actoral, no se encamina hacia ningún lado y termina por impresionar al espectador más por la forma en que logra boicotearse a sí mismo que por su propuesta o lo que pueda transmitir con ella.

Una de las dificultades transversales de este filme es, sin duda, su enrevesada forma de contar una historia que es en principio muy simple: Gabrielle Rabascal (Marion Cotillard), se entrega a un matrimonio infeliz tras ser rechazada por su profesor de historia en la juventud. Luego, presa de una enfermedad conocida como el Mal de Piedras, conoce a su gran amor, André Sauvage (Louis Garrel), en un centro de tratamiento.

Hasta este punto la historia tiene mucho potencial, claramente no por su originalidad, pero sí por su fuerte trabajo estético y la delicadeza que tiene Nicole Garcia para llevar el ritmo de una película que exige la atención del espectador para poder entrar en su sensibilidad. Sin embargo, tras los primeros treinta minutos de metraje, la narración se vuelve plana y las motivaciones de los personajes son cada vez más falsas. Los puntos álgidos de la historia amorosa se ven prontamente forzados gracias a una narración pretenciosa y sin contenido, que se esmera en dar dimensión a personajes crípticos que no tienen ninguna razón de ser. Adicionalmente a ello, la historia general de Gabrielle (Marion Cotillard) se ve atravesada por una serie de microhistorias que no alcanzan a desarrollarse, dejando un sentimiento de incomplitud total a medida que el personaje principal se sume más y más en sus recuerdos, dejando el resto de contenido como un mero decorado sin importancia ni valor.

En lo sonoro, la propuesta de la película tampoco alcanza a madurar en su totalidad. Un trabajo desde el silencio y los ruidos naturales que distienden una narración que ya ha sido suficientemente mal planteada, generan una atmósfera de espera notable. No obstante, a pesar del buen trabajo en generar dicho ambiente sonoro, la película se traiciona a sí misma con la ocasional entrada de pistas de audio contra este silencio al natural que se configuraba como uno de sus grandes puntos. Dichas entradas, a su vez, no logran encontrar una explicación plausible a medida que los minutos avanzan, dando la impresión de que –en un afán por hacer una buena película– la dirección auto boicotea su propio trabajo al bombardearlo de una mixtura de lenguajes nacidos desde la pretensión y no desde una propuesta artística sólida.

Finalmente, desde el punto de vista del trabajo de cámara, color y espacio, la película hace gala de exquisitos ambientes arquitectónicos y naturales, que sólo encuentran su contrapunto en la performance comedida y visualmente agradable de sus actores. El juego de colores, punto indiscutiblemente fuerte de la propuesta, logra formar un lenguaje propio que se enlaza con la emocionalidad de su protagonista.

Sin embargo, dicho juego, que empieza a hacerse crucial a la hora de desvelar la trama hacia la segunda mitad de la película, comienza a verse mal utilizado por las fijaciones sin sentido de su guion: la intimidad de la protagonista –usualmente ligada al sexo y a colores oscuros– mantiene en penumbra gran parte del gran trabajo actoral de Marion Cotillard y desaprovecha en gran medida la amplia paleta de colores que haría de esta cinta una joya visual del paisajismo europeo.

Es debido a estas razones que, tras ver “Un Momento de Amor”, sólo quedan dos preguntas que hacer: “¿Qué?” y “¿Por qué?”. Interrogantes que nos hablan de un trabajo pretensioso que no logra plantearse con claridad, que no consigue encantar y mucho menos hacer sentir algo a la audiencia. Es en medio de esta reflexión sobre las razones que harían justificable contar esta historia, que el giro final del argumento se presenta como un insulto a la sensibilidad e inteligencia de quien mira este filme, terminando de lapidar un intento que en su punto más álgido solo podría ser calificado de mediocre.

Por Ricardo Tapia

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos Cine

Trailer de “Biggie: I Got A Story To Tell”, documental sobre The Notorious B.I.G.

Publicado

en

Novedades sobre The Notorious B.I.G. Se dio a conocer el primer trailer del documental “Biggie: I Got A Story To Tell” acerca del músico asesinado en 1997 y quien fuera incluido en el Salón de la Fama del Rock and Roll en 2020. La producción abarca entre los años 70 y 90 del rapero en Brooklyn, y su fecha de estreno es el 1 de marzo a través de Netflix.

La realización del filme demoró cuatro años, cuenta Emmett Malloy, director de la nueva entrega que abarca la carrera del artista. Y eso no esto todo, ya que, como productores, se encuentra la madre del protagonista, Voletta Wallace, y un colaborador cercano: Sean “Puff Daddy” Combs. Por último, está Wayne Barrow, manager de The Notorious B.I.G., quien tiene el rol de productor ejecutivo.

A continuación, te dejamos el trailer del documental:

Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

For The First Time For The First Time
DiscosHace 1 hora

Black Country, New Road – “For The First Time”

¿Qué es hablar de creatividad en el rock contemporáneo? Una pregunta siempre presente en un mundo musical que vive en...

Ignorance Ignorance
DiscosHace 1 semana

The Weather Station – “Ignorance”

Al escuchar el nuevo trabajo de The Weather Station, es difícil entender por qué la artista había pasado bajo el...

As The Love Continues As The Love Continues
DiscosHace 1 semana

Mogwai – “As The Love Continues”

“As The Love Continues” llega cuando Mogwai conmemora 25 años de carrera (o desde el lanzamiento de su primer single)...

IMPERIAL IMPERIAL
DiscosHace 2 semanas

Soen – “IMPERIAL”

Dentro de la escena del metal progresivo existen varios actos que han tratado de mantener viva la llama del género,...

Sound Ancestors Sound Ancestors
DiscosHace 2 semanas

Madlib – “Sound Ancestors”

En jerga futbolística, Madlib es de esos que patean el tiro de esquina y corren a cabecear. Otis Jackson Jr....

Medicine At Midnight Medicine At Midnight
DiscosHace 2 semanas

Foo Fighters – “Medicine At Midnight”

Dave Grohl sabe de trucos. Comerciales, por cierto. Todas las movidas orquestadas que ha presentado arriba de los escenarios han...

Drunk Tank Pink Drunk Tank Pink
DiscosHace 3 semanas

Shame – “Drunk Tank Pink”

Adscritos dentro de la eterna obsesión por encontrar el relevo generacional del rock, Shame es una banda que despertó interés...

OK Human OK Human
DiscosHace 3 semanas

Weezer – “OK Human”

De sorpresas, desencanto, odio y, sin duda, grandes momentos. Así ha sido el camino que hemos recorrido con Weezer en...

THE FUTURE BITES THE FUTURE BITES
DiscosHace 3 semanas

Steven Wilson – “THE FUTURE BITES”

Revisar el progreso y su definición a lo largo de la historia entrega caminos con ripios, sangre derramada y paradigmas...

Kvitravn Kvitravn
DiscosHace 4 semanas

Wardruna – “Kvitravn”

De la creciente ola musical basada en los sonidos étnicos y ambientes paganos, Wardruna se posiciona como uno de los...

Publicidad
Publicidad

Más vistas