Conéctate a nuestras redes

Cine

Un Golpe de Talento

Publicado

en

En 2008, un agente de deportes llamado JB Bernstein creó un programa de concursos como “Britain’s Got Talent”, pero en la India, país donde el cricket (deporte de origen inglés similar al béisbol) es el deporte más popular. En el concurso, jóvenes avezados al cricket probaban su lanzamiento con el fin de ganar un premio en dinero y la posibilidad de seguir su entrenamiento en Norteamérica, buscando finalmente llegar a postular a las ligas mayores de béisbol. La historia, tanto de los dos primeros finalistas como de su anfitrión, es relatada en “Un Golpe de Talento”.

Interpretado por Jon Hamm, JB Bernstein es el centro de la historia, donde se recrearon desde la concepción del proyecto, su viaje a la India, y la selección de sus ganadores, Rinku Singh (Suraj Sharma) y Dinesh Patel (Madhur Mittal). Sacados de su zona de seguridad, los dos deportistas indios chocan con la cultura occidental, y depende de JB adaptarlos y mantenerlos con la confianza necesaria para que alcancen sus sueños. Al mismo tiempo, a lo largo de su trayecto, JB aprenderá mucho sobre sí mismo, en gran parte por la ayuda de su vecina Brenda Fenwick (Lake Bell).

Nunca hay que confiar del todo cuando una película declara estar basada en hechos reales, ya que esto puede ir desde una recreación fiel de la historia, a una invención absoluta en la que sólo se mantuvieron los nombres originales. En este caso, la recreación es bastante fidedigna, y el tipo de material perfecto para que los estudios Disney construyan un relato a su medida.

Así es como la historia, y la película en general, se mantiene por buen carril durante toda su duración. Los personajes se mueven dentro de sus límites, la trama nunca se complica, y todos los giros y momentos de tensión llegan cuando se les espera. Todo ocurre con fluidez y profesionalismo, en un contexto de leve humor muy blanco y personas que nunca pierden la confianza en sus sueños. Todo esto se suma en que la cinta se mueva suavemente hacia su fin: inspirar, echando un vistazo a esas raras veces en que el mundo real se cruza con la fantasía. Pero es esto mismo lo que al final termina por hacer que “Un Golpe de Talento” se sienta vacía y demasiado insulsa. Todo ocurre en el momento que debe ocurrir, y a los cinco minutos de haber comenzado, ya está claro cómo va a terminar. No hay nada ni remotamente similar a una sorpresa o a algún momento de tensión.

Tampoco se encuentran giros inesperados de parte de los personajes, que puedan servir para ampliar sus dimensiones. Todos se mueven dentro de lo predecible, sin nunca quemarse, pero tampoco para deslumbrar. Dentro de esto, una de las grandes decepciones es la interpretación de Hamm, quien se ha ganado elogios de todos lados por su protagónico en la serie “Mad Men”: su actuación es parca y tersa, demasiado dura para un personaje que debe parecer paternal y sensible con el fin de escudar a sus atletas dentro del despiadado mundo de los negocios.

Otro problema de “Un Golpe de Talento” es que nunca queda claro a qué público está dirigida. El vocabulario es muy limpio, el humor muy simplón, y el contenido sexual evitado como a la peste, lo que podría sugerir un público infantil, sin embargo, que el énfasis de la historia esté más en JB que en los deportistas indios, vuelve difícil una identificación de los menores con este personaje, lo que, al mismo tiempo, por estas características, aburriría a los adultos.

“Un Golpe de Talento” resulta demasiado profesional para su propio bien, ya que en el afán por mantener la historia coherente y a ritmo parejo, los creadores le exorcizaron su alma. En este contexto, llama la atención que el foco no haya sido puesto en la historia de Rinku y Patel, ambos nacidos en familias muy pobres y con escaza proyección socioeconómica. De esta forma es cómo finalmente la obra se lee más como una oda al sueño americano y sus oportunidades infinitas, que como una historia sobre la superación de la pobreza y la adversidad.

Por Lucas Rodríguez

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Milagro en la Celda 7

Publicado

en

Milagro en la Celda 7

Los lazos familiares y los obstáculos que estos deben sortear para mantenerse firmes, es un tema recurrente en producciones que tienen como principal objetivo conectar emocionalmente con la audiencia, generando un vínculo que apele a las sensibilidades del espectador. Sin embargo, aquel objetivo no es fácil de alcanzar si no se cuenta con personajes que logren representar con honestidad las complejidades de las relaciones familiares.

“Milagro en la Celda 7” es el remake turco de “7-Beon-Bang-Ui Seon-Mul”, una cinta surcoreana estrenada con gran éxito en el año 2013. La historia se centra en la vida de Memo (Aras Bulut Iynemli), un hombre con discapacidad intelectual, y su hija Ova (Nisa Sofiya Aksongur), quienes ven cómo su apacible vida cambia cuando él es acusado de asesinar a una niña y, teniendo todo en contra, deberá demostrar su inocencia.

La primera y principal característica que resalta en “Milagro en la Celda 7” es la entrañable relación entre padre e hija, siendo cada una de sus interacciones el corazón de una historia que no pretende ser más de lo que está relatando en pantalla. En ambos se puede ver el compromiso que existe hacia el bienestar del otro y lo que están dispuestos a sacrificar (dentro de sus posibilidades) para poder estar juntos. El fuerte vínculo que los une es el motor que los mantiene firmes una vez que deben estar separados, y es así cómo el relato hace lo posible para poder resaltar aquellos momentos.

Para alcanzar tal objetivo y que resulte con naturalidad, la actuación de ambos actores interpretando a sus protagonistas logra la complicidad necesaria para hacer de su relación un vinculo creíble y capaz de enternecer la mirada de la audiencia. La dinámica de ambos juega a favor cuando quieren mostrar con total espontaneidad la relación que se ha construido, pero, además, en el momento en el que se ven distanciados, cada uno logra destacar en el entorno en el que se ven expuestos. De esta forma, logran crear personajes verosímiles y capaces de trascender a la historia en la que se ven insertos.

Por otra parte, la cinta es lo suficientemente honesta consigo misma al momento de plantear sus objetivos y lo que quiere generar en el espectador. Por lo tanto, utilizará todos los recursos necesarios para encausar y mantener el relato en el drama y, aunque a veces existen momentos de respiro para sus protagonistas, estos vuelven rápidamente a sumergirse en obstáculos que pretenden impedir esos momentos de calma. En ese sentido, su construcción narrativa está apuntando constantemente en enfatizar las dificultades que les ha tocado atravesar, donde la compasión y la empatía se vuelven esenciales para acompañarlos.

Utilizando recursos que a ratos podrían parecer insistentes, su relato se arma con el propósito de conmover a quien está viendo una cinta que no niega de su melodrama. Y aunque las técnicas utilizadas empujan con fuerza hacia las lágrimas, la sinceridad con la que se sostiene pide que esos elementos sean aceptados como las piezas que le dan el corazón a su narración.

Considerando que dicho melodrama permea cada rincón de la película, esta característica se acentúa no tan sólo con su guion, sino que también a través del montaje y la música, características que podrían poner en riesgo la complicidad con la que se ha trabajado la relación entre el relato y el espectador. Sin embargo, dichos elementos están incluidos para empujar la aflicción y lograr su principal finalidad: conmover a su público.

Con todo a su favor para lograr su propósito, “Milagro en la Celda 7” no es más que lo que promete ser: un drama familiar con los elementos necesarios para encontrar conflicto en cada paso que dan sus protagonistas. De esta forma, logra transformarse en una cinta honesta y directa cuando empieza a encausar su estructura y, a pesar de casi transitar en la desdicha, es capaz de entregar momentos de calidez apoyándose en la sencillez e ingenuidad de sus protagonistas.


Título Original: Yedinci Kogustaki Mucize

Director: Mehmet Ada Öztekin

Duración: 132 minutos

Año: 2019

Reparto: Aras Bulut Iynemli, Nisa Sofiya Aksongur, Deniz Baysal, Celile Toyon Uysal, Ilker Aksum, Mesut Akusta, Yurdaer Okur, Sarp Akkaya, Yildiray Sahinler, Deniz Celiloglu


Seguir Leyendo

Podcast HN Cine

Publicidad

Podcast HN Música

Facebook

Discos

Heavy Light Heavy Light
DiscosHace 8 horas

U.S. Girls – “Heavy Light”

Con su séptimo álbum bajo el proyecto de U.S. Girls, Meghan Remy nos ofrece un material libre de restricciones, reflexivo,...

Underneath Underneath
DiscosHace 4 días

Code Orange – “Underneath”

El término mainstream es un foco de observación por el apartado de artistas que pueden ser considerados –independiente de controversias–...

Aló! Aló!
DiscosHace 6 días

Pedropiedra – “Aló!”

Hay artistas que no tienen miedo cuando se trata de hacer música que no responde a las expectativas ni al...

Ordinary Man Ordinary Man
DiscosHace 1 semana

Ozzy Osbourne – “Ordinary Man”

Una de las fórmulas históricamente exitosas en el mundo del rock es intentar romper algún paradigma. Golpear desde la apuesta...

F8 F8
DiscosHace 2 semanas

Five Finger Death Punch – “F8”

Es curioso lo que ocurre con Five Finger Death Punch: en Estados Unidos y en Europa son, acaso, la banda...

Miss Anthropocene Miss Anthropocene
DiscosHace 2 semanas

Grimes – “Miss Anthropocene”

No hay dudas de que Grimes se compromete totalmente con los conceptos que su mente imagina. Con sorpresa recibieron muchos...

Cuauhtémoc Cuauhtémoc
DiscosHace 2 semanas

Niños Del Cerro – “Cuauhtémoc”

Latinoamérica es un continente de elementos comunes. No sólo compartimos un idioma o un espacio geográfico, sino que nuestras historias...

Splid Splid
DiscosHace 3 semanas

Kvelertak – “Splid”

Se dice que para los gustos no hay nada escrito. Llevado al aspecto musical, recorrer un camino de experimentación a...

color theory color theory
DiscosHace 3 semanas

Soccer Mommy – “color theory”

Dos años después del álbum que la puso al frente de la nueva generación de cantautoras del indie, “Clean” (2018),...

The Fallen Crimson The Fallen Crimson
DiscosHace 3 semanas

Envy – “The Fallen Crimson”

¿Puede una banda tener un espacio trascendental, aun cuando se mantiene en el underground? ¿Incluso cuando la ausencia se explaya?...

Publicidad
Publicidad

Más vistas