Conéctate a nuestras redes

Cine

Un Espía y Medio

Publicado

en

Un puñado de actores con dotes cómicos parece destinado a ser agrupado y remezclado en una ilimitada cantidad de ocasiones. Guste o no, es la lógica en la que se trabaja en la industria fílmica. Reese Witherspoon con Sofía Vergara –“Hot Pursuit” (2015)–, Will Ferrell con Mark Wahlberg –“Daddy’s Home” (2015)– Adam Sandler con David Spade –“The Do-Over” (2016)–, y así varios más, hasta que luego rotan y son otras las parejas. Los guiones, está claro, son lo de menos, pues se cree fehacientemente que la sola aleación de un par de tipos aparentemente chistosos paga la entrada. Ahora, dos que no habían estado juntos en pantalla dan vida a una película que, enunciando algunos esfuerzos por dar más valía a lo de siempre, termina atascada.

CENTRAL INTELLIGENCE 01Calvin Joyner (Kevin Hart) solía ser el chico más popular de su escuela, llevaba el cool apodo de “Golden Jet” y todos le auguraban un futuro esplendoroso. En el presente está casado con su pareja de siempre, Maggie (Danielle Nicolet), y lleva una vida no muy alegre. Por lo mismo, duda de asistir a la reunión de 20 años de la generación escolar que se realizará dentro de poco. Justo en los días previos al evento, aparece su compañero de generación más maltratado, Robbie Wheirdicht (Dwayne Johnson), ahora con otra identidad –Bob Stone– y una apariencia muy distinta a la que en su adolescencia le valió humillaciones. El reencuentro es amistoso, pero pronto se enturbia con la revelación que a Calvin le hace la agente de la CIA, Pamela Harris (Amy Ryan), y en seguida muta en una persecución en la que el antiguo chico genio de la preparatoria se transforma en participante involuntario.

En bruto, tiene potencial la idea de que luego de dos décadas reaparezca alguien que habías olvidado completamente y esté convertido en nada más y nada menos que en el hombre más buscado por la agencia de inteligencia nacional, y que por su culpa te veas empujado a circunstancias insólitas. Lamentablemente, dentro del guión no se multiplican las grandes ideas y todo tiene un desarrollo bastante más recocido y monótono.

CENTRAL INTELLIGENCE 02La película ocupa el recurso de la bola de nieve para dilatarse por cerca de dos horas y producir menos risas de las perseguidas. Por intentos no se queda, pero hace falta mayor inventiva y decisión para sacar la tarea adelante. Lo que dicta su guión es basar sus energías y su credibilidad en que Kevin Hart interprete –en todo momento– al invitado incómodo, y Johnson haga de avezado pero un tanto ingenuo agente de la CIA. La cinta subraya esos roles sin aportar algo nuevo o escarbar en otros atributos: sólo como las imperecederas justificaciones de su libreto.

Con la misma intención, cada actor cuenta con segundos para llenar la pantalla y hacer fluir la comedia. Kevin Hart se ve sujeto a interpretar únicamente ese papel y, si bien le queda cómodo, es una tarea poco exigente, que reiterada en el mismo manojo de muecas y dejos actorales no luce gracioso y ciertamente bordea el atosigamiento. Johnson trabaja de mejor manera sus sutilezas, pero el tránsito de rudo y preparado agente de la CIA a preocupado y crédulo amigo –rasgos que se intercalan a antojo de cada situación– no está bien resuelto, por más que sea gracioso en un inicio.

CENTRAL INTELLIGENCE 03Asimismo, sus escenas parecen deshilachadas, mediocremente acabadas, con mucho “aire”. La comedia debe ser filosa, chispeante, pero acá a ratos deambula y no encuentra su centro sino hasta que un buen chiste penetra. La mayoría de ellos provienen de numerosas referencias cinéfilas –muchas que los subtítulos no capturan–, como aquellas a “Sixteen Candles” (1984) de John Hughes, y “Road House” (1989), con Patrick Swayze. Se agradecen y se disfrutan, mas no levantan el entusiasmo por lo que se está viendo.

Al estar tan concentrada en llevar a puerto su premisa de inocente, conducido a escenarios insospechados, además despilfarra el talento de Aaron Paul, Jason Bateman y Amy Ryan, un trío con muchas mejores ficciones de las que presumir. Todos se ven arrastrados por una trama que crece en desconcierto, con vueltas de tuerca cada vez más gruesas, sin cabida para alguna grata sorpresa producto del desquiciamiento, algo que sí tenía la anterior película del director, “We’re The Millers”, un filme más divertido de ver pese a sus excesos. “Un Espía y Medio” es harto más decente que cualquiera de los otros títulos anteriormente mencionados, pero termina pagando caro no ser más astuta en aprovechar sus atributos.

Por Gonzalo Valdivia

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Contra Lo Imposible

Publicado

en

Contra Lo Imposible

Plasmar cinematográficamente acontecimientos relacionados con el deporte implica trazar una línea, aludiendo al proceso detrás de la preparación antes de enfrentarse a un gran evento, con los conflictos situados entre medio configurando la trayectoria de quienes protagonizan grandes hazañas deportivas. Una de las carreras de automovilismo más prestigiosas sirve como el escenario perfecto para situar fuerzas opuestas en medio de un conflicto de intereses donde las destrezas, el compañerismo y la determinación serán fundamentales para alcanzar el éxito. Dos años después de su exitosa “Logan”, James Mangold dirige una historia inspirada en hechos reales y que tiene al centro a dos de las grandes compañías de automóviles del mundo: Ford y Ferrari.

“Contra Lo Imposible” se centra en el visionario diseñador de autos Carroll Shelby (Matt Damon) y el corredor Ken Miles (Christian Bale). Ambos estarán encargados de diseñar y construir un auto de carreras para la compañía Ford, el que debe ser capaz de vencer a su oponente más poderoso en manos de Enzo Ferrari (Remo Girone). Juntos deberán luchar contra los intereses corporativos para, al mismo tiempo, alcanzar sus victorias personales.

La cinta aprovecha desde su inicio el concepto en el que se encuentra inmersa, pues las carreras de autos son su principal motor, y estas son representadas con una mirada intuitiva, capaz de exhibir con agilidad cada momento y componente de una carrera automovilística. Y considerando su extensión, alcanzando las dos horas y treinta minutos, el ritmo agitado se vuelve esencial para conducir un relato que realmente profundiza en su principal temática.

Las decisiones de encuadres y montaje ayudan a edificar una historia que arranca tal como lo hace un auto de carrera y debe avanzar poniendo especial atención a las curvas con las que se encuentra. Y es ahí donde las pausas son necesarias para así poder evidenciar el entramado que se teje al interior de la compañía Ford y, a la vez, aprovechando de adentrarse en la vida personal del corredor que estará a cargo de conducir el moderno automóvil.

Para poder construir una historia que intenta alcanzar un nivel épico dentro de su contexto, esta es divida en dos trayectos que avanzan a la vez y que juntan su camino en la carrera de Las 24 Horas de Le Mans. Por una parte, la compañía Ford y su lucha por competir con las grandes entidades del mundo automotriz, es el centro y detonador que empujará a sus protagonistas a enfrentarse a grandes obstáculos para alcanzar el principal objetivo. La compañía es a la vez representada como quienes instalan los inconvenientes corporativos, donde los intereses monetarios preponderan frente a la pasión que significa para los protagonistas el poder diseñar el revolucionario nuevo modelo.

Por otra parte, el encargado de conducir el nuevo automóvil es el obstinado Ken Miles, el que simboliza un espíritu agitador y con el objetivo de alterar la firmeza de la compañía. Junto a su carácter testarudo y poco apacible, Ken es el personaje que más cambios sufre a través del relato, siendo capaz de transformar su razonamiento, pero gracias a quienes lo rodean, su esposa e hijo. Sin embargo, su camino no podría completarse sin el apoyo de su amigo y socio en este negocio, Caroll Shelby. La relación de ambos es la manifestación del compañerismo y el cariño fraternal; en ellos está puesta la cuota necesaria de idealismo, la que los ayudará a continuar adelante, pese a las adversidades.

James Mangold logra crear un drama deportivo complejo y con las características de un cine algo más clásico, rememorando a producciones hollywoodenses de antaño, pero con la apariencia física de una obra moderna que cuida su tratamiento. “Contra Lo Imposible” alcanza un nivel satisfactorio, donde el mundo que retrata queda plasmado con total firmeza y es coherente con sí misma hasta el final.


Título Original: Ford v Ferrari

Director: James Mangold

Duración: 152 minutos

Año: 2019

Reparto: Matt Damon, Christian Bale, Jon Bernthal, Caitriona Balfe, Noah Jupe, Josh Lucas, Tracy Letts, JJ Feild, Ray McKinnon, Rudolf Martin, Ward Horton, Bridie Latona, Lachlan Buchanan


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 6 días

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 6 días

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas