Conéctate a nuestras redes
Tropa de Héroes Tropa de Héroes

Cine

Tropa de Héroes

Publicado

en

El 11 de septiembre de 2001 lleva por años siendo una herida abierta para Estados Unidos, una que no va a cerrar pronto, ni siquiera con la muerte de personas como Osama Bin Laden. Tras 16 años de la ocupación en Afganistán, el conflicto continúa con o sin la presencia de las tropas estadounidenses, lo que de ninguna manera puede ser calificado como una victoria. A pesar de esta realidad, la productora de Jerry Bruckheimer opta por olvidar la historia presente en su nueva película, basada en una operación militar real documentada en el libro “Horse Soldiers”.

Menos de dos meses después de los ataques del 11 de septiembre, Estados Unidos decide enviar a un grupo de doce soldados, conocidos como Task Force Dagger, para infiltrarse en territorio afgano y facilitar coordenadas de bombardeo. Su objetivo es eliminar la presencia Talibán y los 12, liderados por Mitch Nelson (Chris Hemsworth), su capitán sin experiencia de combate, se adentran en territorio desconocido junto a la milicia local, liderada por el General Dostum (Navid Negahban), esperando realizar una misión sin precedentes y volver con vida.

Ver a Chris Hemsworth en un rol diferente a Thor es, como mínimo, refrescante, pero también resulta imposible notar lo cómodo que le resulta interpreta al dios del trueno, sobre todo al tener la comparación en frente. Como el capitán Mitch Nelson en “Tropa de Héroes”, Hemsworth no se ve tan a gusto, lo que es notorio desde su acento norteamericano hasta el tipo de rol que debe interpretar, uno desprovisto de su carisma y comedia que le es natural, muy diferente al papel que realiza para Marvel. Esta responsabilidad no recae absolutamente en el actor, ya que los personajes escritos por Peter Craig y Ted Tally son bastante planos, unidimensionales y difícilmente se diferencian los unos de los otros. Los 12 soldados norteamericanos funcionan mucho mejor como un equipo, pero al momento de separarlos se nota lo débil que están escritos. Si alguno de ellos destaca, es sólo porque pasa más tiempo en pantalla, cosa que ocurre con Hemsworth y Negahban, cuya relación debió ser un punto fuerte como fuerzas que contrastan, pero la poca profundidad en sus personajes hace que aquello pierda importancia.

Este mismo problema de caracterización y escritura lo tienen los villanos y lugares. Están construidos como si fuera un videojuego, con enemigos invisibles que parecen clonados, y con ciudades y pueblos que no son más que nuevos niveles que hay que vencer hasta llegar al jefe final y completar la misión. El antagonista es lejano, es el Talibán, pero personificado en uno de sus líderes, cuya única característica y dimensión es ser cruel. El guion, cada vez que comienza a construir algo con más dimensiones, no lo lleva a término y resulta insatisfactorio.

El tono de la película también resulta disparejo, ya que cinematográficamente toma prestado el lenguaje del western, pero también de las películas bélicas de los 80 y 90, lo que probablemente sea alimentado por Bruckheimer, acercándose más al diálogo y visión liviana de producciones como “Armageddon” (1998) que a la tensión cruda de “The Hurt Locker” (2008), lo que además choca con el enfoque más realista del director, elemento que está presente –notorio a ratos–, pero que es inmediatamente reemplazado por diálogo simplista.

Este choque de tonos también afecta a la temática. Se vislumbran diferentes mensajes, a veces confusos u opuestos, pero ninguno de ellos con profundidad. Convive la idea del éxito patriótico y vengativo de la misión con el constructo que hacen de Afganistán, un lugar donde los imperios van a morir, como lo expresan varios personajes refiriéndose a que ahí todos son extranjeros conquistando lo imposible. Este choque vuelve a “Tropa De Héroes” una glorificación de la guerra y, en otros momentos, una crítica a la invasión.

Todo lo anterior logra pasar desapercibido a ratos gracias a la construcción de la acción. La cámara se mueve poco, tiene un buen enfoque y la coreografía también destaca, consiguiendo momentos de tensión puramente visual, donde seguramente la dirección debutante de Nicolai Fuglsig y su mirada de ex fotoperiodista de guerra haya sido importante para generar ese sentimiento tenso y desconcertante. La edición también destaca en dichos momentos, a diferencia de cuando existe diálogo, donde corre demasiado veloz, sin permitirnos mirar más detenidamente los personajes, sus motivaciones y emociones.

“Tropa De Héroes” es una película que entretiene fácilmente si la audiencia olvida el contexto. Esta producción no tiene ninguna intención de integrar lo que ocurrió después y sigue hasta hoy en Afganistán. Sin esto, parte de la temática parece olvidada, casi queriendo decir que los estadounidenses domaron a la bestia mata imperios. En la realidad, la política en ese país sigue siendo frágil y al mensaje de que se soluciona matando líderes talibanes le falta bastante perspectiva.


Título Original: 12 Strong

Director: Nicolai Fuglsig

Duración: 130 minutos

Año: 2018

Reparto: Chris Hemsworth, Michael Shannon, Michael Peña, Trevante Rhodes, Elsa Pataky, Austin Stowell, Jack Kesy, Navid Negahban, Laith Nakli, Ben O’Toole, Fahim Fazli, Kenny Sheard, Austin Hebert


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

El Escándalo

Publicado

en

El Escándalo

La combinación de hechos reales y ficción, para así representar historias de relevancia mediática, podría reforzar una reflexión sobre el trasfondo de ciertos eventos; más aún, cuando existen permanentes discusiones sobre temas controversiales y que están forjando nuevas miradas en la sociedad contemporánea. En este contexto, existen ciertas producciones cinematográficas que toman este medio para adentrarse y otorgar una voz a sus protagonistas.

En 2016 se destapó uno de los más grandes secretos de la televisión estadounidense, cuando la ex conductora de Fox News, Gretchen Carlson, acusó y demandó a Roger Ailes, fundador y ex director del canal, de acoso sexual. El revuelo de la denuncia provocó un remesón en la cadena y ayudó a que muchas trabajadoras tomaran la decisión de denunciar a Ailes por el mismo comportamiento hacia ellas, incluida Megyn Kelly, conductora e importante figura del canal en ese entonces.

Dirigida por Jay Roach, “El Escándalo” se centra en cómo Gretchen Carlson (Nicole Kidman) interpone la demanda por acoso sexual en contra de Roger Ailes (John Lithgow) y las consecuencias de este hecho en el canal. Esta denuncia empujará a otras mujeres a alzar la voz, entre ellas Kayla Pospisil (Margot Robbie), una nueva conductora en ascenso, y a la figura más importante de Fox News, Megyn Kelly (Charlize Theron).

Al estar inspirada por hechos reales, el guion, a cargo de Charles Randolph, transita el terreno de la ficción, pero, al mismo tiempo, no deja a un lado la realidad y, casi como si fuera un documental, expone los hechos alrededor de una difusa veracidad. Esta idea permea la estructura de la cinta, fragmentando su hilo conductor e incorporando elementos que apoyen una mirada cómplice por parte del espectador. En ese sentido, la inclusión de voz en off, insertos visuales, romper la cuarta pared y movimientos de cámara simulando un falso documental, son parte de la sustancia que pretende dar autenticidad y punto de vista al relato, recordando el trabajo de Adam Mckay en “The Big Short” (2015) y “Vice” (2018).

Además, la cinta no tan sólo toma el punto de vista de quienes decidieron demandar y denunciar a Ailes, sino también agrega una tercera perspectiva para ahondar en la reiterada conducta sexual del ex director hacia las trabajadoras del canal. Por un lado, seguimos la mirada de Megyn Kelly, quien en ese momento era una de las figuras más importantes del canal, destacada por emplazar a Donald Trump cuando estaba en plena carrera presidencial. Kelly es puesta como el punto de fragmentación entre sus intereses profesionales y su postura individual cuando se enfrenta al destape iniciado por su ex compañera de canal, en ella se manifiesta el conflicto más profundo entre callar o sumarse a la denuncia, dicha disputa es llevada con gran habilidad a través de la interpretación de Theron, quien logra un extraordinario acercamiento a la figura real de Kelly.

Por otra parte, la representación de Gretchen Carlson es el disparador del gran escándalo y, aunque su presencia es primordial en la progresión de los hechos que terminaron en la denuncia en contra de Ailes, la construcción de su personaje queda incompleta al momento de profundizar en la manera en que escaló el gran destape. Por el contrario, la inclusión de un personaje ficticio en este conflicto permite una entrada hacia lo más oscuro que ocurría en el canal en ese entonces, donde se observa la conducta de George Ailes hacia las mujeres que trabajaban con él, pero también una sutil critica en contra de la industria televisiva y cómo la articulación del poder se interpone para obstaculizar el desarrollo profesional. El personaje interpretado por Margot Robbie resulta ser el más complejo de las tres, otorgando una mirada hacia su vida personal y cómo sus valores, postura política y religiosa chocan y se enfrentan a la situación en la que se ve envuelta.

“El Escándalo” intenta exponer con cierto grado de autenticidad los hechos ocurridos hace cuatro años y, a pesar de sus diferentes miradas, le resulta difícil comprometerse con un punto de vista en particular, por lo que pareciera incompleta en su propuesta. Su mayor fortaleza recae en la actuación de sus protagonistas y el trabajo de maquillaje y caracterización, el que acerca la ficción a su inspiración en la vida real, resultando en una película que sólo limita su relato a una representación superficial y parcial de la acusación que involucraba a grandes figuras de la industria televisiva.


Título Original: Bombshell

Director: Jay Roach

Duración: 109 minutos

Año: 2019

Reparto: Nicole Kidman, Charlize Theron, Margot Robbie, John Lithgow, Allison Janney, Kate McKinnon, Malcolm McDowell, Mark Duplass, Alice Eve, Connie Britton, Alanna Ubach


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 2 meses

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas