Conéctate a nuestras redes
Toni Erdmann Toni Erdmann

Cine

Toni Erdmann

Publicado

en

Los premios Oscar de este año tuvieron varios momentos extraños. Empezando por el archi comentando error de Warren Beatty y Faye Dunaway con el premio a Mejor Película, una de las peores películas del año se llevó un premio a mejor maquillaje, y Emma Stone, quien no corría como favorita para ganar como Mejor Actriz, superó a las veneradas Natalie Portman e Isabelle Huppert. Sin embargo, quizás la mayor sorpresa fue que el Oscar a mejor película extranjera hubiera escapado de las manos del monstruo alemán que venía dispuesto a devorarlo todo: “Toni Erdmann”.

Luego de una breve visita de su distanciada hija, Ines (Sandra Hüller), Winfried Conradi (Peter Simonischek) decidirá intervenir en su vida. Usando una serie de disfraces y alter egos cada vez más absurdos, el padre se inmiscuirá en el día a día de su hija con el fin de que se relaje y cambie su visión tan estructurada y estresante del mundo.

“Toni Erdmann” es una especie de película-milagro. Tiene unas ambiciones altísimas, una ejecución libre y cuasi arrogante en su confianza, y un guion que en el papel debe haber parecido de lo más melindroso, por no decir difícil de filmar, pero que logró salir adelante con todo y contra todo. Gran parte de esto se debe a la mano magistral de su directora y guionista, Maren Ade, quien aquí demuestra milenios de experiencia a pesar de que se trata solamente de su tercer largometraje. Su capacidad para introducir al espectador en la historia deja perplejo, al nivel de que se pueden llegar a palpar a los personajes, especialmente Winfried e Ines, una pareja padre-hija tan memorable como no se veía hace años, pero también en algunos secundarios inolvidables, como la tímida asistenta rumana de Ines, Anca (Ingrid Bisu), y su jefe, Gerald (Thomas Loibl).

No menor es también el mérito de los actores mismos. Los personajes secundarios podrían ser todos protagonistas de sus propias películas, pero es la dupla central la que deslumbra. Ines da tanta lástima como respeto por su tenacidad, mientras que Winfried va camino a transformarse en un personaje icónico. Es tal la calidad de este personaje, que le bastan los primeros cinco minutos de la cinta para ganarse al público por completo. Aun así, son las casi tres horas siguientes, en las que hace pasar esta confianza por todo tipo de dudas y reafirmaciones a veces en la misma secuencia, donde realmente brilla.

A pesar de la duración de la cinta, en ningún momento se arrastra. Tampoco se apura. Fluye a su propio ritmo, sin nunca dejar un cabo sin atar o alguna mala sensación. Cada minuto es aprovechado de tal manera, que si se pudiera optar por alargarla una semana más, la mayoría del público aceptaría. Esto puede sonar hiperbólico, pero, teniendo en cuenta que la conclusión de la historia puede ser interpretada como el comienzo de un nuevo capítulo en la relación de los protagonistas, una declaración así no dista tanto de la realidad.

Como si le faltara algo por lograr, la película es realmente divertida. Winfried es una suerte de máquina dedicada a las bromas y los chistes, y estos a su vez están pensados y escritos con la habilidad suficiente para nunca tener que recurrir a lo escatológico para conseguir carcajadas. Los momentos graciosos no sólo son gags, sino que también se van acumulando y apuntando hacia el final de la cinta, donde concluyen en una suerte de broma maestra que esconde una muy real y profunda catarsis.

A fin de cuentas, “Toni Erdmann” no necesita un Oscar para destacar; sería como ponerle una corona a un toro dorado, pero sí le habría venido bien para dar mayor notoriedad y popularidad a la que probablemente va a pasar a la historia como una de las mejores películas de los últimos años, junto a otros leviatanes del cine moderno como “There Will Be Blood” (2007) y “La Grande Bellezza” (2013). Es de esperar que una cinta que logra equilibrar una ambición desmesurada con una liviandad y frescura inquietantes sea exhibida en la mayor cantidad de lugares posibles, y pueda ser apreciada por la mayor diversidad de gustos y opiniones, para así dar prueba fehaciente de que el buen cine no necesita de explosiones o poderes mágicos para dar una experiencia inolvidable.


Título Original: Toni Erdmann

Director: Maren Ade

Duración: 162 minutos

Año: 2016

Reparto: Peter Simonischek, Sandra Hüller, Lucy Russell, Trystan Pütter, Thomas Loibl, Hadewych Minis, Vlad Ivanov, Ingrid Bisu, John Keogh, Ingo Wimmer, Cosmin Padureanu, Anna Maria Bergold


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Cine

Deadpool 2

Publicado

en

Deadpool 2

Brazos, cabezas y sesos volando a través de la pantalla. Humor negro, descarnado, absurdo y completamente hilarante. Una cuarta pared hecha añicos y un interlocutor tierno y demente por partes iguales. “Deadpool” (2016) nos introdujo a uno de los más exóticos antihéroes de nuestro tiempo y, junto con él, todo un nuevo y desconocido límite para el género de las películas de superhéroes, en el que la acción y las bromas políticamente incorrectas son el motif al servicio de la historia, y no viceversa.

Terreno fértil para una sátira jocosa y llena de referencias pop, “Deadpool 2” rompe sus propias barreras para contar una historia que continúa tras la anterior, que, si bien no propone nada nuevo en cuanto a relato dramático se refiere, sí ambiciona con dos horas cargadas de la más pura esencia del sarcasmo balístico del mercenario “bocazas”.

Tras la aparición de un neófito mutante, Russell (Julian Dennison), Wade Wilson (Ryan Reynolds) es convencido de unirse a los X-Men para intentar ayudarlo. Pero la llegada de Cable (Josh Brolin), un mutante del futuro dispuesto a matar al adolescente, hará que Deadpool arme su propio team de héroes para detener la amenaza: la X-Force.

Muy, muy pocos temas actuales se salvan del sarcasmo mordaz que esta secuela nos entrega, como un espectáculo que toma elementos de su propia ficción y de nuestra realidad para usarlas a su favor: las últimas cintas de Marvel y Fox, además de personajes de su universo; temas de la agenda contingente; chistes sobre los actores principales y referencias por doquier para nutrirse de un atiborrado mundo de la cultura pop referenciable, lenguaje que la audiencia objetiva maneja y comprende a cabalidad. Como es de esperar, no hay límites en cuanto a las bromas, aunque nuevamente la proeza está en que funcionan como tal sin transformarse en ofensas que puedan pasar a un mayor nivel.

Ahora bajo la dirección de David Leitch, experimentado stuntmant, también director de escenas de acción y quien recientemente encabezó la producción “Atomic Blonde” (2017), el relato se desarrolla sin pausas y a toda máquina, dejando ciertos momentos para desviarse hacia escenas algo más dramáticas, que permiten que la aventura siga su camino. Sabiendo que su fórmula funciona, predica y practica su ‘religión’ de comedia saturada e ingeniosa donde más sabe utilizarla, sin salir de esa zona de confort tan característica como efectiva, de la cual lo único esperable es lo inesperado.

Compararla con su predecesora no es justo, ya que la primera funciona mejor como un experimento introductorio desde el cual fue posible tantear el terreno para presentar al personaje y probar el estilo de comedia. Hoy, con altísimos excesos e insaciable de referencias, esta entrega ofrece mucho más que un rato divertidísimo –sin exagerar, estamos frente a la cinta poseedora de la mejor escena post créditos del cine del género–, pero menos que una historia narrativamente ejecutada (aunque con gran futuro) o personajes realmente memorables.

Porque la excusa del team X-Force si bien genera expectación, su finalidad es menos honrosa en un principio, teoría que probaremos si es que una tercera película es confirmada. De la misma forma, hay varios dispositivos bastante cuestionables en la trama, los cuales, aunque no molestarán sustancialmente al espectador, sí dejan entrever un cierto descuido a nivel de guion en beneficio del efectismo. Pero claro, en una cinta que hasta se ríe de sus propios escritores, cabe preguntarse: ¿realmente importa?

Con grandes áreas para la mejora en cuanto a efectos y CGI de personajes respecta –pues sigue presentando problemas al igual que su antecesora, algo que es posible notar especialmente en Coloso– y algunos arcos narrativos planos, no hay nada que su humor salvaje multi-objetivo, referencias y estilo marcado por el metarrelato marketero en redes sociales, gobernado por Ryan Reynolds, puedan sopesar. Con cameos a otro nivel, esta nueva e inapropiada entrega es un mini universo inimitable e inagotable, que a su vez trabaja con todos sus vecinos de forma hilarante, creando una fiesta de sangre y humor negro a la que todos estamos invitados, y cuyo plato principal es el mercenario regalón que, pese a todo, adoramos ver en pantalla.


Título Original: Deadpool 2

Director: David Leitch

Duración: 119 minutos

Año: 2018

Reparto: Ryan Reynolds, Zazie Beetz, Josh Brolin, Morena Baccarin, T.J. Miller, Karan Soni, Brianna Hildebrand, Leslie Uggams, Jack Kesy, Julian Dennison, Eddie Marsan, Lewis Tan, Bill Skarsgård, Rob Delaney, Terry Crews


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

New Material New Material
DiscosHace 5 días

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 2 semanas

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 2 semanas

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Mindfucker Mindfucker
DiscosHace 4 semanas

Monster Magnet – “Mindfucker”

Dave Wyndorf dejó claro desde el principio que no iba a pasar desapercibido por este mundo como un rockero del...

Boarding House Reach Boarding House Reach
DiscosHace 4 semanas

Jack White – “Boarding House Reach”

Pasaron casi cuatro años para que Jack White volviera a entregar un nuevo álbum de estudio, el que mantenía a...

Stone Temple Pilots Stone Temple Pilots
DiscosHace 1 mes

Stone Temple Pilots – “Stone Temple Pilots”

Stone Temple Pilots no es la primera banda que se enfrenta a la muerte de su figura más icónica y,...

All Nerve All Nerve
DiscosHace 1 mes

The Breeders – “All Nerve”

The Breeders es uno de esos conjuntos que tiene mística. Su existencia se encuentra en un tipo de “historia subterránea”...

Time & Space Time & Space
DiscosHace 2 meses

Turnstile – “Time & Space”

Por más que insistan, hay quienes no se cansan de responder: ¡el punk no ha muerto! En esta ocasión, es...

Time Will Die And Love Will Bury It Time Will Die And Love Will Bury It
DiscosHace 2 meses

Rolo Tomassi – “Time Will Die And Love Will Bury It”

Pensar en la música inglesa, o británica en general, para muchos puede estar relacionado con un sencillo pero sofisticado sentido...

Choosing Mental Illness As A Virtue Choosing Mental Illness As A Virtue
DiscosHace 2 meses

Philip H. Anselmo & The Illegals – “Choosing Mental Illness As A Virtue”

Conocemos bien a Phil Anselmo. El personaje se desenvuelve de manera segura para provocar con la ferocidad de una pantera...

Publicidad
Publicidad

Más vistas